Tratado sobre los sueños y su interpretación

 

 

AGRADECIMIENTOS

 

 

Quiero expresar mi gratitud a Susana Fernández Lázaro, que inició la preparación del proyecto conmigo y que por supuesto me aportó su ayuda hasta que se cansó y me dejó compuesto y sin novia. Aunque efectivamente tuve que reiniciar todo y hacer una profunda recopilación del trabajo, me ayudó lo suficiente como para poder terminarlo con la colaboración de otras personas que a continuación se dirán. Gracias Susana.

 

A mi amigo Félix Gende Río, que fue el primero que leyó el trabajo, y que ha seguido colaborando conmigo hasta que el tema ha visto la luz.

 

A mi esposa, que está detrás de todo lo que hago.

 

A los soñantes, que de manera generosa y desinteresada, me han confiado sus sueños sin nada a cambio.

 

A Antonio Hernández Mancha, mi amigo, que tiene la deferencia para conmigo, de prologarme mis libros.

 

Y por último, quiero agradecer de manera muy especial, a mi sobrina, la Doctora Ordóñez Vicente, cuya inestimable ayuda me ha permitido la finalización del presente trabajo.

 

 

PROLÓGO de Antonio Hernández Mancha

 

Al libro "TRATADO SOBRE LOS SUEÑOS Y SU INTERPRETACIÓN", escrito por Hilario Alonso.

 

"No es la primera vez que prologo un libro de este autor.

Cuando recibí esta vez su encargo y comencé la lectura del borrador, pensé que me adentraba en una segunda edición, seguramente mejorada y ampliada, pero segunda edición, del mismo libro que leí hace unos años o de un libro muy parecido a aquél.

 

Nada más lejos de la realidad.

Al terminar la lectura del que está, lector, ahora en sus manos, constaté que el título que el autor le había puesto, "Los sueños nos dan respuestas y mensajes", inducía a error y sugerí al autor, quien humildemente aceptó mi insolente sugerencia, el título que hoy encabeza su obra.

 

El original me parecía el título adecuado para un ensayo o para una publicación popular divulgativa de evasión del tipo de "lecturas para distraer esperas aeroportuarias", o como aquella obra de Jardiel Poncela "Para leer en el ascensor" a lo sumo.

 

No digo que estas lecturas no sean igualmente  respetables y comercialmente a buen seguro, incluso más rentables. Lo que digo es que  no se adecuan a la verdadera naturaleza de esta obra sobre los sueños y su interpretación, que está concebida y ejecutada no para distraer la momentánea curiosidad de cualquiera, sino la curiosidad intelectual de los iniciados, y que, en tal sentido, inducen a error.

 

Cierre usted pues inmediatamente el libro y desista de su lectura al terminar este prólogo, salvo que, por inquietud intelectual, que busque en él algo más que el mero placer de su lectura.

 

Lo que tiene usted en sus manos, lector, no es literatura de evasión sino literatura científica.

 

Y el autor, que además de un experto en la materia, es un respetabilísimo escritor como lo acredita su sobrio estilo literario, su rigor y  su finura expositiva. Es también un científico, con dosis de razón y emoción muy equilibradas, y al que tan le sobra un poco de modestia a la hora de poner título a sus obras.

 

Consigue, Hilario, poner amenidad a su exposición en estos temas no siempre asequibles y tan a menudo áridos, sin merma de la seriedad y sin concesiones al morbo en el que tan fácil resulta caer por razón de la materia.

 

Y de este modo, sin despreciar lo que de arbitrario pueda tener, por ejemplo, el esoterismo, mantiene todo el rigor científico de sus conclusiones cuando dice cosas como "…. si es  que existe ortodoxia en la interpretación de los sueños",  al tiempo que aplica su propia metodología exegética con gran elocuencia y con metódica precisión.

 

Mi experiencia me dice, en fin, que el éxito de una obra escrita depende en gran parte de su título. Así al menos lo veo yo.

 

Cuando  tenía menos de veinte años compré el mismo día, no se me puede olvidar, dos libros: "Eros y la civilización" de Herbet Marcuse; y "La interpretación de los sueños" de Sigmund Freud.

 

Me gustó el primero y me defraudó el segundo.

El título de Freud no se adecuaba a lo que yo esperaba del libro. Y tal afirmo lo hago sin estúpida petulancia y dejando al lado la enorme repercusión que ha tenido el maestro austriaco en todo el mundo.

 

Hablo solamente de mi experiencia como lector.

 

Cuarenta años después, con este nuevo libro sobre los sueños mi sorpresa ha sido igual solo que al revés.

 

Este libro, del que yo esperaba mucho, es aun mejor, más serio, más completo y más riguroso de lo que me esperaba.

 

Deseo en fin compartir, con mi modesta aportación, la gloria del éxito que la obra merece y que  estoy seguro va a alcanzar.

 

No obstante, lector, es de su opinión y no de la mía, de la que dependerá el resultado de la misma.

 

¡Arriba el telón!"

 

 

  Madrid 22 Septiembre 2011

 

 

PRÓLOGO

 

 

   El presente trabajo es efecto  de la inquietud de quien lo elabora. No es producto de la casualidad, ni es escribir por escribir. 

 

   Desde niño, siempre me interesó el por qué de las cosas; el por qué de mis actitudes en relación con el mundo circundante y el por qué de mí mismo.

 

   Me fue bien fácil descubrir que yo era diferente a los niños con los que jugaba: Ellos siempre me lo hacían notar; pero no habría hecho falta, no había necesidad. Cuando nos metíamos en una huerta  y sustraíamos algún fruto, por el placer de sustraer, a veces venía el guarda, y todo el mundo salía corriendo,  huyendo,  para ponerse a buen recaudo. Yo también corría, pero a mí, siempre me pillaban. Naturalmente, yo tomaba otro camino.

 

   Más tarde descubrí, que si me quedaba más cerca de la tapia, o más cerca de la salida, si no había tapia, saldría antes que ellos.

 

   No cabe duda que algo pasaba que me hacía ser un poco diferente a los demás.

 

   Cuando tuve acceso a la educación, a la instrucción, a la formación y a la cultura, la duda quedó absolutamente despejada. Tenía un defecto muy importante que impedía     la comunicación normal,  y no digamos nada,  de los problemas que existían para tener una buena movilidad.   

   Enseguida me di cuenta, que debía tener muy presente  los beneficiosos efectos de la ley de la compensación, que es la que se produce como consecuencia de que los sentidos que no sufren disminución, se agudizan a fin de contrarrestar un déficit.

 

   Los medios que tenía, debían de ser aprovechados al máximo. Leer, escuchar, aprender y ¿Por qué no?, aprender, aprender y aprender. 

 

   Soñaba que iba corriendo, pero que no avanzaba y alguien venía detrás, y cuando iba a darme alcance, me despertaba.

 

   También soñaba, que estaba subido a un árbol, y me iba escurriendo poco a poco, hasta llegar al suelo, pero antes de la caída, me despertaba. ¡Qué mal lo pasaba!

 

   Es claro, que en mis sueños, que no tenían prácticamente ninguna trama argumental, eran muy simples, ya se detectaba una gran inseguridad.

 

   Cuando tenía quince años, leí un fragmento de la “Interpretación de los sueños”, de Freud. Siendo estudiante de magisterio, conocí su obra.

 

   Quiero decir, que soy un estudioso de la fenomenología esotérica. Tiene muy poco que ver con el trabajo que presento; pero entre el mundo onírico y el esotérico, hay algo tangencial; ese algo, es la mente humana.

 

   El esoterismo se basa en fenómenos poco o nada explicados. A mi juicio, son fenómenos de la mente. El ser humano, tiene facultades que no desarrolla o lo hace a un nivel muy inferior. Tenemos energías, cuya fuerza o fuerzas, no controlamos. Ya, ya sé, que muchos miembros de la comunidad científica, si leen lo aquí escrito, rechazarán y repudiarán lo que digo; pero, yo pregunto: ¿Han localizado ustedes ya la conciencia? ¿En qué parte del cerebro se ubica?

 

   En los sueños, hay una actividad cerebral importante. La conciencia profunda o inconsciente, expulsa todo aquello que desea que aflore a la superficie consciente, en forma de mensajes codificados.

 

   Aquí, los símbolos, como veremos a lo largo de este trabajo, juegan un papel de capital importancia.

 

   Antes de pasar a comentar, de manera sintética la estructura de la obra, me gustaría hacer la siguiente consideración:

 

   No me propongo en absoluto presentar un trabajo en el que se exponga o enseñe ninguna actividad terapéutica. Expongo, simplemente, el resultado de mi  investigación y experiencia personal del tema. Experiencia, que por supuesto, he contrastado ampliamente.

 

   Quiero indicar también, que la sociedad en la que vivimos, nos envuelve con su enorme actividad dinámica, su extraordinario cúmulo de información, propaganda y publicidad de todo tipo. No cabe duda, que esto condiciona de manera importante al ser humano, y le introduce en un mundo que tiene mucho de artificial y que no deja de ser un tributo que pagamos al progreso.

   Cada vez, nos acordamos menos de lo que soñamos. Los sueños, nos dan mensajes, avisos y respuestas.   Si pudiéramos o supiéramos descifrar los códigos o claves que son la forma de expresión de nuestros sueños, resolveríamos muchos problemas a través de un mejor conocimiento de nosotros mismos.  

 

   Es muy importante el conocimiento del sí propio, del sí mismo, porque ello permite actuar con la calma y el dominio suficiente, cuando las circunstancias son adversas o desfavorables. El autodominio tiene tal importancia, que reporta evidentes ventajas e incluso beneficios para la salud, en todos los órdenes; y esto, lo sabemos muy bien todos los enfermos crónicos que de algún modo tenemos una vida interior muy intensa.

 

   Nunca nos conoceremos de una manera plenísima; pero sí podemos y debemos entrar en nuestro interior, y andar por el sótano y los túneles de nuestra conciencia profunda.

 

   Son  muchas las técnicas de autoconocimiento; y el autoanálisis de los sueños, es una más, y tiene la ventaja de que se ejercita y se enriquece la inteligencia.  Ello no quiere decir que tengamos que estrujarnos todos los días los sesos y que tengamos que recordar constantemente lo que hemos soñado; pero sí hay sueños lo suficientemente significativos, que nos llaman la atención, y cuyo significado, nos gustaría conocer.

 

   Pasamos grandes períodos de nuestra vida, sin recordar lo que  soñamos, y es normal.

 

   Soñamos cuando vamos a estar, o estamos enfermos. Cuando tenemos algún proyecto, o lo estamos llevando a cabo.  Cuando nuestra vida cambia o va a cambiar. Cuando sucede un cambio estacional, desde el punto de vista climatológico. Cuando se produce un acontecimiento que nos marca o nos impacta, etc.

 

   Hay que advertir, que nuestro inconsciente siempre va por delante. Un alto, altísimo porcentaje de los actos que condicionan nuestra conducta, son inconscientes.  Y hay que indicar también, y esto ya se pone de relieve en la obra, que el inconsciente, o la conciencia profunda, es intemporal e inespacial.

 

                          

ESTRUCTURA DE LA OBRA

 

 

   El trabajo comienza con una introducción, en la que se definen conceptos relativos al soñar y al dormir propiamente dicho.

 

   Se concretan en qué condiciones se debe dormir así como la orientación de la cama, la cabecera de la misma etc.

 

   Paso seguidamente a efectuar una breve semblanza histórica de todo lo que se ha dicho y escrito sobre el mundo onírico, que desde mi punto de vista merece mención.

 

   Glosamos sobre aquellas materias que a mi juicio, pueden tener conexión con el tema objeto de lo que aquí se trata: hipnosis, sonambulismo, control mental, teoría de la reencarnación y cuerpo astral.

 

   Es claro que hay cuestiones  o apartados, cuyo contenido puede ser discutible por no tener constatación científica; pero yo los presento, tal como me los han relatado aquellas personas,  que según ellas, han sido objeto de estos estados alterados de conciencia.

 

   Sobre la teoría de la reencarnación, escritos hay por doquier que pueden consultarse. No digo más de este tema, porque esto no es mas que el prólogo del trabajo, por lo que remito al lector, a la lectura de la obra.

 

   Por lo que respecta al  control mental, que es otro de los apartados que figuran y que conectan con el tema central, remito a quien quiera consultarlo a la obra de José Silba.

 

     Siendo el autor ciego, no podía faltar en este trabajo, un capítulo en el que se tratara y naturalmente, se tratará, el sueño de los discapacitados, que sueñan como todo el mundo, pero como quiera que la discapacidad o el defecto que tenemos condiciona nuestras vidas, me ha parecido oportuno tratar el tema con alguna extensión, para disipar dudas, o al menos, para aportar mi experiencia personal.

  

 

 

SIMBOLOGÍA

 

 

 Los símbolos son extremadamente importantes, porque gracias a ellos es posible la interpretación onírica. Pero los símbolos, por regla general, suelen ser polisémicos, es decir, tienen varios significados; por tanto, hay que hilar muy fino para no errar. En este sentido, me he limitado a indicar una relación de símbolos, con expresión de sus significados, ilustrándolo con relatos de sueños en los que intervienen dichos símbolos, y procediendo a su posterior interpretación.

 

   Todos los sueños aquí expuestos e interpretados, no han sido inventados, y sí relatados por soñantes en numerosas consultas celebradas con ellos.

 

   Los relatos han sido tomados literalmente.   Las interpretaciones han sido hechas con el máximo rigor,  considerando que, se ha tenido muy presente la psicología de la persona que nos ha confiado su sueño, así como sus  especiales y peculiares características y circunstancias personales.

  

   Me doy por satisfecho, si la persona que comienza a leer este trabajo, lo termina, sin perjuicio de que le guste, o no.

 

                            Madrid en marzo del 2011

                           

                            Hilario    

 

ÍNDICE

 

 

 

1. Introducción

2. Breve semblanza histórica

3. Sueños premonitorios

4. Sueños desde el punto de vista del esoterismo (astrales, telepatía y reencarnación)

5. Estados alterados de conciencia (sonambulismo, hipnosis, programación sueños)

6. Técnicas de interpretación

7. El mundo onírico en los discapacitados

8. Simbología

9. Conclusión

 

 

1.- INTRODUCCIÓN

 

 

Aproximadamente la tercera parte de nuestra vida la pasamos durmiendo, esto quiere decir que de las 24 horas que posee el día, 8, que es justamente un tercio de 24, se duerme. Y aunque ciertamente, no todo el mundo duerme 8 horas, sí es algo que puede aceptarse con carácter general.

        

El tiempo en el que dormimos varía de acuerdo con la edad e incluso con las distintas estaciones del año, así como con los distintos climas y latitudes. Los niños, por ejemplo, en su primera infancia, suelen dormir 12 o más horas. Cuando son recién nacidos duermen incluso más de 20 horas diarias. Existen personas adultas cuyas horas de sueño no superan las 5. Aquí tenemos que hacer un distingo, ya que en español el sueño se identifica con dormir y con soñar, cuando en otros idiomas, dormir es un concepto completamente distinto al del sueño propiamente dicho. El sueño como sustantivo es un acto, y el soñar, un verbo distinto de dormir. Esto también en español, pero nuestro idioma los identifica y prácticamente los aúna. Si bien el sentido o el contexto de una conversación nos da a entender perfectamente qué es dormir y qué es soñar.

 

Hablaré primero de dormir y dentro de este acto, enmarcaré lo que es soñar. Tengo que indicar en primer lugar, que el dormir  o la dormición es el acto a través del cual reparamos las fuerzas. En muchos casos, estas fuerzas no se recobran bien  porque no se duerme  de manera completa y por tanto no se descansa. Cuando esto sucede, deberemos ver, investigar, indagar cuál es el motivo de nuestro incompleto dormir. Cuando la dormición es buena, el descanso es efectivo. En ambos casos siempre se sueña.

 

Pero, ¿por qué se sueña? Realmente no lo sabemos, si bien existen distintas teorías que podrán explicar ese por qué, pero ciertamente se desconoce la causa que genera el acto de soñar. Sí se sabe que el soñar es una manifestación de nuestro inconsciente. Cuando estamos soñando se produce física y fisiológicamente un ligero parpadeo, que los neurofisiólogos, e incluso los psicólogos, conocen como efecto REM, siglas inglesas de Rapid Eyes Movement, es decir, movimiento rápido de los ojos. Esto se produce cada 90 minutos aproximadamente. Si dividimos la duración de la dormición o del dormir en ciclos, cada ciclo duraría 90 minutos y en estos ciclos soñaríamos una o varias veces.

 

Esto no me parece rigurosamente cierto, por eso he dicho que estos ciclos duran “aproximadamente” este periodo de tiempo, porque podemos dormir media hora y soñar. Lo que sí está claro es que, cuando soñamos,  nuestro dormir es menos profundo o al menos esto es lo que parece.

 

Ciertamente, cuando la dormición mínima es igual a o superior a 5 horas, si es una buena dormición, –y no sucede nada desde un punto de vista neurovegetativo, psíquico, etc- el descanso es más efectivo y más eficaz. Si los ciclos de 90 minutos se suceden sin interrupción, nuestro despertar normalmente va a ser bueno.

 

Quiero decir también, antes de explicar algunas de las teorías de por qué se sueña, que en un momento determinado del transcurso de lo que hasta ahora he venido llamando dormición, es decir, del acto de dormir, nuestras constantes vitales funcionan al mínimo. Disminuye nuestra presión arterial, se ralentiza el latido de nuestro corazón, nuestra actividad cerebral se hace menos intensa y estamos prácticamente bajo mínimos; pasado este momento, nuestro fluir, por decirlo de alguna manera, recupera su actividad normal, dentro siempre del acto que es el dormir.

         Existen, evidentemente, ríos de tinta entorno al tema onírico. En este trabajo, no tengo como propósito enseñar nada, pero como en todos los trabajos que presento, sí quiero comunicar mi experiencia personal, que es el fruto de una investigación profunda, extensa y creo que seria. Considero que la causa de por qué se duerme tiene que ver mucho, como he apuntado anteriormente, con el reestablecimiento de energías o tal vez con los ritmos circadianos de luz-oscuridad. No obstante, hay seres vivos e incluso seres humanos que no cumplen excepcionalmente esta regla de los ritmos alternativos de luz-oscuridad. Porque el mundo de lo dinámico –lo laboral, lo artístico, etc.- puede vivir por la noche y dormir por el día.

 

         Dicen los médicos que estos cambios de la generalidad suponen una alteración de los biorritmos. No obstante, son cada vez más los seres humanos que se adaptan a circunstancias tan excepcionales como la alteración de los ritmos circadianos y viven perfectamente. Si bien no es menos cierto que también son muchos los que como consecuencia de esta alteración sucumben a la enfermedad.

 

         En cualquier caso, es una evidencia que se puede dormir en cualquier momento aunque la regla general sea el dormir nocturno.

 

         Entiendo que, para que el descanso al que llamamos dormir sea bueno, son necesarias algunas condiciones que considero importantes y que paso a exponer.

 

·        Nuestro dormitorio debe ser lo suficientemente confortable como para que nos encontremos cómodos en él.

·        La cabecera de la cama, si es posible, debe estar orientada al Norte. El motivo de la orientación se debe a las propiedades que tiene el campo magnético de la tierra; dicho campo magnético es de Norte a Sur y coincide por regla general con los polos geográficos, también Norte - Sur. Parece ser que, si se duerme de manera contraria, el sueño no es lo suficientemente reparador. La cabecera no tendría que estar bajo una ventana, ni tampoco con la puerta de entrada a la espalda. Dicha puerta no tiene por qué permanecer cerrada.

·        El dormitorio es un lugar de descanso y relax, por ello se ha de evitar realizar tareas relacionadas con el trabajo u otras que lleven a crear tensión y a crear una desarmonía de ambiente. Por tanto debemos aquietar en lo posible, nuestra mente, que como bien dice Santa Teresa de Ávila, es la “loca de la casa”. Para ello más adelante someteré a la consideración del lector como sugerencia, la exposición de algún ejercicio que ayude a la relajación.

·        La temperatura de la habitación no debe ser inferior a 18º ni superior a 22º ó 23º.

·        Si existe un cuarto de baño próximo, o en el interior, no es recomendable que la puerta del mismo permanezca abierta.

·        Es conveniente no retirarse al dormitorio antes de dos horas (como mínimo) de haber cenado, para evitar que la digestión interfiera en el sistema neurovegetativo que nos impedirá dormir bien.

·        No es conveniente dormir con la luz encendida, aunque sé de muchas personas que necesitan que la habitación se encuentre ligeramente iluminada. Es conveniente dormir con la luz apagada. Está demostrado que ello favorece a una mejor y más rápida conciliación del sueño.

·        Tampoco es conveniente tener aparatos eléctricos, tales como televisión, receptores de radio, etc. ya que sus ondas de vibración afectan negativamente al sueño.

·        Debemos también tener en cuenta el hecho de que el lugar sea lo más silencioso posible y permanezca aislado de sonido y ruidos.

·        Por supuesto la habitación debe hallarse perfectamente ventilada.

·        La ropa de la cama debe ser la necesaria y suficiente, es decir, ni por exceso ni por defecto.

·        Una de las cuestiones más importantes para conciliar el sueño o para que no se altere a lo largo de la noche o de la dormición en general, es que nuestro lecho no esté en la vertical de una corriente subterránea de agua o que nuestra casa no esté próxima a una línea o tendido eléctrico de alta tensión.

 

Es absolutamente indispensable que no existan ruidos ambientales de ningún tipo, p.e. aires acondicionados, aeródromos próximos, etc. porque perturban el sueño o cuanto menos lo alteran.

 

·        Hasta ahora nos habían recomendado para dormir bien lechos duros y rígidos. Parece ser que hoy las posturas y recomendaciones a este respecto han variado en el sentido de que no es conveniente este tipo de camas, sino que hay que dormir en lechos que sean básicamente elásticos, ya que al parecer favorecen la posición de la columna vertebral.

 

Distinción entre sueño de dormir y sueño de soñar

        

         En español cuando tenemos deseo de dormir decimos o usamos la expresión: “tengo sueño”. En la mayoría de los idiomas existen 2 vocablos que distinguen el dormir –que en adelante llamaremos también dormición como acto físico de descanso- y el soñar como estado de la conciencia que se produce durmiendo o en la dormición.

 

         Dicen los neurofisiólogos que cuando se sueña se produce una actividad en la corteza cerebral. Diríamos que en la corteza cerebral siempre existe actividad, pero en el momento preciso de la actividad onírica, algunos núcleos de dicha corteza cerebral muestran movimiento más intenso. No se sabe bien por qué se sueña, existiendo a este respecto diversas teorías de las que entre otras esbozaré las siguientes:

 

a)    Según las tesis de algunos neurofisiólogos, el sueño es un mecanismo propio de la actividad cerebral, momento en que su frecuencia se parece a aquélla que se experimenta cuando permanecemos en estado de vigilia. Es la parte más superficial del dormir, aunque dicen que experimentalmente está demostrado a través de estudios electroencefalográficos que también se sueña en estado de dormición profunda, si bien esta situación es menos frecuente.

 

b)    Los esoteristas indican que cuando dormimos, lo que ellos llaman “el cuerpo astral” sale de nuestra contextura, del núcleo del cuerpo físico y flota en la habitación o en el lugar donde dormimos, por encima de nosotros y de nuestra materia. Desde este punto de vista, los sueños serían distintos viajes astrales o distintos motivos o situaciones que experimenta dicho cuerpo astral.

 

 

c)     Otros neurólogos y muchos psicólogos especialistas en la materia indican que la causa del soñar obedece a que nuestro cerebro se limpia de aquellas cosas, motivos o efectos de causas diurnas que le molestan o que reprimimos, es decir, que el cerebro se depura, defeca, filtra aquello que le molesta o estorba.

d)    Freud dice que las causas por las que soñamos se deben básicamente a deseos reprimidos. Esta represión es generalmente sexual y suele expresarse en el sueño o sueños mediante un disfraz que él llama “censura del sueño”. Esta teoría ha estado vigente prácticamente hasta hace poco. En el momento actual ya ha sido revisada y superada. No obstante, hay partes en la obra de Freud que me parecen lo suficientemente interesantes como para volver con la minuciosidad y el análisis que dicha obra requiere más adelante.

 

En definitiva, todos soñamos, pero hay que preguntarse ¿por qué no nos acordamos en la mayoría de los casos de lo soñado? ¿Es el sueño un mecanismo de nuestro cerebro que es connatural a nosotros y que es tan necesario como el comer, o el respirar, y que aparentemente tiene una importancia única y mecanicista? ¿O también influye nuestra psique, y de alguna manera nos condiciona o influye en nuestros actos?

 

         Es difícil dar una respuesta satisfactoria. Lo que está claro es que los sueños encierran un contenido subjetivo, cargado de elementos objetivos que suministran nuestros sentidos como ventanas que son de nuestra conciencia y que pueden estar integrados, entre otros, por gran parte del material diurno para que finalmente se expresen de manera simbólica.

 

         Muchas veces no nos acordamos de lo que soñamos y bajo mi punto de vista, es porque carece de importancia o porque no nos interesa el mensaje, o porque la propia vida con su ajetreo ensordece nuestro interior y nos importa más lo que tenemos que hacer en un momento determinado. De todas formas, cuando tenemos problemas importantes que resolver o cuestiones relacionadas con la salud y que muchas veces ignoramos, los sueños nos dan un aldabonazo y entonces sí que recordamos con más o menos claridad lo que hemos soñado.

 

         Cuando tenemos asignaturas pendientes, es decir, quehaceres colgando, cuando tenemos proyectos que ocupan nuestra mente, cuando estamos enfermos física, psíquica o anímicamente, los sueños afloran a nuestra conciencia y entonces los recordamos más o menos bien. Cuando el problema o la enfermedad es grave o tiene importancia, aunque no seamos conscientes de ello, el sueño avisa y se repite, una y otra vez. Son muchas las personas que tienen una actividad onírica tan importante  e intensa en algunos momentos, que, si tienen enfermedades cardiacas o epilépticas, sufren durante el sueño, como luego veremos, crisis en tal sentido.

 

         Pero los sueños no tienen por qué responder única y exclusivamente a motivos desagradables, que supongan angustia, miedo, o que expresen mensajes o respuestas a enfermedades o cuestiones pendientes. Ni tampoco tienen por qué  ser necesariamente deseos reprimidos con un contenido sexual claro. Ello no significa que en muchos de ellos nuestro inconsciente esté manifestando  estos contenidos, pero en infinidad de sueños estamos reflejando situaciones ideales con las que estamos muy de acuerdo y nos regocijamos, nos reconfortamos en ellas, hasta el punto de que el despertar nos produce cierta rabia o pesar.

 

         Freud dice –y no está exento de razón- que el sueño es siempre la expresión de un deseo, de manera que si nosotros tenemos una enfermedad, nuestro inconsciente desea hacérnoslo saber. Si estamos acometiendo un proyecto, existe obviamente el deseo de que salga bien, de terminarlo en buenas condiciones. Pero Freud es aún más profundo y encuentra motivos sexuales que se manifiestan durante el sueño con contenidos incestuosos. Es decir, deseamos, según Freud, tener algún tipo de relación sexual con personas allegadas o unidas a nosotros por lazos de sangre: nuestros padres, hermanos, etc. o también lo que la Iglesia clasificaría de sacrilegio, es decir, tener apetito sexual y manifestarlo en sueños con personas religiosas. Evidentemente, puede haber un punto de razón, pero no hay que olvidar la época en la que Freud vivió (1856-1939), y que dista mucho de la época en la que hoy vivimos. Diferencias que las separan en cuanto al carácter represivo de la sociedad de Freud, sobretodo en aspectos tales como lo sexual, frente a la mayor permisividad y apertura de estos temas en la sociedad actual. No obstante, más adelante manifestaré mi punto de vista con respecto a la obra de Freud e incluso a este punto concreto. En todo caso, quiero dejar claro en líneas generales mi opinión de que los sueños, sin perjuicio y con independencia de lo que indica Sigmund Freud, expresan efectivamente un deseo pero también un temor.

 

         Un amigo del autor de este trabajo, dice a este respecto, que el temor en realidad es el deseo de que no nos pase algo que tememos en lo profundo de nuestra conciencia. De todas formas, soñamos con cosas del pasado, que nos han hecho felices y también mezclamos en nuestros actos oníricos cuestiones del presente con asuntos del pasado y esto, entre otros puntos que expondré más adelante, es lo realmente interesante de los sueños y de su interpretación. Y yo me  pregunto, siendo los sueños una actividad mecanicista, ¿por qué queremos llevarlos al plano de lo psicológico o de lo esotérico? ¿Qué fines tiene su interpretación, si es que se pueden interpretar? A mi juicio, la interpretación de los sueños –que no es tan sencillo como se supone y que no está exenta de subjetividad, como veremos más adelante-, siempre que se realice por especialistas, tiene una utilidad terapéutica. Por otra parte, es útil conocer el significado o significados de lo que soñamos, porque nos ayuda a conocernos mejor.

 

         John Briggs y David Peat, autores de “Las siete leyes del caos” dicen que el sueño, es decir, lo que soñamos, es una representación fractal de nuestra personalidad. Teniendo en cuenta que fractal viene de fracción, lo que quieren expresar con ello, es que los contenidos oníricos representan un trozo, una parte, un aspecto de nuestra personalidad, de la máscara que proyectamos y con la que nos cubrimos en el gran teatro del mundo, que diría Calderón de la Barca.

 

Antes de continuar quisiera sentar algunas premisas. Nuestro cerebro es simétrico y consta de dos hemisferios que procesan y realizan funciones distintas pero complementarias. El hemisferio izquierdo, es el que aloja los centros del lenguaje, del pensamiento, de la lógica, de la razón, del análisis, etc. En el hemisferio derecho se asientan los sentimientos, el placer y el dolor, la intuición, la creatividad, la risa, el llanto, etc.

 

Dicen los especialistas que el inconsciente, que es nuestro sótano, nuestra conciencia profunda, reside en nuestro hemisferio derecho. No obstante, considero que esto no se sabe bien, ya que en los sueños construimos auténticos tinglados.

 

Podemos resolver problemas u obtener la clave para la resolución de los mismos que en la vigilia no somos capaces de desentrañar, pero sí hay una cosa cierta, y es que, en los sueños el lenguaje interviene poco, pero a veces se injiere y se usa, aunque hay que reconocer que con poca profusión. Los sueños son una sucesión de imágenes, a veces con una trabazón o hilo lógico y a veces de forma enredosa y poco clara.

