EL SOLSTICIO DE INVIERNO

 

Este día es en que la noche es la más larga del año, en los lugares mas al norte de la zona norte es prácticamente noche todo el día. En mi región la de Svealand en donde está situada la provincia de Estocolmo, no será nunca noche total.

En esta región llamada Svealand, está ubicada la provincia de Estocolmo y por ende la capital de la provincia también llamada Estocolmo. Aquí en ésta zona no será nunca noche total durante la época más obscura del invierno -y del año- sino que habrá luz durante cuatro horas al día más o menos, desde mediados de noviembre hasta el solsticio de invierno, irá continuamente aclarando más tarde en la mañana y obscureciendo más temprano. En los días nublados obscuros, cuando las nubes son muy negras, las cuatro horas de luz son como "claridad de atardecer", es decir, gris obscuro silencioso y espeso.

Los días despejados el sol brillará pero apenas entibiará, el cielo será de azul radiante intenso, y como acostumbra a estar ya muy nevado por dicha fecha el sol resplandecerá sobre la nieve que originará un efecto enceguecedor, de hecho el encandilamiento suele crear muchos problemas en tránsito de vehículos y también por cierto en los peatones. Es recomendable evitar mirar el reflejo sobre la nieve. El paisaje será  deslumbrante  pues los árboles tendrán mucha nieve en sus ramas y parecerán árboles de cristal  con millones de reflejos dorados azules centelleantes. Se siente que la claridad llena el alma y el cuerpo.

Este mismo paisaje cambia totalmente cuando está nublado obscuro, es como que el cielo estuviese a muy poca altura, no hay resplandor, ni los árboles centellean, es como si una congoja llenara el alma y el cuerpo, es una sensación transportadora, pues de alguna manera es como un mundo encantado, pues el silencio envuelve a la propia penumbra hasta que de pronto es noche, noche obscura total aunque sean las tres o las dos de la tarde.

 

Desde antiguo se llevaban a efecto cierto tipo de celebraciones este día, se encendían antorchas, fogatas, se cantaba, se expulsaba o despedía a los seres de la noche, a los espíritus que se suponía vivían en las tinieblas. Desde  esa noche empezaba la esperanza del nuevo despertar. Día a día se irían los días alargando y las noches acortándose.

En la Suecia de enTonces que no era tal, había poblados de tribus con sus rituales, creencias, supersticiones y una cantidad muy variada de seres, espíritus y manifestaciones con atributos benéficos o maléficos, formas  y figuras muy variadas  dependiendo de la zona. Todas estas tribus eran politeístas y tenían muchas diosas y Dioses.

Una de sus diosas importantes era Freja (se dice frella, con lle muy suave). Esta diosa era la diosa del amor y de la fecundidad, Freja sería la que decidiera sobre la fertilidad de la tierra y de los seres humanos.

Además de los dioses en estas zonas había la creencia de la existencia de gigantes, gnomos, elvas, duendes y muchos más; que se suponían vivían en las profundidades de los inmensos y tupidos bosques, en los miles de lagos, en los ríos, arroyos, rápidos, en las cavernas, en los montes  y en todo lugar.

Para no descontentar a todos esos seres, la gente durante los diferentes cambios de estación hacían fiestas, y diferentes manifestaciones de gratitud, desagravio de ruegos, etc., a todos ellos a veces en conjunto y otras por separado.

Durante el solsticio de invierno se encendían antorchas, fogatas  inmensas que con su luz mantenían alejados a los seres maléficos de la obscuridad. También ese día con sus cantos y danzas despedían al señorío de la obscuridad.

Cuando llegó el cristianismo a estos lugares, la fiesta fue vista como una demostración pagana por la iglesia cristiana y cambió parte de su manifestación  en la medida que se cristianizaba a la gente.

Desde hace algo mas de cien años, el día del solsticio de invierno que es un trece de diciembre (fecha basada en el calendario juliano que se usaba antes en estos países hasta que se tomó en uso el calendario gregoriano, aunque el solsticio como tal es mas tarde) poco a poco la fiesta se cristianizó y se asoció con las fiestas de navidad, con lo cual cambiaron las canciones en su contenido. Hoy en día es la fiesta de  Santa Lucía (ajena a Lucía de siracusa).  ¿Por qué Lucía? pues su nombre dice en forma directa que es el día de Lucía como todo el mundo llama a este día, es el día de una de las fiestas más grandes de Suecia. Esta fiesta es única en esscandinavia. Se celebra absolutamente en todo el país y absolutamente en todos los lugares de trabajo, estudios, entes privados y públicos, desde los jardines infantiles, hasta las escuelas superiores de estudios universitarios, hospitales, cárceles, etc. Es una fiesta que comienza muy de mañana pues la idea es que Lucía con su cortejo de niñas y niños llevaran la luz a todos, por lo cual antes de las seis de la mañana ya Lucía está en marcha con los suyos visitando los diferentes lugares.

Lucía lleva un vestido túnica larga hasta los tobillos, también las mangas son largas, el vestido es de tela unida de algodón y es de color blanco; a la cintura lleva Lucía  una banda de seda roja, anudada con un nudo simple en donde los dos lazos quedarán colgando en la falda delantera casi hasta  el borde de la túnica. Lucía llevará los cabellos sueltos sobre la espalda y sobre la cabeza una corona de metal con cuatro velas de estearia y encendidas. Bajo la corona lucía lleva un pañuelo de  tela de algodón blanco muy mojado  en agua fría (para evitar eventuales daños).

