LIBRA, ESCORPION Y SAGITARIO

 

HORÓSCOPOS: LIBRA, ESCORPIÓN Y SAGITARIO

 

Bellos osos de oro rojo que ya estáis en el regazo

 

del azul donde el zodíaco sublimiza su visión:

 

de lira hacedme oír el son;

 

dad saludos a la Virgen en mi nombre, y un zarpazo,

 

si podéis, al Escorpión.

 

Rubén Darío,

 

La Canción de los Osos

 

LIBRA

 

Del 23 de septiembre al 22 de octubre

 

La séptima casa del zodíaco es Libra. Libra está regido por Venus.

 

Y Venus aquí -a diferencia de lo que ocurre cuando se halla en Taurus simboliza no el amor físico, sino la belleza espiritual del arte.

 

La Balanza -libra en latín- simboliza la simetría y equilibrio, atributos antonomásticos del arte clásico. Y así es el nativo de Libra: mesurado, equilibrado,

libre de pasiones violentas y de actitudes descontroladas.

 

De modo tal que el librano es un ser imparcial por naturaleza. Han nacido para ser jueces y para dirimir conflictos con equidad y justicia. Detestan el

engaño el engaño y el delito, quizás no tanto porque sean antiéticos sino más bien por lo que tienen de feo y de desagradable.

 

Aborrecen lo grosero y lo burdo, llevados como están, por el arte y la belleza.

 

En efecto, lo que más admiran los libranos es la belleza: lo cual no significa, en modo alguno, que sean grandes artistas (aunque, naturalmente, muchos

los son). Pueden, tal vez, ser incapaces de crear belleza, pero poseen una fina sensibilidad para captar la belleza creada por los otros.

 

Por eso suelen ser críticos de afinada visión y gusto estético.

 

Pero, paradójicamente, los libranos son increíblemente codiciosos: aman la belleza, sí. ¡Pero también aman el dinero! ¡Y cómo no! Hasta tal punto que pese

a que son buenos jueces y odian el engaño, no vacilan en apelar a otro tipo de artimaña para no solventar deudas y para apelar a "gangas" con tal de adquirir

la mayoría de bienes con el mínimo de dinero posible.

 

No siempre sucede así: pero es frecuentemente que el librano al frente de un negocio sufra el tener que abonar los salarios a sus empleados.

 

Tienen, asimismo, gran éxito en las transacciones comerciales, pues el dinero los llama intensamente. Donde hay dinero, allá se manifiesta la penetración

de juicio del librano.

 

Y al mismo tiempo que suelen tener los pies firmemente adheridos a la tierra, a veces, por el contrario, caen en ensoñaciones que les hacen perder el contacto

con la realidad, llevándolos a los más disparatados delirios de grandeza. Como consecuencia, suelen mostrar un carácter pedante y vanidoso.

 

El hombre de Libra

 

El hombre de Libra es contradictorio. Aparentemente, goza de las dulzuras hogareñas y es, en su casa, el hombre más feliz del mundo. Sin embargo, bastaría

un pequeño llamado del mundo exterior (léase una aventura femenina) para que el librano abandone su hogar sin mayores remordimientos.

 

La mujer de Libra

 

La mujer de Libra, en cambio suele caer, en lo que al amor respecta, en uno de esos accesos en que "no tiene los pies sobre la tierra". Idealiza a su hombre,

hasta tal punto, que puede considerar al más estúpido de los mortales como una maravilla. Esa ceguera provocada por el amor puede hacer que no adviertan

la infidelidad de su marido.

 

El amor para los nativos en Libra

 

Los mejores compañeros para Libra son Aries, Géminis y Virgo. El peor es Escorpio, que con su violencia incontrolable aterroriza a Libra.

 

ESCORPIÓN

 

Del 23 de octubre al 22 de noviembre

 

La octava casa del zodíaco es Escorpio. Escorpio está regido por Marte.

 

Este es el más poderoso de todos los signos del zodíaco. Ninguno de los otros signos puede derrotar al Escorpión. Pero la imbatibilidad de Escorpio depende

del propio Escorpio.

 

¿Cómo es esto? Muy sencillo. Escorpio está regido por Marte, planeta colérico y guerrero. Por lo tanto, Escorpio posee una energía incalculable. Sabiéndola

utilizar, sabiéndola encauzar, es como Escorpio puede imponerse.

 

Pero, al mismo tiempo, Marte puede perjudicar a Escorpio. ¿Cómo? Todos los que conocemos a un escorpiano sabemos que es un individuo colérico, de fuertes

pasiones y personalidad dominante. Pues bien, lo que perjudica a Escorpio y estorba sus proyectos son justamente sus excesos de cólera enloquecida y descontrolada.

 

Es decir, mientras Escorpio sepa controlarse, el triunfo será suyo. Cuando se descontrole -lo cual pasa con mucha frecuencia- le espera el más rotundo de

los fracasos.

 

El nativo de Escorpio tiende naturalmente a la pelea, a la disputa, a la discusión. Es una persona imposible de manejar: siempre cree tener la razón (sin

perjuicio de que naturalmente la tenga).

 

Tiene una gran capacidad de crítica, pero, a diferencia de la ecuánime y serena crítica de Virgo, en él la crítica es apasionada, violenta, destructiva

y, a menudo, injusta. Además, le interesa más ocuparse de los aspectos negativos que de los positivos.