 

Pienso que, lo que está claro, es que siendo el sueño una actividad de la corteza cerebral, actividad por cierto bien intensa, (los párpados se mueven), un sueño puede suscitarnos una crisis si padecemos una enfermedad en la que el sistema nervioso está directamente implicado, como puede ser una enfermedad cardiaca, cerebral o epiléptica. De ello se deduce que no se puede afirmar con tanta rotundidad que los sueños están alojados o ubicados en tal o cual parte del cerebro; lo mismo sucede con el inconsciente.

Puede parecer osadía que me atreva a hacer disquisiciones que puedo considerar como conceptuales, no siendo neurofisiólogo, ni médico. Pero estos especialistas dicen –y pienso que tienen razón- que se sabe poco del cerebro. Es evidente que se conoce su anatomía, su estructura, en parte su mecánica, pero se conoce poco o nada de por qué pensamos, por qué nos emocionamos, etc. Sí se sabe que nuestras neuronas son miles de millones y están comunicadas entre sí, pero el entramado es tan complejo que no sabemos mucho. Por tanto me limitaré a hablar de los sueños como respuestas claves, mensajes, avisos o aldabonazos que transmite nuestra conciencia profunda a la superficie de nuestra conciencia misma.

 

Lo primero que tendremos que tener en cuenta, es que cuando soñamos estamos siendo avisados por nosotros mismos, por nuestro inconsciente, de algo que sucede o que queremos que suceda. Lo segundo es que los sueños no tienen por qué ser desagradables. Y lo tercero, es que las pesadillas, o como dicen los británicos, las yeguas de la noche, que afortunadamente no son frecuentes –al menos entre personas mentalmente sanas- son consecuencia de la ansiedad producida por un problema diurno inmediatamente anterior al sueño o por una crisis que puede durar más de lo debido. También puede darse el caso de que exista una crisis subyacente, por causa traumática o por cualquier otro motivo, que esté parcial o totalmente olvidada, pero no a ojos de nuestro inconsciente que no olvida, y que inesperadamente se manifiesta.

 

De todas formas hay una teoría muy extendida, incluso entre parte del personal sanitario, en el sentido de que las cenas abundantes y pesadas, que cuesta digerirlas, favorecen el desarrollo de pesadillas durante el sueño. También la ingestión de grandes dosis de alcohol. A este respecto, mi experiencia me dice que en este tema no es posible generalizar, ya que son muchas las personas que habiendo ingerido grandes cantidades de comida tiene un reposo, al menos aparentemente bueno, y un despertar tan bueno como el reposo mismo. No obstante, y desde un punto de vista teórico, sabemos que los movimientos peristálticos de los intestinos tienen que ver con el sistema nervioso y desde luego, lo onírico y los sueños, también. Ello quiere decir que es posible que en algunas personas sí que puede ejercer cierta influencia la ingestión de comidas pesadas. Lo que no cabe ninguna duda es que, y ya lo decía al principio del trabajo, es conveniente retirarse a dormir al menos 2 horas después de haber cenado. ¿Por qué? Porque reduciéndose en principio nuestras constantes vitales durante la dormición, y siendo la digestión un proceso importante de transformación de nuestros alimentos (la digestión es realmente combustión en la que se moviliza una gran parte de nuestro sistema vital), es evidente que, cuanto menos movimiento de todo tipo existe en nuestro organismo, más fácil y consistente va a ser nuestro descanso.

 

Lo que en definitiva aquí nos interesa es, ver la multiplicidad de formas que tiene nuestro inconsciente de manifestarse a través de los sueños, así como la serie de cuestiones de todo tipo que nos plantea, y sobre todo, aquéllas que no tienen una explicación lógica, como los sueños premonitorios, el sonambulismo, los mensajes que de manera onírica se reciben telepáticamente, los sueños que son consecuencia del déjà vu o las polémicas suscitadas con respecto a la teoría de la reencarnación y su relación con el déjà vu, etc. Éstas, entre otras, son algunas de las cuestiones que iré desgranando a lo largo de esta obra con ilustraciones en forma de ejemplos para una mejor comprensión.

 

Antes de profundizar y entrar en más materia tengo que convenir que la manifestación de nuestro inconsciente en forma de contenidos oníricos cuando dormimos, responde y se sustenta básicamente en símbolos y arquetipos. Hay veces que los sueños responden única y exclusivamente a cuestiones diurnas, es decir, a problemas, sucesos o episodios relacionados con la cotidianidad del día, lo que llamamos material diurno. Otras veces los sueños son asociaciones de ideas, mezclas de personas, de cosas, de lugares... y otras, se sustentan de manera pura y dura, como vulgarmente se dice, en los símbolos y arquetipos. A mi juicio, en todo caso siempre subyace un contenido simbólico o/y arquetípico, pero debemos aprovechar esta cuestión para hacer un distingo claro –que no hice en nuestra anterior obra, “Tarot fuente de inspiración y magia”- entre símbolo y arquetipo.

 

El símbolo es la representación de algo concreto de la realidad, que muestra unos rasgos socialmente aceptados y que puede tener uno o varios significados. Por ejemplo: una bandera representa a una nación, a un país, a una comunidad autónoma; una bandera blanca, representa rendición, paz; la señal de la cruz, que no la cruz en sí misma, es un símbolo religioso. Un arquetipo es un modelo, un patrón, un ideal, con valor simbólico y que forma parte del inconsciente colectivo. Son imágenes simbólicas congénitas arraigadas en motivos históricos, éticos, legendarios, morales, literarios, míticos, religiosos, épicos, etc. Por ejemplo: el diablo, la cruz, el Cid Campeador, Don Juan Tenorio, el Quijote, Venus, Afrodita, la madre... Es una verdad relativa porque los mitos no son iguales en todas las culturas. En la India se desconoce absolutamente el mito de Don Juan o el mito del Quijote.

 

Hecha esta distinción, que me parece sustancial, podemos ir entrando en materia, pero es esencial remontarnos a la historia, al menos, a cuanto tenemos veracidad de la historia escrita y documentada. En este sentido, podríamos retroceder hasta las dinastías egipcias donde los próceres egipcios y más concretamente los faraones soñaban, como todo el mundo, y tenían sus oráculos, sus videntes, que interpretaban sus contenidos oníricos. Representativo de esto, y que todo el mundo conoce, es el ejemplo bíblico, que no histórico, de José, hijo de Jacob.

 

 

2.- BREVE SEMBLANZA HISTÓRICA

 

Grecia y Roma

 

Con independencia y sin perjuicio de los relatos bíblicos que, a guisa de ejemplo me referiré, no podemos obviar la importancia que en la historia de Grecia y de Roma han tenido los sueños en dos vertientes básicas:

 

a)    En su vertiente popular.

b)    En su vertiente oracular y profética.

 

En Grecia y Roma, a través de los oráculos, ya se interpretaban los sueños. La oniromancia es una ciencia tan vieja como los pueblos que la practicaban. Sabemos por la Biblia cómo el hebreo José, hijo de Jacob, interpretaba los sueños del panadero y del copero del faraón y los del propio faraón en Egipto, pero también había otros adivinos y oráculos egipcios que lo hacían. En aquella época histórica, si bien hay que resaltar que José no es un personaje histórico, se consideraba a los sueños como mensajes o revelaciones de los dioses o de los espíritus y eran muy pocos los que podían interpretarlos. Robert Flacelière nos dice que el filósofo griego Aristóteles tiene un tratado auténticamente técnico sobre los sueños.  Desgraciadamente no he tenido acceso a dicha obra, sin embargo sí conozco el tratado de Artemidoro de Daldis, si es que puede clasificarse así.

 

Artemidoro nació en Éfeso, zona griega del Asia menor, en el siglo II de nuestra era, época en la que Grecia ya estaba sometida a Roma como parte de su imperio. Por tanto, a todo los efectos, hay que considerar a Artemidoro como un súbdito romano de origen griego, al igual que lo eran, aún naciendo en Hispania: Trajano, Adriano, Séneca...

 

Artemidoro se aproxima a un concepto bastante serio de las actuales técnicas de interpretaciones oníricas. Diríamos que se sale de la oniromancia propiamente dicha y su técnica se compone, en parte, de las creencias populares de la época, algunas de las cuales también son de la mía, y de una técnica psicológica rudimentaria pero bien fundamentada. Probablemente fue el mejor tratadista onírico de su época, pero hay que tener en cuenta que la psicología y sobre todo, la psiquiatría no tenían el suficiente cuerpo, ya que, en aquella época, muchas de las enfermedades actuales, como las diversas clases de neurosis, psicosis e incluso enfermedades más funcionales como la epilepsia, tenían su origen en posesiones diabólicas; por tanto si leemos a Artemidoro podemos ver que es el que más se aleja de estas creencias ya que, en lo que cabe, intenta interpretar los sueños desde un punto de vista científico, con los recursos, naturalmente, que en aquel momento se poseían. El problema es que bebe bastante en las fuentes que le proporcionan las creencias, que en los contenidos oníricos más genéricos tenía y aun sigue teniendo, el pueblo. Así podemos ver en su obra lo que se cree y se piensa sobre los cabellos, la cabeza, la boca, los dientes, etc.

 

Sueños populares de aquella época, también de ésta, son los que se refieren a los dientes, si bien Artemidoro en su obra detalla hasta el significado que tienen los molares, los incisivos, etc. El tema de la sangre es un contenido onírico que en su aspecto genérico también ha sido interpretado de una manera bastante parecida en los tiempos de Grecia y Roma a como lo hacen los autores de hoy.

 

Se dice que Cicerón también se atrevía a interpretar sueños y así podía interpretar los de los distintos emperadores romanos y de los personajes que convivían con él y le confiaban sus sueños. En todo caso tengo que decir honestamente, que no conozco ningún tratado de Cicerón al respecto.

 

Sin embargo la cultura griega (más tarde Roma copiaría íntegramente a Aristóteles, Homero e Hipócrates), se aparta de las técnicas que pueden implicar revelación de Dios o de dioses y se aproximan, e incluso en algunos casos, se adelantan a las técnicas psicológicas y esotéricas más modernas. Por ejemplo, cuando Homero en La Odisea hace soñar a Penélope con las águilas que le acosan, le asedian, y cuyo sueño es contado a Ulises, el cual se hace pasar ante Penélope por extranjero, las águilas no son ni más ni menos que los pretendientes que la esposa de Ulises tiene, en ausencia de éste, naturalmente.

 

El tratado hipocrático dice que los sueños referidos a las estrellas, la luna, el sol, los planetas, etc. que se aproximan peligrosamente a la tierra, serían enfermedades que contrae el soñante, o que está a punto de contraer. En general lo que Hipócrates reflexiona e interpreta como contenidos oníricos, podríamos perfectamente ubicarlos dentro de la ciencia médica-psiquiátrica y están muy próximos al psicoanálisis de Freud. Hay que tener presente que Hipócrates existió 700 años antes que Artemidoro de Éfeso, por lo que considero que se adelantó genialmente a su tiempo.

 

En Roma, Cicerón también se atreve a interpretar sueños, pero está más en la línea de Artemidoro de Éfeso que en la corriente hipocrática. Es curioso, y lo destaco porque lo considero digno de ser mencionado y porque se entronca en las corrientes esotéricas de nuestros días, que los pueblos orientales, incluidos los egipcios y los sumerios, pensaban que soñar era viajar, de modo que cuando se sueña, el alma se arranca del cuerpo y vaga por los lugares, ámbitos y espacios más insospechados. Su símil hoy serían, obviamente, los viajes astrales.

 

Otro fenómeno curioso popular, y que conectará con el capítulo que más adelante versará sobre los sueños inducidos, provocados o programados, es el de la incubación, práctica habitual de la época griega, romana y de principios del cristianismo. El fenómeno de la incubación consiste en dormir en la tumba de un personaje famoso, histórico, mítico, etc. con la finalidad de que éste nos revele dudas, soluciones a problemas, u obtengamos curaciones, actuando así de oráculo. También podía realizarse la incubación tumbándose sobre la piel de un animal que hubiera sido sacrificado como ofrenda a uno de los múltiples dioses de la antigua civilización. Los primeros cristianos practicaban sus incubaciones en las iglesias y tenían básicamente un sentido terapéutico, si bien a veces pedían a la virgen, a un santo o a Dios que les revelase, a través de los sueños, algunas respuestas a dudas o problemas cotidianos. Como obviamente no se soñaba cuado se pretendía, ni con lo que se quería, estas incubaciones podían durar tiempo indefinido, incluso un año o más.

 

Las técnicas para programar o provocar sueños actualmente, como veremos, nada tienen que ver con las prácticas de antaño.

 

He de matizar, que el análisis onírico, tanto en su aspecto terapéutico como de autoconocimiento, tienen una técnica muy depurada y compleja porque:

 

1.- Cada ser humano es un caso, un mundo.

2.- Las culturas y las etnias están condicionando sobremanera los contenidos oníricos.

3.- Los lugares geográficos, así como las condiciones climáticas, también están influyendo, no en la manera de soñar, que ésta siempre será la misma, sino en lo que se sueña.

4.- La simbología y los arquetipos pueden variar, y de hecho varían según las culturas. Por ejemplo, en la India o en China, popularmente no se conoce a Cristo, pero sí se conoce a Buda o a Lao-Tsé.

 

La cultura occidental, y puede que la apreciación sea subjetiva, me parece en su aspecto de conocimiento y de formación, más amplia, porque en occidente, aunque no se cultive el hinduismo, el budismo, el zoroastrismo, el Tao, (me refiero a que no se cultive popularmente, no porque en sí no se cultive), sí se tiene un concepto y conocimiento, aunque sea muy general de estas doctrinas y filosofías orientales y por supuesto, en occidente se practican cada vez más y hay lugares en los que estas formas orientales de vivir, aplicándolas a las costumbres y modos occidentales, se enseñan. No obstante, la técnica interpretativa de lo onírico se basa, como veremos más adelante, en principios de la psicología moderna, sobre todo a partir de las últimas décadas del siglo XIX. Sin embargo, el autor de este trabajo sí está abierto a recoger o contemplar cualquier aspecto, aunque sea recomponiendo partes de las filosofías orientales con las distintas doctrinas filosóficas y psicológicas de la cultura judeocristiana que es, en definitiva, el ámbito en el que nos movemos.

 

 

China

 

El “I Ching” es probablemente el libro chino más antiguo de la cultura de ese subcontinente. Se supone que son varios los autores de cuya recopilación está confeccionada dicha obra, aunque parece ser que el más notable de todos fue Confucio, forma latinizada de Kong Zi (Maestro Kong). En la tradición china y en el apartado referido a los sueños, hay que reseñar las consideraciones que se hacen del Yin y del Yang. El Yin es el agua, lo pasivo, lo femenino, lo oscuro, los sentimientos. El Yang es lo activo, el fuego, el brillo, lo masculino. Cuando en el sueño de que se trate predomina el Yin, el/los contenidos oníricos serán más problemáticos, más laberínticos y ofrecerán mayor dificultad. Cuando predomina el Yang, los sueños tienen mucha fuerza y no están exentos generalmente de mucha violencia. Si existe equilibrio entre ambas fuerzas o manifestaciones energéticas, significa que el deseo a realizar será ejecutado o tendrá muchas posibilidades de realizarse.

 

India

 

En los libros Vedas así como en el Mahábhárata y en el Ramayana, también en las Upanishads, todos ellos libros de la India, en el apartado que se refiere a los sueños, puede afirmarse sin ningún género de dudas, que los contenidos oníricos están expresados en forma de poemas, metáforas, alegorías, etc.

 

El budismo

 

Los budistas piensan que el cuerpo humano es un templo que alberga el espíritu. Otra forma de expresión budista es que el cuerpo es el vehículo sobre el que yace nuestra conciencia. Más adelante veremos como los onirólogos modernos toman el cuerpo humano como símbolo onírico e incluso una casa puede ser símbolo del propio cuerpo humano o del yo.

 

Hebreos

 

Los hebreos y los árabes cuando interpretan los sueños, excepto José, hijo de Jacob, unen o funden los mensajes oníricos con las revelaciones de sus libros, es decir, con la Biblia y el Corán respectivamente.

 

 

 

 

 

Sueños históricos

 

En la Biblia encontramos tres tipos de sueños:

 

-        Proféticos

-        Didácticos y morales

-        Históricos

 

Denominamos sueños históricos a aquéllos que, aun no teniendo la absoluta certeza de que lo sean, se reflejan en la Biblia, en retazos de la biografía de Buda o en una leyenda popular árabe que habla del sueño tenido por el abuelo de Mahoma y que más adelante veremos. Estos sueños son proféticos y premonitorios, tanto los de José con los criados del faraón, copero y panadero; como los del propio faraón; el sueño de Maya, madre de Buda; así como el del abuelo de Mahoma.

 

He recogido tan sólo algunos ejemplos de la tradición oral como fuente de la historia, aunque podría escribirse un libro de estos sueños legendarios.

 

Voy a comenzar desarrollando con detalle los sueños de José. En estos sueños hay dos tipos de interpretación:

 

a)    La profética, en la que hoy por hoy, no conozco a nadie que sea capaz de interpretar un sueño desde este punto de vista.

 

b)    La interpretación sémica o simbólica que sí es posible llevar a cabo y en la que en algún sueño me he tomado el atrevimiento de realizar una interpretación por mi cuenta, exenta lógicamente de premonición, manejando las técnicas científicas de interpretación de los sueños.

 

Hay que tener en cuenta que José –hijo de Jacob y nieto de Isaac- es uno de los elegidos del dios de los hebreos y por tanto estaba imbuido, “se supone”, de la gracia divina. Las escrituras relatan que José era envidiado por sus hermanos y que, queriendo deshacerse de él, lo vendieron como esclavo y posteriormente fue trasladado a Egipto.

 

Con independencia de que José haya existido o no (en el relato bíblico no se habla de la dinastía concreta) el Imperio Egipcio sí es histórico. Los faraones encarnaban o representaban a Dios. Los egipcios eran monoteístas, tenían un solo dios y de éste nacieron todos los dioses. El faraón encarna y representa la autoridad divina, pero el faraón es humano y tiene necesidades fisiológicas como cualquier ser humano, entre ellas la de soñar.

 

Los sueños que le relatan a José en la cárcel, tanto el copero como el panadero del rey, y que transcribo a continuación, son también sueños polisémicos, (poli=varios, sémicos=significados), es decir, pueden tener una lectura distinta de la que nos da la Biblia sin que ello quiera decir que no sea válida la premonición que hace José de dichos sueños.

 

Sueño del copero:

 

<<Veía delante de mi una vid que tenía tres sarmientos, crecer insensiblemente hasta echar botones y después de salir las flores, madurar, las uvas; y la copa del faraón en mi mano. Cogí entonces las uvas y exprimílas en la copa que tenía en la mano y serví con ella a Faraón>>

(Génesis, 40)

 

 

 

Respuesta de José:

 

<<Los tres sarmientos significan tres días que aún faltan, después de los cuales, el faraón se acordará de tu ministerio y te reestablecerá en tu primer puesto y le servirás la copa conforme a tu oficio como solías hacerlo antes>>

(Génesis, 40)

 

Sueño del panadero:

 

<<Me parecía llevar sobre mi cabeza tres canastillos de harina. Y en este canastillo de encima, había toda especie de viandas hechas por arte de pastelería y las aves comían de él>>

(Génesis, 40)

 

Interpretación de José:

 

<<Los tres canastillos, son tres días que aún te restan, al cabo de los cuales Faraón te cortará la cabeza y te colgará en una cruz y las aves despedazarán tus carnes>>

(Génesis, 40)

 

A mi juicio, tanto el copero como el panadero del faraón añoran sus buenos tiempos. Para una interpretación correcta de dichos sueños sería muy útil conocer las circunstancias por las que estaban en prisión; pero los sueños tienen una importante relación con su pasado, como primera lectura y por el contenido onírico se desprende también que el mensaje tiene que ver mucho con la libertad. Es evidente que no puede obviarse su miedo a morir como consecuencia de condena a muerte si examinamos con detalle tanto el relato de un sueño como de otro.

 

Sueños del faraón:

 

<<Parecíame, dijo, que estaba sobre la ribera del río, y que subían de la orilla de él siete vacas, hermosísimas, y en extremo gordas: las cuales en los pastos de la laguna despuntaban la yerba verde: cuando he aquí, que salían tras ellas otras siete tan feas y en tanto grado macilentas, que las vi tales en tierra de Egipto: las cuales, después de haber devorado y consumido a las primeras, ningún indicio dieron de hartura: sino que al contrario se paraban yertas con la misma flaqueza y morriña de antes.>>[1]

(Génesis, 41)

 

A continuación narra otro sueño:

 

<<Vi en sueños también cómo brotaban de una sola caña siete espigas llenas y hermosísimas. Al mismo tiempo, nacían de otra caña otras siete delgadas, y requemadas del viento abrasador, las cuales se tragaron a las primeras con toda su lozanía>>[2]

(Génesis, 41)

 

José interpreta en ambos casos, los siete años de abundancia de Egipto, consecuencia de la crecida del Nilo, y los otros siete años de hambruna, debidos a la extraordinaria sequía, y que acabarán con la riqueza que generaron los años anteriores. Son dos sueños con una trabazón lógica, que como hemos visto, significan lo mismo. Son sueños premonitorios, pero podríamos extraer otras interpretaciones si conociésemos detalles de la vida del faraón, de su familia y de su entorno.

 

Pero, a parte de la premonición, ¿qué puede significar el sueño de las espigas flacas que se comen a las espigas nutridas?, ¿y el sueño de las vacas flacas que se comen a las gordas? Egipto como imperio, exactamente igual que Roma, Babilonia, Grecia, etc. no está exento de luchas internas. La mayoría de nosotros hemos oído hablar de Tutancamón, faraón que al parecer murió muy joven, y que probablemente no alcanzó ni la mayoría de edad.

 

Había muchos motivos para que los faraones tuviesen que preocuparse de sobrevivir cada día. De que nadie les arrebatara el poder, que era aparentemente inmenso. Piénsese que había en Egipto, como en todos los grandes imperios, personas con gran influencia, muy cercanas al poder y que tenían mucha información acerca de los hábitos y métodos del faraón. El poder tiene muchas ventajas, muchos atributos, pero existe un fuerte inconveniente, cual es el de la soledad. Los poderosos tienen una intimidad muy extraña.  Las espigas y vacas nutridas, grandes, representan evidentemente el poder del faraón; las espigas y vacas flacas que engullen a las otras pueden representar, y de hecho representan, otros poderes e influencias que pueden destronar al que encarna el “poder divino”.

 

Podría aburrir extraordinariamente si ilustrase mi trabajo con sueños bíblicos relatados por profetas y otros personajes. La Biblia está llena de contenidos oníricos, como apariciones en sueños de ángeles en el que se indican circunstancias favorables o desfavorables a distintos protagonistas bíblicos para que ejecuten tal o cual acción. Sólo voy a relatar un caso más en forma de contenido onírico. Me refiero al sueño que tiene José, esposo de María, en el que el Rey Herodes se propone degollar a su hijo Jesús. José, el carpintero, tuvo un sueño en el que se le apareció un ángel y le indicó que tomase a Jesús y a María y huyeran a Egipto para que Herodes no atentase contra el niño. A la muerte de Herodes, José tuvo un sueño, en el que se le aparecía el ángel y le indicaba que podía regresar a su tierra. Estos sueños en el supuesto de que fueran históricos, que no hay rigor científico de que lo sean, serían sueños premonitorios, con independencia de que para los creyentes y desde el punto de vista de la fe sean sueños revelados por Dios.

 

En relación con este sueño, entiendo que además de este aviso, el sueño podría tener otra lectura.

 

El pueblo de Israel estaba dominado por Roma, las revueltas eran constantes y continuas. La inseguridad de la gente en todos los sentidos era total, podemos extraer una interpretación distinta, aunque como las anteriores, es arbitraria y posible y es que las condiciones de toda índole no eran buenas y San José sueña con la necesidad de emigrar a otras tierras, donde la vida podía ser y de hecho era más favorable. Piénsese que Palestina era prácticamente un desierto, aparte de las circunstancias que he explicado anteriormente por su dominación por Roma.

 

He de indicar muy claramente que estoy haciendo un juego cual es el de dar diversas interpretaciones, pero posibles, a aquellos sueños que aparecen en la Biblia, y que no estoy, de ninguna manera, poniendo en tela de juicio, pero reitero que son sueños polisémicos, susceptibles de interpretarse de otra forma, de hallar otros mensajes y otras respuestas, que están dentro de la lógica y de la simbología onírica, aunque aquí hay poco de simbólico y mucho de metafórico y alegórico. Asimismo y antes de proseguir, quiero expresar mi acuerdo con Raymond de Becker, autor de “Las maquinaciones de la noche” [3], que dice que en los contenidos oníricos que se relatan en la Biblia, hay una escasa o nula representación femenina.

 

El budismo es una de las filosofías de vida más antigua, y, a la madre de Sidarta Gautama, Buda, se le atribuye lo siguiente:

 

Sueño de Maya, madre de Buda:

 

<<Blanco como la nieve o la plata, más brillante que la luna y el sol, el mejor elefante, con hermosos pies, bien contorneado, con fuertes articulaciones, con seis colmillos duros como el diamante, el magnánimo, el hermosísimo, penetró en mi seno>>.

 

Respuesta de los brahmanes:

 

<<Hay que prever una sobreabundancia de dicha. Esto no anuncia la desgracia de la dinastía. Un hijo nacerá de Maya; su cuerpo llevará las señales características. Descendiente de una genealogía real, el magnánimo será monarca universal.

Abandonará su capital, su reino, (todos) los deseos y su propio hogar; desprendido (de todo) por compasión hacia los tres mundos, se hará monje errante. Él es quien actúa para bien de los tres mundos; por la dulzura de su ambrosía podrá satisfacer todos los mundos>>

 

El estilo literario oriental, que es definitorio, lo dice todo.

 

Otro sueño premonitorio, y éste es legendario pues se trata de una leyenda, es que el abuelo de Mahoma, fundador del Islam, soñó que le nacía un árbol en su espalda, cuyas ramas se extendían de Norte a Sur y de Oriente a Occidente. Su altura llegaba hasta el cielo. Es evidente que este sueño, que es una leyenda, es una premonición en forma de metáfora.

 

Sin perjuicio de la premonición del nacimiento del profeta y fundador del Islam, y de manera absolutamente arbitraria y con el fin de entender un poco la técnica o técnicas para la interpretación de los sueños, podemos dar una lectura distinta obviamente a la de la leyenda y es que la poligamia en oriente medio es tan antigua como la propia historia de esa región. Si cabe estaba incluso más extendida que en el momento actual, sobre todo en las clases poderosas. La pirámide que constituía la descendencia de estas clases era alta, es decir, los hombres engendraban muchos hijos porque tenían varias mujeres, había por tanto muchos nietos, biznietos, etc. y el patriarcado se sustentaba en una familia o en una familia de familias, en todo caso en un nutridísimo grupo familiar. Como hipótesis para que esto fuera así, este sueño lo tendría el abuelo de Mahoma en una edad joven, lógicamente, y a mi juicio expresa el deseo de tener una gran descendencia y de ser un gran patriarca, cosa que desconozco si se cumplió o no. Pero esta interpretación, aunque sea arbitraria, puesto que no sé si el personaje existió o no, es una leyenda y su interpretación responde a la más estricta lógica. Como veremos a lo largo de esta obra, nosotros podemos hacer un guión e inventarnos un personaje que sueña y dar según una o más interpretaciones que sean correctas.

 

Se cree que el escritor italiano Dante Aligieri, escribió la “Divina comedia” inspirado en un sueño que tuvo. Científicos como Niels Bohr, incluso Albert Einstein, pensaron y desarrollaron sus teorías sobre los átomos y la relatividad respectivamente, como consecuencia de sueños que tuvieron e interpretaron ellos mismos. El filósofo francés Descartes, tuvo también tres sueños que previsiblemente condicionaron su pensamiento final y así podría seguir enumerando interminablemente.

 

 

 

 

 

3.- SUEÑOS PREMONITORIOS

 

 

Sueños premonitorios propiamente dichos

 

En este punto voy a comenzar relatando un sueño personal, que tiene un carácter absolutamente premonitorio.

 

El autor habla en sueños con su suegro, el cual había fallecido hace muchos años. El fallecido dice que su hija, es decir, la esposa del autor, no debe saber nada del encuentro que en forma de contenido onírico han tenido ambos. Ciertamente, el autor no puede recordar con precisión qué se habló, pero a los diez días aproximadamente de haber tenido este sueño, recibe una carta en la que se indica que el difunto va a ser exhumado porque el alquiler de la sepultura finaliza y es necesario que se compre una sepultura nueva a perpetuidad o que se dé permiso para efectuar, con los restos del difunto, una incineración.

 

El relato de sueños premonitorios, puede ser interminable, si bien no es lo que pretendo, por lo que relato un sueño referido por una mujer muy cercana al autor.

 

<<Iba por una carretera que atravesaba un campo con algunas personas que no sé quiénes eran porque no les veía sus caras. De pronto comenzaron a aparecer aviones volando a baja altura, que empezaron a bombardear la zona en la que nos encontrábamos. Nos arrojamos a la cuneta y nos escondimos en unas zarzas o matorrales. Las bombas caían a un lado y otro y se veían fogonazos en una ciudad próxima en la distancia al lugar en el que nos encontrábamos. Me desperté angustiada>>

 

A los dos días de haber tenido este sueño estalló la última guerra de Irak.

 

No obstante, hemos de preguntarnos: ¿acaso conoce el inconsciente el futuro? ¿Cómo se puede saber o vislumbrar qué es lo que va a pasar en un tiempo inmediato o lejano? ¿Quién nos dice o nos avisa de determinadas circunstancias o hechos que soñamos y que luego pueden suceder, y de hecho suceden de manera pasmosa? Ciertamente no tengo respuesta. Pero a este respecto hay cuestiones medianamente claras:

 

1)    En el inconsciente no existe ni el tiempo ni el espacio.

2)    Aunque la ciencia oficial no cree en la intuición, es ésta una facultad de la que no carece nadie. Es claro que en unos seres se da o se desarrolla más que en otros, pero obviamente nuestro inconsciente nos suele avisar porque es sabio.

3)    A mucha distancia, hay veces que coinciden. Es como si nuestros cerebros sintonizasen una frecuencia en la que coincidiéramos todos o muchos a la vez. Esto es lo que se llama telepatía.

 

Tanto la intuición como la telepatía, son objeto, de profunda investigación científica, y con respecto a la telepatía, en otro capítulo expondré mi trabajo que precisamente ha sido efectuado y ejecutado para ser insertado en esta obra.