Los niños y niñas del cortejo llevarán todos una túnica blanca igual que la de Lucía; las niñas llevarán a la cintura una cinta plateada anudada a la cintura con las dos puntas colgando como el lazo de Lucía; en la cabeza las niñas llevarán una cinta plateada a manera de diadema anudada a la cabeza  y las puntas colgando sobre el cabello suelto de las niñas; los niños llevarán unos altos cucuruchos en forma cónica , de la punta del cono colgará una cinta plateada; niñas y niños llevarán en una de sus manos una vela encendida.

Lucía y todo su cortejo irán cantando la hermosa balada de lucía en la que se alude a la larga, nevada y silenciosa noche del solsticio; luego cantarán villancicos de navidad, todos en relación a la religiosidad  cristiana. Lucía caminará erguida, muy erguida y llevará sus manos juntas en actitud de oración.

Como nota pintoresca podemos decir que todas las niñas sueñan con representar a Lucía, en las escuelas se suelen elegir por votación después de las propuestas de las mismas niñas; actualmente se elige a Lucías de Estocolmo y de Suecia, estas son elegidas por votación a través de la media.

Como unos días antes se ha hecho entrega de los prestigiosos premios Nóbel en Estocolmo, se les regala a todos los premiados la enorme y gratísima sorpresa de que en la madrugada de la ya llamada noche mas larga del año vaya Lucía con su cortejo cantando por los pasillos del hotel en que están alojados los premiados con sus familias  y sean despertados al escuchar cómo alguien viene cantando, primero muy bajito y lejano hasta que de pronto se abre la puerta  y ahí en el umbral está lucía como una aparición mágica con su corona encendida y cantando con su cortejo al flamante premiado o premiada. Siempre las declaraciones de los premiados han sido de gran elogio, y todos coinciden que fue: "como mágico", maravilloso e inesperado.

 

Bebida y entremeses

 

Como esta fiesta es invernal la bebida que se preparará tiene alcohol, está compuesta por vino rojo sencillo, canela, cademomo, jugo de naranja de sangre, la cáscara de esta naranja será también condimento de la bebida, se le entierran muchos clavos de olor y se cuece junto con el vino, también lleva azúcar y un poco de vodka, se sirve en pequeñas jarritas especialmente diseñadas para esta bebida;  esta bebida es conocida por el nombre Glögg (no hay traducción para este nombre) pero podríamos decir que es una suerte de "ponche caliente", se suele servir acompañado con unas galletitas llamadas "pepparkakor", que son hechas de harina , mantequilla, clavo de olor y un tipo de pimienta y canela; su sabor es muy agradable, es dulce pero picantita y huele muy rico pues la combinación le da un sabor y aroma muy único. Se sirven también unos bollitos de harina, azafrán, canela  y azúcar en forma de rosquillas.

 

Como comentario triste diremos que esta fiesta es una de las dos grandes fiestas nacionales en donde la embriaguez etílica es muy alta y numerosa, especialmente en la juventud.

 

Mi mas linda fiesta de Lucía la viví hace muchos años atrás en 1974 mis hijos y yo  fuimos  invitados a una fiesta en un pueblo llamado Alvesta en la provincia de Kronoberlän en la región de Småland (sur de Suecia).

La casa en que nos encontrábamos  tenía unos grandes  ventanales que llegaban casi al piso, había muchos invitados, casi al terminar la cena  se escuchó a la lejanía la bien conocida melodía de  balada de Lucía, al principio sonaba como un murmullo, absolutamente todos los invitados  y también los anfitriones de la fiesta estábamos como petrificados, luego emocionados  y por cierto deslumbrados por todo el acontecimiento , tan real pero tan mágico , por los ventanales mirábamos al cortejo que venía lentamente saliendo del bosque, Lucía venía montada  sobre un hermoso  caballo, tras ella caminaba su cortejo, Lucía llevaba  sobre su cabeza una linda corona de plata con velas  encendidas , los niños traían  en sus manos sus encendidas antorchas en vez de velas, el resplandor del fuego de las antorchas  sobre la gruesa capa de nieve daba una mágica sensación y como la nieve amortigua mucho los pasos, las voces , los ruidos en general, daba la impresión que Lucía, su caballo y el cortejo se deslizaban por sobre la nieve, yo sentía que de pronto todo el cortejo desaparecería en el aire, pero no, llegó hasta la puerta principal en donde todos nosotros habíamos salido a recibirle, teníamos en nuestras manos bandejas con jarros con espumante y caliente chocolate, galletitas de cademmomo, rosquillas de azafrán y bombones de chocolate; el olor de los pinos impregnaba el aire, éste estaba mezclado con los diferentes olores que despedían el chocolate, el café, las galletitas.

Una vez bebido el chocolate, comidas las rosquillas y los bombones, nos saludaron y siguieron su camino, se fueron por el camino principal del pueblo. En el cielo titilaban millones de estrellas, la noche estaba fría y quieta, sólo el suave crujir de los pasos del caballo y el cortejo en la nieve se escuchaba y luego una vez más vino el murmullo de su canto  y se fueron  cantando en un susurro  y en un susurro se fue la noche del solsticio de 1975.

 

Autora: Patricia Múller. Estocolmo, Suecia.

patricia4@telia.com

 

 

 

Regresar.