MUJERES LAS SUFREN MÁS, SEPA PORQUÉ SE FORMAN LOS CÁLCULOS EN LA VESÍCULA

 

Piedras, cálculos o colelitiasis son tres términos que significan lo mismo (formaciones de consistencia sólida que se forman en la vesícula) de la misma bilis, de calcio O de colesterol.

 

La vesícula biliar es una bolsita que se ubica por debajo del hígado, funciona como almacén del hígado que es el productor de la bilis.

Todos los días se producen entre 800 cc y litro y medio de ésa sustancia alcalina que se emplean en la digestión de los alimentos y su uso es muy importante en particular si se consumen alimentos ricos en grasas.

 

Las estadísticas nacionales reflejan que de cada 10 pacientes con piedras en la vesícula, dos no presentan síntomas, por eso, son más las personas con cálculos que las diagnosticadas aunque todos tienen riesgo sino se tratan en forma oportuna.

 

Para el año 2005, 5.909 pacientes de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) fueron internados por causa de piedras en la vesícula 4.530 de ellos fueron mujeres y 979 varones.

 

Las personas con más años de vida presentan mayor riesgo de sufrir complicaciones como infecciones, obstrucciones y hasta peritonitis. Si una "piedrita" se aloja en el conducto que permite pasar la bilis de la bolsita al intestino entonces puede ocasionar una pancreatitis que de no practicarse una cirugía a tiempo puede ocasionar la muerte.

 

El doctor Horacio Solano, Director del Centro Nacional de Detección Temprana y Tratamiento del Cáncer de la Caja Costarricense de Seguro Social, dijo que los cálculos en la vesícula deben extraerse para evitar futuras complicaciones.

 

Mencionó que además de las posibles infecciones, irritación y obstrucción, puede con el tiempo derivar en cáncer que en ésta región es de los más agresivos que existen. "Tener piedras en la vesícula aunque no molesten, es como tener en el bolsillo una granada con el seguro puesto pero si se libera por cualquier razón, pone en peligro la vida" comentó el cirujano. Mencionó que si la vesícula es "perezosa" y no saca toda la bilis, entonces los residuos pueden convertirse en cristales y luego en piedras, por eso, no vasta extraerlas, lo mejor es retirar la vesícula para que no se formen más cálculos.

 

A diferencia de las piedras en los riñones que se pueden expulsar por la orina o tratar con láser las de la vesícula, no pueden deshacerse con medicamentos ni tratamientos solo la eliminación de la "bolsita" por cirugía resuelve el problema.

 

El doctor Solano afirmó que remedios caseros como tomar aceite de oliva con cebolla y otros ingredientes obligan a la vesícula a tratar de expulsar las piedras, pero como el conducto que transporta la bilis al intestino es tan delgado (como la punta de un lapicero) si no lo logra por su tamaño se atascan y el paciente puede morir.

El cirujano afirmó que en su experiencia de más de 20 años son más las complicaciones que las posibilidades de obtener buenos resultados con ésos remedios caseros para que la piedra pase por el conducto al intestino y luego se elimine en las heces. Para extraer la vesícula los cirujanos pueden recurrir a una operación donde se abre por debajo de las costillas del costado derecho con una incisión de 8 a 10 centímetros que dificulta la movilización del paciente y deben extremarse los cuidados para evitar infecciones.

 

La laparoscopia como segunda alternativa ofrece grandes ventajas comparativas, el paciente se opera por la tarde y al día siguiente puede irse para su hogar para incorporarse 3 días después a sus labores cotidianas si no son muy pesadas.

 

A través del ombligo se introduce una cámara de video especial para medicina, se introducen dos pinzas largas a los lados del abdomen se hace el procedimiento que permitirá extraerla sin dejar huellas importantes en el paciente.

 

"Muchos extranjeros llegan en avión por la mañana, se operan por la tarde y al día siguiente regresan a su país" comentó el doctor Solano

 

FACTORES DE RIESGO

 

Algunos factores de riesgo de sufrir de piedras en la vesícula son: obesidad, exceso de estrógenos, ser mayor de 40 años, algunos medicamentos que reducen el colesterol, el ayuno y bajar peso en forma rápida. Para obtener un diagnóstico que revele la condición de salud del paciente, el especialista puede apoyar su entrevista con varios exámenes para determinar las posibles alteraciones del hígado, de la vesícula y de las vías biliares. Entre los más importantes están los exámenes de sangre conocidos como pruebas de la función hepática.

 Según el problema que posiblemente tiene el paciente, el médico también puede ordenar exámenes de imágenes como una ecografía, una tomografía computadorizada (TAC) o un examen de resonancia magnética, también es posible obtener una muestra de tejido hepático para examen al microscopio (biopsia del hígado).

 

En caso de dudas acuda al centro hospitalario para que su médico tratante le brinde la atención que requiere.

 

Por: Roberto Sancho Álvarez.

San José, Costa Rica.

rsancho@ccss.sa.cr

 

 

 

Regresar.