 

En cualquier caso, y retomando nuestro tema, la premonición onírica es una evidencia, como lo es soñar con momentos y circunstancias no vividas o de las que al menos nuestra memoria no tiene ninguna noción de las mismas. En este sentido quiero matizar la diferencia existente entre la premonición y el déjà vu, cuya traducción sería “lo ya vivido” o “lo ya visto”. Nuestro cerebro, a través de nuestros sentidos que son como ventanas, está recibiendo información constantemente y en muchos casos, no somos conscientes de parte de la información recibida, por ejemplo, publicidad, secuencias televisivas, fotográficas, etc., pero es el caso de que dicha información se graba en nuestro cerebro y se manifiesta a través de nuestro inconsciente, a veces en forma onírica. Ésta es la teoría generalmente más aceptada del déjà vu.

 

Para ilustrar esto véase el siguiente ejemplo.

 

<<El autor sueña con frecuencia que está en la ciudad de Granada, ciudad situada al sur de España. Granada es una ciudad que tiene en muchas zonas el suelo empedrado, está cerca de Sierra Nevada y su influencia se deja sentir sobre todo por la noche y en los inviernos. El argumento del sueño es impreciso, pero el soñante está pisando ese suelo y oliendo el aroma de Granada, oliendo a Granada, si se me permite. Posteriormente cuando visita esa ciudad por primera vez, todo era exacto, rigurosamente exacto a lo que previamente había soñado>>

 

En este caso, podríamos hablar de tres teorías. La primera en relación con lo ya expuesto del déjà vu, en el que este sueño puede ser fruto de la imaginación del soñante acerca de la idea que tenía de la ciudad de Granada. Otra podría ser la teoría de la reencarnación: ya hemos estado en Granada en ocasiones anteriores, en el supuesto de que la reencarnación sea una realidad, exista. La tercera es la teoría de los viajes astrales. Ello significa que nuestro cuerpo astral sale de nosotros mismos y viaja. En definitiva, hemos estado en Granada sin saberlo conscientemente.

 

No hay que confundir esto último con el fenómeno de la vilocación, que al parecer experimentaba Sor María Jesús de Ágreda, consistente en que la referida monja, por la noche viaja a tierras latinoamericanas donde al parecer enseñaba el evangelio, pero realmente no se movía de su convento de la provincia de Soria, y sin embargo, los indígenas sí la veían y disfrutaban de su presencia. Ya sabemos que tanto la vilocación, la reencarnación, los viajes astrales o el déjà vu no tienen ahora ningún rigor científico, pero cada vez son más las personas, incluso de cierta cualificación académica, que sostienen estos argumentos, y que espero que alguna vez se abran paso por sí mismos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4.- LOS SUEÑOS DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL ESOTERISMO

 

Los sueños esotéricos según los esoteristas, son prácticamente todos, porque como ya he apuntado en páginas anteriores, existe la teoría esotérica de que cuando se duerme, nuestro cuerpo astral flota en el entorno del durmiente, pudiendo incluso traspasar los umbrales de la vivienda y viajar a lugares inusitados. El sueño no suele describir el viaje con precisión, pero sí la estancia y los episodios que suceden en el lugar donde viajamos. Por ejemplo, cuando soñamos con un país extranjero, que incluso puede ser las antípodas con respecto al lugar en que se halla el durmiente. A estos efectos relataré a guisa de ilustración, uno de mis sueños.

 

<<Antes de conocer Canarias, que dista algo más de 2.000 kms. de la ciudad donde resido, soñaba que visitaba las islas, siempre en avión, nunca en barco, y me producía una sensación extraña el ir y volver en el mismo día. Una de mis fobias es viajar en avión, pero en mi sueño, que se ha repetido hasta la saciedad, no sentía ningún miedo. No puedo recordar si soñaba con el viaje entero o con algún fragmento del mismo. Pero sí tenía una idea exacta del acento de las personas, de los olores, de las comidas. Esto se ha cumplido con precisión milimétrica hasta el punto que he ido y he vuelto en el mismo día en numerosas ocasiones>>

 

Este tipo de sueños, los esoteristas lo refundirían en un todo con dos partes. Una astral y otra premonitoria. Otros teóricos dirían que es un sueño de déjà vu, es decir de lo ya vivido. Siguiendo con estos sueños, he soñado que he visitado América Latina y hay dos países en los que por supuesto nunca he estado y que se repiten de manera constante: Venezuela y Colombia. Cuando tenía este sueño yo no conocía a nadie de estas dos nacionalidades. Los teóricos del esoterismo dirían que es un sueño típico astral.

 

Los psicoanalistas, como veremos más adelante interpretarían tanto los sueños de Canarias como de América Latina de forma totalmente distinta. El caso de Sor María Jesús de Ágreda, como antes apuntaba, es una vilocación clara pero también un viaje astral.

 

Prosiguiendo con la teoría esotérica de los sueños, cuando un durmiente muere durmiendo es porque el cordón de plata, que une el cuerpo astral con el cuerpo físico, se rompe. Es decir, el cuerpo astral ya no regresa más de su viaje. Esto sucede básicamente cuando las defensas del soñante son vulneradas por una enfermedad que conoce y padece o que incluso padece y no conoce. Pienso, evidentemente según esta teoría, que todo el que fallece es porque pierde su cordón de plata, nexo de unión entre ambos cuerpos.

 

 

El mundo astral

 

El apartado que voy a comentar puede prestarse a escepticismos, dudas, e incuestionablemente, habrá quien prescinda de él porque no hay constatación científica de lo que vamos a comentar. Al menos una constatación oficialmente científica. Sé de curiosos a los que le gusta la ciencia-ficción, sí como de otros que tienen un gusto por lo esotérico y que para mí es, por qué no, una rama del saber tan respetada como cualquier otra. Sentada esta premisa, nos adentramos en un tema que tiene mucho de experiencia personal pero que también es contrastable si examinamos innumerables hechos relatados por cientos de miles de personas y cuyo contexto o trasfondo coincide plenamente.

¿Qué es lo astral?

 

Según las escuelas esotéricas y en esto coinciden, nuestro ser está compuesto de varias capas o cuerpos. Los amigos de la Hermandad de Luxor, por hacer referencia a algunas de las diversas y variopintas escuelas, dicen que existen siete estados o situaciones por las que inevitablemente pasamos. A saber:

 

-         Mineral

-         Vegetal

-         Animal

-         Humano

-         Astral

-         Mental

-         Espiritual o celestial

 

Estas etapas, según esta escuela, son cíclicas. Además existen envolturas o cuerpos que diríamos, protegen al cuerpo físico y se desprenden de él cuando ocurre la extinción física, la muerte. Uno de estos cuerpos es el astral. Se supone que el astral es la primera envoltura del cuerpo físico. Es un cuerpo sutil, no inmaterial y que es un doble, es decir, exactamente igual que el cuerpo físico. Hay otros cuerpos de los que aquí no voy a hablar ya que mi trabajo se refiere básicamente al mundo onírico.

 

¿Está compuesto de materia el cuerpo astral?

 

A mi juicio sí, el cuerpo astral está compuesto de materia atómica. Se dice, y aunque pueda parecer un estereotipo no es menos verdad, que somos un montón de átomos, y en el caso del cuerpo astral, esta materia se encuentra menos condensada.

 

El cuerpo astral, desde mi punto de vista, puede proyectarse no sólo a través de los sueños, como veremos posteriormente, sino a través de nuestra aura. Creo que el aura es una proyección de nuestro cuerpo astral y que existen una serie de personas ciertamente dotadas que sí pueden ver el aura de un semejante.

 

En todo caso, quiero proponer lo siguiente. Cuando estamos cerca de una persona desconocida, sentados a su lado o hablando con ella, podemos experimentar tres situaciones distintas:

 

a)    Una situación de indiferencia.

b)    Una situación de rechazo.

c)     Una situación de bienestar, de sintonía o de empatía.

 

No hablamos de feromonas que deciden nuestra atracción o rechazo sexual, sino de algo más integral, de buenas o malas vibraciones, y de alguna forma lo que percibimos, es su proyección astral a través del aura. Dicen que la cámara Kirlian es capaz de captar el aura, la cual se muestra mediante colores y luz. A veces nos hemos encontrado con personas que sin estar enfermas realmente, no tienen buen semblante, o al revés, que estando físicamente enfermas reflejan un aspecto saludable. Igual sucede con la edad, que en ocasiones no se aparenta la edad que se tiene y todo esto, creo, es debido en parte a su aura.

 

¿Por qué se llama astral?

 

Hay cuatro fuerzas en el universo que actúan de manera inexorable sobre todo lo que existe. Una de estas fuerzas es la de la gravedad. Este cuerpo sutil que envuelve el cuerpo físico está sujeto a dicha fuerza, pero mínimamente, probablemente por ser materia menos condensada. Esto no ha de extrañarnos porque la sangre, por ejemplo, recorre todo nuestro cuerpo, estemos en la posición que estemos, con independencia relativa de la fuerza de la gravedad.

 

Esta materia sutil que llamamos cuerpo astral, tiene una sujeción mínima a la fuerza de la gravedad. Se encuentra prácticamente en estado de ingravidez, flota. Es capaz de atravesar paredes, subir a gran altura, desplazarse por la atmósfera o por el espacio, recorrer grandes distancias y además se dice que emite una luz tenue. Nuestro cuerpo físico es como un vehículo que se mueve y cuando físicamente se gasta, nuestro cuerpo astral y los otros cuerpos sutiles se desprenden de él.

 

Dicen los esoteristas ortodoxos, y los heterodoxos como yo, que cuando se produce cierta desconexión del ritmo de vigilia, es decir, cuando dormimos, nuestro cuerpo astral se desprende del cuerpo físico, y en principio parece que flota en la habitación o en el lugar en el que dormimos, pudiendo emprender distintos viajes a determinados lugares. Ello explicaría, si esto fuese así, el por qué se producen los sueños premonitorios o la causa del déjà vu (véase capítulo “Sueños premonitorios”). Lo astral tendría el poder ilimitado de visitar puntos remotísimos con respecto a aquel donde nos encontramos físicamente durmiendo. Esto vendría reflejado en los sueños. Si tenemos un deseo que no hemos podido satisfacer, queremos llevar a cabo un proyecto o lo estamos llevando a cabo, o hemos tenido una frustración, nuestro cuerpo astral va a hacerse eco de cualquiera de estas circunstancias y de alguna manera va a intentar reproducirlas.

 

El cuerpo astral está vinculado a nuestro cuerpo físico a través de lo que se llama figuradamente cordón de plata, el cual hace de enlace entre ambos. Cuando este cordón se rompe, se produce supuestamente la extinción del cuerpo físico.

 

¿Cómo puede influir en los sueños el mundo astral?

 

Relataré cinco casos o historias que pueden ser realidad o ficción, pero que tal cual me han sido relatados, los refiero. Sí quiero comentar previamente que este fenómeno está siendo estudiado por algunos científicos, porque son muchas las personas que han tenido esta experiencia “astral”.

 

Ejemplo 1

 

<<5:30 a 6:00 h. de la madrugada. Una persona se dirige en su automóvil a su lugar de trabajo y cuando se encuentra parado en un semáforo, observa con sorpresa cómo un conocido suyo cruza la calzada. Previsiblemente también se dirigirá a su lugar de trabajo, pero éste no llega a la otra acera porque, a causa de un desvanecimiento o algo por el estilo, se derrumba. Uno de los conductores que está también parado, se apea y le introduce inmediatamente en su automóvil. Cuando el semáforo se pone en verde todo el mundo continúa la marcha.

 

La persona que tuvo esta visión, para la que evidentemente es algo real, llegó a su despacho y estuvo dando vueltas al hecho, hasta que a las 8 de la mañana telefoneó al domicilio de este conocido. Después de saludar a su esposa, escuchó con sorpresa que ésta le decía: “ya te has enterado ¿no? A las 6 de la mañana nos lo hemos encontrado en la cama muerto. Aún no nos han hecho el certificado de defunción. Gracias por llamar.”>>

 

Ejemplo 2

 

<<En un prestigioso tablao flamenco de Madrid, se encuentran dos amigos. Uno es arquitecto y va con una señora. El otro es financiero y está con un grupo de amigos. Después de saludarse, el financiero le dice al arquitecto: “¿Cuándo me vas a enviar los planos?”. El arquitecto responde: “Mañana, alrededor de las 12.” Tras beber una copa se despidieron.

 

A las 12 y media de la mañana, el financiero llama al arquitecto y le dice: “¿Cómo acabaste la noche? Ibas un poco cargado. Te recuerdo que tienes que enviarme los planos.” El arquitecto estupefacto replicó: “Es sorprendente como existe la telepatía, porque justamente anoche soñé que te veía y que tenía que enviarte los planos. No te preocupes que ya han salido.” El financiero responde: “Tú sueñas despierto, el alcohol hace maravillas...”>>

 

Ejemplo 3

 

<<Una chica se encuentra en San Sebastián. Está en la estación y se dirige a tomar un tren que le llevará a Madrid. Se encuentra con un joven amigo suyo que va a hacer el mismo viaje. En el tren no vienen juntos porque tienen distinto departamento, pero se ven dos o tres veces en la cafetería. Al llegar a Madrid se despiden. Al mes, aproximadamente, vuelven a verse. Se saludan y la joven dice: “Tienes otro aspecto, hace mucho que no te veía.” Su amigo, sorprendido, le contesta: “¿Cómo que hace mucho tiempo que no me veías? Hace aproximadamente un mes nos vimos en San Sebastián y viajamos juntos en el tren hasta Madrid.” La joven responde: “Eso hace tiempo que lo he soñado, pero hará más de cinco años que no visito la capital donostiarra.”>>

 

Ejemplo 4

 

<<Sao Paulo, Brasil. Congreso de parapsicología. Dos amigos se ven fugazmente en el congreso. Uno de ellos presentaba una ponencia. Sólo se vieron en aquel momento. Pocos meses después se encuentran en Madrid y el uno le dice al otro: “Desde el congreso de Sao Paulo no nos hemos visto. El trabajo fue muy brillante, estuviste magnífico.” El amigo, totalmente sorprendido, conmocionado y aturdido, respondió: “Qué dices, nunca estuve en Brasil.” El otro replica: “¿No presentaste un trabajo en el congreso de parapsicología de Sao Paulo?” “Sí –contestó el otro- pero no pude estar presente, lo leyó otra persona. Una desgracia familiar me impidió estar allí.” El amigo dice: “Chico, lo habré soñado, no puedo creerlo.” El otro replica: “No, quien lo ha soñado fui yo, pero mi ponencia la leyó otra persona.”>>

 

Ejemplo 5

 

<<Barcelona. Una persona va dar una conferencia. Encuentra a una amiga en el aeropuerto cuando regresaba a Madrid. El conferenciante, por motivos inexplicables, pierde el avión. El vuelo ya se encontraba cerrado por lo que no le dejaron pasar el control. A los pocos días coinciden nuevamente en Madrid. La mujer pregunta al conferenciante: “Perdiste el avión, no te dejaron pasar el control.” El conferenciante dice: “Sí, efectivamente lo perdí. Estaba muy cansado y me quedé dormido en el hotel. Tuve que volar al día siguiente.” La joven con sorpresa, casi le increpa interrogándole: “¿Estás seguro de lo que dices?” El responde: “Claro que estoy seguro. Estaba absolutamente agotado y no pude moverme hasta el día siguiente.”>>

 

He aquí cinco ejemplos que la persona que nos los refiere es absolutamente digna de crédito. Es biólogo y médico y se dedica a investigar la causalidad de estos extraños e inexplicables, por ahora, fenómenos.

 

Ya hemos indicado con anterioridad que una de las características del inconsciente es soñar con hechos o sucesos que ocurrirán u ocurren tiempo después de haber soñado. Me pregunto, ya que el tiempo y el espacio son relativos, si no tendrá que ver en ello el fenómeno astral, el cual no está sujeto en absoluto a la gravedad, al tiempo y al espacio.

 

Sueños inducidos por telepatía

 

La telepatía también puede inducir a que soñemos con personas que están pensando de alguna manera en el soñante. En este sentido, quiero poner un ejemplo que puede sonar a casual, pero que es real como la vida misma, dando por sentado que no hay rigor científico que lo demuestre.

 

<<Una persona que tiene un trabajo de cierta cualificación profesional y de cierta envergadura, ya que tiene relación con alta información que se considera secreta, sueña repetidamente que alguien le extrae información. Su sueño es absolutamente vívido. Es un sueño que no tiene final propiamente dicho pues siempre se despierta de manera violenta o repentina y escucha voces y un ruido extraño en el piso de abajo. Esta circunstancia crea una obsesión en el soñante ya que está casi seguro que en sueños está dando cierta información relacionada con su trabajo. Hasta que una noche, decide no dormir y observar atentamente y como puede, qué es lo que está pasando en la vivienda que está situada debajo de la suya. Esta observación la repite varias noches y descubre con pasmoso asombro que en el piso de abajo unos estudiantes practican ouija y con toda probabilidad el objeto y sujeto que aparece en dicha ouija, es él. Como los estudiantes no logran su propósito, porque él no se duerme, una noche oye decir: “cabrón, ¿dónde te has metido, que no apareces?>>

 

Sólo diré para concluir esta cuestión que cuando el sujeto-objeto de nuestro relato cambió de dormitorio, dejó de tener este tipo de sueños que llegaron a constituir para él una auténtica pesadilla y por supuesto, verdaderas crisis de ansiedad.

 

No está probado de manera científica que la telepatía exista, es decir, la ciencia oficial es algo que no admite. No admite el hecho de que dos personas a distancia entre sí puedan recibir mensajes uno del otro o pensar ambos una misma cosa. Se supone que las ondas que emite el cerebro se proyectan al exterior y son percibidas o recibidas por otro u otros cerebros. En este sentido tenemos que pensar que hay un receptor y un emisor.

 

A este respecto tengo que indicar que son cada vez más los científicos que trabajan de manera seria en el estudio de este fenómeno, que no se sabe muy bien por qué causas, pero evidentemente y de acuerdo con mi experiencia personal, sí se da.

 

Acabo de relatar cómo un soñante recibía telepáticamente la práctica de la ouija por parte de unos estudiantes que habitaban debajo de su vivienda. Pero hay muchos más ejemplos, aunque me voy a limitar a poner dos más, así como a comentar mi experiencia con un grupo de trabajo formado por nueve personas, todas ellas de condiciones sociales diversas y distintos sexos.

        

Ejemplo 1

 

En estado de dormición hay personas que sueñan con episodios que están sucediendo a personas despiertas o a personas con las que se tiene mucha amistad o son familiares nuestros, las cuales atraviesan circunstancias de peligro, malestar, e incluso de muerte. Creo en el poder de la mente, y en este sentido quiero relatar lo siguiente:

 

<<Una persona de sexo varón pasa una noche fuera de su domicilio. Su familia conoce su paradero. Suena el teléfono del domicilio del ausente y su hijo descuelga el aparato. No se oye nada. El suceso se produce dos veces más. El hijo llama al lugar donde supuestamente está su padre y pregunta a la persona que toma el teléfono si es su padre el que le ha llamado. Le dicen que no, que está durmiendo. Antes de terminar la noche, vuelve a recibir una cuarta llamada. El hijo toma el aparato y oye a una persona que dice: “tu padre ha muerto”. El hijo responde: “pero, ¿cómo?, ¿cuándo?, ¿dónde?” La persona comunicante responde: “aquí en la cama, aun está caliente”>>

 

 

Ejemplo 2

 

<<Una señora espera a su marido. Éste tarda en regresar. Es de noche y la señora empieza a tener cierta ansiedad, cierta angustia por la espera. Se queda un momento dormida, pero no del todo, diríamos en estado de duermevela. Antes de pasar al sueño profundo sueña que su marido le llama por su nombre de manera angustiada. Se despierta sobresaltada e intenta establecer comunicación con él y comprueba más angustiada aún que el teléfono móvil lo tiene apagado o está fuera de cobertura. Sigue intentando establecer contacto telefónico, pero es imposible. Horas más tarde recibe una llamada de la policía en la que le comunican que su marido ha fallecido como consecuencia de las inundaciones que ha producido una gran tormenta.[4]>>

 

Hay veces, y no se sabe evidentemente por qué, recibimos correo de alguien con quien hemos soñado la noche anterior o nos encontramos con la persona con la que hemos soñado esa misma noche. Quién no ha tenido la experiencia de estar pensando en alguien que hacía tiempo que no veía o con la que no se relacionaba, y en un corto periodo de tiempo se encuentra con esa persona. Los ejemplos se multiplican y podría llenar páginas con episodios similares  de esta naturaleza.

 

A continuación y en relación a los sueños inducidos por telepatía, gloso mi experiencia investigativa que sucedió durante la temporada de octubre del año 2002 a la primavera del año 2003.

 

Formamos un grupo de nueve personas, constituído por seis mujeres y tres hombres. En el grupo estaban: una persona ciega, dos empleadas de una entidad de crédito, una funcionaria pública, tres artistas, una psicóloga y un mando intermedio de una asociación de empresarios importante. El trabajo fue dirigido y coordinado por Susana Fernández en estrecha colaboración con Hilario Alonso. Dividimos el grupo en dos subgrupos. Un subgrupo de cinco y otro de cuatro personas. Se repartieron una serie de imágenes diferentes, de menor a mayor dificultad y cada uno de los subgrupos actuaba como receptor o emisor alternativamente de estas imágenes.

 

Las primeras imágenes que se repartieron y que emitió el subgrupo correspondiente, eran similares a las cartas Zener. El porcentaje de aciertos fue del 90%. Los mensajes telepáticos se emitían y recibían un día a la semana, a una hora programada y duraban aproximadamente 60 minutos. Alguna persona, sobretodo durante las primeras sesiones, se durmió. Los sueños que indujeron estos experimentos fueron de lo más variado y divertido.

 

Ejemplos

 

1.- Una persona soñó que estaba en un aula con un grupo de gente y recibía una serie de explicaciones ilustradas con dibujos.

2.- Otra persona soñaba que caminaba por una plaza circular de la que no podía salir. (Una de las cartas era un círculo).

 

Estoy relatando los sueños de la manera más breve y condensada posible para no alargar excesivamente el relato del experimento.

 

Hubo sueños de todo tipo, pero siempre en relación con el hecho que se exponía. Las imágenes que cada 3 semanas se exponían para ser emitidas por unos y recibidas por otros, eran cada vez más complejas, y tanto los receptores como los emisores, iban teniendo cada vez menos información. De suerte que en la última tanda o remesa de imágenes expuestas, los receptores no tenían ninguna idea previa de qué iban a recibir. El porcentaje de aciertos obviamente iba reduciéndose en la medida en la que dichas imágenes se complejizaban y la idea de las mismas era más remota. De modo que en el primer turno, los aciertos eran, como ya he dicho, aproximadamente de un 90%; en el segundo de un 60% a un 70%; y en el último, el acierto no superaba el 30%.

 

Es curioso y probablemente casual que hubiese personas soñantes con imágenes o hechos derivados que no se exponían en aquel momento y sí en momentos sucesivos. Por ejemplo: los sueños relacionados con viajes –un barco fue una de las últimas imágenes expuestas- y alguien soñó con viajes en tren al comienzo del experimento. Por ejemplo hubo una persona que soñó con dos personas del grupo que iban en un tren y tomaban té. Esta secuencia onírica no tenía nada que ver con la imagen que ese día se emitía y consecuentemente se recibía. Probablemente se refería –pero esto es una cuestión que sólo puede explicar el soñante- a la singladura o proyecto que estábamos acometiendo. Otra de las imágenes que se emitía y se recibía, fue un sol. En este sentido, y a mi juicio no es casual, una de las personas soñó que recibía un intenso calor solar que llegaba incluso a molestarle.

 

Con independencia de los sueños que suscitaban las imágenes, unas veces coincidentes con ellas y otras erráticas, se daba el hecho curioso de que alguna de las personas participantes en ese trabajo tenía en su mente la imagen correspondiente antes de la hora, teórica, de su emisión. Esto probablemente era debido a que algún emisor estaba transmitiendo inconscientemente o conscientemente, esa imagen durante toda la tarde o al menos en algún momento previo a dicha emisión. En otros casos sucedía lo contrario, es decir, la imagen era recibida por alguien con posterioridad a su emisión.

 

En cualquier caso, tengo que decir que la experiencia fue divertida y grata desde el punto de vista científico, aunque desgraciadamente no puedo extraer conclusiones que tengan un gran rigor, pero sí diré que los porcentajes de acierto, inicialmente cuando comenzó el trabajo y se conocía el grupo o conjunto de elementos a exponer, fue muy alto.

 

También he de extraer una conclusión que sí tiene un rigor absolutamente científico cual es la de que se sueña más y se piensa con mayor frecuencia en cosas conocidas y vividas por nosotros. Es difícil soñar, por ejemplo -y esto es una evidencia porque formaba parte de mi trabajo-, con un barco rompehielos, pero en ningún caso es imposible. Mucho más difícil es soñar que hemos traspasado el campo gravitatorio de la tierra, o que respiramos bajo el agua, aunque sí hay personas que lo sueñan. Sin embargo, he de reconocer que no son sueños comunes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Teoría de la reencarnación

 

La teoría de la reencarnación está básicamente entroncada en la cultura india de la que forma parte. Todo el sureste asiático: China, Indochina y Japón han bebido de dicha teoría. Los reencarnacionistas más puros son vegetarianos “teóricamente”, ya que sostienen que no se puede comer carne porque esa carne puede pertenecer a algún familiar o conocido que haya reencarnado en el animal de que se trate. Anécdotas aparte, esta teoría consiste en que después de la muerte física, la conciencia pervive y cuando las circunstancias lo permiten, esta conciencia se encarna, se introduce en un nuevo cuerpo físico. De esta forma el libre albedrío, la libertad, no tiene límites, y bajo este punto de vista elegimos a nuestros padres y nacemos conforme queremos nacer. En realidad esto no es cierto intrínsecamente hablando, porque la vida presente es el efecto de una causa que ha sucedido en vidas anteriores, de manera que a lo largo de nuestra vida estamos materializando lo que aprendemos constantemente, lo ejecutemos bien o mal. Si el desarrollo de nuestras acciones es bueno, estamos haciendo méritos para nuestra vida siguiente y si la ejecución es plena, no hay vida siguiente, nos fundimos con el cosmos, hallamos la felicidad plena y vamos a la luz. Pero si nuestras acciones en el periodo vital no son buenas, y cometemos errores, en nuestra vida siguiente deberemos pagar aquellos defectos con los que físicamente nos hemos extinguido.

 

Este peso que arrastramos, es decir, el efecto de nuestras causas anteriores, es lo que conocemos con el nombre de karma. El karma es nuestra propia existencia vital.

 

Parece que nos estamos apartando de nuestro tema que es el mundo onírico y las claves para su interpretación, pero nada más lejos de la realidad, ya que la teoría de la reencarnación nos permite supuestamente, explicar cuestiones que hemos soñado y que no hemos vivido en realidad, o no recordamos haberlas vivido pero que son absolutamente ciertas. ¿Quién no ha estado alguna vez en algún lugar y no ha tenido una sensación vivísima de haber estado allí?, ¿quién no ha soñado con alguna profesión u oficio que después ha ejercido realmente?, ¿quién no ha soñado con alguna persona, que en el momento de soñar no tenía ningún conocimiento de ella y que ulteriormente ha sido su amiga, su pareja, su maestro, etc.?

 

No pretendo en absoluto demostrar, difícil a mi juicio, que estas cuestiones sean un producto de la teoría de la reencarnación y sí pienso que es la consecuencia de un deseo que se cumple, como veremos más adelante.

 

Según Sigmund Freud, los sueños son la realización de un deseo, que unas veces se cumple y otras evidentemente no, pero los reencarnacionistas no tienen ninguna duda que el déjà vu es una consecuencia de momentos reales, vividos en situaciones y circunstancias que corresponden a vidas anteriores.

 

Sin refutar nada, estimo que el déjà vu, -y es una teoría más- puede ser producto de una hipermnesia, es decir, de una exaltación de nuestra memoria recóndita o también de lo que Jung denomina inconsciente colectivo.

 

Cuando hablamos de la sabiduría popular, en realidad hacemos referencia a lo akáshico, a lo etérico, a aquello que ha permanecido, permanece y permanecerá mientras el mundo sea mundo, que suele estar y ser en todas las culturas, en todas las etnias. Es algo que se produce y que nos es común a todos los mortales. Por ejemplo, las creencias religiosas, el culto a los difuntos, la valoración y el criterio sobre el genuino y puro arte, etc.

 

 

5.- ESTADOS ALTERADOS DE CONCIENCIA

 

Sonambulismo

 

El sonambulismo es un sueño en el que no sólo el cerebro, sino también el cuerpo, entra en una actividad parecida a la de la vigilia, y consiste en ejecutar físicamente aquello que se está soñando. Sonámbulo viene de sueño y de deambular. El sonámbulo se incorpora de su lecho y bien en su domicilio o incluso intentando salir a la calle, realiza o intenta realizar lo que está soñando. No están bien explicadas las causas del sonambulismo. Lo que sí se sabe, es que se da por lo general en personas nerviosas o muy nerviosas.

 

El soñar despierto o duermevela, es decir, ese estado característico entre la vigilia y la dormición, es también muy frecuente. Éstos son sueños de corta duración que nos suelen despertar de manera brusca e incluso violenta. Por ejemplo, cuando nos estamos quedando dormidos, nuestro cuerpo experimenta una sacudida por efecto de bajar una escalera o un peldaño de escalera, o de dar una patada a un balón o tenemos la sensación de caer, o de tropezar, etc. Los esoteristas piensan que eso es debido al regreso que realiza el cuerpo astral al físico, que lo hace de forma abrupta y sobresaltada alterando el estado en el que nos encontrábamos.

 

Las personas que sueñan despiertas pueden, en estado alfa o de relajación más o menos profunda, imaginar lugares, espacios, personas o incluso solucionar problemas que bajo otras condiciones no se han percibido sus respuestas.

 

Este tipo de sueños también se pueden alcanzar mediante drogas o alucinógenos. De este tema saben mucho los chamanes de México y de algunos países centroamericanos.

 

Ya he comentado que el sonambulismo es un sueño cuya actividad se parece a la de la vigilia, puesto que el soñante se levanta, completamente dormido y ejecuta o trata de ejecutar físicamente aquello que sueña. A este respecto la tradición popular, desde mi punto de vista, recoge entre otras, la siguiente anécdota.

       

             “Una persona se levanta de su lecho en estado sonámbulo –con frecuencia mujeres jóvenes- sale de su casa con un cántaro para ir a por agua a una fuente, siendo seguida, naturalmente, por alguien de su familia. Cuando llega a la fuente, el contacto de su piel con el agua hace que se despierte bruscamente”. La extrañeza del sitio donde está y la forma de despertar le produce un shock, pero no conozco a nadie que haya tenido un percance serio como consecuencia de su sonambulismo. Sí tengo que decir que este estado se produce de manera frecuente en niños y adolescentes, y de manera esporádica en personas de edad algo más avanzada, pero generalmente nunca en personas de edad madura. Entendemos que cuando un niño o un adolescente entra en este estado, tenemos que indicarle que está soñando y que debe acostarse de nuevo. Son relativamente fáciles y dóciles para invitarles a que vuelvan a su estado de reposo.

