Páginas de Historia

 

Luis Rosado Vega

 

* Quintana Roo sigue en deuda con el vate

 

El Poeta y Periodista, don Luis Rosado Vega, nació en Chemax, Yucatán en 1873. Además de ser uno de los más destacados poetas yucatecos, colaboró en revistas y periódicos peninsulares, pero destacó de manera singular en Quintana Roo durante el período de gobierno del general Rafael Melgar, publicando varios textos sobre la entidad, además de cubrir con elocuente soltura las visitas del general Lázaro Cárdenas, por todo el entonces Territorio de Quintana Roo.

Recorrió de manera permanente todo su espacio geográfico, publicando pulcras crónicas y reportajes, lo cual le permitió no sólo recabar abundante información sobre la situación de Quintana Roo, tema que aborda en sus libros, sino también la forma cómo vivían sus trabajadores, tratándolo con precisión en su novela “Claudio Martín, Vida de un Chiclero”, la cual sería publicada en 1938 con el apoyo de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP) y con la expresa solidaridad del general Francisco J. Múgica.

Rosado Vega escribió otras obras, además de “Claudio Martín, Vida de un Chiclero”, entre las que se cuentan: “Usos, Costumbres y Religión de los Mayas del Territorio de Quintana Roo”, “Sensaciones”, “Alma y Sangre”, “Libro de Ensueño y de Dolor”, “María Clemencia”, “El Desastre”, “Vaso Espiritual”, “Explotaciones Cínicas”, “El Alma Misteriosa del Mayab”, “En los Jardines que Encantó la Muerte”, “Poemas de la Selva Trágica”, “Lo que ya Pasó y Aún Vive”, “Romancero Yucateco” y “Un Pueblo y un Hombre”, cuya lectura recomendamos ampliamente para comprender la historia del Estado, así como un sin número de escritos, poemas y notas periodísticas.

El trabajo de Luis Rosado Vega resultó brillante en Quintana Roo, pues no sólo hablaba y escribía a la perfección el idioma maya, sino que era profundo conocedor de las raíces, costumbres y cultura de los pueblos mayas con quienes convivió muchos años, como profesor rural.

A petición de Felipe Carrillo Puerto, el bardo Rosado Vega, escribió la letra de “Peregrina”, en homenaje a Alma Reed quién “vivió como personaje de novela y el producto de aquella petición de un personaje de la política, la volvieron parte necesaria de la trova yucateca, de la historia nacional y resultaron ser proféticos” para quien estaban dedicados: “Cuando dejes mis palmares y mi tierra, /peregrina de semblante encantador,/ no te olvides, no te olvides de mi tierra,/ no te olvides, no te olvides de mi amor”.

El 30 de octubre de 1958, a la edad de 85 años, don Luis Rosado Vega, falleció en la ciudad de Mérida… y el estado de Quintana Roo sigue en deuda con este gran vate que tanto se preocupó por la entidad y que un 8 de octubre de 1974 alcanzó el rango constitucional de Estado de Quintana Roo.

 

Por Raúl Espinosa Gamboa.

Cancún, Quintana Roo. México.

raesgam@yahoo.com.mx

 

 

 

Regresar.