EL RESPLANDOR

 

Ficha técnica

 

Dirección: Stanley Kubrick (1980)

Guión Stanley Kubrick, Diane Johnson

Producción: Robert Fryer, Jan Harlan, Stanley Kubrick,

Música Wendy: Carlos

Fotografía: John Alcott

Reparto: Jack Nicholson, Shelley Duvall, Danny Lloyd, Scatman Crothers

 

Sinopsis

 

Jack Torrance es contratado para mantener el hotel Overlook durante los meses de invierno en los que permanece vacío. Junto a su hijo Danny, que tiene un extraño poder de premonición llamado "resplandor", y su mujer Wendy, se trasladan al hotel, situado en medio de la nada. Pero con la llegada de la nieve, la carretera que les comunica con la ciudad más cercana es cortada, y en medio del aislamiento unos terroríficos poderes empiezan a desatarse en las habitaciones del hotel y en la mente del propio Jack, que irán trastornándolo hasta convertirlo en un psicópata.

 

Comentario:

 

Basada en la novela homónima de Stephen King, es considerada la película maldita de Stanley Kubrick. Además de la tensión sobrehumana a la que sometió a todos los actores y el incendio del set de decorados del hotel Overlook -que pospuso el rodaje varias semanas-, en España se unió a esta serie de infortunios una reducción del metraje de la versión europea, impuesta por el propio Kubrick tras comprobar el fracaso comercial que estaba sufriendo en EEUU, a causa de un pésimo doblaje que el tiempo ha hecho famoso.

 

Kubrick, cuyo afán de perfeccionismo le llevaba a escoger él mismo hasta a los actores de doblaje en cada país donde se estrenaran sus películas. Este afán perfeccionista no era gratuito, como buen ajedrecista calculaba los riesgos para lograr el efecto deseado, aunque tuviera que hacer cosas poco ortodoxas. Así, durante el rodaje, Shelley Duvall fue sometida a una presión constante por parte del director, que la criticaba constantemente, causándole una gran tensión. El motivo fue que la ansiedad provocada en la actriz la haría interpretar mejor a su personaje, ya que debía interpretar a una joven histérica e insegura.

 

También se esforzaba por experimentar con la técnica. En su afán por disponer de los últimos adelantos técnicos, a través de Ed DiGiulio, quien ya había adaptado los objetivos Zeiss a una cámara convencional para el rodaje de los célebres interiores de Barry Lyndon, Kubrick consiguió paralelamente la posibilidad de experimentar los recursos de la ''Steadicam'', diseñó una escenografía que convirtió en un campo de pruebas para esa nueva cámara de brazo articulado capaz de recorrer, transportada por su operador Garret Brown, los vericuetos del decorado, ya fuera siguiendo al pequeño protagonista por los pasillos del hotel que éste recorre en un coche de pedales, o ascendiendo las escaleras tras la confrontación entre Wendy y su marido-armada con un bate de béisbol- o a través de las nevadas paredes del laberinto construido en el estudio.

 

Sobre el resultado de la adaptación, Stephen King no ocultó sus discrepancias en relación al film aquí una muestra de sus declaraciones: ''Me parece recordar haber descrito El resplandor como un coche grande y hermoso pero carente de motor en su interior. Es un film que tiene todos los tipos de estilo y es vistoso. Lo puedo ver cualquier día, creo que es maravilloso para ser visto, pero es una película... Stanley Kubrick quería hacer un film de horror he hizo El resplandor, y lo que yo sentí fue que había hecho un film sobre el vacío total, sin entender las bases del género”.

 

En estas frases, más que una crítica, S. King sintetiza los valores de que hacen de “El resplandor” la obra maestra que ha perdurado: resulta una síntesis de todas las películas de terror y por otro lado, el contenido de las preocupaciones existenciales, los arquetipos del terror, aparecen en la película con especial énfasis y provocan una catarsis elocuente y directa en el espectador.

 

Regresar.