 

Aunque no he hablado de ello con anterioridad, los niños que sufren enuresis, es decir, aquéllos que se orinan en la cama, lo hacen soñando. Hay muchas teorías a este respecto, pero hay una que dice que este hecho sucede porque el niño rememora en sueños su estado en el útero materno, flotando en el líquido amniótico. Es al parecer, un sueño muy agradable, placentero por regla general y lo sueñan muchos niños hasta una edad aproximada de 9 a 11 años. En cierto modo se parece, aunque no lo sea, al estado de sonambulismo, puesto que se ejecuta de manera física lo que se sueña. Si bien el líquido como elemento se sustituye por un estímulo externo que es el deseo de orinar por el cual se deja de controlar el esfínter correspondiente.

HIPNOSIS

 

La hipnosis es un estado alterado de conciencia, cuya corta historia como práctica, desde Charcot (que fue maestro de Freud) hasta nuestros días, podemos considerar fascinante.

 

La hipnosis, como he dicho, es un estado de conciencia que nada tiene que ver con el sueño y sí con la sugestión. En la hipnosis no se produce dormición propiamente dicha y no se sueña con nada. El hipnotizado, bajo mi punto de vista, sí es una persona muy sugestiva e impresionable, y si no está bien dirigido por el hipnólogo o terapeuta de que se trate, tiende a fabular; si es una persona que padece determinadas enfermedades, como luego se dirá, no debe sometérsele a esta práctica, porque no está exenta de riesgo.

 

Sí diré para no asustar, que nadie ha fallecido como consecuencia de una hipnosis. No obstante, tengo que resaltar algo que me parece curioso: es fácil pasar del estado hipnótico al estado de dormición, sin despertar del trance, pero esta acción debe ser ejecutada o efectuada por un experto o una persona que conozca bien el uso de esta técnica.

 

Hay básicamente 3 técnicas para que la hipnosis se realice:

 

a) Una consiste en mirar al hipnólogo fijamente, el cual con sus ojos y sus manos realiza una serie de combinaciones que acaban durmiendo artificialmente al hipnotizado.

 

b) Otra consiste en que la persona a hipnotizar, sentada o tumbada en la postura más cómoda posible, con los párpados semicerrados, se somete a un ejercicio o serie de ejercicios de relajación, con voz, hasta lograr el estado de conciencia deseado. La voz del hipnólogo, en todas las técnicas que estoy exponiendo, así como obviamente su experiencia y el dominio de la técnica de que se trate, juegan un papel importante.

 

c) La última consiste en que la persona a la que se somete a hipnosis mira de manera fija a un punto de la habitación. Simultáneamente se procede, por parte del hipnólogo, a que realice un ejercicio de respiración suave y lenta a través del abdomen, con la boca semicerrada. Para que la vista no se fatigue y el hipnotizado no sufra mareo alguno, el hipnólogo con su pericia, hará que el sujeto vaya cerrando paulatinamente sus ojos para que a través de la cadencia de la voz del hipnotizador, aquél vaya adquiriendo el grado de alteración de conciencia deseado.

He de indicar que el grado de alteración de conciencia o de profundidad de la hipnosis dependerá de la sugestionabilidad del hipnotizado y de la experiencia y pericia del hipnólogo. Está muy claro que hay que manejar con exquisito cuidado las condiciones en las que se haya el sujeto, así como su estado anímico, intentando en todo momento que su respiración sea siempre rítmica, acompasada y suave. La hipnosis, igual que el sueño natural, debe aplicarse y usarse básicamente como terapia. En este sentido tengo que decir que las neurosis, como la histeria entre otras, pueden tratarse mediante un procedimiento hipnótico, a través del cual podemos regresar a distintos estados de nuestra vida pasada.

 

En los circos, teatros y demás espectáculos, la hipnosis es un procedimiento no exento generalmente de fraude. Los supuestos hipnólogos circenses o teatrales realizan una preparación previa al espectáculo con la mayoría o gran parte del público asistente, seleccionando a aquellos espectadores más susceptibles de sugestionar y que van a ser ulteriormente objeto de la práctica a ejecutar. En muchos casos el supuesto hipnotizador tiene –y esto hay que reconocerlo- grandes dificultades para la realización de su espectáculo, sobre todo en los programas de televisión donde de vez en cuando podemos ver la presunta o supuesta hipnosis como espectáculo.

 

La hipnosis como terapia es otra cosa, otra cuestión. Se trata de poner al sujeto, en condiciones lo más aptas posibles para llevarle o transportarle a lugares, escenarios y situaciones que permitan hacer con el mayor de los aciertos la terapia que en cada caso conviene.

 

Es una técnica menos usada de lo que parece, que bien ejecutada permite obtener resultados magníficos. Por ser un tema casi manido, pero poco comentado con la información exhaustiva que requiere el caso, hablaré, no demasiado extensamente, de la traída y llevada hipnosis regresiva. Pero previamente tengo que decir que:

 

a)    No todo el mundo es susceptible de ser hipnotizado.

 

b)    No es conveniente someter a esta práctica a enfermos cardiacos, epilépticos o a personas fácilmente excitables, si bien yo he trabajado con este tipo de personas sin mayores consecuencias, pero hay que ser bastante experto y tener mucha práctica en el oficio, si es que se puede denominar así.

 

c)     Aparentemente lo más difícil de la hipnosis es la vuelta al estado natural del hipnotizado; pero digo “aparentemente” porque ello no ofrece ninguna dificultad.

 

d)    Es sumamente interesante como experiencia, sobre todo en los primeros momentos o aprendizaje de este estado alterado de conciencia, hacer pasar al hipnotizado, de este estado al sueño natural. Todo depende de las circunstancias, pero es sumamente fácil.

 

e)     Hay que tener sumo cuidado con las órdenes posthipnóticas porque pueden, si no se adecúan a la realidad y a las circunstancias, deshacer el trabajo que se ha hecho o se ha intentado realizar.

 

La hipnosis regresiva consiste en que el hipnotizado, conducido por el hipnólogo, retrocede en el tiempo a situaciones, circunstancias, lugares y escenarios que han podido tener alguna influencia y que han sido consecuencia o motivación de su estado actual. Con ello se logra descubrir hechos y circunstancias interesantes que nos dan la clave o la respuesta a causas u orígenes de problemas que en muchas ocasiones están latentes, pero cuya dificultad es bastante menor de lo que a priori podría suponerse. La hipnosis regresiva, de acuerdo con mi experiencia, no nos lleva, al menos hasta el momento presente, a vidas anteriores aunque sí hemos podido trasponer, aunque parezca mentira, los umbrales del nacimiento y llegar supuesta o presuntamente hasta el estado prenatal en el que el individuo se encuentra en el útero materno. También se pueden obtener falsas hipnosis regresivas. Para ilustrar lo que digo pondré un ejemplo:

 

El autor hipnotiza a una joven de 22 años y la transporta a la ciudad de Nueva York, ciudad en la que ella nunca antes había estado.  En dicha ciudad le hace regresar a la edad de 10 años. En estado hipnótico profundo le interroga:

-¿Sabes donde estás?

Ella responde:

-Sí, en Nueva York.

-¿Con quién estás? -le dice

-Con Hilario -responde

El hipnólogo vuelve a interrogar:

-¿Qué le pasa a Hilario? ¿Qué defecto físico tiene?

-Ninguno –dice resueltamente.

-¿Estás segura?

Ella replica sin vacilación:

-Estoy segura.

 

 

Evidentemente es una falsa regresión. Hay dos cuestiones que conviene aclarar:

 

a)    Como he apuntado, nunca había estado en Nueva York.

b)    Ella, a la edad de 10 años, no conocía a la persona ciega que la hipnotizaba en ese momento.

 

Por último, y para concluir este apartado, realizaré una regresión hipnótica efectiva, cuya experiencia terapéutica estimo como no exenta de interés.

 

Un psiquiatra nos envía a un joven de 28 años, el cual atraviesa dificultades matrimoniales por la imposibilidad de ser padres. Se le practicaron 10 sesiones de reflejoterapia podal y 3 sesiones hipnóticas. Estas tres sesiones hipnóticas fueron simultáneas con 3 de las sesiones de reflejoterapia. En una de las sesiones hipnóticas, que fue regresiva, quedó patente que el joven en cuestión, a la edad de 17 años sufrió un fracaso coital con una persona del sexo opuesto, lo que le provocó un sentimiento de castración. Después de haber terminado la terapia a la que fue sometido, nos anunció que su esposa estaba embarazada.

 

Antes de finalizar, hay que resaltar la importancia que tienen las órdenes posthipnóticas. Siempre que tengamos que dar una orden en este sentido, debemos hacerlo en aras del bien del paciente. Por ejemplo, si estamos intentando que alguien deje de fumar, con independencia de hacerle notar el sabor amargo o cualquier otro sabor desagradable que nos inventemos del tabaco, antes de que vuelva a su estado normal de vigilia, podemos indicar como orden posthipnótica: “el sabor del cigarrillo es muy amargo, hoy no fumaré”. Suele surtir efecto fulminante.

 

 

CONTROL MENTAL – PROGRAMACIÓN DE SUEÑOS

 

Antes de entrar en aquellas técnicas que nos sirven de base para la interpretación de los sueños, (ya hemos visto que la hipnosis es un estado alterado de conciencia que se aparta de los sueños propiamente dichos), me parece de interés glosar, aunque sea brevemente, la técnica de control mental de José Silva, que en los años 70-80 tuvo un gran auge y que en el momento actual sigue usándose, aunque a mi juicio, al menos en España, no tiene la pujanza de la época anterior. Pero sí quiero tenerla en cuenta porque se ocupa, entre otras cosas, de la programación de los sueños.

 

Llegados a este punto, conviene decir que existen también otras técnicas para la programación de sueños, de las que hablaré en su momento y que, hasta donde yo sé, se imparten en la Universidad Complutense de Madrid.

 

El método Silva, basa su técnica en transmitir al cerebro, en estado de relajación física, diversos mensajes, de forma que éstos comiencen a tener significado en nuestra mente y se asocien a estados emocionales que nos distiendan de tensiones y preocupaciones y ofrezcan niveles más profundos de relajación. Aplica una serie de recursos mentales, en los que la disciplina psicofísica es absolutamente indispensable para lograr aquello que nos proponemos.

 

Hace hincapié en la importancia de cuidar la respiración, cuyo ejercicio aconseja que sea rítmico  y acompasado y que se practique una o dos veces al día. Además, existen unos ejercicios complementarios y simultáneos que son necesarios para una relajación y flexibilización de nuestro cuerpo, que va a contribuir a una quietud y al mismo tiempo, a una apertura de nuestra mente, que es lo que en definitiva se busca. Con ello se consigue un dominio de nosotros mismos que nos permite un aparente bienestar, así como tener una dimensión distinta de la resolución de problemas que nos pueden afectar y de una vida más agradable dentro de este mare mágnum o caos que supone la vida diaria en la que estamos inmersos.

 

Según Silva, en la programación, son básicos estos puntos:

 

·        La relajación.

·        El deseo.

·        La fe, la esperanza, en definitiva, la confianza.

·        La imaginación, creación, visualización.

 

El método es una fórmula más de programar el sueño en dos aspectos:

 

1.- En el aspecto de dormición, es decir, de dormir mejor, como dice el autor.

2.- En el aspecto onírico o de ensoñación propiamente dicho.

 

En lo que respecta al sueño y consecuentemente a adiestrar nuestra mente para conseguir unos mejores resultados, intentaré extractar en lo posible lo que indica José Silva.

 

Él entiende que para hallar una más profunda relajación, teniendo en cuenta que nuestro cerebro va adquiriendo grados de profundidad de disminución motórico, para expresarlo de alguna manera, es conveniente efectuar algunas visualizaciones.

 

Por ejemplo, toma como referencia una pizarra en blanco, en la que hay que visualizar figuras o números descendentes, que a su vez apoya con mensajes tales como “¡Más profundo!” y que ayudan a ir entrando en niveles mentales de mayor interiorización. Nuestro cerebro es un reloj interno, circunstancia que aprovecha Silva para que nos despierte cuando nos convenga e incluso para programar sueños. En definitiva, para que nuestra vida interior sea aparentemente más rica y armoniosa.

 

A este respecto, el profesor Luis Cencillo Ramírez en su obra “Los sueños y sus verdades”, discrepa que los sueños hayan de ser programados. Él sostiene que si programamos los sueños estamos de alguna manera manipulando nuestro psiquismo, de forma que no damos rienda suelta natural a las manifestaciones de nuestra vida inconsciente.

 

Yo, obviamente también tengo mi propia teoría que es más ecléctica, es decir, la vida inconsciente tiene que tener su propia manifestación, pero pienso que es interesante e importante disciplinar, o al menos entrenar, el psiquismo, no para ser genios, sino para conocernos un poco mejor, ejercer cierto dominio sobre nosotros mismos, y en definitiva, ponerlo a nuestro servicio.

 

 

SUEÑOS PROGRAMADOS – OTRA TÉCNICA

 

En la última década del siglo XIX e inmediatamente anterior al psicoanálisis de Sigmund Freud con sus adeptos y detractores, aparece el Marqués de Saint Denis.

 

Éste es un entusiasta de los temas oníricos y de una manera bastante ortodoxa, si es que hay ortodoxia en la interpretación de los sueños, emprende una laboriosa y exhaustiva investigación que dura prácticamente 20 años. Al principio le cuesta recordar lo que sueña, comienza a escribirlos nada más despertar. Aún así, su interés le lleva a adiestrarse para despertarse en mitad de la noche, y a deshoras con la finalidad de rescatar y apuntar los sueños tenidos durante su dormición. A lo largo de esos 20 años de investigación, llegó a programar o provocar sueños o fragmentos de los mismos. Sus apuntes oníricos le ocuparon 22 libros en los que reflejó lo ocurrido a lo largo de más de 1.900 noches. Cuenta el propio Saint Denis que durante unas vacaciones se trasladó a una región de la campiña; cuando regresó a París, dijo a su sirviente que le esparciese por la almohada unas gotitas de perfume que evocaban bastante a los olores aromáticos de su lugar de vacaciones. Esa noche no sólo soñó con que aspiraba dicho aroma, sino que además veía de manera clara todos y cada uno de los paisajes que había contemplado en su lugar de vacaciones. Es frecuente por supuesto, oler durante el sueño a tabaco, a café, a colonia, si antes de dormir hemos aspirado o nos hemos impregnado de dichos olores.

He aquí una forma más de las múltiples maneras de provocar y/o programar sueños sin que afecten psíquicamente, ni en ningún sentido, a nuestro inconsciente y sin que alteren nuestra conciencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6.- TÉCNICAS DE INTERPRETACIÓN DE SUEÑOS

 

 

TÉCNICA PSICOANALÍTICA DE FREUD

 

         Antes de pasar a explicar la técnica de interpretación de los sueños de Freud, encuadrada dentro de su psicoanálisis, es conveniente, por su magistral aportación, explicar someramente quién era este singular personaje.

 

         Sigmund Freud, de origen judío, nació en Viena, Austria, en 1856. Estudió medicina y fue alumno del célebre hipnólogo francés Charcot, aunque hay que decir que Freud fue un mal hipnólogo. F. Henri Ellenberger dice que la relación entre Freud y Charcot fue existencial.[5] Aunque él se sitúa dentro del campo de la psiquiatría, pienso que ha jugado un papel importante creando toda una escuela de psicología. Es uno de los padres de la psicología moderna. Su obra cumbre, “La interpretación de los sueños” (Traumdentung), fue en principio extraordinariamente criticada, y diríamos que denostada. Hasta tal punto es así que la primera edición de esta obra, que fue publicada en 1900, tardó años en ser vendida, de manera que a los 6 años de su edición, se habían vendido tan solo 350 ejemplares, y a los 8 años, 600. Tuvieron que transcurrir 10 años, hablamos de 1910, para que Sigmund Freud viera el éxito de su trabajo. Ese mismo año se publicaba la segunda edición. Actualmente es uno de los libros más vendidos del mundo.

 

         A este respecto, expongo lo siguiente:

 

1)    No pienso que la obra de Freud esté totalmente superada, aunque personas como C. Jung o A. Adler, que en un principio fueron sus seguidores, se apartaran de él para formar sus propias escuelas. Hay que tener en cuenta que Freud marcó un hito y muchos de sus postulados fundamentales siguen siendo válidos.

2)    Su tendencia por la líbido como energía básica del componente vital, no es tan intensa como nos quiere hacer ver, si bien, los temas pueden tener otros componentes y consecuentemente otras salidas y motivaciones.

3)    Su técnica, desde un punto de vista formal, es impecable.

4)    Se atreve a abordar en “La interpretación de los sueños”, cuestiones que podrán ser todo lo discutidas que se quieran, pero al menos él opina y su argumentación, que puede ser objetada, desde un punto de vista filosófico, es tan válida como cualquier otra.

 

La técnica de Freud consiste básicamente, en que concibe los sueños, no desde un punto de vista neurofisiológico, sino desde una vertiente puramente psicológica. En tal sentido, estima que los sueños son  realización de deseos, principalmente no satisfechos o de deseos en curso de satisfacción. Así por ejemplo, cuando el soñante sueña con la muerte de su padre, de su madre, de algún familiar o amigo, según la interpretación de Freud, es o ha sido en algún momento un deseo real. Si el sujeto expresa su firme opinión de que nunca ha deseado la muerte de su padre, Freud indica, e incluso intenta demostrar, que en algún momento de su infancia, sí ha tenido verdaderamente ese deseo, pero su inconsciente lo ha archivado.

 

     Otra de las cuestiones polémicas que Freud plantea en su obra, es que el sueño es el guardián o protector del dormir propiamente dicho, del reposo. Cuestión más que polémica, porque ciertamente hay contenidos oníricos que por su intensidad o carga de profundidad emocional nos despiertan. Freud también tiene argumentación para explicar esta situación, que atribuye básicamente a pacientes con un componente neurótico fuerte.

 

     Discrepo de este punto de vista como expondré más adelante. En todo caso pienso que la obra de Freud es indiscutible, como ya he comentado, y muchos aspectos de su técnica deben ser tomados en cuenta.

 

     Antes de seguir adelante, tengo que indicar que como psiquiatra que es, la interpretación de los sueños la aplica siempre con carácter terapéutico, no obstante, para la realización de este trabajo, es perfectamente válida.

 

     Como ya dije, Freud concibe el mundo onírico a partir de dos premisas fundamentales:

 

a)    Como protector guardián del dormir.

b)    Como la realización de un deseo que se manifiesta en la vida inconsciente.

 

Y maneja las siguientes piezas como fundamentales:

 

-         El contenido manifiesto del sueño.

-         El contenido latente.

-         La censura del sueño.

-         El desplazamiento o sustitución.

-         La dramatización y la condensación.

 

Cuando antes refería el sueño de la muerte del padre, la madre, etc... esa muerte representaría el contenido manifiesto.

El contenido latente estaría expresado por el motivo o el deseo subyacente y profundo, reprimido, por el cual soñamos esa muerte.

La censura es el enmascaramiento con que en los sueños expresamos, de manera simbólica, aquello que el inconsciente no se atreve a sacar a la luz.

El desplazamiento consiste en la sustitución de personas, situaciones u objetos, que efectuamos dentro del contexto del sueño, para reemplazar a las que realmente encarnan para la realización del deseo.

La condensación, se refiere al denso contenido que tienen determinados sueños de corta duración que, en un relato aparentemente parco dicen mucho más y tienen más densidad, que otros sueños de contenido más extenso.

Sin perjuicio de lo que he expuesto, es perfectamente válido decir que existe condensación cuando varios elementos pueden fundirse en uno. La dramatización tiene que ver con que el sueño se sucede como una obra literaria, con sus alegorías, sus metáforas, sus paradojas... Es la puesta en escena de esa obra literaria y de ese argumento.

 

Todo sueño, además, es generalmente un poema, una obra de teatro, una película, en definitiva, un guión. Desde ese punto de vista, tenemos que convenir que existe toda una trama, un nudo y un desenlace, aunque a veces, en muchísimos casos, ese desenlace esté truncado o cortado por un despertar que puede ser producto del propio sueño o de un estímulo externo. Por ejemplo, puede existir un mal despertar, consecuencia de una pesadilla. Ese despertar brusco o violento también puede ser consecuencia de un estímulo externo tal como un despertador, el timbre del teléfono, el claxon de un automóvil, etc. En todo caso, lo que quiero decir es que ese guión literario del sueño, es en definitiva, el drama del mismo. Y el drama de algo no tiene por qué ser necesariamente una tragedia.

 

Las personas que hayan estudiado latín saben perfectamente lo que es un hipérbaton, y que explico, no obstante, con mucho gusto. Las oraciones en latín están profundamente desordenadas y cuando traducimos, nos vemos obligados lógicamente a ordenarlas. En los sueños suele suceder lo mismo, es decir, mezclamos cuestiones, cosas, situaciones, lugares, personas; del pasado y del presente; e incluso del futuro –éste lo llegamos a conocer con posterioridad, lógicamente-.

 

Esto significa que a la hora de explicar e interpretar un sueño, hemos de desmenuzar con minuciosidad los distintos oniremas que componen la trama del sueño, siempre, naturalmente, en colaboración con el soñante. Es difícil que éste nos cuente con rigor su sueño, pero sí tendría que aportar los elementos suficientes como para poder tener una deducción lógica de lo soñado. Son importantísimos todos los detalles, pero a falta de ellos, tendremos que tener en cuenta lo que Freud llama la condensación, que es el nudo gordiano del sueño, y el que en realidad nos permite obtener la respuesta.

 

Pasaré a relatar un sueño, no incluido en la obra de Freud, pero que sí lo interpretaré de acuerdo con su técnica.

 

<<Una mujer va a comprar fruta acompañada por una compañera de trabajo. Le llaman la atención unos cestos de espléndidas manzanas. Los vendedores son un matrimonio de avanzada edad. También hay en la frutería unos hermosos tomates a los que inmediatamente se acerca. Pregunta por el precio que tienen y el frutero le indica que son 525 de las antiguas pesetas. Saca así mismo, otras cajas de fruta que tenía guardadas y se las ofrece a la compañera diciéndole: “a esta chica que viene contigo (por la soñante), le damos la mejor fruta porque la tenemos en gran aprecio”. La soñante, después de efectuar su compra paga con tarjeta. El frutero le dice: “ponme fecha al documento que te doy para que me firmes; voy a hacerte 2 facturas, una es por el precio de los tomates y otra por el importe del resto de la fruta”>>

 

Antes de pasar a la interpretación del sueño, tenemos que indicar que los sueños numéricos ofrecen una evidente dificultad, porque son auténticos jeroglíficos y se impone la necesidad inevitable de tener un intercambio de impresiones previo con el/la sujeto soñante.

 

De acuerdo con la técnica de Freud, existe un contenido manifiesto, y es que la soñante es oriunda de Asturias, donde existen probablemente las mejores manzanas del país. Su pasado ha sido muy intenso e interesante desde un punto de vista humano, psicológico y espiritualista. Es también una gran esotérica. Una dotada. El contenido latente reside en este caso, en su experiencia anímica, sentimental y sexual, simbolizada por las manzanas y los tomates, que a mi juicio no ofrecen duda. Otro punto que considero importante de su contenido latente, es que la soñante es separada, lo que indudablemente constituye una frustración en su vida, aunque en el momento presente ella se encuentre bien en esa situación que ya pasó. Pero el momento, el suceso está archivado. En cuanto a los números, la cifra 525 y la fecha de expedición del pago por la fruta comprada, siendo el contenido que se manifiesta en el sueño, posee un contenido latente, también reflejado en los ancianos vendedores, que hacen referencia al tiempo real transcurrido de su vida.

 

El número 525 es el enmascaramiento de un importe, que es el precio de su libertad, de su vida. La soñante en el momento de relatarme su sueño, cuenta con 46 años de edad, que es la suma de 21 + 25;  a su vez, el producto 21 x 25, es igual a 525, que en euros, moneda de circulación actual representan 3,16. Si esta última cifra la reducimos aun sólo dígito, mediante la suma de sus números, 3+1+6  nos da 10, fin de ciclo en el sistema decimal (numerología de Pitágoras[6]), número que, bien por sí mismo o por nueva reducción, es el 1 y que indica el comienzo de un nuevo ciclo, probablemente en su vida. Por último, las dos facturas que el frutero –el tiempo- le exige, son: la primera importante, de 525, que además suma 12 (5+2+5=12), y que también supone el final de un ciclo, en el sistema sexagesimal, y es la que ya pagó por vivir hasta el momento presente, 46 años (21+25). La segunda, sin número específico en el sueño, es justamente lo indefinido, es decir, lo que queda por pagar, que ciertamente es indeterminado y se desconoce. La tarjeta es un símbolo del pago, es el crédito de su propia vida. He de añadir una cosa más, la compañera de trabajo es ella misma, que oníricamente se desdobla.

 

Como conclusión personal y síntesis, diría que se trata de un sueño de renacimiento. La interesada se propone cambiar el rumbo de su vida, y tiene que adoptar varias decisiones entre las distintas opciones que tiene. Ha de hacerlo cuanto antes y  tiene que reflexionar seriamente si está dispuesta a pagar el precio que ese cambio, en todos los sentidos y ámbitos, le exige.

 

Acabo de relatar un sueño numérico, cuyo contenido complejo y laberíntico, responde perfectamente a este tipo de sueños. El profesor Cencillo Ramírez, en su obra “Los sueños y sus verdades”, obra que en mi opinión se inspira en parte en la escuela de Freud, nos cuenta el siguiente sueño.

 

Comenta el profesor Cencillo que este sueño lo tuvo de madrugada y fue del siguiente tenor:

 

<<Llegué a mi barrio y estaban todas las calles mojadas de agua, pisaba agua por todas partes, pero no estaba lloviendo”. Hasta aquí el sueño. El profesor Cencillo sigue pensando: “no tenía idea de lo que significaba este sueño por más vueltas que daba a su argumento”, (que por cierto era bien sencillo, o al menos bien corto). “Pocas horas después, aproximadamente a las 10 de la mañana, recibí una llamada de mi editor, el cual me pedía que volviera a reescribir la obra, porque entendía que era excesivamente árida para el público lector. Evidentemente no le hice caso y la obra se publicó tal cual>>

 

Explicación o interpretación del sueño: Teniendo en cuenta que el agua, entre otros, es un símbolo de la emoción, surge un sentimiento de contrariedad, de desazón, de pesadumbre y de inquietud, cuando después de tener un trabajo hecho, que puede ser más o menos satisfactorio a juicio del autor, es criticado negativamente e incluso se nos reprueba hasta el punto de no desear que se proyecte dicho trabajo, es decir, de no querer publicarlo, sino se reescribe de nuevo. Estamos pisando agua, lo cual es una incomodidad. El pueblo, que es extraordinariamente sabio, y aquí apelamos al inconsciente colectivo de Jung, tiene un dicho popular de uso corriente, cual es el de “mójate”, para referirnos a una implicación mayor en algo, o todo lo contrario “no te mojas” o “no quieres mojarte”.

 

Antes de seguir adelante, voy a referir un tercer sueño, que es mucho más fácil de comprender, como observaremos cuando pase a su interpretación.

 

<<Un hombre sueña que se encuentra en el banquete de una boda. A su lado derecho, en la mesa, se haya su esposa, y a su lado izquierdo, su cuñada, que es una señora casada, pero sin su marido. Después del banquete comienza el baile, y él empieza a bailar con su cuñada, pero en realidad no era la cuñada que estaba a su izquierda, sino una hermana de la misma que había fallecido dos años antes.  En la pista de baile chocan con una pareja que le derrama en la espalda un vaso de licor. Él exclama: “en estas condiciones no puedo regresar a la mesa, mi mujer no lo toleraría”.>>

 

Este sueño es mucho más claro y fácil de interpretar que los sueños anteriores ya expuestos. El contenido manifiesto es la boda a la que realmente asiste el soñante con su esposa, su cuñada y el esposo de ésta. El contenido latente es que el soñante tiene relaciones con su cuñada, tuvo también relaciones con la hermana de ésta, la cual efectivamente, falleció. Se suprime en el sueño al esposo de su cuñada porque por supuesto, su presencia no interesa en absoluto y el soñante baila con la persona difunta a la que ya me  he referido anteriormente. La censura, represión, o enmascaramiento del sueño se produce cuando se vierte sobre la espalda del soñante una bebida que le mancha el traje. En realidad, es una eyaculación. En este sueño, que es muy sencillo de interpretar (pero que para ello es previo hablar con el soñante) se producen todos los elementos de un sueño bien construido. El asociacionismo incluso se da con las tres mujeres y con la falta del esposo de la mujer que estaba a su izquierda en la mesa el cual, sí asistió a la boda, pero como ya he indicado anteriormente, el soñante lo suprime.

 

Quiero indicar algo que me parece de suma importancia. Interpretar un sueño requiere:

 

1)    De cierta práctica.

2)    Es absolutamente indispensable contar con lo que nos indique el soñante, en cuanto a sus sugerencias, ideas, parte de su vida habitual, incluso si el sueño es excesivamente complejo, qué es lo que le está pasando en ese momento.

3)     Es conveniente conocer la simbología onírica.

4)    Hay que tener en cuenta que un sueño se construye como un guión, una película cinematográfica, una obra de teatro, un poema, a veces con secuencias muy cortitas e incompletas en cuanto a su escenificación; a veces con secuencias que aparentemente sobran y hacen el sueño interminablemente largo en cuanto a su exposición; a veces los sueños son muy cortos y están muy condensados por lo que su interpretación es extraordinariamente compleja, pero suele suceder (y en la interpretación de los sueños no hay reglas fijas) que cuando un sueño está muy condensado, la censura, enmascaramiento o represión son muy fuertes. Además, los sueños muy sintetizados suelen ser importantes porque su contenido latente es muy latente, valga la redundancia, es decir, muy profundo. En general son sueños densos.

 

En la introducción que he realizado al hablar de la escuela de Freud, he indicado que sus detractores efectúan una crítica cerval referente a su constante alusión sexual a la hora de interpretar los sueños. Es evidente que el aspecto sexual como componente vital es parte fundamental de nosotros mismos; lo que él llama la líbido, la energía en forma sexual, es un hecho incontrovertible en cuanto a su manifestación vital. Si bien, cada vez que soñamos, es decir, cada vez que nuestra vida inconsciente se manifiesta oníricamente, no hay forzosamente contenido sexual ni de modo manifiesto ni de modo latente, pero sí en un porcentaje elevado, que estadísticamente no se puede expresar, existe un contenido en el que la líbido juega un papel importante. Es frecuente, por ejemplo, soñar con tener relaciones o inclinación sexual por una persona que nos es indiferente en la vida consciente. Probablemente, según Freud, el deseo está archivado pero latente, o procedemos a una sustitución, es decir, estamos enmascarando o disfrazando ese deseo con la persona que no nos gusta o nos es indiferente, asociado con otra persona que sí que nos gusta y que para expresarlo en términos absolutamente claros, sentimos vergüenza al pensar en ella.