 

Representa la sátira. Por ello, suele tener un gran sentido del humor, especialmente cuando se trata de censurar los defectos ajenos.

 

Sin embargo, no todo son defectos en Escorpio. Su energía es fundamental. Gracias a ella, puede solucionar muy rápidamente problemas que a otros le cuestan

muchísimos esfuerzos. Claro que lo malo está en que los resuelve adoptando -bien inconscientemente- un aire de superioridad que puede .en la práctica,

suele- lastimar a los demás.

 

Pero sucede que el escorpiano desmedidamente en su propia capacidad. Se tiene una enorme fe y sabe que todo lo que él haga, lo hará bien. Al final, aunque

a los demás les hiera su aire vanidoso, terminan reconociendo su capacidad.

 

Así como el escorpiano, pese a su frecuente ira, suele ser bondadoso, amable y hospitalario, del mismo modo que suele inclinarse a la venganza cuando ha

recibido la ofensa. Y la venganza de Escorpio es un fin en sí misma: un fin que no tiene en cuenta los medios para llegar a ella. Si Escorpio ha sido injuriado,

tarde o temprano se vengará, ¡y en forma terrible!

 

El hombre de Escorpio

 

El hombre de Escorpio está magníficamente dotado para el mando. Quiere mandar y ser obedecido. No admite contradicciones. Puede ser un excelente esposo,

siempre y cuando su esposa sea lo suficientemente sumisa.

 

La mujer de Escorpio

 

La mujer escorpiana es ardiente y apasionada. Es común que posean gran atractivo físico, pues son extremadamente sensuales. Sintiéndose superiores, sin

embargo, a veces se muestran atraídas por hombres de inferior calidad moral e intelectual.

 

El amor para los nativos en Escorpio

 

Un hombre de Escorpio y una mujer de Escorpio jamás deberán contraer matrimonio entre sí. Ambos son demasiado imperiosos y no admiten contradicciones: en

consecuencia, el hogar de dos escorpianos sería eterno escenario de inacabables peleas. Un verdadero infierno.

 

Los mejores compañeros para Escorpio son los apacibles nativos en Cáncer y Piscis.

 

SAGITARIO

 

Del 23 de noviembre al 22 de diciembre

 

La novena casa del zodíaco es Sagitario o sea El Arquero. Sagitario está regido por Júpiter.

 

Júpiter es el más poderoso de los planetas, y quienes están bajo su influencia son seres afortunados. En efecto los sagitarianos no pueden tener enemigos:

nadie odia a los sagitarianos.

 

La gloria y éxito están del lado del Escorpión y el Sagitario. Pero mientras el Escorpión alcanza esas metas mediante la lucha tenaz, el Sagitario llega

a ellas tranquila y apaciblemente.

 

Los sagitarianos son generosos, alegres, nobles, moderados e inteligentes. No conocen las bajas pasiones.

 

Alcanzan, así, tranquilamente y sin mayores esfuerzos, gloria, éxitos y riquezas. Llevan una vida serena y apacible.

 

Además, suelen poseer una especie de poder de adivinación. Es decir, pueden prever con acierto el resultado final de negocios extremadamente intrincados.

Por ello, suelen ser excesivamente ajedrecistas: en virtud de ese poder de previsión a través de complejas acciones.

 

El carácter franco y abierto del sagitariano, así como su natural afable y bondadoso, lo llevan a hacer rápidas y duraderas amistades.

 

La sinceridad es la mayor virtud del Sagitario. Dice lo que piensa, sin rodeos y eufemismos, de la manera más directa y breve.

 

Así como el sagitariano es sincero, del mismo modo le repugna la hipocresía o el doblez de los otros.

 

Sin embargo no es rencoroso y perdona con facilidad. Como su motor es la bondad, está predispuesto, en general, a pensar bien de todo el mundo. Lo cual

no impide, por supuesto, que ejerzan, con su habitual sinceridad, la crítica cuando lo creen necesario.

 

El sagitariano es tan idealista que, en cierta forma, no es aficionado a los placeres sexuales. Eso no significa, de ningún modo, impotencia ni frigidez.

Sólo quiere decir que el sagitariano no posee la sensualidad extrema que caracteriza, por ejemplo, a Escorpio.

 

Al sagitariano le cuesta mucho encontrar su cónyuge ideal. Por ello Sagitario es el signo que posee cantidad de solteros y solteras.

 

Además, como están predispuestos a pensar bien de todo el mundo, suelen comprometerse matrimonialmente demasiado rápido. Lo que los lleva luego a desengaños

dolorosos.

 

El hombre de Sagitario

 

El hombre de Sagitario es franco y sincero. Es sociable y gusta de cultivar amistades y recibir visitas en su hogar. Le agradan las conquistas difíciles,

aquellas en que la mujer se resiste y se resiste, hasta que cae vencida por el atractivo del sagitariano.

 

La mujer de Sagitario

 

La mujer de Sagitario es, ante todo, intuitiva y clarividente. Pero también suele ser muy brusca y nerviosa. Tienen cierta inconstancia y un amor desmedido

por la libertad, que puede provocar celos en su esposo.

 

El amor para los nativos en Sagitario

 

Los sagitarianos necesitan cónyuges que, por un lado sepan comprender su idealismo y, por el otro, les dejen el mínimo de libertad que necesitan: los mejores

son los de Aries y los de Leo.

 

Regresar.