LAS FUERZAS VIVAS

 

Ficha técnica:

Año: 1975

Dirección: Luis Alcoriza

Producción: Francisco Trouyet

Guión: Luis Alcoriza y Juan de la Cabada

Música: Rubén Fuentes

Fotografía: Rosalío Solano

Montaje: Rafael Ceballos

Actores: David Reynoso, Héctor Lechuga, Carmen Salinas, Héctor Suárez, Manuel Capetillo, Sergio Ramos, Manuel Medel, Carlos López Moctezuma, Amparo Arozamena, Lola Beltrán

 

Sinopsis:

Describe perfectamente el fenómeno de la Revolución mexicana, reflejada satíricamente a través de lo que sucede en un pueblo apartado de los lugares en los que la verdadera Revolución se libraba encarnizadamente. Destaca por el profundo conocimiento que se deja sentir en torno a lo que en realidad fue la Revolución mexicana, esto es, más que una auténtica lucha, un verdadero rosario de componendas y arreglos entre los personajes que la protagonizaron.

 

Comentario:

Una gran cinta dirigida por el maestro Luis Alcoriza (Badajoz, España 5 de septiembre de 1918, Cuernavaca, México 3 de diciembre de 1992), director de cine, guionista y actor, se le considera parte importante del cine mexicano aunque fue de origen español. Se exilió a causa de la Guerra Civil Española, primero en el norte de África y posteriormente en Sudamérica, desde donde llegó en 1940 a México. Su padre, Amalio Alcoriza, tenía una importante compañía teatral con la que representaba en especial dramas policiacos y género flamenco. Toda la compañía permaneció unida hasta llegar a México, donde sólo pudieron subsistir unos meses.

Casado con la también actriz y luego guionista Janet Riesenfeld, hija del músico austriaco Hugo Riesenfeld, compositor de la banda sonora de "Amanencer" de Murnau, estableció con ella una gran colaboración profesional, firmando juntos numerosos argumentos y guiones cinematográficos.

Luis Alcoriza colaboró con Luis Buñuel en 8 guiones. Grandes amigos, Alcoriza no vio valorada su obra como el calandino, lo que siempre le pesó, más aún cuando era considerado su "discípulo", algo que él siempre negó tajantemente alegando "que Buñuel nunca le dio clases". Insiste Alcoriza en que las similitudes pueden venir dadas por las fuentes culturales comunes, pero nunca de una imitación o una relación de profesor-alumno.

“Las Fuerzas Vivas” es una cinta que retrata de forma satírica y en ambiente festivo, lo que pasó en lo que fue la Revolución Mexicana. Inicia cuando el corrupto cacique del pueblo Héctor Lechuga, líder del bando conservador, inaugura un busto en honor a su padre -de quien heredó el cacicazgo-, en medio de rechiflas y burlas por parte del grupo de los liberales, los pobres del pueblo, entre quienes se cuentan: un herrero (David Reynoso), diversos personajes libres-pensadores entre los que destaca el profesor Héctor Ortega; el propio cantinero "Matías El Caballo" y su esposa (Manuel Capetillo y Carmen Salinas) quienes pronto cambiarían al bando de los conservadores.

El centro de reunión de los liberales es la cantina de "Matías El Caballo": desde allí comienza a tomar forma la idea de rebelarse contra los conservadores. Los acontecimientos se precipitan cuando en la ceremonia, llegan las noticias que las fuerzas revolucionarias están luchando contra el gobierno del General Porfirio Díaz. Los liberales del pueblo deciden tomar por asalto El Palacio Municipal y con ello, simbólicamente el poder.

De allí en adelante las escenas de toma de poder de parte de los liberales y de los conservadores se van dando de manera secuencial.

La película aborda la problemática de la Revolución Mexicana desde diversos ángulos, el drama de la clase media atrapada entre la clase más humilde, carente de ideales y únicamente utilizada por la clase media como fuerza de choque; el profundo desprecio que sienten los conservadores hacia los liberales y que a su vez es bien correspondida por éstos hacia aquellos; el drama de los intelectuales, de los maestros, personificados en la inmejorable actuación del actor Héctor Ortega, siempre hambreados, siempre mal pagados, como por ejemplo, cuando le dice a Enrique Lucero: “yo tengo hambre, hambre”, y cuando este último le replica que él tiene sabiduría, el maestro le responde: "...pues hazte un taco de sabiduría a ver si puedes…” y al final cuando todos están peleando, el maestro comiendo, como símbolo de lo mal pagado que están en México los mentores. Retrata también al ejército, través de José Chávez Trowe, el sargento, quien al tratar el tema de para quien iban a trabajar y su correspondiente salario, después de oír el nebuloso ofrecimiento que al respecto hace Héctor Ortega, le responde:"...maestro póngamelo en pesos y centavos...", es decir, un ejército comprometido con quien mejor les pague y que a lo largo de la cinta, irán sirviendo con igual eficacia tanto a liberales, como a conservadores.

Refleja también en los conservadores, el oficio de poder, de mando, de prontos a traicionar y traicionarse inclusive a sí mismos, llegando a acuerdos, haciéndose recíprocas promesas que en la vida real, pronto serían rotas y dejándose tanto en la cinta, como en la realidad, fuera del templete donde están reunidos, al final, tanto conservadores como liberales.

Constituye el presagio, magníficamente retratado por el maestro Alcoriza, del baño de sangre que al grito de "Viva Cristo Rey", tanto lastimaría a miles y miles de mexicanos que estuvieron inmersos en ese drama, esto es, el anuncio de lo que fue la sangrienta y brutal Guerra Cristera.

 

Autor: Rafael Fernández Pineda. Cancún, Quintana Roo. México.

fernandezpr@hotmail.com

 

 

 

Regresar.