Freud, apelando a la tragedia griega de Sófocles, Edipo Rey, nos trae a las mentes el famoso complejo de Edipo, que en síntesis consiste en que el anciano y adivino ciego Tiresias, anuncia al joven Edipo que matará a su padre y se casará con su madre con la que tendrá descendencia. Edipo realiza los dos actos, pero desconociendo con quién se casa y a quién mata. He aquí que se produce, obviamente, un incesto sin que Edipo sea consciente de lo que está pasando.  Cuando toma conciencia de ello, dimite como rey, se arranca los ojos y huye de la ciudad con su hija Antígona, que será su acompañante de por vida.

 

Hasta aquí el relato sintetizado de la tragedia griega de Sófocles, en el que el psicólogo-psiquiatra vienés se basa para hacer muchos de sus diagnósticos clínicos fundados en los sueños que le cuentan sus pacientes. Freud por otra parte, trata los sueños como terapia para curar, entre otras enfermedades psíquicas, la neurosis de angustia o de transferencia. Pero afirmo que el sueño es una técnica de autoconocimiento más y pienso que es mucho más difícil, sobre todo si no tenemos práctica, interpretar un sueño nuestro, que el sueño de una segunda persona. Haré aquí una breve reseña para ilustrar someramente al lector.

 

El complejo de Edipo, que ya he mencionado, es el enamoramiento hacia nuestra madre, generalmente por parte de los hijos varones. Esta situación suele producirse en nuestra primera infancia y a veces dura hasta parte de la segunda. Hay personas que no superan esta etapa o situación, dándose por consiguiente en ellos un estado de fijación, y sin querer hacer una afirmación que sea en absoluto una regla general, estas personas suelen ser proclives a una masturbación exagerada.

 

El complejo de Electra, que está tomado de otra tragedia griega, consiste en el deseo libidinoso que sienten las niñas por sus padres. El proceso es exactamente el mismo que he referido para los niños con Edipo. Tanto en unos casos como en otros, existen celos de los padres y madres respectivamente y dan lugar a lo largo de la vida a deseos latentes que existen o existieron en algún momento y que la vida inconsciente en su forma onírica se encarga de dar salida, de que se manifieste.

 

         Otro complejo de los que Freud no aborda en su interpretación de los sueños, pero que los psicólogos conocen muy bien, es el complejo de Orestes, protagonista de otra tragedia griega.

 

         Orestes desea ser el centro de todo, hasta tal punto es así que anuncia a la familia su propia muerte. Orestes llega al lugar donde reside su familia y encuentra allí un profundo desconsuelo en ellos. Orestes se recrea en esa situación. Cuando ha satisfecho su curiosidad, es decir, cuando ha visto la reacción de sus seres queridos, se descubre y dice: “Soy Orestes, estoy vivo”.

 

Por último, y aunque existen numerosos complejos que los psicólogos especialistas en la interpretación de los sueños manejan, cito, aunque de manera somera o superficial, el complejo de castración. Este complejo es realmente, una consecuencia de los complejos de Edipo o de Electra. El sujeto o la sujeto tienen auténtica fijación, consecuencia de una dificultad que nos ancla en la infancia, sin desarrollarse en la madurez, porque no superan determinadas situaciones libidinales. Esto se da incluso en personas que tienen relaciones sexuales normales con otros y a mi juicio, en célibes y solteros.

 

Algunos especialistas estiman que determinados aspectos de la homosexualidad tienen que ver con estos complejos que relato, y concretamente con este último, el complejo de castración. Pero  no me parecen acertadas estas afirmaciones. En numerosos animales vertebrados superiores, entre ellos los simios, se dan también comportamientos homosexuales, y no creo que estas conductas se deban precisamente a algún tipo de complejo.

 

Por último, quiero enumerar algunos objetos que aparecen en los sueños y el significado simbólico que Freud les da.

 

         Las tazas, los vasos, los embudos, las cajas, los agujeros, y en general todo aquello capaz de albergar algo en su interior, hacen referencia a los genitales femeninos, símbolo del útero materno, creador de vida.

 

         Los bastones, paraguas, palos, objetos en forma cilíndrica, cuchillos, herramientas o aparatos punzantes, son generalmente símbolo de los genitales masculinos, haciendo referencia al pene. También la serpiente, reptil multivalente desde el punto de vista simbólico, representa el genital masculino.

 

Las manzanas, los tomates, las naranjas y frutas de aspecto redondo, son entre otros, símbolos de los genitales femeninos, pero también algunas frutas, junto con los huevos, pueden referirse a los masculinos, -los testículos-.

 

Por otra parte, un túnel generalmente indica nacimiento y suele ser el símbolo que encarna el paso del sujeto desde el útero materno, a través de la vagina, al mundo exterior. De hecho, popularmente se utiliza, metafóricamente, la expresión “salir del túnel”, indicando con ello que pasamos de un trance, de una etapa o de una situación, para aflorar o nacer a otro entorno o etapa de la vida.

 

 Todos estos objetos o situaciones hay que aplicarlos, naturalmente, al contexto del sueño, ya que ello no quiere decir en absoluto que sean única y exclusivamente símbolos sexuales, si bien sí pueden aplicarse en muchos casos. Por ejemplo, en una cueva pueden estar representados los genitales femeninos, el útero, aunque también puede simbolizar la profundidad de nuestro inconsciente.

 

         Freud distingue tres fases desde un punto libidinal. La oral, como primera fase, es la que se produce cuando el recién nacido está mamando del pecho materno; según Freud, puede existir una reciprocidad madre-hijo o hijo-madre, ambos obtienen placer (el recién nacido seguro, aparte de nutrirse). Un recuerdo de esta primera fase es posiblemente el chupete y en su defecto el dedo pulgar. La segunda fase es la anal. El niño obtiene placer cuando retiene los excrementos y los expulsa, e incluso puede jugar con ellos. La tercera, es la genital propiamente dicha, si bien algunos médicos indican que la erección del pene, se produce en muchos niños con simultaneidad en las fases anteriores.

 

         Para concluir con todo lo comentado respecto de la escuela freudiana, he de resaltar dos hechos que me parece importantes.

 

1)    Freud era ateo, él mismo lo confesaba.

2)    No creía en la parapsicología, pero en 1911 solicitó y obtuvo el ingreso en una sociedad de investigación psíquica.

 

Freud dice que el sueño es una regresión del consciente al inconsciente, del presente al pasado, en lenguaje pictórico o gráfico. Matizaré diciendo que es una regresión fragmentaria o parcial, y añado que en numerosas ocasiones se adelanta a manifestaciones neurofisiológicas.

 

         Antes de avanzar con respecto a la teoría del sueño de C.G. Jung, he de indicar algo que apunté con anterioridad, y es que Freud dice que el sueño es un protector del dormir, lo que a mi juicio es discutible o al menos opinable. Se verá de manera más clara cuando hable de los estímulos internos y externos del sueño, los cuales podrían modificar los contenidos oníricos iniciales. Con independencia de una glosa más amplia, llamamos contenidos externos a aquellos estímulos procedentes del exterior que se producen cuando estamos soñando como imágenes luminosas, sonidos, rocs, etc. que pueden despertarnos en pleno sueño.

Los contenidos internos, son aquellos que nos estimulan de manera distinta. Por ejemplo, un dolor, deseos de excretar, malestar por una mala digestión como consecuencia de una comida pesada, etc. Estos hechos, que reitero, modifican los contenidos oníricos, no son precisamente protectores de la dormición. No considero el sueño tanto como guardián del reposo, sino más bien como guardián psíquico, que señala la necesidad que tiene nuestro ser de mostrarse tal cual es sin herir en exceso la susceptibilidad de lo consciente, censor moral de nuestros pensamientos y sentimientos; que se expresa en una unidad global, no dividida por la dualidad ética bueno-malo, correcto-incorrecto; que evade lo que el consciente reprime y acalla, es decir, deseos y anhelos que albergamos en nuestro interior y que no nos atrevemos a mostrar o expresar. Por otra parte, los sueños son portadores de una suerte de sabiduría intrínseca que sorprende, y pese a ese lenguaje enrevesado que presenta, nos acerca en ocasiones, con una claridad admirable, las claves de solución a problemas, conflictos y preocupaciones que a diario nos acechan, y de alguna manera, los sueños en líneas generales puede que sí sean guardianes del dormir. No obstante, ello no se puede afirmar como regla y de manera categórica.

 

         Por ejemplo, un epiléptico puede sufrir una crisis en pleno sueño y no se despierta. Hay personas que tienen paradas cardiacas cuando están soñando y suelen superar dicha incidencia también sin despertarse. De todo ello hablaré exhaustivamente en el capítulo correspondiente.

 

 

TÉCNICA DE JUNG

 

         Carlos Gustavo Jung nació en la Suiza alemana, avanzado el siglo XIX. Doctorado en medicina, en un principio fue seguidor de Sigmund Freud, al igual que Alfred Adler, pero se apartó del médico vienés y fundó su propia escuela.

 

         En Jung quiero diferenciar dos etapas de su vida profesional bien distintas. La primera, marcada de manera palpable por las teorías de Freud, y por su psicoanálisis; y una segunda, en la que Jung funda su propia escuela y se aparta totalmente de las teorías freudianas, a las que por cierto, algunas de ellas se atreve a criticar, como es en el caso de algunos aspectos técnicos y psicológicos de la interpretación de los sueños. Jung llega no sólo a rozar, sino a tocar determinados temas esotéricos, como por ejemplo el Tarot, el espiritismo, los viajes astrales, la alquimia o la energética psíquica y la esencia del sueño. Tengo que advertir a los lectores que si han leído a Alfred Adler o a C.G. Jung, deben tener presente que cuando en sus obras hablan del alma, hay que entender este concepto como la psique, aunque en Jung no quede tan claro.

 

         Como iremos viendo, para Jung la formación de los oniremas y en general de los contenidos oníricos, tiene variantes con respecto a Freud y es posible que sea menos técnico que éste. Pero a mi juicio ambos convergen en lo esencial, es decir, en la manifestación de la vida inconsciente que constituyen los sueños.

 

Para Jung el sueño es una compensación del inconsciente con respecto a cómo se comporta la conciencia superficial durante la vigilia. Diré que para Jung el inconsciente archiva durante el día y en la dormición expulsa, literalmente, todo lo que le molesta o lo que quiere conseguir el sujeto, o bien aquellas cuestiones del pasado que podemos calificar como asignaturas pendientes porque no se realizaron totalmente, o asuntos y temas que añoramos, que han producido una fuerte impresión en nuestros sentimientos y nuestra psique; en fin, cualquier circunstancia, incidente o accidente que haya dejado huella en nosotros y que pensamos que ha desaparecido pero que realmente no ha sido así, porque quedó archivada y aflora en el momento  más inesperado.

 

         Jung también es autor de un trabajo que considero interesante, que con el título de “Los arquetipos y el inconsciente colectivo” nos dice algo que ya sabíamos, pero que probablemente nadie había expuesto con tanta claridad y brillantez como él. El ser humano y la humanidad como colectivo de la que forma parte, tiene una memoria histórica inconsciente que se transmite de generación en generación. Ello explicaría aquellas informaciones, que sobretodo en sueños, aparecen, y que a mi juicio no hemos adquirido de ninguna manera o al menos no tenemos percepción o sensación consciente de haberlas adquirido.

También explicaría la teoría del dejá vu, aunque en este sentido hay una hipótesis más moderna, que en síntesis dice lo que sigue: el dejá vu se produce como consecuencia de una información que llega a nuestro cerebro, tal vez pocos instantes antes del sueño propiamente dicho, y que recibimos de una forma consciente. En todo caso el dejá vu existe, aunque no se puede explicar con el suficiente rigor científico qué es lo que exactamente lo motiva, y con independencia de esta teoría, nos da la impresión que el inconsciente colectivo también tiene mucho que ver. El inconsciente no percibe ni tiempo ni espacio, de ahí esas mezclas tan raras que suceden en el sueño en las que estamos viendo y conviviendo con personas del presente y del pasado o con personas desconocidas entre sí, con el único nexo del conocimiento que de todas estas personas tiene el soñante o sujetos que trasladamos de un lugar en el que nunca han estado realmente a su lugar de origen o viceversa.

 

         Creo que con absoluto rigor científico puede afirmarse que es difícil soñar con algo que jamás se ha visto, con algo de lo que no se tiene idea, pero sí es fácil soñar con América aunque nunca se haya estado allí. Para una mejor comprensión de lo que voy a referir, y aunque muchos lectores evidentemente ya lo saben, tenemos que indicar que el verbalismo es la asimilación y dicción de palabras cuyo significado se ignora de manera parcial o total. Y teniendo en cuenta esto, paso a relatar la siguiente experiencia onírica:

 

<<Un niño ciego sueña repetidamente con una culebra. En su mente la culebra es un animal peludo, de cuatro patas y que le inspira terror. El niño, de corta edad, suele despertarse angustiado con este sueño”. El pequeño vive en una casa de campo y su padre en una ocasión mató una culebra que se encontraba enroscada en la parte externa de la ventana de su habitación. Al niño le enseñaron el reptil muerto y le produjo un fuerte impacto, rompiéndose lógicamente sus esquemas respecto a la imagen que de este animal tenía. Pero es que casualmente, unos días antes, este niño de 4 ó 5 años se despistó por el campo y fue a parar a un lugar donde había unos traperos muy jóvenes, prácticamente adolescentes. Los traperos que ya conocían al pequeño le hicieron tocar algo cilíndrico y lleno de escamas. El niño tocaba el objeto que le mostraban con gran placer y preguntaba “¿qué es?”. Los grandullones decían: “ Ah, ¿no lo sabes? ¿nunca lo has visto?”, y el pequeño insistía, “no, dime qué es” y no se lo dijeron. Cuando pocos días después su padre le mostró el reptil muerto el pequeño lo asoció inmediatamente con el que había tocado días antes, pero había una diferencia sustancial, y es que los grandullones no habían enseñado al niño ciego la cabeza del reptil y su padre le había mostrado el animal íntegramente. Esta persona ciega, cuando era adolescente soñó muchas veces con culebras o serpientes pero de manera real, es decir, tal cual eran y no como de niño las imaginaba>>

 

         El niño ciego objeto de esta experiencia, que al igual que muchos otros sueña en la adolescencia con serpientes y culebras, tenía una relación simbólica sexual y fálica, que dejó de producirse en el momento que el sujeto mantuvo su primera relación sexual con otra persona.

 

         Con respecto a lo que de verdad nos ocupa y volviendo más concretamente al tema de los arquetipos y el inconsciente colectivo de Jung, para una mejor comprensión de lo que decía, para el niño ciego la culebra, la serpiente, era un arquetipo. Pero que, a consecuencia de su defecto, él nunca había visto, ni le habían descrito como era este tipo de reptil. Él sabía de manera genérica que se trataba de un animal y poco más.

 

         El inconsciente colectivo por distintas razones pide que se rechace a la serpiente hasta el punto de que existe auténtico terror en muchas personas, y esto es algo que sí pertenece al inconsciente colectivo, y en particular al occidental. Vivimos en una cultura judeocristiana. Somos consecuencia y producto de ella. Por tanto la serpiente es un símbolo de muchas cosas y también es un símbolo del diablo. Remito a los lectores a la Biblia, Génesis.

 

El miedo genérico que el niño ciego tenía a la serpiente peluda de cuatro patas, antes de descubrir su verdadera forma física, puede pertenecer de manera concreta y absoluta al inconsciente colectivo y que aunque la persona sea ciega, sí se integra en él. No obstante, el inconsciente colectivo es una fuente de sabiduría común, pero en este caso, y en otros muchos, la cantidad de información que se recibe respecto de un objeto, sujeto, animal o paisaje, aun cuando no se haya visto, es mucha y esta siempre queda registrada, aún cuando creamos haberla olvidado o no haberla recibido. Probablemente el niño, desde su más tierna infancia ha oído hablar de serpientes y culebras, y en el tono que habitualmente se emplea con este animal, es decir, como algo negativo, peligroso, que asusta por la falta de familiaridad, y del que conviene mantenerse alejado porque en cuentos, historias bíblicas y relatos diversos, el encuentro con este animal trae algo perjudicial. Probablemente no se le haya descrito nunca cómo era este reptil, pero todos esos mensajes que él ha recibido le ha hecho vestir a este ser, dándole una forma personal que encajara con los mensajes implícitos que había recibido. Por tanto, en este caso, su miedo puede no provenir precisamente del inconsciente colectivo, sino más bien del consciente cotidiano.

 

         En definitiva, ello significa que para interpretar un sueño es necesario tener en cuenta todas las ideas que hasta ahora se han esbozado en el presente trabajo. Ideas que por supuesto, sintetizaré, condensaré, resumiré, ordenaré y matizaré con todo detalle en el capítulo de conclusiones.

 

Otra de las cuestiones que Jung quiere dejar bien sentado con respecto a Freud, es la importancia que desde el punto de vista esotérico pueden tener los sueños. Para él, el componente sexual es evidentemente importante, pero mucho menos de lo que indica o piensa Freud en su obra, sobretodo en su trabajo cumbre que es el psicoanálisis. Para Jung lo esotérico, lo religioso, lo numinoso, y en general, todo aquello que concierne al misterio, a lo desconocido, incluso a lo paranormal, tiene una extraordinaria importancia y forma parte del ser mismo. En este sentido también se manifiesta el profesor Luis Cencillo Ramírez, cuya obra ya he citado anteriormente.

 

Dice Jung en su obra “Energética, psíquica y esencia del sueño” que lo paranormal no tiene rigor científico, sin embargo es evidente su existencia.

 

         Jung en su autobiografía dice que ha hecho un viaje por el inconsciente o a través del mismo, y los parámetros de su filosofía son la psicología, la religión y la alquimia. Explica el espiritismo como proyecciones de partes extinguidas del inconsciente. En todo caso, hay una frase favorita del psiquiatra suizo que dice “no puedo creer en lo que no sé, pero tampoco puedo creer en lo que sé”.

 

         Tenía una prima que al parecer poseía facultades mediúmnicas y antes de descubrir su opinión con respecto al espiritismo, usaba las supuestas facultades de su citada prima para sus experimentos. Jung sueña con una cueva en la que al parecer mata a alguien. Este sueño le induce a pensar que tiene que matar algo de su inconsciente para poner sus ideas en claro. Piensa que la líbido es una manifestación de la energía psíquica, que por supuesto mueve el instinto sexual y afirma que el complejo de Edipo, Electra, etc. no pueden generalizarse. Sostiene que dichos complejos son la consecuencia de mimos o cuestiones de tipo familiar con respecto a los niños. Así mismo afirma que las manifestaciones sexuales de los niños comienzan aproximadamente a una edad que oscila entre los 3 y 5 años. Las fijaciones o anclajes psicológicos, son también consecuencia del ambiente, del entorno familiar. Su afición por los temas parapsicológicos y esotéricos se produce por dos anécdotas que paso a referir inmediatamente.

 

         Cuando trabajaba en su habitación, su madre se hallaba faenando en una estancia próxima a su casa. De pronto se oyó un ruido estrepitoso que les asustó a ambos. Se trataba que una gran mesa de nogal se había partido en dos. En otra ocasión, hallándose también trabajando, oyó una especie de explosión y ello era debido a que un cuchillo de cortar pan que estaba en la alacena, se partió en cuatro trozos.

 

         Estas anécdotas y otras que no voy a relatar porque no vienen al caso, hicieron  que el joven Jung se interesase por estos temas. Él sabía perfectamente que no era el inventor de los arquetipos y el inconsciente colectivo, una de sus obras cumbre. Esto es tan viejo como el mundo, pero descubrió que constituían y constituyen una explicación bastante plausible para una técnica base de interpretación onírica. El inconsciente colectivo es la gran memoria universal. Jung afirma que el alma es un arquetipo que en el hombre se llama ánima y que se refleja de forma femenina, es algo ideal, indivisible, intangible, pero al mismo tiempo real. Es la inspiradora, algo así como la fuerza motriz, sería como la musa del escritor. El arquetipo del alma femenina es el ánimus, como se ve está representado por un aspecto masculino y al contrario que en el hombre tiene, por decirlo de alguna manera, forma plural. El espíritu, para ambos sexos, que naturalmente es otro arquetipo, está representado por el viento, los ancestros, los animales colaboradores o domésticos, por el fuego y por los ancianos sabios para el hombre y por la magna mater para la mujer. Reconozco que el concepto es bastante abstracto, genérico y difícil de comprender bien. No es así con el ánima y el ánimus, que no siendo evidentemente tangibles, aunque sean ideales también son realidades.

 

Dice Jung “aunque creo que un profano inteligente y que disponga de algunos conocimientos psicológicos, de cierta experiencia de la vida y de cierto entretenimiento, está en condiciones de diagnosticar exactamente la compensación incluida en un sueño, pienso que, por el contrario, le es imposible comprender la naturaleza del proceso de individuación, base de la compensación psicológica, sin poseer sólidos conocimientos en los campos de la mitología, del folklore, de la psicología de los primitivos y de la historia comparada de las religiones”. Mi punto de vista es en parte coincidente, pero es absolutamente indispensable establecer algunos matices.

 

         Tanto Freud como Jung, son en cierto modo seguidores del gran filósofo Nietzsche. Para Freud el Yo y el Super Yo tienen una evidente importancia. El vienés denomina inconsciente al Ello, mientras que Jung da constantemente vueltas al Sí Mismo. En este sentido quiero recordar al gran pensador Krishnamurti que hablaba del sí propio, del conocimiento propio, o de Gurdjieff que habla del recuerdo del sí. Una distinción clara de Jung con respecto a Freud, es que mientras que para el último el componente sexual del inconsciente lo llenaba o lo ocupaba todo, para psiquiatra-psicólogo suizo los símbolos son multivalentes, polivalentes.

 

 

Ejemplo 1

 

Para Freud la serpiente es un símbolo fálico, para Jung es un símbolo fálico evidentemente, pero como tal símbolo cumple otras funciones de acuerdo con el contexto del sueño. Puede indicar miedo, prudencia, sabiduría y desarrollo (la kundalini), el diablo, etc. En definitiva, la serpiente es un arquetipo. Freud sostiene que los instrumentos cilíndricos, alargados y punzantes, son símbolos fálicos igualmente. Jung, sin negar esta afirmación, indica que es parcial puesto que una espada por ejemplo, puede ser algo que simboliza el corte o el fin de una situación, o una acción que cumple un fin siempre de acuerdo con el contenido onírico de que se trate.

 

         Freud sostiene que los recipientes: vasos, tazas, armarios, cajones, etc. son símbolo de los genitales femeninos. Jung dice que sí, pero indica que su contenido simbólico y arquetípico es de mucho más largo alcance. Para los que nos dedicamos a investigar el tema onírico, al menos para el autor del presente trabajo, me gusta la concepción jungiana por entender que es más enriquecedora. Jung estudió y alguna vez puso en práctica en sus consultas temas como la telepatía, la clarividencia, la alquimia y también la astrología.[7]

 

         Las fuentes en las que Jung ha bebido y que han motivado el gusto por estos temas paranormales –con independencia de sus dotes como psicólogo- ha sido su propia familia. Su abuelo, hijo natural del poeta Goethe y de lo que le gustaba jactarse, el viejo Jung, era un entusiasta de los temas paranormales y esotéricos, y su abuela poseía dotes mediúmnicas. Su padre, fue pastor protestante y él de joven, antes de emanciparse, vivía en la casa rectoral del pueblo. En su adolescencia y casi hasta su madurez, tuvo una gran crisis religiosa. Las prácticas mediúmnicas que practicaba con su prima, como ya he apuntando, las suspendió de manera brusca al comprobar que ésta se había enamorado de él.

 

         De niño y hasta su adolescencia, tenía reticencia para ir a la escuela, y para hacer su capricho se ponía enfermo. Naturalmente esto es una forma de neurosis. Esto le marcó de manera profunda, hasta el punto de especializarse en psiquiatría después de haber estudiado medicina. Henry F. Ellenberger piensa que es parte de una enfermedad que denomina creadora, es una neurosis evidentemente transitoria, que hasta cierto punto le condicionó.

 

         Otras fuentes de Jung residen en la lectura de libros orientalistas de budismo zen, yoga y además vivió como experiencia personal durante algún tiempo con una tribu africana. Su aportación, no sólo a la psicología psicoanalítica, sino a la definición más exacta y más real de los arquetipos y del inconsciente colectivo en su obra del mismo nombre, y como consecuencia de todo ello, a las técnicas de interpretación onírica, ha sido de un indiscutible valor.

 

         Murió en Suiza en 1961, a la edad de 86 años. Las personas del pueblecito al que se retiró para pasar los últimos años de su vida, las cuales muchas de ellas todavía viven, explican que Carl Gustav Jung tenía una sabiduría indiscutible.

 

 

 

 

 

 

 

TÉCNICA DE ALFRED ADLER

 

         Alfred Adler nació en Viena y al igual que Freud era de origen judío. Persona algo enfermiza. Propugna el conocimiento concreto del hombre. En una de sus obras cumbres “El carácter neurótico”, enmarca al ser humano en distintas tipologías. Su tesis hace pensar que todos somos algo neuróticos. Henry F. Ellenberger sostiene la tesis de que Adler se hace psiquiatra como consecuencia de su enfermedad y que al igual que afirmaba con Jung, es una enfermedad creadora. Hay tres hechos en su infancia que a mi juicio marcan su vida y su posterior trayectoria profesional. El primero es que siendo muy joven, prácticamente un niño, conoce la muerte de un hermano menor. El segundo es que tuvo un ataque de neumonía y el tercero, es que por si fuera poco, padeció de raquitismo. Se hizo médico y se especializó en psiquiatría, aunque en realidad fue un gran psicólogo.

        

         Primero siguió con simpatía e incluso con entusiasmo a Sigmund Freud, pero pronto se apartó de él para fundar su propia escuela. Sostiene la tesis del complejo de inferioridad. El ser humano tiene un sentimiento de inferioridad y además tiene el sentimiento de pertenencia a la comunidad. Se ocupó especialmente del tratamiento de las neurosis, y como ya he apuntado anteriormente, su concepción onírica fue siempre desde esta perspectiva. Como consecuencia de una infancia no demasiado feliz propugna que el ser humano, a pesar de sus deficiencias, está asistido por una especie de compensación. Sí creo que existe una auténtica y real ley de compensación en todos los seres humanos, si bien esta ley se muestra mayormente en aquellas personas con más deficiencias. A mi juicio, no podemos encuadrar a Adler dentro de una escuela psicoanalítica propiamente dicha, y sí en una especie de hibridez entre el psicoanálisis y el conductismo. Tuvo bastantes problemas para publicar porque en un principio sus obras fueron ampliamente denostadas. Por supuesto coincide en parte con Jung en el sentido de que es fundamental para interpretar los sueños, la libre asociación, pero no es tan simbolista o tan semiólogo. Parece que en su madurez –no llegó a tener una edad avanzada- tuvo creencias religiosas bastante sólidas. Murió de un infarto de miocardio en 1937.

 

 

TÉCNICA DE OTTO RAN

 

         Otto Ran tiene una obra que bajo mi punto de vista es su obra cumbre, y que se llama “El trauma del nacimiento”. El nacimiento según este autor es un acontecimiento traumático porque el ser humano en el útero materno, flotando sobre el líquido amniótico, se encuentra feliz. Su propio agrandamiento, su desarrollo, su crecimiento paulatino y gradual le impele a salir de esta situación en la que tan confortablemente está. Cuando sale al mundo exterior y es separado de su madre por el corte del cordón umbilical, el ser humano es absolutamente indefenso y de algún modo percibe esta situación. El nacimiento generalmente es trabajoso, porque con independencia de las ayudas y asistencias que la madre necesita, el ser humano neonato ha de realizar un gran esfuerzo, y es que las condiciones ya no son tan confortables y sí muy angostas. En definitiva, nadie es consciente de su nacimiento, no hay memoria consciente del momento, pero el hecho en sí mismo y sus circunstancias nos marcan de manera indiscutible. Esto se refleja en los sueños que en realidad son el tema que nos ocupa manifestándose de distintas formas:

 

1.- En general, no nos gustan los túneles.

2.- Muchas personas son claustrofóbicas y también lo manifiestan en sus contenidos oníricos.

3.- Son muchos los que en cualquier edad adoptan posturas fetales.

4.- Cuando tenemos necesidad de dormir hay quien dice que estamos recordando nuestro estado embrionario o de confort en nuestro útero materno.

 

         Anteriormente cuando aludí a la obra de Freud indicaba que este autor expresaba que el sueño en parte era una regresión. Así es, he dicho que el mundo onírico es una manifestación de nuestra vida inconsciente y hay veces que esas manifestaciones vienen al consciente de manera clara y otras no. Precisamente los que sostienen la teoría de la reencarnación, cuando decimos que no recordamos nada de nuestras vidas anteriores, ellos dicen que tampoco se tiene memoria consciente del acto de nacer, incluso de los primeros años de nuestra actual vida, en el supuesto de que haya otras vidas. En cualquier caso el nacimiento marca y no digamos de la forma o modo en que se ha nacido.

 

         Cuando he practicado alguna regresión y he hecho retornar a la persona al útero materno, bien en estado de relajación profunda, bien en estado hipnótico, me he llevado algunas sorpresas, pero más sorprendida ha quedado la persona que ha sido sometida a esta situación, porque ha descubierto momentos pretéritos de los que el sujeto en cuestión no tenía ni idea y sí se han servido para reconstruir sus ideas y poner orden en su conciencia. Retomando el tema, tengo que indicar que son muchos los sueños que evocan no sólo nuestro nacimiento, sino nuestra estancia en el útero materno. Sueños de angustia que no entendemos bien, de estrechez, de pasadizos interminables....

