Detrás de las palabras

 

Dicen que las palabras son como rosas, 

suspiros de primavera que al viento flotan,

exaltadoras del delirio apasionante

del mañana, la esperanza y el instante.

Dicen que las palabras son como espinas,

esclavos terrenales que al suelo se aferran,

incitadoras al desgarro y la altanería

de la rabia, el orgullo y la melancolía.

Dicen que las palabras son como capullos,

espíritus arrojados al olvido y al silencio,

un abismo o impulso del destierro

hasta el señuelo de un propio entierro.

Dicen que las palabras son como raíces,

crecen y hasta la cima llegan,

comienzos de una verdadera belleza

que salida siempre encuentra a la tristeza.

Dicen que las palabras son como árboles,

guardianes del mundo que nada esperan,

dadivosas aún cuando rechazadas las alas

que a un alma peregrina entregan.

¿Pero qué hay detrás de las palabras?,

¿de la voz que las suspira al aire libre?,

¿de la tinta que las hace visibles a la mirada?,

¿del punzón que las libera al tacto en perforaciones del papel?

Sonoros silencios de una mente inquieta donde las hipótesis abundan,

algunas confirman el secreto oculto en la intención,

otras a la creencia apuntan,

hasta llegar a la repetición por tanto tiempo aprendida.

Tal vez sean dos o sea una,

tal vez todas o ninguna,

tal vez nunca surjan las respuestas,

o sólo nazcan preguntas dispuestas.

Pero las palabras vivirán su curso eterno,

hilando sentimientos, pensamientos y hechos,

de aquellos secretos de lo interno y lo externo,

de la naturaleza, los inventos y la vida.

Mientras el tiempo avance y las palabras vuelen,

yo buscaré la verdad entre la maraña de mentiras y creencias perdidas,

en el olvido de pasadas historias vividas,

sin pensar en las punzadas que en mis heridas duelen.

Caminaré con las palabras hasta la eternidad,

pues una cosa es evidente:

son más que suspiros, tinta, perforaciones

y ráfagas de la mente.

 

Autora: Vanessa Velandonie. Monterrey, Nuevo León.

rosavaness.n@gmail.com

 

 

                                               Regresar.