Mensajes en las películas.

 

 

Disfrutar de una película, conlleva varios factores, mismos que intervienen en la transmisión del mensaje. Hay quienes tenemos un género preferido, porque nos despiertan emociones, pueden ser de amor, miedo, ansiedad, diversión, amistad, entre otros.

La diversidad que existe en la conducta del hombre, también lo lleva a seleccionar temas a los que desea acceder, refiriéndonos a las películas, existen motivos varios para elegir un título, así como los por qué y para qué, por ejemplo, puede ser recomendación, tarea, demasiada promoción, casualidad, etcétera.

Llega un momento, en el que la selección de la película se realiza bajo conciencia, pero, ¿qué sucede con los niños?, ¿eligen o elegimos por ellos? ¿Cuál es la finalidad de las películas? ¿Modifican las conductas?

Si nos enfocamos a edades menores a los 18 años, el contenido que les corresponde según su edad, entonces nos estaríamos refiriendo a las películas aptas para todo público, estas pueden tratar variedad de temas, desde seres animados, personas haciendo viajes o cualquier situación en la que el tema principal, sea apropiado a la etapa en la que se dará acceso al contenido.

A la mayoría de las personas, las películas nos provocan impactos emocionales, desde amor hasta depresión; si hablamos de un adulto, podríamos decir que esas emociones podrían ser modificadas después de un tiempo de tener contacto con el tema, pues el criterio que nos hacemos de las películas, normalmente las clasificamos como una ilusión que podría o no pasar, pocas veces se convierten en un ejemplo o en algo educativo, pero en los niños, ¿podemos entender lo que sucede cuando terminaron una película? ¿Por qué hay títulos que desean repetir? ¿Por qué hay diálogos que memorizan? ¿Canciones que tararean? ¿Qué objetos seleccionan después de la película? por ejemplo, ropa de dicho tema, zapatos, cuadernos o fiestas temáticas.

Las películas contienen mensajes, que aún bajo conciencia logran modificar comportamientos, por lo que cuando a los niños se les brinda, se debe considerar, que más allá de un tema, debemos seleccionar el aprendizaje que deseamos transmitir, además de estar ahí para orientarle con lo que pudiese surgir, poner límites sobre las escenas fuera de la realidad y reforzar el significado de los comportamientos de los personajes. Como adultos, debemos sentarnos a conversar con el niño que tenemos a nuestro cuidado, ese niño al que le acercamos un tema de película, porque más allá de darle una “distracción”, debemos saber que ese tiempo que invierte el niño, intervendrá en sus actos posteriores a la filmación; sin duda, depende del niño, de su educación, así como de la atención que éste haya logrado captar.

Actitudes como cantar, actuar como cierto personaje, desear volar, ser el ser más veloz, amar mucho a un amigo, odiar a alguien que realizó cierto acto, son ejemplos de que las películas influyen de forma directa, dando la apertura de ser imitadas por infantes que están en proceso de conocer su entorno.

Sentarse a dialogar con un niño u otro adulto sobre lo entendido en la película, es fundamental, no sólo es un título o un tema, generalmente se abordan diferentes situaciones, que necesitan ser atendidas en profundidad.

Existen clasificaciones en las películas que definen al público al que ésta va dirigida, entre ellas podemos encontrar aquellas que son aptas para todas las edades, así como las que no son recomendables para determinadas edades y, para finalizar, aquellas que son solo para adultos, por lo que los temas de estas, presentan diversidad y quienes las seleccionan, deben hacerlo bajo conciencia de si son aptas o no, tanto para disfrutarlas en compañía o de forma individual.

Las películas transmiten mensajes, causan emociones, pueden intervenir en el comportamiento de una persona, en los adultos también pueden modificar el modelo de conducta, pero en los niños, los mensajes pueden ser una influencia para su estilo de vida en su presente como en el futuro, por lo que es relevante guiarlos, haciendo que el mensaje que reciben sea asertivo.

Se puede disfrutar de este séptimo arte, además de ser un entretenimiento, permite sentir, actuar, pensar, aprender, sus abordajes son muchos, entre ellos el psicológico, por lo que este medio de comunicación se convierte en uno de los más importantes como emisor de información, por lo que, la orientación es fundamental.

 

Autora: Elsa Yatzaré Soto Rocha. Naucalpan, Estado de México, México.

Licenciada en Optometría.

yatzaresoto@hotmail.com

 

 

Regresar.