 

         Hay un tema en relación con lo que nos ocupa, que no podemos pasar por alto. Un elevado porcentaje de niños durante los primeros meses de su vida se despiertan llorando. Los niños no expresan el motivo del llanto, no han desarrollado la facultad del lenguaje oral y son varias las causas o móviles que obedecen al llanto. Entre otras, los niños pueden tener problemas de dolores de vientre, de oídos o sencillamente el mundo exterior les sigue siendo hostil y se despiertan como consecuencia de sueños que reflejan esta hostilidad o de sueños en los que regresan al claustro materno y cuando han despertado perciben que la realidad es muy distinta y expresan su disgusto con el llanto. Como en los sueños mezclamos situaciones del pasado y de la vigilia inmediatamente anterior, ellos son de alguna manera víctimas de estas circunstancias, y es frecuente el despertar de niños con terrores nocturnos, ansiedades y otras angustias. No digamos nada de los niños que como consecuencia del malformaciones genéticas vienen al mundo con defectos, al trauma que según Otto Ran del nacimiento, de esfuerzo que supone nacer, salir al mundo exterior, se suma un esfuerzo adicional que es el hecho de sobrevivir, de adaptarse a las circunstancias, al medio ambiente.

 

         Los niños pequeños no nos cuentan sus sueños, evidentemente, pero si pudiéramos conocer los contenidos oníricos que motivan su llanto, seguro que son auténticas tramas de seres que en muchos casos deambulan o fluyen entre dos vidas: la prenatal y su vida presente. La marca a mi juicio es tan fuerte y tan intensa que al menos hasta los 2 ó 3 primeros años de la vida, el soñar de los niños nada entre el placer y el displacer. Luego, a lo largo de nuestra vida, esta marca se hace menos visible, más tenue pero está archivada en nuestro inconsciente a perpetuidad. Afortunadamente en el momento actual a los niños pequeños, ya no se les asusta con el coco o esos personajes de ficción, que también, y por si fuera poco, se reflejaban en sus sueños. Ya reciben bastantes sustos con sensaciones que poco a poco van percibiendo y con las que tardan en familiarizarse, motivo de bastante y abundante contenido onírico. A propósito de esto relataré un sueño que se me presentaba repetitivamente a la edad de 3 ó 4 años. Como antecedentes diré que iba con frecuencia de vacaciones al pueblo de mi abuela y de mi madre, no de vacaciones escolares, sino en edad bastante anterior a la del colegio. La casa era de labranza, tenía tres plantas y un sótano en el cual se albergaba una bodega y una especie de cueva a la que me gustaba descender.

<<Desde la planta más alta de la casa caía al vacío por un hueco y llegaba a la cueva de la cual no podía salir porque no encontraba la salida>>

 

En otras ocasiones el tema era a la inversa, es decir, soñaba con que oía ruido en las plantas superiores cuando me hallaba en la cueva, aunque esto no me inquietaba lo más mínimo ya que en aquellas profundidades me encontraba a gusto y sólo deseaba salir cuando me apremiaba alguna necesidad fisiológica, incluida el hambre, no obstante tampoco lograba encontrar la salida. La cueva evidentemente estaba a oscuras pero a mi esta circunstancia al ser ciego me daba igual. Otro niño en circunstancias similares se hubiera despertado aterrorizado. De todas formas me gustaba descender a las profundidades de la casa y esto es una inquietud, una experiencia no desprovista de asociaciones con situaciones pretéritas. Otra de las aficiones que tenía de niño era la de introducirme en un árbol hueco que estaba en la huerta de mi padre, hasta que me dijeron que ese árbol era un nido de culebras y no volví a introducirme en él, pero sí soñé en los primeros años de mi adolescencia y hasta que tuve trato con personas del sexo opuesto, que me introducía en ese árbol y cuando quería salir, una culebra me cortaba el paso.

 

         Lo relatado anteriormente no es divagación, tan sólo pretendo ilustrar con ejemplos concretos cómo nos atrae el lugar donde hemos vivido antes de nacer y esto es una constante que se expresa simbólicamente de manera muy gráfica cuando los poetas y los filósofos nos hablan por ejemplo de la madre tierra. Aquí a mi juicio subyace, inconscientemente, un concepto de oquedad, pero  no tengo ninguna pretensión psicoanalítica, si bien no podemos obviar las aportaciones que el psicoanálisis ha realizado a la teoría de la interpretación de los sueños. En el capítulo anterior hemos podido observar cómo distintos sabios se adelantaron en parte a las escuelas de Freud, Jung y Adler básicamente. Ellos también bebieron de dichas fuentes históricas, particularmente Jung que estudió y aprendió técnicas y fuentes orientales, pero sería injusto si dejara de reconocer que también Otto Ran con su trauma del nacimiento, ha perfeccionado, técnicas mucho más depuradas que permiten tener una mejor idea de cómo se manifiesta nuestra vida inconsciente. Y es curioso porque desde un punto de vista mecanicista (con los electroencefalogramas, polígrafos y demás medios técnicos) no se nos permite conocer los contenidos oníricos. Sólo si nos los cuentan y a través de la psicología y de una cierta comprensión del fenómeno onírico, así como a través de la antropología, es posible llegar a conclusiones más o menos aceptables del significado de dichos contenidos oníricos.

 

         Volviendo a cómo nos marca el acto de nacer he de distinguir dos líneas diferentes que a mi modesto entender convergen. Una es que hasta hace relativamente poco tiempo los partos eran ciertamente dolorosos. La otra es que en el momento actual y gracias a las tecnologías médicas modernas, los partos son mucho menos complejos y menos atormentados. La convergencia estriba en que la persona que nace tanto antes como en el momento presente, sufre el mismo traumatismo, porque lo que realmente produce el shock es el contraste entre el mundo de donde procede y el mundo al que asoma, y que es donde va a transcurrir desde el principio hasta el final su vida. Ahora bien, hay una relativa nueva forma de venir al mundo que probablemente puede ser más agradable para el neonato. Consiste en que las madres paren en piscinas o receptáculos acuáticos con condiciones climáticas de toda índole adaptadas y adecuadas en las que, según se indica, el acto de nacer es más agradable. En todo caso, alguna experiencia de contraste tiene que haber, porque el nacido ha de salir del agua y además su vida va a desarrollarse en un entorno diferente del medio en el que nace.

 

         No tengo experiencia directa de las impresiones iniciales de la madre ni del recién nacido con respecto a esta técnica. No obstante, sí que tiene que haber una impresión más o menos brusca del mundo exterior, y lo que habría que saber es en qué grado tiene su correspondencia con respecto a cómo esta forma de nacer queda marcada en su vida; si se acentúa menos que en los nacimientos tradicionales y sobre todo, y es lo que más nos interesa, cómo influye esto en sus contenidos oníricos. Sería muy útil conocer el comportamiento nocturno de los niños que nacen de esta forma en los primeros meses de su vida.

 

 

TÉCNICA EN LAS TERAPIAS COGNITIVO CONDUCTUALES

 

Cognitivo viene del sustantivo latín gnosis (derivado del verbo gnosco, conocimiento). Conducta viene de conducir-se. La psicología cognitiva se ocupa del estudio de los procesos y estructuras mentales y el significado que las personas dan a los acontecimientos de su vida (sus estados anímicos, pensamientos y conductas) y es la base de esta terapia. El comportamiento marca la pauta, la conducción que por supuesto está regida por los sentimientos, pero también por las normas al uso y la experiencia. Ésta se configura de dos maneras:

 

a) Por lo que hemos aprendido y aprendemos diariamente en la vida práctica

b) Por otro tipo de conocimientos que pueden ser de nivel académico, técnico, laboral, etc.

 

De ahí los términos cognitivo y conductual, que sirven para denominar esta clase de psicoterapia.

 

Sus principales fundadores han sido Ellis (terapia conductual) y Beck (terapia cognitiva), y que como la mayoría de psiquiatras y psicólogos modernos, han bebido del psicoanálisis y por tanto lo conocen bien, pero en este caso ambos se apartaron muy pronto de él, o más bien pasaron de refilón porque encontraron en las teorías conductuales y cognitivas un campo mucho más adecuado para aplicar sus terapias.

 

El empleo de la interpretación de los sueños tanto en la psicoterapia conductual como en la cognitiva es algo muy aislado y en general los sueños tienen poco valor.

 

En parte porque no tienen formación sobre el uso de los sueños  en psicoterapia, en parte también porque los sueños no tienen un componente conductual. Desde estas terapias, los sueños se ven más como procesos neurofisiológicos que psicológicos y en algunos casos como algo perteneciente al inconsciente, lo cual no resulta muy apto para la terapia cognitiva. Esto hace que el uso de los sueños no forme parte de estas terapias.

 

Sin embargo conviene resaltar la formulación que desde el punto de vista cognitivo hacen los constructivistas narrativos sobre los sueños. Éstos se contemplan como procesos metafóricos y narrativos que dan forma y sentido a nuestra experiencia vigil, ya que tienen una similitud con ésta, dado que el conocimiento se construye a través de narrativas provenientes de dicha experiencia.

 

Con esta premisa, los estímulos sensoriales, los estados emocionales y los procesos cognitivos emergen como residuos de la experiencia vigil. En esta continua  estimulación, el individuo organiza esta experiencia caótica en procesos coherentes dando significado a ésta a través de una narrativa que adquiere sentido y permitiendo a la mente inconsciente integrar estas experiencias.

 

Estas narraciones son expresiones primitivas y profundas del inconsciente y este examen de los aspectos latentes que subyacen a las cogniciones, acerca esta terapia al planteamiento que realizan los psicoanalistas.

Con respecto a este apartado quisiera acabar con dos apuntes a modo de  conclusión que me parecen importantes y que evidentemente no constituyen otra cosa más que mi opinión. Puede que sea ésta una crítica constructiva, y valga la redundancia fonética por lo de constructivista.

a) La narración o narrativa es la que se produce cuando el soñante relata su sueño y no otra, porque en los sueños en general hay poco diálogo y mucho menos monólogos. En los sueños se suceden las secuencias o escenas en forma de imágenes visuales, auditivas, táctiles, en menor grado olfativas, y en mucha menor medida gustativas. Naturalmente, siendo muy sutiles a la hora de hablar de narrativa, ésta si existe, es extraordinariamente elemental.

b) El segundo aspecto que quiero resaltar es que siendo la metáfora una figura literaria que por supuesto se da con cierta frecuencia en los sueños, no es ni mucho menos una constante, ya que los oniremas pueden componerse o formarse única y exclusivamente, según los casos, de dramas, películas, metáforas, alegorías, de guiones en general, o de todas estas cosas mezcladas. Por tanto, no podemos ni debemos apoyarnos en cuestiones literarias que predominen como constante y de manera exclusiva.

 

TÉCNICA EN LA TERAPIA GESTALT

 

La teoría Gestalt, cuyo creador es Perls, es un tipo de terapia en la que se trabaja con las emociones, sentimientos y expresiones corporales. Prima el “darse cuenta”, anteponiendo el sentir, a la racionalización o la espontaneidad frente al control. Perls en sus inicios fue psicoanalista pero en un congreso celebrado en Praga en 1936, como consecuencia de diferencias profundas de criterio con Freud rompió con el médico vienés y desarrolló su propia teoría que dio paso a la posterior fundación de la escuela Gestáltica.

 

La terapia Gestalt va enfocada hacia una toma de conciencia de las propias sensaciones; trae al presente conflictos del pasado, vivificándolos, e incluso dramatizándolos, y proyectando fuera, a través de la técnica de la silla vacía, aspectos de la personalidad para analizarlos con más objetividad. Es decir, la terapia Gestalt trabaja con lo presente, el aquí y el ahora, enfocando la atención en cada una de las partes del cuerpo, con la finalidad de localizar y mover la energía que permanece estancada para de esta forma consumar aquellas situaciones del pasado que quedaron inconclusas.

 

Respecto al trabajo con los sueños y a diferencia de otras escuelas, los símbolos tienen escasa o nula importancia y el relevo lo toma aquello que se siente, cómo y dónde se siente. En la Gestalt los sueños hay que revivirlos. El soñante debe evocar el sueño en cuestión, a partir de ahí retoma el recuerdo y lo hace presente. El terapeuta permite a la persona que desarrolle aquellos sentimientos e ideas que surjan en la rememoración del sueño de una forma espontánea. Hace notar que la persona no se encuentra sola y dirige la sesión con aquellos temas que considera de importancia.

 

Por ejemplo, en la obra “Trabajando los sueños”[8] se muestra un trabajo con una mujer que sueña con un perro agresivo que la persigue y un maremoto, el cual no parece tener consecuencias trágicas ni desagradables. El terapeuta hace que la joven superponga el animal perro con el elemento playa, exponiendo diversas situaciones relacionadas entre sí para que la joven las imagine, las reviva de nuevo y experimente lo que esos momentos le sugieren. Pero una de las cuestiones importantes de la terapia gestáltica consiste en jugar con la parte positiva de los sentimientos, es decir, en este caso, el perro agresivo puede hacerse manso. Naturalmente esta situación de mansedumbre es imaginada por orden del terapeuta y el concepto playa que corresponde al sueño del maremoto, está también jugando su papel pero de manera pacífica, como contraparte del maremoto en sí mismo, es decir, como parte positiva. El terapeuta hace convivir ambos sueños, los cuales transpone, transmuta, para que a través de la actuación, la energía pueda al fin expresarse libremente y mediante la correspondiente toma de conciencia, se llegue a asimilar e integrar esa vivencia en la vida diaria del paciente.

 

En cierto modo pienso que se trata de una terapia de limpieza psíquica puesto que la persona que sueña es la que determina si después de relatar, actualizar y revivir el sueño o sueños, la solución a la que le conduce el terapeuta es o no de su satisfacción.

 

Hay un elemento que no podemos obviar y estimo de suma importancia cual es la silla vacía. Ésta se coloca de manera real frente al soñante y en ella se proyecta la figura u objeto central del sueño para que el paciente o cliente imagine lo que quiera respecto de lo que ha soñado y sostenga un diálogo con dicha figura. El terapeuta deberá intervenir cuando lo estime conveniente. Si el sueño es muy vívido o la persona que soñó es muy sensible, puede entrar en una situación de tal intensidad que incluso intenta, y a veces lo hace, ocupar la silla vacía porque vive su papel del sueño teniendo en cuenta que el terapeuta hace que el aquí y el ahora sean efectivos. Naturalmente el desenlace deberá propiciarse cuando el terapeuta lo juzgue pertinente intentando que el paciente o cliente esté siempre de acuerdo con el final, porque ya he indicado anteriormente que la incógnita del sueño debe despejarse siempre de manera satisfactoria, reconvirtiendo las partes negativas en positivas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

7.- EL MUNDO ONÍRICO EN LAS PERSONAS DISCAPACITADAS

 

 

Cómo es el mundo onírico en las personas discapacitadas puede parecer un tema complejo, pero no lo es si hacemos las siguientes puntualizaciones:

 

1.- El concepto discapacidad es extraordinariamente amplio. Tanto, que los poderes públicos han establecido a lo largo de las distintas legislaciones, múltiples enunciaciones y tipificaciones del término discapacidad apelando a cuestiones definitorias y clasificatorias que ciertamente son confusas. Según esto un discapacitado puede ser un enfermo crónico, un hemofílico, un diabético severo, un epiléptico, una persona con 6 dedos o con disminución de alguno de sus miembros, etc. En definitiva, personas que se hayan integradas en la sociedad en líneas generales.

 

2.- Existen discapacidades o defectos que comportan una psicología especial, una forma de vivir algo diferente y consecuentemente una conducta que es inherente, consustancial a esta discapacidad o disminución. Me estoy refiriendo a las discapacidades psíquicas, y por tanto a deficientes psíquicos de distintos grados.

 

3.- Por otra parte se encuentran los discapacitados físicos: cojos, parapléjicos, tetrapléjicos; y los discapacitados sensoriales: personas parcial o totalmente sordas y ciegas. En realidad y sin querer me he metido en otra clasificación vieja, pero que se ajusta más al objeto de mi investigación y por tanto de mi trabajo.

 

De estos colectivos hay que hacer una distinción importante:

 

-         Aquellas personas que han adquirido su discapacidad a lo largo de su vida.

-         Aquellas otras cuyo defecto es congénito o lo han adquirido a una edad tan temprana que no pueden recordar su vida anterior a esta circunstancia.

 

4.- En el exhaustivo trabajo de campo que he realizado, resulta curioso que los primeros, es decir, aquéllos que han adquirido el defecto a lo largo de su vida, dicen soñar como si tal discapacidad que les aqueja no existiera en el sueño. Esto, como veremos en los ejemplos que ilustraré más adelante, es falso, porque sólo afecta al contenido manifiesto  de las imágenes y todas las secuencias que aparecen en sus sueños, pero si analizamos con detalle y en profundidad sus contenidos oníricos latentes, sí se puede apreciar, en unos casos sutilmente y en otros de manera bien palpable, que en general hay un condicionamiento en los motivos profundos de gran parte de sus sueños.

Las personas cuyo defecto físico, psíquico o sensorial es congénito, sí suelen soñar de acuerdo con las circunstancias defectuosas que sufren y digo suelen porque se insertan, que no integran (son conceptos diferentes), en la sociedad donde viven y de la que forman parte. Por ejemplo, un tetrapléjico puede soñar con un contenido concreto de su vida en que está actuando de manera normal con todos sus miembros. No le sucede lo mismo a un sordo o a un ciego total como enseguida veremos.

 

5.- Los ciegos, por su parte, tienen una peculiaridad. En un alto porcentaje no están sujetos a los ritmos circadianos de luz-oscuridad. Esto comporta que numerosísimas personas ciegas sufren de insomnio y duermen de manera irregular.

 

6.- Por último, sé que muchos discapacitados cuando lean este trabajo, no van a estar de acuerdo al cien por cien y otros, pueden hacer distinciones sutiles que estoy dispuesto a recibir como crítica y que seguro serán aportes interesantes. No obstante, dado que el autor de este libro es discapacitado, me permite adentrarme en este campo. Teniendo en cuenta que los sueños son una manifestación de la vida inconsciente y por tanto una persona que tiene un defecto está limitada en el grado que sea por el mismo, tiene necesariamente que afrontar las circunstancias que esto conlleva.

 

Ya he dicho que en aquellas personas que han adquirido su defecto a lo largo de su vida, las imágenes que aparecen y los movimientos que en sus sueños ejecutan son absolutamente normales, pero sucede que subyace generalmente el defecto que les aqueja.

 

Lo primero que tengo que indicar es que estos colectivos cuya discapacidad ha sido adquirida en la infancia, unas veces sueñan con sus sillas de ruedas o con sus muletas y otras no. Sin embargo, cuando la adquisición de su discapacidad es en la edad adulta sueñan “generalmente” con que sus movimientos son perfectamente normales. No obstante, el trasfondo de su sueño tiene mucho que ver con el problema de que adolece.

 

Voy a ilustrar lo que digo con varios ejemplos aplicados a distintos defectos.

 

Sueño 1

 

<<Una persona cuya discapacidad pertenece a este apartado, es decir, la ha adquirido en edad adulta, va a cambiar de coche. Su problema es una deficiencia en sus extremidades inferiores. Está buscando por todos los medios un coche adaptado. Esto es muy fácil, cualquier concesionario puede facilitar un coche que reúna las condiciones de un comprador de estas características, pero a esta persona no le satisface ninguno. Se desplaza a un país de la Unión Europea porque piensa que su deseo de adquirir un coche, que para él es una herramienta de trabajo, va a ser mucho más asequible que en España. No obstante, no hay ninguna posibilidad de que encuentre un automóvil que satisfaga sus necesidades. Entonces diseña un vehículo, un coche a la medida, pero tiene problemas para su fabricación y sobretodo para patentar su invento. Se despierta angustiado y sudoroso>>

 

Antes de pasar a su interpretación he de decir que este señor en cuestión, y en el momento de redactar el presente trabajo, lleva ocho años con deficiencia en sus extremidades inferiores. Esta persona siempre fue un perfeccionista y tiene un magnífico y confortable automóvil absolutamente adaptado a sus necesidades físicas, pero ¿por qué puede soñar que tiene esta necesidad – cuando en realidad esta circunstancia ya la tiene cubierta- y en el sueño está dispuesto a fabricar uno a su medida?

 

La interpretación que voy a efectuar en ningún caso es libre, por muy subjetiva que pueda parecer. Tengo la costumbre, como algo necesario que debe hacerse siempre, de hablar en profundidad con el soñante para tratar de esclarecer cuál es el motivo de su sueño.

 

En este caso está muy claro, me ha confesado que no le agrada su cuerpo; tampoco le gusta su actual circunstancia de caminar a perpetuidad en una silla de ruedas. Curiosamente siempre sueña sin sillas de ruedas y que su estado físico es absolutamente normal. Conociendo todos estos antecedentes, es fácil interpretar un sueño sencillo. El sueño nos indica que esta persona no se adapta a su actual cuerpo, representado por su coche, y mucho menos a su silla de ruedas, que él considera que le tiene anclado, limitado, estático. Es una persona extraordinariamente inteligente, fría, cerebral, en general bastante escéptico y que desde hace algún tiempo es un gran estudioso de la mente humana, si bien curiosamente es un tecnócrata. El sueño, a mi juicio, no tiene más.

 

 

Sueño 2

 

Una amiga mía, víctima de poliomielitis, tiene una deficiencia importante que le afecta gravemente a una de sus piernas. Cuando ella lea esto dirá que no es tan importante, seguro. Es una persona inteligente, con grandes dotes metapsíquicas y esotéricas y que sueña indistintamente que utiliza o no su bastón. Por ser una persona cercana a mí, no voy a relatar de manera específica ninguno de sus sueños, pero sí diré que en su mundo onírico hay dos constantes:

 

1.- Su deseo inmenso de libertad en todos los órdenes, aunque ello tenga un precio.

 

2.- El convencimiento casi absoluto de su permanente evolución.

 

Pero lo que me llama más la atención es que, siendo una persona que adquiere su discapacidad a una edad muy temprana, (un año y meses), sueñe que camina unas veces con su bastón y otras sin él. Pienso que esto puede deberse al sentido de imitación y a su gran integración social.

 

Sueño 3

 

         Una persona sorda, que adquiere su defecto a corta edad y que posee un resto auditivo muy escaso, me cuenta el siguiente sueño que transcribo:

 

<<Voy montado en bicicleta por una carretera o autopista que se ensancha progresivamente a medida que recorro el camino. El motivo de mi viaje es que me examino en una ciudad distinta a la que vivo. Cuando llego no encuentro el lugar donde he de examinarme. Doy un sin fin de vueltas pero no hay forma de dar con el sitio. Pregunto a diversas personas pero no obtengo respuesta. Llego a la conclusión que la gente está sorda. Tras hacer mil intentos regreso a mi casa y antes de llegar me despierto>>

 

Hay que apuntar que ese mismo día se examinaba en la Universidad, de Derecho Civil, obteniendo posteriormente sobresaliente de nota.

 

Pienso que el sueño lo dice todo, no obstante puntualizaré que:

 

a) La vía donde transcurre en bicicleta y que se ensancha progresivamente es porque él me confiesa que cuando está solo “su mente y su corazón -son sus propias palabras- se ensanchan”, ya que es una persona que busca la soledad frecuentemente.

 

b) Su desconcierto en cuanto a la ubicación de dónde ha de examinarse obedece a que las multitudes, según me dice, le aturden y desconciertan.

 

Paradójicamente, piensa, y lo dice muchas veces, que la sociedad en la que se desenvuelve, por cierto bastante bien, está sorda y ciega a estímulos y valores que él considera importantes.

 

 

Sueño 4

 

<<Una mujer sordo-ciega sueña que se está peinando y su pelo se cae de manera constante. A su derecha se encuentra otra persona que también posee un peine y que le indica, por lenguaje de signos, que el agente causante de la caída del cabello es su propio peine. Se intercambian los peines y la acción de peinarse prosigue sin que se le caiga el pelo>>

 

Sueño 5

 

<<La misma persona sueña que va por una especie de vereda o senda con un bastón. El camino es extraordinariamente largo y no recto, sino lleno de sinuosidades o curvas. Llega un momento en que el camino es completamente cuesta arriba. No se ve el final, o al menos ella en su sueño no percibe el fin de su andadura. Intenta seguir la línea recta para lo cual se sale de la senda por la que caminaba y cuando lleva caminando un corto trecho por la hierba llega a una pared que le impide el paso>>

 

La soñante es una persona intelectualmente brillante con limitaciones importantes que supera con su esfuerzo diario. No obstante, es perfectamente consciente de sus circunstancias y en el primer sueño no alcanza, a su juicio, el objetivo u objetivos que ella se propone porque parece que pierde potencia en sus facultades o defensas con la caída de su pelo, pero esto no es ni más ni menos que una sensación subjetiva de ella misma, puesto que la persona que se halla a su derecha y que a mi juicio es su alter ego, su conciencia profunda, le dice que está en un error porque su sensación de desprotección, de pérdida de algo, es subjetiva. Por tanto cuando cambia de pensamiento y la acción se ejecuta de otra forma, es decir, sin complejos, sin timideces, el enfoque de la vida o de un aspecto de la misma, importante por supuesto, es diferente. El peine es una herramienta de trabajo con la que quiere ejecutar una determinada acción.

 

El otro sueño sí que está de manera visible e íntimamente relacionado con su discapacidad. Y es lógico, porque cuanto más inteligente es una persona, más sensible y más consciente es de sus dificultades vitales o de la hostilidad del entorno. Esta hostilidad no quiero decir que sea sólo respecto de las personas que le rodean, sino de las dificultades globales o intrínsecas que hacen que algo no sea posible o sea difícil de llevar a cabo. El camino del sueño es su propia vida o un fragmento de la misma; es su andadura, su singladura, su forma de desarrollarse, su quehacer diario, que ella desearía fuese más sencillo, tal vez más corto, y en definitiva, como el de la gran mayoría de las personas sin discapacidad, pero siente su realidad bloqueada por ese mismo muro que le impide el paso.

 

Quiero hacer la siguiente puntualización. Las personas sordas, sean ciegas o no también, no tienen concepto del sonido tal y como lo tienen las personas oyentes o parcialmente oyentes. Esto no sólo influye en sus sueños, sino en su propio habla. Hoy muchos sordos, afortunadamente, pueden hablar, pero como consecuencia de no haber oído el sonido de manera auténtica y natural, hablan con defecto o con acento extraño. Está muy claro que sus cuerdas vocales y aparato fonador está en buenas condiciones.

 

A propósito de nuestro tema, un colega me ha hecho llegar un artículo encontrado en internet  en el que se hace referencia a cómo sueñan los ciegos. Este artículo, que no voy a transcribir por resultar muy largo, comenta tres puntos sobre los que quiero comentar algunas cosas. Estos puntos son:

 

1.- Que los ciegos congénitos ven en sueños

2.- Que los centros corticales actúan en estas personas durante el sueño

3.- Que además dibujan imágenes sencillas

 

El artículo al parecer es consecuencia de una investigación que se ha llevado a cabo en la Universidad de Lisboa (Portugal) y que recoge un profesor de la U.M.A. que supongo es de la Universidad de Málaga.

 

        

A este respecto, quiero decir lo siguiente:

 

1.- Por una parte, los investigadores reflejan el sueño como algo mecanicista.

2.- En segundo lugar y como consecuencia de ello, el proceso mecánico-cerebral de una persona ciega no se diferencia del proceso mecánico cerebral onírico de otras personas.

3.- En tercer lugar y testimoniando lo que digo, una persona ciega, aunque no tenga globo ocular, en sus sueños sí se da el efecto REM.

4.- En cuarto lugar, si actúan o no los centros corticales correspondientes, no significa que se vea en sueños y hablo de ciegos congénitos, obviamente.

5.- En quinto lugar, los ciegos aunque no hayan visto nunca, sí pueden dibujar imágenes sencillas, puesto que pueden poner su nombre y hacer gráficas no excesivamente complicadas, y tan es así que, cuando hace tiempo se nos exigía a todos dibujo en el bachillerato, los ciegos no quedaban exentos de esta asignatura. Ejecutábamos dibujos geométricos, en ocasiones de cierta dificultad, ayudados por un tablero, un compás y un cartabón, incluidos los ciegos congénitos, que son de quienes hablo en este momento. Naturalmente, hay ciegos muy bien dotados, incluso para las artes plásticas y también los hay que somos una calamidad, como en todas partes.

 

Por último y para concluir este punto, me gustaría reiterar mi discrepancia, porque entiendo que lo que se divulga puede inducir a error en la opinión pública, ya que hay que dejar bien claro que una cosa es el sueño desde el punto de vista mecanicista y otra cosa el sueño desde una perspectiva psicológica.

 

Respecto a los ciegos, existen dos tipos, al menos desde el punto de vista onírico. Aquéllos que han visto y cuando sueñan, según ellos, siguen viendo, y aquéllos que no han visto nunca o pierden la vista a edad muy temprana y en cuyos sueños se manifiestan como ciegos. De estos últimos, ya he relatado algunos sueños que pertenecen obviamente a mi propia persona. En relación al otro grupo, en los que comentan que en sus sueños no se manifiesta la ceguera, lo cierto es que muchos de estos ciegos sueñan alternativamente bien como ciegos, bien como personas que ven.

 

Como ejemplo voy a relatar dos sueños que pertenecen a una persona que perdió la vista a los   19 años y que es objeto de las dos características que resalto. La persona en el momento de redactar este trabajo tiene 48 años. La causa de su ceguera se debe a un glaucoma.

 

<<Voy conduciendo un coche y es de noche. Llevo la radio encendida y escucho música. Vamos a la playa de vacaciones. Me acompañan mi esposa y mis dos hijos. El coche va repleto de paquetes y bultos. La conducción se hace difícil porque el coche parece como si pesara mucho y no funcionara bien. Me detengo un momento y me apeo para comprobar la presión de los neumáticos. Todo es perfecto. Vuelvo a reanudar la marcha. Siguen produciéndose las mismas anomalías, pero a pesar de todo llegamos a nuestro destino. Cuando estamos descargando el equipaje, en el fondo del maletero aparece un adolescente que desconozco y que dice que viene con nosotros. En ese momento suena el teléfono móvil y resulta que es el despertador que me devuelve a la realidad>>

 

Esta persona me comenta de este sueño que “...veo perfectamente la carretera, con todas sus señalizaciones, con los faros de mi coche que nos iluminan. Lo soñé en el mes de junio y nos íbamos a la playa la segunda quincena de julio. En ese momento ya habíamos realizado la pertinente reserva.”

 

Antes de relatar el siguiente sueño, esta persona me comentaba que tiene buena destreza manual y que se le da muy bien la mecánica y la electrónica.

