Sensual al oído

 

Era feo y lo sabía.

Su fuerte era hablar por teléfono.

Su voz era de locutor.

Estaba solo, viernes por la noche… su cuerpo deseaba diversión.

Tomó su agenda y buscó una y mil veces los números…

Todas casadas o con novio.

Era joven, sangre caliente, venía del interior, sabía mucho de filosofía, libros y cultura general.

¿A quién llamar?

  Su teléfono se le había pasado. Mmm, que linda mujer, tenía novio, pero era un gil.

No perdería nada.

--¿Hola Ana?

--¿Sí?

--Soy Carlos y te aviso que ya voy a buscarte.

--No conozco a nadie que se llame así.

--Perdón, me debo haber equivocado.

--Casualidad, me llamo Ana…

Así empezaron una charla de horas.

SU voz la sedujo y salió con él esa tarde, también la siguiente y así se casaron mis padres.

Tapé a mi hijo y lo besé antes de apagar la luz.

 

 

Autora:  Laura Trejo (Agostina Paz). Buenos Aires, Argentina.

agostinapaz2016@gmail.com

 

 

Regresar.