LOS SISTEMAS ENERGÉTICOS EN EL DEPORTE

 

Como sabemos, cuando realizamos prácticas deportivas en general siempre aplicamos una determinada energía; esta energía tiene su base en los Sistemas Energéticos.

 

Si bien el método por el cual nuestros músculos se abastecen de energía es algo largo de explicar, aremos una síntesis de este proceso, exponiendo algunos términos necesarios para su mayor comprensión.

 

Para empezar podemos decir, que los alimentos que ingerimos, se encargan de abastecer de energías a las células, aunque sufren ciertas transformaciones antes que lleguen a generar energía.

 

Las células cuentan con el recurso de crear moléculas grandes de las cuales derivarán, otras moléculas más chicas, este proceso es conocido con el nombre de catabolismo.

Existe un proceso inverso, donde se forman moléculas más grandes a partir de otras moléculas más chicas. Este proceso es conocido como anabolismo.

 

De manera que a este conjunto de transformaciones que sufren las sustancias en el músculo o en una célula se le llama metabolismo.

 

Cuando realizamos algún trabajo de tipo físico, se producen en el organismo ciertas adaptaciones que están coordinadas entre sí.

Por lo tanto se producen adaptaciones metabólicas, circulatorias, cardíacas, respiratorias, sanguíneas y en el medio interno. En este caso, hablaremos de las adaptaciones metabólicas.

 

Las sustancias son aprovechadas por las células mediante una degradación o catabólicos, que se producen en tres etapas.

 

En la primera, las grandes moléculas son rotas en sus componentes más elementales: las proteínas en aminoácidos, los carbohidratos o azúcares complejos en azúcares sencillos y las grasas en ácidos grasos.

 

Las moléculas grandes son degradadas y liberan una energía que desaparece en parte en forma de calor.

 

Ya en una segunda etapa, estas mismas moléculas, son a su vez degradadas para formar otras moléculas aún más pequeñas, y de esta manera con chances de obtener energía útil para la célula.

 

El desarrollo en el cual consiste la degradación, es mucho más complejo y extenso como para tratarlo en estas pocas líneas; pero éste es uno de los primeros pasos hacia donde en última instancia se emplean las diferentes vías metabólicas para obtener energía.

 

Para continuar, mencionemos que no todas las actividades necesitan de la misma cantidad de energía. Ya que están aquellas que necesitan de una gran cantidad en un breve lapso: un ejemplo claro serían las pruebas de 50 metros. En cambio, existen las que tienen una exigencia moderada, pero constante y prolongado en el tiempo, el ejemplo más claro que podríamos dar aquí sería una prueba de 1500 metros libres.

 

Y entre estos dos extremos, contamos con una gran variedad de actividades y deportes que van a ir combinando en diferentes proporciones, las demandas de energía ya sean estas, altas o bajas, prolongadas o breves.

 

 Sistemas energéticos:

 

Existen 3 tipos de fuentes energéticas en el músculo esquelético y que irá variando su utilidad en función de la actividad física que estemos realizando en ese momento. Y que son los siguientes:

 

Sistema anaeróbico aláctico, Sistema Anaeróbico láctico y Sistema Aeróbico.

 

Podemos decir que los órganos tienen la capacidad de mantener activa de manera simultánea a estos tres sistemas energéticos en todo momento. Aunque existe una predominancia de uno de ellos y estará relacionado directamente con la actividad que estemos realizando. Es decir, duración del ejercicio, Intensidad de la Contracción Muscular, etc.

 

Esto sería, en ejercicios de potencia, pocos segundos de duración y de elevada intensidad, (no más allá de los 10 / 15 segundos) el músculo utilizará el sistema anaeróbico aláctico; ahora, para actividades que rondan los 60 segundos de duración a la máxima potencia, utilizará preferentemente el Sistema Anaeróbico láctico, mientras que para actividades de más de 120 segundos, el sistema aeróbico será quien haga frente a las demandas energéticas.

 

Sistema anaeróbico aláctico o sistema del fosfágeno:

 

La contracción de un músculo al inicio de un ejercicio, necesita de este sistema energético; y en especial cuando se trata de ejercicios de muy alta intensidad y corta

Duración. Se ve limitado por la concentración de ATP (adenosintrifosfato) y PCr (fosfocreatina) intramuscular, que son componentes útiles para la obtención de energía.

 

La denominación de aláctico se debe a que no tiene acumulación de ácido láctico.

 El ácido láctico es el desecho metabólico que produce fatiga muscular.

 

Sistema anaeróbico láctico o glucólisis anaeróbica:

 

Este sistema, es la fuente energética principal en aquellos ejercicios de sub-máxima intensidad; esta vía metabólica tiene la característica de proporcionar su máxima energía a los 20 / 35 segundos de ejercicio de alta intensidad y gradualmente va disminuyendo su tasa metabólica, conforme crece la tasa oxidativa alrededor de los 45/90 segundos.

Este sistema energético se da en aquellas actividades que tienen una duración entre 30 segundos y 1 ó 2 minutos. Además produce menos cantidad de energía por unidad de sustrato (menos ATP) que el sistema aeróbico y como resultado metabólico final se forma ácido láctico, que es una acidosis que limita la capacidad de realizar ejercicio produciendo fatiga muscular.

 

Sistema aeróbico u oxidativo:

 

Cuando una persona realiza un esfuerzo físico durante muchas decenas de minutos, la energía que va hacer empleada por sus músculos, derivará de la combinación del oxígeno con los azúcares así como con las grasas.

Este mecanismo, encargado de producir esta energía que está al servicio de estas combinaciones, oxígeno más azúcares, o también oxígeno más grasas, se llama "aeróbico".

 

El elemento fundamental que permite a los alimentos transformar en una fuente de energía utilizada por el músculo, es el oxígeno. Sin él sería imposible desarrollar ejercicios físicos por prolongados periodos de tiempo.

 

Para finalizar podemos mencionar que este sistema energético predomina en los ejercicios que tienen una duración superior a los dos minutos. Siendo el medio energético de más rentabilidad con el producto final que no produce fatiga.

 

Autor: Gustavo Tirado. Ciudad de Resistencia, provincia del Chaco, Argentina.

gustavo.tirado@ecomchaco.com.ar

 

 

 

Regresar.