 

<<Tengo en mis manos un radiotransistor que está estropeado. Lo estoy destripando y el aparato se encuentra completamente desarmado. Cuando creo haber reparado la avería, reinstalo las pilas e intento ponerlo en funcionamiento. La radio no funciona. Lo vuelvo a desarmar e inspecciono de manera táctil la pequeña máquina y creo percibir que todo está en orden. De nuevo pongo las pilas, pero el aparato sigue sin funcionar. De pronto me doy cuenta que me faltan piezas y no puedo recomponer el aparato. Cuando lo desmonté estaban todas las piezas al completo. ¿Dónde están las que me faltan? ¿Quién se las ha llevado? Extiendo las manos por la mesa en la que estoy trabajando y no encuentro nada. Mi mujer y mis hijos no están en casa. Me despierto angustiado y lleno de sudor>>

 

El primer sueño es soñado como una persona que ve. El segundo no. Ambos sueños tienen un elemento común, y es el de la comunicación. El primero a través de un coche que les lleva a la playa, el segundo, a través de un medio de comunicación tan importante y poderoso cual es la radio. Si el sueño es o no de transistores, aparentemente importa poco, pero cuando nos adentremos en las circunstancias del sueño veremos que sí puede tener su importancia. El ver o no ver también tiene una importancia relativa, al menos superficialmente hablando.

 

Reitero una vez más que nadie debe lanzarse libremente y por su cuenta a extraer conclusiones definitivas de los sueños que nos cuentan sin previamente intercambiar impresiones con la persona soñante. Cuanto más la conozcamos más fácil nos va a resultar realizar una interpretación que pueda ajustarse a su realidad inconsciente.

 

He aquí una persona inteligente, imaginativamente rica, con una doble vivencia puesto que conoce muy bien el mundo de las formas y ahora también sus importantes limitaciones. El primer sueño está motivado básicamente por el hecho de que ya tiene planeadas sus vacaciones, circunstancia desencadenante de la trama onírica. La verdad es que nuestro inconsciente tiene capas profundísimas, y aunque en la realidad es su mujer quien conduce el coche, en este caso es él quien lo hace, lo que muestra su deseo de conducirse personalmente en la vida, sin dependencias. Pero el vehículo no marcha bien, pesa demasiado, de recuerdos y circunstancias pasadas importantes que han dejado un gran lastre en su vida, no en vano es precisamente ese adolescente, ese chaval de 19 años el que se halla escondido al fondo del maletero o en lo más hondo de su ser y que todavía hoy sigue llevando consigo. Ésa es su carga y así de claro lo muestra este sueño.

 

En el sueño él sigue viendo y muchos ciegos que han perdido la vista en edades en las que la conciencia está más desarrollada, continúan viendo en sueños. La ceguera, al igual que cualquier otra discapacidad, no se acepta o se acepta mal, peor que aquéllos que son discapacitados de nacimiento.

 

         Respecto al segundo sueño, una de las mayores limitaciones que tiene la ceguera es la comunicación, aunque esta dificultad está bastante compensada por las tecnologías puntas que ofrecen auténticas maravillas a través, por ejemplo, de la cibernética. No obstante hay que aclarar que el término o concepto compensación no equivale en absoluto al concepto suplencia y es que un altísimo porcentaje de las sensaciones que percibimos son visuales y no hay ningún sentido que pueda suplir a la vista. Por eso la persona que sueña que repara la radio, popular medio de comunicación, no sabe bien dónde se encuentran las piezas para poder comunicarse, y tiene inexcusablemente dependencia de algo o alguien que le ayude a desenvolverse en algunos aspectos de su vida ordinaria y cotidiana, sobretodo en aquellas cuestiones donde la comunicación no verbal, gestual, mímica, es tan importante para los seres humanos. Dos personas pueden expresarse a través de gestos o simplemente con la mirada delante de un ciego y éste muchas veces no puede percibir esta circunstancia.

 

No me atrevo –aunque hay algún elemento de juicio para poder opinar- a tratar el tema de los deficientes psíquicos, que es extraordinariamente complejo y variopinto, porque las circunstancias de cada caso o de cada grupo de casos son distintas. Los deficientes psíquicos también sueñan, obviamente, pero quisiera detenerme someramente en unos discapacitados muy especiales a los que respeto y quiero entrañablemente, como son las personas que padecen síndrome de Down.

 

Estas personas son extraordinariamente afectivas, muy sensibles, exquisitamente perceptibles, susceptibles y es muy fácil herirles. Tienen un gran sentido de la responsabilidad cuando se les hace comprender bien el trabajo o la obligación que están llevando a cabo, en definitiva, tienen una inteligencia emocional, pero también son recuperables, reeducables y hasta hay alguno universitario. Las condiciones de vida de estas personas hasta hace pocos años eran muy precarias, morían muy jóvenes, pero en estos momentos, con las nuevas tecnologías y el avance de la industria farmacológica ya hay muchas personas con síndrome de Down que son prácticamente ancianas. Han tenido y tienen un problema, y es que este síndrome va aparejado con otras enfermedades, abundan las cardiopatías congénitas, entre otras, que en muchos casos son operables.

 

Voy a relatar un sueño de una persona que en este momento tiene más de 20 años.

 

<<Estoy en una ciudad que no sé cuál es. Tomo café con unos amigos, los cuales no están fumando, ni yo tampoco – yo no fumo nunca-. La atmósfera es irrespirable, puede que las condiciones del bar propicien esta situación. Salimos a la calle y las condiciones no varían, todo sigue igual. Cuando llego a casa lo único que siento y quiero es acostarme. De lado no puedo dormir por tanto opto por estar en posición boca arriba. Cuando ya no puedo más empiezo a tener ansiedad y me despierto angustiado. Me despierto con un ataque de asma>>

 

El soñante nos cuenta que arrastra una bronquitis crónica, enfermedad que suele darse en bastantes personas afectadas por el síndrome de Down.

 

Estimo que el tema ya está agotado, pero quiero concluir diciendo que la discapacidad, que es una desventaja evidente, tiene y no podía ser de otra manera, su repercusión inconsciente, que se manifiesta, entre otros ámbitos también en el onírico. Es importante tener un conocimiento, aunque sea somero, de cómo funcionan psicológicamente los procesos de nuestro inconsciente cuando se manifiestan a través del mundo onírico, ya que ello nos permite conocernos un poco mejor y porque en definitiva, tiene efectos terapéuticos. Las situaciones o accidentes de nuestra vida influyen de manera esencial en nuestras pautas de conducta, en cómo somos, y por tanto en cómo o qué soñamos. Si bien es cierto que aunque tengamos una deficiencia, no significa inexcusablemente que en todos los sueños imprescindiblemente ésta haya de manifestarse, si bien obviamente es frecuente que se recuerde y se remita a cómo somos.

 

Por último y a título anecdótico, pregunté a una amiga ciega: “¿Cómo sueñas?”, a lo que me respondió de manera automática y sin pensar: “sueño como vivo”. La persona que así me respondía es licenciada en Ciencias de la Información, pero no todos los discapacitados son personas de rango intelectual medio o superior, obviamente existen discapacitados de todo tipo y estamentos sociales. Como discapacitado, soy perfectamente consciente de las críticas que mi forma de enfocar el tema conllevará entre muchos compañeros cuando me lean, pero me quedo con el comentario de mi compañera “sueño como vivo” que responde perfectamente al pensamiento de Calderón de la Barca que tan magníficamente plasma en su monólogo “La vida es sueño”. Está claro que las personas que han adquirido su discapacidad a lo largo de su vida no se consideran igual que aquéllas con una discapacidad congénita o adquirida a una edad muy temprana. Como discapacitado pienso que aquéllas que la han adquirido a lo largo de su vida, tienen una riqueza imaginativa y vivencial extraordinariamente importante. Yo pertenezco al otro grupo. No he tenido la suerte de tener esa riqueza imaginativa y vivencial pero me atrevo a afirmar que el defecto entraña también unas cualidades, unas tendencias, unas pautas conductuales y ello obviamente se refleja en el mundo onírico de manera, en unos casos manifiesta, y siempre latentemente.

 

 

 

8.- SIMBOLOGÍA Y ASOCIACIÓN

 

Hemos recorrido el sinuoso y laberíntico camino del mundo onírico. Si bien no nos hemos metido en muchos vericuetos y recovecos, sí considero conveniente detenerme en dos aspectos que considero de capital importancia.

 

Ya hablamos de los contenidos latentes y manifiestos, de la trama o urdimbre del sueño y que en general, los sueños nos dan respuestas y traen mensajes. Mensajes dirigidos a nosotros mismos provenientes de nuestro inconsciente. Los dos aspectos de los que hablo son los que constituyen el código onírico, el jeroglífico.

 

Daré una definición de urgencia de símbolo y diré que es la representación de una idea abstracta o concreta. Una idea abstracta es por ejemplo la virtud, la justicia, el miedo, la maldad, la bondad. Una idea concreta es una cosa, un ser, animado o inanimado, un objeto que se puede palpar, percibir por los sentidos externos: el tacto, la vista, el oído, etc. Los símbolos, como los sueños, pueden ser sémicos o polisémicos, es decir, pueden tener uno o más significados, y pueden ser universales o abarcar áreas geográficas, culturales, lingüísticas, es decir, nosotros los occidentales tenemos símbolos que para los orientales no existen y viceversa. Un conjunto de símbolos que entre sí tienen sentido constituirían un código. Hay innumerables códigos. Por ejemplo los sistemas morse para el telégrafo, Braille para la lectura y escritura de ciegos, signos de comunicación entre y para sordos, lenguaje cibernético para comunicación de hombre-máquina, los distintos lenguajes animales, las diversas lenguas o idiomas a través de las que nos expresamos, bien de forma oral o escrita, etc. El código está integrado por una serie de símbolos, que poseen sus normas y reglas. Pero hay códigos que no constituyen un lenguaje oral o escrito propiamente dicho. Códigos de conducta, de ética, de moral, de comportamiento, de acción, de trabajo, todos ellos constituidos por símbolos o signos. Sin embargo hay que hacer algunas diferencias que nos ayudarán a comprender y a interpretar el tema que nos ocupa.

 

Me he referido a signos y hay que distinguir bien las diferencias. Un signo es la representación gráfica de un símbolo. Un símbolo no tiene por qué ser un signo, pero un signo sí es un símbolo. Por ejemplo, una serpiente no es un signo, es un símbolo que podemos representar con un signo. En cambio son signos y símbolos el trueno, el fuego, una letra del alfabeto (sobre todo para el pueblo hebreo), etc.[9] Pero además, un código es también un conjunto de signos que constituyen un lenguaje (ya he dicho que los signos nos sirven para representar gráficamente símbolos). Por ejemplo, los códigos de las máquinas. La cibernética está basada en la teoría de la información y el sistema binario. Esto, dicho de esta manera, parece una simpleza, pero no lo es en absoluto porque nos permite comunicarnos y operar matemáticamente a una velocidad y con una complejidad increíble. Sin embargo existen diferencias respecto a los códigos que constituyen el lenguaje humano, y es que los primeros están sometidos a una reglas fijas y bastante rígidas, no exentas por supuesto de evolución y el lenguaje humano es muy flexible pero a un tiempo muchísimo más complejo, diverso y heterogéneo, puesto que cada pueblo o área cultural y geográfica se expresa en un código distinto.

 

Nuestro cerebro almacena multitud de información que después de haber sido procesada, es codificada, generalmente en las horas de descanso o reposo cuando emite a una frecuencia menor que en la vigilia. Pero es como si fuese un código de mensajes cifrados. El arte, la ciencia o la técnica consisten en conocer este código o códigos e interpretarlos adecuadamente y siempre de acuerdo con la persona que sueña. Hay también que decir algo que nos parece de suma importancia. Si intentamos interpretar el sueño de una persona que se expresa en una lengua o idioma (un código) distinto del nuestro, tendremos una ventaja si dominamos ese idioma, es decir, si entendemos bien ese código, aunque parte de la simbología sea igual a la nuestra, expresada de distinta forma. Por poner un ejemplo sencillo. Las personas que se expresan en lengua inglesa construyen las oraciones y las frases de forma totalmente distinta a la nuestra. Las que se expresan en francés o portugués, su sintaxis, es decir, la construcción del lenguaje hablado y escrito es prácticamente igual que el nuestro.

 

Ejemplo

 

En el capítulo 6 ya relatamos un sueño en el que existe un verdadero código que hay que descifrar y que es el de las frutas y tomates. Tenemos como piezas el número 525, las manzanas, los tomates, la tarjeta de crédito, la fecha de pago y las dos personas mayores que despachan a las dos clientas que resultan ser una sola.

 

El sueño, que ya fue interpretado en su momento, es ciertamente complicado y se enmarca en un auténtico código construido por símbolos bien representados. Como iremos adentrándonos en algún sueño más de características parecidas a éste, aunque de signos, ambientes y personas distintas, intentaré a lo largo de este capítulo explicar de manera más clara y amplia lo que acabo de exponer.

 

Así mismo, he pasado de puntillas por algo tan importante como es la asociación de ideas y conceptos. Si, por ejemplo, hemos asistido a una consulta médica, esa noche o las sucesivas podemos soñar con hospitales, enfermedades, sintomatologías extrañas que no tenemos en realidad, pero que puede ser un motivo psicológico que activa de alguna manera nuestro inconsciente estimulado por esa consulta médica. Pondremos un ejemplo.

 

Una madre lleva a su hijo de corta edad al médico porque tiene sarampión. Éste está brotando y por tanto no está en su fase de plenitud. El médico, lógicamente, le confecciona la pertinente receta. Su esposo es camionero y está bastante tiempo ausente del hogar. La madre esa noche tiene el siguiente sueño:

 

<<Va con su marido y su hijo en la cabina del camión. Las carreteras están cortadas por alguna circunstancia que ella ignora, o al menos en el sueño esta circunstancia no aparece clara. Les desvían por un camino que es de grava, pero ésta no está suelta sino pegada. El camión bota excesivamente y la incomodidad se hace patente. Cuando por fin termina el camino, hacen una parada para tomar algo y descubren que el niño tiene un sarpullido extraño que ellos creen que es sarna. La madre se despierta angustiada>>

 

Elementos asociativos, causa desencadenante del sueño: la visita al médico con motivo del sarampión del niño (elemento nº 1). El padre está ausente, por tanto no les puede acompañar al médico, pero el deseo de la mujer es que no sea así y sueña con él (elemento nº 2). Las carreteras están cortadas, pero esto es un elemento al que el sueño recurre para resaltar el problema (elemento nº 3). Van por un camino de grava, que no está suelta sino pegada, son las vicisitudes que entraña el problema de la enfermedad del niño que tiene granos por el cuerpo debido al sarampión (elemento nº 4). Cuando han salido del camino de grava para tomar algún alimento o refrigerio, descubren que el niño tiene un sarpullido por todo el cuerpo y la madre piensa que es una enfermedad diferente a la que en realidad el niño padece (elemento nº 5). En este caso la asociación es muy clara.

 

 

 

Ejemplo

 

Hace bastantes años cuando había cloroformo como forma de anestesia quirúrgica, un paciente me cuenta que soñó lo que a continuación relato, como consecuencia de los efectos de ésta en una operación de apendicitis.

 

<<Me hallaba en un campo y hacía bastante calor. Se oían ruidos de aviones que estaban bombardeando ese campo. La luz que éstos desprendían era muy intensa y me extrañaba oír a los aviones pero no las bombas, aunque percibía el resplandor incesante del bombardeo que bajaba del cielo>>

 

Aquí en este sueño la interpretación es sencilla. El soñante está tumbado en una mesa de operaciones bajo la influencia de potentes focos, con el ruido que forma la maquinaria del quirófano. Desde mi punto de vista, su yo, su casa, que es su cuerpo, ha sufrido una alteración, está abierto por el abdomen y evidentemente está siendo bombardeado. Se encuentra perdido en el campo, los aviones son el ruido del quirófano y el bombardeo la intervención quirúrgica que está sufriendo. El sueño es inmensamente largo porque dura todo el tiempo de la operación, a su juicio. Aquí los estímulos externos juegan un papel muy importante.

 

También he hablado anteriormente de las distintas formas que adopta el conjunto de oniremas que dan lugar al relato secuencial que constituye un sueño. Pero no puedo dejar de pasar por alto la extraordinaria importancia que tiene el lenguaje codificado y simbólico a la hora de entender lo que soñamos. Tenemos que partir de conceptos elementales para ir complejizando hasta comprender un poco las diferentes tramas que componen el conjunto de oniremas, los códigos cifrados que tenemos que desentrañar, constituidos por ideas abstractas y concretas.

 

Para empezar por conceptos sencillos, sería bueno recordar que los cuatro elementos pueden constituir una buena base.

 

 

FUEGO

 

El fuego es una piedra de toque en la que tenemos la energía primigenia, la luz, la destrucción, la purificación, la transformación, la consumición, etc.

 

 

TIERRA

 

La tierra es nuestro hábitat natural y representa todo lo material, lo práctico, lo operativo, lo convencional y en general, todo aquello que constituye nuestra base real y nuestra base metafórica y simbólica. Es donde descansamos físicamente. Además la tierra es un imán, con propiedades magnéticas. De ella se extraen los metales, el oro y por ello representa el dinero, la riqueza. Asimismo en ella se encuentran todos los reinos: el mineral, el vegetal, el animal y el humano.

 

 

AIRE

 

El aire es un elemento indispensable para respirar y para vivir; el aire envuelve el planeta, lo protege porque filtra todos los elementos que pueden ser nocivos y que proceden del exterior del planeta: los rayos ultravioleta, los meteoritos que suelen quemarse por la resistencia que opone la atmósfera antes de llegar a la tierra, la alta ionización que reside en las capas superiores y en los límites espaciales siderales con la tierra. Además el aire transmite el sonido, las hondas hertzianas y es vehículo de comunicación, surcado por numerosísimas especies animales que vuelan y por las máquinas e ingenios desarrollados por el ser humano que son útiles para acortar distancias. Desde el punto de vista astrológico es símbolo de la ideas y del intelecto.

 

 

AGUA

 

Del agua hay que decir que es otro elemento importantísimo, ya que dos terceras partes del ser humano están constituidas por agua: los humores de nuestro cuerpo, la linfa, la sangre, la saliva, el sudor... Tres cuartas partes de la tierra están cubiertas por superficies acuáticas y en la propia atmósfera hay agua, humedad. El agua es un símbolo vital y básicamente expresa los sentimientos.

 

Ejemplo

 

Un soñante me comenta lo siguiente: “Yo no conocía el mar. Vivía en el campo, en una huerta donde había una acequia o regueras por donde corría el agua para regar. La idea que tenía del mar era la de un gran estanque. El día de Santiago, todos los años íbamos a bañarnos al río Jarama y con nosotros solía venir una chica que me gustaba y a la que amaba en silencio. La víspera de ese día tuve el siguiente sueño.

 

<<Íbamos en el carro con mantas y comida a la playa que estaba a las afueras de Madrid (elemento nº 1). Llegamos al mar pero no había olas, el ruido del agua era como el de un torrente o un arroyo (elemento nº 2). En las riberas de ese mar había tomates, pepinos, cebollas, etc. (elemento nº 3). El ruido del agua me intimidaba y me asustaba sumergirme en él (elemento nº 4). Mis padres me obligan a que me meta en el agua, la cual en realidad tenía una fuerza de corriente relativa, no era excesivamente fuerte (elemento nº 5). Yo recordaba haberme bañado en el mar otros años (elemento nº 6) y siempre, siempre, encontraba la otra orilla del mar (elemento nº 7). En la otra orilla no había sembrados, sino muchas rocas (elemento nº 8). Por la tarde nos bañamos en un mar más pequeño que tenía forma de acequia o reguera de cemento (elemento nº 9). Fin del sueño>>

 

Este sueño es una pura asociación de elementos (no conocía el mar). El agua evidentemente es un símbolo sentimental y es un símbolo vital.

 

Sobre estas cuatro bases o elementos, ha constituido la ciencia antigua su premisa o piedra filosofal del saber, y sobre ella construimos todo nuestro sistema. La tierra con su inmenso conjunto de cosas, el fuego que ha traído innumerables avances en la evolución humana, el aire que hace que se desarrolle la vida de los seres vivos y el agua como elemento indispensable para dicha vida. Ella nos va a servir para ir montando todo el entramado del código onírico.

 

Por tanto, cuando interpretamos o intentamos interpretar sueños tenemos que añadir a los elementos que anteriormente he expuesto –contenido manifiesto, contenido latente, condensación, libre asociación, trama o urdimbre...- la simbología que corresponda de acuerdo con el contexto del sueño o con el contexto en que se sueñe.

 

Por ejemplo, si soñamos con sangre, lo primero que podemos pensar es en que puede existir un problema relacionado con nuestras actitudes vitales. La sangre, es energía. Si la sangre se derrama, estamos perdiendo algo de nuestra vida, parte de nuestra defensa, o algún caudal precioso, y hablo metafóricamente, que tenemos o que tiene alguien de nuestro entorno y que se pierde.

 

Si hablamos por ejemplo, de jaulas, (dependiendo obviamente del contexto de que se trate) nos estamos refiriendo a situaciones angustiosas, pero también estamos hablando de situaciones de falsa comodidad. La jaula en este caso es símbolo claro de encerramiento en una situación o ambiente estrecho pero al mismo tiempo cómodo para ella. La altura, el techo en este caso, es tanto como estar en las nubes, es decir, no querer bajar a la tierra, no querer afrontar la realidad. He aquí dos símbolos claros, jaula y altura, de una situación surrealista que conduce a un paraíso falso.

 

Uno de los sueños que tiene un mayor contenido simbólico es el que voy a relatar a continuación. Una mujer joven me cuenta:

 

<<Soñé que iba en un carro tirado por bestias (mulas, caballos, no importa). El carro iba cargado  de fruta fresca que tenía muy buen aspecto y de la que yo deseaba tomar alguna pieza. Pero, algo impedía que yo tuviera acceso a ninguna de las piezas que iban en el carro. ¡Y que mal lo pasaba, por cierto! Tan mal lo pasaba que en el propio sueño me veía sudando y mi angustia era total>>

 

Posible interpretación. En un sueño tan corto pero tan denso como éste, tenemos que pensar en que uno de los posibles significados es de carácter sexual. La fruta, que según la soñante podían ser manzanas o algo parecido, es un símbolo sexual claro, a mi juicio, de los genitales masculinos. El sudor es una pérdida de energía psíquica que se produce por no poder conseguir el deseo que la joven tiene. Es algo baldío que puede compensar con la masturbación. Pero también puede ser una consecuencia del miedo a actuar.

 

Segundo posible significado. La fruta puede ser el objetivo no logrado como consecuencia de un esfuerzo debido a un proyecto, una carrera académica, un trabajo, etc. El sudor es siempre, en este contexto naturalmente, una pérdida de energía en balde, en vano, sin ningún fruto y la angustia es también un símbolo. Angustia viene de angosto, estrecho. Lo estrecho, es siempre incomodidad, dificultad, vicisitud, no hay cauce adecuado para obtener lo que quiero o si lo hay, la persona al menos es incapaz de encontrarlo. He aquí un sueño en el que la simbología juega un papel preponderante.

 

Voy a referir otro sueño que tiene una simbología distinta; quiero decir que los símbolos que aparecen son diferentes.

 

<<Se trata de una persona que está sentada en una silla de tijera en el campo. Es un varón joven pero adulto. Se sienta sobre un césped cuya hierba está muy alta. Esta hierba está siendo segada por una máquina y cuando la segadora pasa por delante de él, como la hierba es muy alta, en principio no tiene que levantar apenas los pies porque los tiene apoyados en la parte inferior de la silla. Pero a medida que la altura de la hierba va disminuyendo, cuando la máquina vuelve a pasar por delante de él, ha de levantar los pies porque sino se los cortaría. Por fin llega un momento en el que ha de apartarse con silla y todo del sitio donde está sentado para que la máquina pueda segar esa zona>>

 

Interpretación

 

Si pensamos un poco en la interpretación del sueño, ésta es bastante diáfana, si bien es necesario establecer algún intercambio de impresiones con el soñante. Resulta que el joven en cuestión tiene un episodio onírico referido a su trabajo. Es un oficinista y no debiera tener una silla de tijera como asiento. Es una persona con tendencia a la depresión y está perdiendo su yo, por eso está sentado en el campo (lugar poco habitual para él por su falta de horizontes). La silla de tijera significa que en su trabajo no se encuentra en las mejores condiciones de idoneidad laboral. Alguien además está, como vulgarmente se dice, segándole la hierba que tiene bajo los pies, hasta que llega un momento en el que ya no puede más y ha de buscar algún método de defensa por lo que huye del lugar donde está ubicado. Las acciones que sufre en su lugar de trabajo acentúan lógicamente, esta alteración que es la depresión. El campo, en este caso, es para él el vacío, lo inmenso, lo grande, pero en un sentido de inseguridad.

 

Sería prolijo y aburrido, hablar y describir con exactitud y en profundidad toda la simbología, y por supuesto, éste no es mi propósito, pero sí me gustaría apuntar algunos símbolos de singular importancia.

 

CASA

 

La casa es nuestro cuerpo, nuestro yo, también puede ser parte de nuestra personalidad pero siempre depende de la parte de la casa donde nos hallemos y del contexto en el que se enmarque el correspondiente sueño.

 

Si estamos soñando con sótanos, generalmente es porque penetramos en las partes recónditas de nuestro ser. Es lo que nosotros solemos llamar la conciencia profunda, el inconsciente.

Si soñamos con la planta superior de la casa o con la terraza puede significar que las circunstancias en las que nos estamos expresando pueden ser más superficiales. Ello no supone de ningún modo que seamos superfluos, simplemente no deseamos entrar en nuestro yo profundo o también puede ser que la circunstancia de la que se trate se está desarrollando en otro plano de nuestro ser, como puede ser el plano más mental. En todo caso los símbolos pueden y tienen de hecho un significado múltiple y no se puede aseverar nada si no conocemos de manera concreta por qué soñamos lo que soñamos.

Los patios son aberturas, respiraderos, oxigenación, metafóricamente hablando, de nuestro ser. Cuando soñamos con edificios grandes que no son nuestra casa, con grandes establecimientos, etc. nuestro yo se está fundiendo con algo, se difumina se diluye.

 

<<Una mujer soñaba que se encontraba en un centro comercial corriendo y huyendo de unos fantasmas que le perseguían. Éstos eran más rápidos y ágiles que ella, porque podían traspasar las columnas y esquinas y se desplazaban volando. Finalmente deja de correr por que les ha dado “esquinazo”>>

 

En primer lugar, hay que decir que esta mujer tiene como todo el mundo sus fantasmas, pero tal vez ella se vea más asediada por ellos y al ocurrir esta circunstancia su yo se altera, o tal vez los fantasmas aparecen porque su yo se altera, que no es lo mismo que la primera premisa. Como su yo cambia en ese momento (en el de soñar con fantasmas) se esfuma, se difumina de su habitualidad y lo hace en otro lugar que no es propiamente su casa.

 

Voy a relatar otro sueño que es la antítesis del anterior y que como veremos tiene dos posibles interpretaciones.

 

<<Una persona sueña que está en una vivienda pequeñita. Tiene muy poco espacio para moverse. Es extranjera y sale poco a la calle. En esa casa pequeña de 30 ó 40 m. máximo de superficie es, según él donde mejor se encuentra, pero tiene miedo a la angostura, a los espacios pequeños, no obstante y paradójicamente se resiste a salir, está como paralizado>>

 

Interpretación A. Esta persona se protege ficticia, falsamente de la vida, de una vida que está obligado a afrontar para al menos poder ganarse su sustento y poder desarrollarse, relacionarse, etc. Se encierra en sí mismo y tiene miedo porque en el fondo sabe bien que ésa no es la solución.

 

Interpretación B. Este sueño lo tienen muchas personas a las que no les gusta la libertad porque la temen. No desean afrontar responsabilidades, se sienten bien consigo mismos, pero en el fondo, y llegamos a la misma conclusión, saben bien que eso no es una solución óptima para su desarrollo.

 

Cuando la casa tiene forma de cueva, oníricamente hablando, estamos reflejando una angostura, una estrechez de/o/en lo profundo de nuestro ser como consecuencia de una situación que estimamos irremediable, aunque para nosotros esta situación pueda ser subjetiva. También hay una posible y factible interpretación, distinta, diferente, cual es la regresión al útero materno, porque evidentemente hay una memoria inconsciente de esa situación.

 

Así podríamos seguir interminablemente, pero hago un último apunte sobre un tipo de sueño muy común.

 

Hay personas que sueñan que vienen de una fiesta o de trabajar y no encuentran su casa, no saben bien dónde está. Algunas es como consecuencia de una embriaguez por alcohol o por drogas, hecho que refleja la necesidad de refugiarse y engañarse. Este tipo de sueño se produce como consecuencia de no encontrarse así mismo, de tener inseguridad de sí. Están pisando en el vacío y van sin rumbo, a la deriva, algo que produce cierta ansiedad y desasosiego.

 

Podría continuar hablando de este símbolo hasta la saciedad porque cada ser humano es un caso, es una entidad propia con su identidad específica. El símbolo casa evidentemente da mucho más de sí, pero con estos ejemplos que considero genéricos podemos encaminar al lector hacia un rumbo más o menos definido de lo simbólico.

 

Tomemos un segundo símbolo que es muy típico en los contenidos oníricos. Se trata de “el vuelo”.

 

 

VOLAR

 

Gran cantidad de personas, sobre todo en la etapa adolescente y en la juvenil, sueñan que vuelan. Estos vuelos se realizan de distinta manera. Hay quien vuela medio de pie o de pie, es decir, flota en el aire erguida o casi, pero son más los que vuelan como si estuvieran nadando. Hay muchas escuelas psicoanalíticas, partiendo del propio Freud, que lo consideran un símbolo sexual, en el sentido que puede significar una erección del pene o del clítoris. En esto puedo estar más o menos de acuerdo, pero ¿qué puede simbolizar el vuelo en sueños? Obviamente depende, como siempre, del contexto en el que se sueñe y de quién lo sueñe. Puede ser una erección, un remontar o un deseo de remontar una situación adversa, escapar de un sitio o de un plano que no nos gusta o simplemente el placer de contemplar algo desde un plano distinto que está por encima o que es ajeno a nosotros, a lo que está pasando en nuestro entorno social, laboral, etc.

 

También he descubierto con este trabajo de campo que hay personas en la frontera de la madurez-senectud que sueñan también con vuelos, que tuvieron y ya no tienen o cuyo significado es un poco distinto en el sentido que el vuelo significa una evolución, no sólo sexual, que también, sino intelectual, mental, un cambio de etapa...

 

A continuación, voy a poner algunos ejemplos que son muy genéricos.

 

Ejemplo

 

<<Una persona sueña que tiene una opresión como consecuencia de un desamor. Esta persona es un varón de 19 años. Realmente no ha habido ningún problema con la chica a la que ama porque ésta desconoce esa circunstancia, pero él sabe perfectamente que no es correspondido. Este muchacho es muy tímido y su opresión es consecuencia de su represión sexual. Una noche sueña que intenta cruzar algunas palabras de saludo con la chica a la que ama o al menos a la que desea y por la que se siente atraído y no puede hacerlo porque se yergue hacia arriba, se levanta por encima del plano de la tierra y se avergüenza porque es una situación que le excede, es decir, no puede poner los pies en el suelo. La chica se asusta extraordinariamente y él se despierta angustiado>>

 

Creo que la interpretación es bien sencilla. Huelga hacer cualquier comentario para su explicación teniendo en cuenta la introducción que he realizado al inicio, al referirme a este típico símbolo onírico. Para otras personas sin distinción de sexo, el sueño del vuelo en estas condiciones erguidas o semi erguidas, está dentro de otros contextos, pero la temática general suele ser la misma.

 

Ejemplo

 

<<Una chica tiene un traslado laboral inminente a otra ciudad distinta de la suya y de la que actualmente trabaja. Es un traslado forzoso. Una noche sueña que vuela por encima de la ciudad en la que vive y en la que va a dejar de trabajar. No abandona la ciudad sino que la recorre volando y nadando en el aire y siente un extraordinario placer al recorrerla por encima de los tejados de las casas, contemplándola y disfrutando de su paseo. No desea descender y cuando lo hace se despierta angustiada>>

 

Hay personas que cuando tienen un cambio se pegan al suelo, quieren anclarse. Esta chica concretamente tiene una forma de manifestarse inconscientemente distinta porque quiere disfrutar de su sitio, de su lugar desde arriba como si fuera un pájaro. No quiere descender y por tanto pisar la realidad, porque no le gusta.

 

Atendiendo a otras consideraciones simbólicas del vuelo podemos soñar con que no estamos a gusto con nuestra actual situación; o que tenemos una vida anodina y monótona, tal vez poco satisfactoria, que nos aplana metafísicamente, una vida árida, desértica, entonces podemos soñar perfectamente con que volamos. Un ejemplo explicará este matiz simbólico.

Ejemplo

 

Se trata de un trabajador –manual- de edad media con tres hijos de edades comprendidas entre los 12 y los 18 años. Su esposa trabaja como asistenta del hogar. El piso donde viven es de dimensiones reducidas pero suficientes. No tienen grandes necesidades pero desean cambiar de vivienda y su economía no se lo permite. Desde un punto de vista conyugal el soñante expresa que domina el más absoluto tedio o aburrimiento. No cabe duda que un cambio de vivienda supone un aliciente en su vida familiar y relata el siguiente sueño, que ilustra muy bien cuál es su estado, sus aspiraciones y sus pretensiones.

 

<<Es una mañana de domingo. Es verano y hace mucho calor. Las moscas me molestan y el periódico me aburre. Estoy pensando en el mar y de pronto levanto el vuelo. A medida que voy ganando altura me siento mejor. Me alejo de mi ciudad y contemplo paisajes que a mí me parecen realmente delirantes. Estoy en un barrio residencial cerca de la costa y vuelo muy por encima de chalets de distinto tamaño y formato: adosados, individuales, magníficas mansiones... Me adentro como unos 100 ó 200 metros en el mar y cuando vuelvo, a medida que me voy acercando a la tierra voy perdiendo altura. No deseo descender, pero inevitablemente voy bajando. La angustia me domina y cuando toco suavemente la tierra me despierto>>

 

Tras lo expuesto antes de relatar el sueño, se desprende que la persona que nos ocupa tiene grandes deseos de cambiar su vida y su situación. Esto ya lo hemos comentado. Y aunque su nivel económico es medio-bajo, su nivel intelectual es medio-alto porque es un universitario que aunque no ha llegado a acabar la carrera ha tenido estudios avanzados y por tanto su destino laboral no es acorde con su formación. Un cambio de vivienda implica un cambio de situación en todos los niveles, en el supuesto, claro está, de que la vivienda sea mejor de la que se posee. Puede que incluso se produzca también una mejora de sus relaciones conyugales, pero por el momento el deseo es un deseo frustrado, no obstante, él sueña con que remonta la situación mediante el vuelo escapando a otros paisajes, lugares...

 

Por último y para no alargar todo lo que podría expresar el símbolo vuelo, concluiremos con un matiz y significación algo diferente, narrando para ello nuevamente un sueño.

 

Ejemplo

 

Una persona de aproximadamente 70 años de edad vive con su hija. Es una persona muy inteligente, que quisiera ser más útil de lo que a su juicio se considera y que todavía no se ha resignado a la jubilación que por edad y por derecho le corresponde. Nosotros estimamos que se engaña porque en realidad presta una gran ayuda a la familia, no solamente desde un punto de vista económico, sino también en otros aspectos. Pero el ser humano suele tener conciencia de quién es y su sueño es elocuente.

 

<<Sueño de manera repetitiva, desde hace aproximadamente un año, que vuelo y me alzo a gran altura, hasta casi no ver la tierra. Vuelo siempre como si estuviera nadando, avanzo con mis brazos y a medida que voy ganando altura, el esfuerzo se va haciendo menor. En ocasiones no veo la tierra, pero no me importa y hay algo que no me agrada y es el descenso. En múltiples ocasiones sueño con esta circunstancia y sinceramente no me gusta que el sueño finalice. En esos instantes no pienso en mis nietos, ni en mi familia, amigos, ni en nada de lo que me rodea fuera de esta situación ideal y fantástica, y la decepción que me embarga al despertar, es grande. Por cierto, no despierto en plena altura o en pleno vuelo, sino que lo hago cuando voy descendiendo, y he de aclarar algo –dice el soñante- no despierto con la sensación de caer al vacío, sino de que voy a poner los pies y las manos en la tierra. Esto es lo que menos me agrada del sueño>>

 

Este tipo de personas, como la de esta historia, que es real, hicieron y vivieron todo aquello que podían hacer y vivir, y aunque intelectualmente todavía estén en plenitud psíquica, están llegando al ocaso, al otoño de la vida y no son ajenos a ello. Se encuentran ya en un punto de la vida en que muchos acontecimientos del día a día les resultan intrascendentes, estando por encima de muchas circunstancias y esto se expresa oníricamente a través del vuelo, que por otra parte es una forma de evasión. A mi juicio y aunque sea inconscientemente se desea un cambio de dimensión, de plano, de estado.

 

 

LA MUERTE

 

He aquí un símbolo que tiene un sentido múltiple desde distintos aspectos: filosófico, psicológico, esotérico y obviamente, onírico. Sobre la muerte, como tema literario y como símbolo, se han escrito ríos de tinta, pero no pretendo agotar el tema porque sería pretencioso por mi parte . La muerte es un símbolo muy polisémico, con muchos significados y además es un arquetipo. Es una forma unívoca de acabar, un modo brusco de cambio, de algo que se extingue. Cuando este nuevo estado no se consolida, el cambio no es efectivo, hay una ruptura y la extinción o finalización del estado anterior es traumática. Esto se ve muy bien en sueños como tendré ocasión de mostrar más adelante y en el sueño siempre o casi siempre va a aparecer la muerte. Son muchas las personas que sueñan con su propia muerte (enterramientos de etapas de su vida), con la muerte de su padre o de su madre (esto según Freud representa un deseo real que  alguna vez se ha tenido), con muertes de familiares o amigos, incluso de personas que aparentemente no conocemos (y que previsiblemente somos nosotros mismos). También es muy típico soñar con seres ya fallecidos, en estos sueños estos seres se nos presentan vivos, como si no hubiesen muerto o bien los vemos muriendo.

En los tratados que nos presentan las diferentes religiones este tipo de sueños son interpretados como mensajes provenientes del más allá con apariciones de estos extintos seres. De todas formas, no tenemos que asustarnos porque soñemos con la muerte o con muertos, porque la posibilidad de que este sueño, que como todos depende de quién lo sueñe y el contexto en que se sueñe, corresponda a la muerte real y física, es muy remota. Hay un dicho popular español que dice “soñar con alguien que se muere es alargar la vida de aquél o aquélla con quien se sueña”.

 

Cuando soñamos con nuestra propia muerte tendremos que tener siempre en cuenta qué situación estamos atravesando en el momento del sueño. El símbolo es ciertamente extenso y complicado por lo que es absolutamente imprescindible poner algunos ejemplos para una mejor comprensión.

 

Ejemplo

 

Una persona que iba a ser operada del corazón, soñó la noche anterior a su intervención lo siguiente:

 

<<Soñé que estaba muerto. La casa estaba llena de gente y había múltiples ramos de flores cuyo olor me producía cierta asfixia. Además la gente rezaba y a mí me molestaba profundamente porque aunque ya estaba muerto me dolía la cabeza>>

 

La persona que iba a ser intervenida proyectaba exteriormente una magnífica tranquilidad pero no puede evitar la preocupación interior que agita a cualquiera cuando tiene que someterse a una intervención quirúrgica de tal envergadura. Este tipo de intervención supone un cambio fisiológico, biológico y hasta a veces psicológico -eso obviamente se conoce después de haber acontecido el hecho- pero con anterioridad es inevitable que exista algún grado de incertidumbre.

Las flores que asfixian es un temor cerval a la anestesia general, aunque se supone que el paciente de nada se entera, pero siempre se teme a una situación que es incontrolable. El dolor de cabeza, es consecuencia de la anestesia, pero la molestia intrínseca procede del murmullo monocorde del rezo de la gente, y eso es debido a que el soñante no posee creencia religiosa. He aquí un sueño revelador de una situación imaginaria como consecuencia del miedo ante una intervención.

 

Ejemplo

 

Una mujer va a cambiar su lugar de residencia. No así de trabajo pero sí de lugar del mismo y también de puesto en la correspondiente empresa. Sueña con su propia muerte en los siguientes términos:

 

<<Sueño que muero durmiendo y se desarrolla toda una parafernalia entorno a mi persona y a lo que su muerte significa. Me encontraba muerta en un recinto que no era mi casa, pero  tampoco podía definir con claridad y exactitud dónde me hallaba. Se trataba, eso sí, de un recinto amplio con mucha gente en el que yo me hallaba en el centro, podía oír y se hablaba de mi entierro. Yo deseaba decir de alguna manera que me estaba apercibiendo de todo pero algo paralizaba mi voz y mis miembros y no me era posible ni hablar ni moverme. Pasaba el tiempo y sentía una gran angustia porque no quería ser enterrada viva y alguien me dijo: “Estás muerta, no tienes ninguna posibilidad, no hay vuelta atrás, es una cuestión de adaptación. Cuando te acostumbres a tu nueva situación serás feliz, no tendrás ningún problema.” Yo preguntaba: “¿Cuál será mi nueva situación?” La voz contestaba: “Vas mejorando, no tengas miedo.” Pero yo sí tenía miedo y una zozobra interior, y es que, si nadie lo impedía, iba a ser enterrada>>

En este caso el sueño es completamente distinto al anterior. La persona que nos ocupa finaliza una situación en todos los sentidos en la ciudad en la que vive y trabaja para marcharse a otro lugar lejano, en otro destino dentro de la misma empresa con un cargo de alta responsabilidad. Este sueño muestra la finalización de una etapa de su vida, literalmente la está enterrando, y expresa la incertidumbre que esta persona siente hacia su futuro próximo porque realmente no sabe bien qué es lo que le espera. Y es curioso porque, aunque la persona objeto de este relato ha ido prosperando y este cambio de trabajo derivaba a una situación que mejoraba lo presente, el futuro siempre es incierto y provoca una expectativa en parte desconocida. La voz era, claramente, su conciencia profunda, su yo íntimo.

 

Cuando soñamos con la muerte de nuestros seres queridos, sobre todo de nuestros padres, según Freud tanto en su psicoanálisis como en su interpretación de los sueños, esta muerte puede deberse a la esperanza íntima e inconfesable que el soñante ha tenido alguna vez de desear la muerte de alguno de sus progenitores. Personalmente, sin negar esta posibilidad, que puede ser cierta, considero que este tipo de sueños puede tener otros significados y hallarse en otros contextos.

 

Ejemplo

 

<<Sueño reiteradamente que mi padre muere (curiosamente nunca es mi madre). Siempre muere en mi casa, nunca en la suya y además en mi cama. En el sueño no se refleja la parafernalia que representa el difunto antes de ser enterrado sólo sueño que está muerto en mi domicilio y que yo de vez en cuando paso a la habitación donde está el cadáver y palpo su frente, su cara, sus manos. Nunca está frío, pero sé que está muerto. Curiosamente no me despierto con miedo, desazón, angustia...>>

 

El soñante comenta que, dado que esta secuencia onírica se repetía a lo largo de los años y que su padre había sufrido diversas intervenciones quirúrgicas, éste podía morirse de verdad. Como antecedente comenta que de joven y durante muchos años había tenido grandes problemas y enfrentamientos con su padre, debido fundamentalmente a que no aceptaba la discapacidad de su hijo, algo que vivía como su vergüenza. Hasta tal punto que hubo periodos en los que las relaciones afectivas no existían, no se hablaban, y el orgullo y la cerrazón de ambos no permitían tratar los temas de manera más abierta y profunda.

Esta circunstancia no es ajena al contenido onírico que he descrito. Si se añade que durante la infancia, adolescencia y juventud había estado alejado de la familia, porque en aquella época no existían los medios que permiten estudiar cerca de la familia, todo ello constituye un ropaje que da cierta envoltura a esta trama onírica.

 

 

Ejemplo

 

<<Me encuentro en el salón de casa de mis padres, colocando algo en un árbol. Voy a la cocina y por la puerta veo entrar a mi padre. Algo le sucede, no sé bien, tiene un desvanecimiento o un mareo. Veo a mi madre, tiene cara de preocupación. De pronto la veo muy mayor. Me hace una seña con la cabeza en dirección a mi padre. Yo entiendo: mi padre está muerto o se está muriendo. Me alarmo. Lo tomo del brazo y lo acompaño andando hacia el salón. Detrás, también, estamos él y yo, caminando cogidos del brazo. Estamos desdoblados, es decir, nuestros cuerpos se han divido en dos. Los primeros son nuestros cuerpos espirituales, los de atrás son nuestros cuerpos físicos, estos últimos van caminando como autómatas, inanimados. Mi espíritu va llorando, siento una pena muy profunda y no puedo dejar de decir: ‘papá, papá’. Me cuesta separarme de él. No quiero que se muera. Él también va llorando y nos abrazamos. Me despierto muy apenada y muy angustiada>>

 

Hay que aclarar que días antes esta persona había estado decorando la casa junto a su padre con motivos navideños. Este sueño es bien sencillo de interpretar, en cuanto que evidencia lo que ya hemos dicho en sucesivas ocasiones, y es que los sueños expresan deseos y temores. En este caso lo que aparece manifiesto y latente a un tiempo, aquí no hay diferencia, es lo mismo, es el aviso que hace el inconsciente del temor que existe a que su padre pueda fallecer. Las navidades son fechas familiares, que en muchas familias se ven sólo en esas ocasiones, y el sueño parece pensar en la pregunta que subyace internamente, cual es ¿cuántas navidades más voy a compartir con mi padre?

 

Con respecto a los sueños que muere el padre, al menos en el contexto que acabamos de comentar, no subyace, a mi juicio, el deseo edípico de matar al padre. Pero sí hay en unos casos temor de que éste desaparezca, por lo que ha representado y representa en las vidas de los soñantes y en otros casos, el padre ha sido una autoridad súper protectora o una autoridad que de alguna manera ha rechazado a su hijo como consecuencia de un efecto físico con plena conciencia de este hecho por parte del hijo rechazado. Esto evidentemente no es en ningún modo un complejo de Edipo ni tampoco un complejo de castración. Como he indicado suele suceder que podemos temer un desenlace fatal cuando nuestros padres son mayores, pero en este caso juega más la asociación que el símbolo propiamente dicho.

 

También sucede que alguien sueña con la muerte de su padre porque sí que ha estado marcado/a por el complejo de Edipo. Pero me gustaría insistir en que no es una situación generalizada. De todas formas, hay una verdad insoslayable y es que se sueña más con la muerte del padre que con la muerte de la madre. ¿Por qué? La explicación no deja de ser ciertamente complicada, pero sin querer ser simplista pienso que la madre que nos amamanta y nos cría, tiene un contacto mucho más asiduo con nosotros, está siempre ahí, más cercana. Pienso, al menos latentemente, que su autoridad es distinta, parece que no nos va a faltar nunca.

 

El padre por el contrario está envuelto en un halo de misterio, está más distante, es como Dios, lo sabe todo y desde luego todavía es el que manda, al menos oficialmente. Tendemos a idolatrarle. A medida que vamos creciendo nos damos cuenta que esto no es del todo cierto porque hay muchos hogares donde la madre es el alma de la comunidad familiar. De todas formas las situaciones son muy diversas pero hay un hecho incuestionable, y es que cuando tenemos corta edad, nuestro padre es para nosotros, naturalmente, algo muy importante, sin perjuicio o con independencia de si ello genera o no complejo de algún tipo. Lo cierto es que sus hechos, su voz cuando nos despierta, e incluso hasta su forma de tomarnos en brazos nos va a marcar aunque sea inconscientemente durante toda la vida. Sigo pensando que la mayoría de las personas no se hallan marcadas por el complejo de Edipo sin que por ello minusvalore las teorías de Sigmug Freud, pero entiendo que los complejos suceden por causas muy diversas y no son aplicables a todo el mundo.

 

Sin pretender agotar todo lo que da de sí el símbolo muerte voy a tratar éste desde otros puntos de vista y en otros contextos. ¿Quién no ha soñado alguna vez que ha estado hablando o que ha visto a alguien ya fallecido, incluso hace mucho tiempo desde que lo soñó? Cuando aparecía en sus sueños el difunto no era tal pero a veces se sueña con alguien que murió y en el sueño aparece como que está agonizando o que está enfermo. En otras ocasiones, soñamos con muertos que sabemos que lo están y da la sensación que se nos aparecen en el propio sueño con el fin de transmitirnos un mensaje. Y por último, soñamos con personas que se mueren y que no conocemos.

 

Vamos a intentar desbrozar cada uno de estos casos poniendo los correspondientes ejemplos.

 

Ejemplo

 

Una persona me cuenta:

 

<<Sueño con frecuencia con mi abuela que está en mi casa cocinando. Huele muy bien. La veo tal cual era, con muchas arrugas y ligeramente encorvada. Es un sueño que se repite con alguna frecuencia. Tengo que añadir que nunca veo en el sueño lo que ha guisado, así como que murió en un accidente de tráfico>>

 

La persona soñante es un varón bastante apegado a su abuela. La señora vivía con la familia antes de su muerte y como los padres trabajaban, era ella la que se hacía cargo de la casa. La abuela del soñante hace más de 15 años que murió y la persona que tiene estos sueños es soltera y sigue viviendo con sus padres. Tiene más de 40 años. Corresponde a una persona muy tímida, de alta formación académica y extraordinariamente sensible. Dicho esto, quiero advertir que este hombre no acaba de asimilar, no ya el óbito de su abuela, sino su vida anterior, su vida de estudiante, sus costumbres, que por supuesto han cambiado, y su antiguo entorno. Hay que decir –lo cual es muy significativo- que el soñante es hijo único y no acaba de enterrar su pasado. Es una persona brillante en el campo intelectual, donde por cierto se refugia, y es además muy retraído. No transforma sus recuerdos en experiencias vividas y los tiene ahí de manera constante, atormentándole, no evoluciona.

 

Ejemplo

 

Un señor me relata:

 

<<Cuando era un poco más joven soñaba con personas de mi familia o con algunos otros que eran muy amigos míos y que, aunque hacía tiempo que habían muerto, en el sueño se encontraban agonizando o estaban muy enfermos. Concretamente, soñaba con una tía mía ya muerta pero que en mi sueño no se acaba de morir>>

 

Este sueño tiene una interpretación distinta a la anterior.

 

Dice el soñante:

 

“A mí siempre me han dado mucho miedo los difuntos incluso hasta edad algo avanzada. En este momento no, por ello ahora no sueño eso, pero cuando moría alguien, yo vivía con gran sobresalto, pensaba que en algún momento la persona muerta podía presentarse, me podía tocar, me podía besar... naturalmente soñaba que se producía lo que ya se había producido porque no me hacía a la idea de que un familiar o un amigo pudiera morir, sobretodo pudiera morir joven, y es que después he comprendido, que el miedo a los muertos es el pánico inconsciente y cerval a tu propia extinción.”

 

Este soñante da su propia interpretación  en el texto que he reproducido y es que a pesar de que la muerte es inseparable de la vida, sigue costando mucho trabajo, acostumbrarnos al ejercicio diario de la pérdida de seres queridos, repentinamente o en circunstancias desagradables y extrañas. Porque de alguna manera cuando alguien muy próximo a nosotros muere, si teníamos alguna relación profesional, afectiva o ambas con el fallecido/a, parte de nuestra vida cambia y eso se refleja en la manifestación onírica de nuestro inconsciente.

 

Ejemplo

 

Una persona me cuenta:

 

<<He soñado que se me aparecía mi padre. No puedo precisar con exactitud qué me decía, pero charlábamos animadamente. Sí recuerdo que le decía “¿pero tú estás muerto, no?”; y él me respondía: “sí, efectivamente, pero ¿te parece mal que de vez en cuando nos veamos?” “No, pero creo que estoy soñando” y papá decía “en absoluto hija, es una realidad ¿no me ves?”>>

Interpretación

 

Antes de pasar a su interpretación he de indicar algo que considero de interés.

1) Ya sabemos que la persona soñante es una mujer joven;

2) el padre fallece como consecuencia de un accidente de automóvil que, al producirse en un coche descapotable, se decapita y la familia no ve al difunto como tal. Esto es como una espina que tiene clavada su hija.

 

Aclaradas estas circunstancias la interpretación es fácil. Las muertes en estas circunstancias son extremadamente traumáticas para la familia más próxima del finado. La joven no asimila de ninguna manera, al menos en el fondo de su ser, en su yo íntimo, la muerte de su padre que ocurre de manera violenta. Se ha segado de alguna manera, y pienso que la metáfora en este caso no viene mal, un fragmento de su vida y de la de su familia. Evoca inconscientemente a través del sueño la figura del padre antes de su muerte, pero sabiendo que está muerto.

 

Paradójica pero significativamente las bodas suelen ser un símbolo onírico de singular relevancia. Algunos ejemplos aclararán bien lo que digo, pero antes de su exposición tengo que indicar que: cuando dos personas deciden unirse y esta unión no se instrumentaliza, en su aspecto formal parece que las cosas no cambian, pero la forma y la fórmula tienen consecuencias que transforman, de alguna manera, muchos condicionamientos vitales. Parece como si etiquetaran o marcaran; y en este sentido hay dos tipos de unión, la civil propiamente dicha y la religiosa, que no la eclesiástica porque hay creyentes no católicos que se unen mediante un acto ritual propio de su religión y que como las ceremonias católicas matrimoniales surten también efectos civiles. En este caso la etiqueta o la marca es más evidente y, parece mentira pero, hay muchas personas que sueñan con esa transmutación cuyo símbolo onírico es la muerte.

Ejemplo

 

Un joven en la frontera de la treintena va a contraer matrimonio. Está arreglando su documentación para dicho fin y una noche sueña lo siguiente.

 

<<Sueño que estoy muerto en la iglesia y me dan una misa de cuerpo presente, me estoy enterando de todo. Hay que reconocer que la ceremonia es bonita, me gusta, no quiero que se acabe porque pienso que en el momento que finalice me van a enterrar. Mi novia me dice que no me preocupe, que vamos a estar muy bien. Y yo le digo: ‘¿cómo que vamos a estar muy bien? ¿Me vas a acompañar tú? El que está muerto soy yo. ¿Cómo voy a arreglármelas después?’ Cuando la misa está acabando me despierto angustiado>>

Interpretación

 

Tras un intercambio profundo de impresiones con el soñante, la interpretación que ofrezco de este sueño es la siguiente. En la vida consciente, real, vive con sus  padres y disfruta de una buena posición económica. Está bastante apegado a su madre y confiesa que se va a casar con bastantes reservas mentales, le da miedo. Tiene una gran incertidumbre acerca del cambio que va a experimentar porque su madre le reitera machaconamente que él va a perder y su compañera va a ganar, aunque evidentemente este chico quiere a su novia, tiene internamente un debate entre su madre y su novia. Tiene más hermanos pero ya se han emancipado. Está claro que la misa de cuerpo presente es su propia ceremonia nupcial con la que sueña antes de producirse y el sueño se va a repetir y se repite después de estar ya casado hasta que el matrimonio psicológicamente se consolida. Naturalmente cuando él sueña no sabe exactamente qué es lo que genera este contenido onírico pero cuando lo ha consultado lo comprende muy bien y está absolutamente de acuerdo.

Ejemplo

 

<<Una chica ha contraído matrimonio y está soñando constantemente con una persona que aparentemente no conoce y la cual ha muerto. Va al velatorio pero el entierro no se produce o al menos ella no lo ve en sueños. En el velatorio hay gente a la cual conoce, prácticamente conoce a todo el mundo. No está su novio, ni sus padres y siempre se despierta con cierta angustia>>

 

Antes de pasar a su interpretación hay que decir algo que me parece importante. Cuando a esta persona se le explica el posible significado de su sueño, éste no vuelve a repetirse más.

Interpretación

 

La joven tenía una gran ilusión por el matrimonio. Quería tener familia casi de manera inmediata pero esta situación no llegaba a realizarse. Ella no había tenido experiencias sexuales previamente, ni con su novio ni con nadie, y cuando experimentó todos los cambios que genera el matrimonio, parece que no fue todo lo satisfactorio que ella imaginaba. Sin duda esta situación fue frustrante. Sus padres no aparecen presentes en el velatorio, no estaban, porque por motivos que no es el caso explicar, no asistieron a la ceremonia nupcial y su novio que ya era su marido, en la realidad viajaba y viaja con mucha frecuencia, de manera que ella estaba sola en su propio velatorio. El hecho de no conocer al difunto se debe a que a ella no le gusta entrar en sí misma, su realidad le asusta. Pero el entierro, el entierro real de la situación, se produce en el momento en que alumbra a dos mellizos que, según nos confiesa ella, es lo único bueno que le ha dejado el matrimonio por lo que esporádicamente sueña con la muerte o con muertos pero de otra forma, porque sigue evocando su situación anterior.

 

Quiero indicar que mi trabajo se ciñe única y exclusivamente al mundo onírico y que lo que hemos relatado son manifestaciones del inconsciente que reflejan ni más ni menos, que la vida misma en su otra cara, es decir, en la vigilia. A continuación voy a exponer un símbolo que es extraordinariamente complejo y riquísimo en contenido y significación como es el agua.

 

EL AGUA

 

El líquido elemento parece, y cada vez está más claro, que es el origen de la vida. Las dos terceras partes de nuestro cuerpo, los humores, la linfa, la sangre, incluso gran parte de las sustancias que eliminamos, son líquido. El agua también es energía y en la simbología onírica, unas veces es para bien y otras para mal, según vamos a ver. Por ejemplo, un río significa la libido, pero un río, sobretodo si aparece en él una barca, es la vida misma. El agua turbia normalmente significa enfermedad o conflicto sentimental. El agua fría puede ser una falta de asimilación de una situación sentimental o puede ser una situación agradable que emocional y sentimentalmente nos refresca y nos alivia. El agua de la lluvia es una renovación vital, es lavar, purificar, etc.

 

Voy a ilustrar lo que simboliza el agua en varios contextos oníricos.

Ejemplo

 

<<Sueño que estoy en un estanque. El agua está bastante fría y al principio me causa impresión, pero a medida que me voy sumergiendo y después del discurrir del tiempo, la sensación es muy agradable y placentera. Este sueño lo tuve en la frontera de la pubertad con la adolescencia. El sexo, por una serie de tabúes educacionales, culturales... me asustaba. También contribuía a este miedo mi dificultad inicial a establecer contacto sexual con otras personas. La agradable sensación del agua fría era un aviso que me decía, no hay que tener miedo, ejercita tu facultad y desarrolla tu energía libidinal>>

 

Creo que sobra comentario alguno.

Ejemplo

 

Una amiga mía (que en la realidad nada muy bien), sueña que se encuentra buceando en un garaje, siguiendo a un coche deportivo (no sé muy bien por qué). Previsiblemente, se sumergía en sus sentimientos profundos y teniendo en cuenta que el coche puede ser su propio cuerpo, intentaba ese ensamblaje o integración de sus sentimientos con ella misma, con su yo, o a lo mejor, nadaba en ellos intentando dominar el medio sentimental, el ambiente sentimental que pudiera envolverla en aquel momento, en todo caso y a mi juicio, algo de esto hay.

 

Hay personas que sueñan que se están ahogando en el río o en el mar, o que tienen problemas como consecuencia del oleaje o de remolinos para nadar o mantenerse en el agua. Entre otras muchas interpretaciones hay dos que suelen ser las más frecuentes:

 

a)    Que tienen unos sentimientos totalmente reprimidos (sentimientos libidinosos, evidentemente), que no han proyectado nunca o que proyectan muy poco.

b)    Que su pareja les acosa de tal forma que han perdido el gusto y el deseo de tener relaciones amorosas e incluso coitales por el efecto de ese agobio del otro u otra.

 

Otra posible interpretación es que la persona que sueña con o en estas circunstancias teme no responder adecuadamente en el momento en que se presente la ocasión para manifestar o desarrollar su sentimiento amoroso, con la otra persona, con la que ya existe una relación muy afectiva pero no se ha desarrollado aún el amor-pasión físico con la pareja, con el amigo/a.

 

Ejemplo

 

<<Una persona de 35 años sueña que está realizando un crucero con su madre (esta persona es soltera en la realidad). Por el sueño podría hallarse en las antípodas. Sube a la cubierta del barco en el que viaja y contempla lo que para él es un espectáculo: el oleaje. Estas olas van aumentando y él está extasiado en la barandilla, mirando el extraordinario movimiento del mar. Se halla solo. El mar va creciendo y las olas cada vez son más altas. Llega un momento en que podría tocarlas con las manos, y de hecho, el agua le salpica. Se acuerda de su madre que está en la parte inferior del buque sin precisar con exactitud si se halla en el camarote o en algún otro sitio y va a buscarla para que ella también contemple el espectáculo. Cuando está descendiendo por la escalera, se despierta. Y le gustaría que el sueño se hubiera alargado para que la madre hubiera disfrutado también del espectáculo>>

 

Este contenido onírico es claramente edípico, en el que la madre juega un papel muy importante. El agua simboliza los deseos del soñante, que le gustaría compartir con ella.

 

Respecto al agua de la lluvia, quiero indicar algo que nos puede ayudar a comprender este aspecto. La lluvia obviamente se produce porque en el aire hay vapor de agua, este vapor forma nubes y las nubes descargan en forma de agua, regando la tierra, oxigenando el ambiente, limpiando la atmósfera y trayendo iones negativos, y curiosamente éstos implican relajación, tranquilidad, paz (cuando el temporal o la tormenta han pasado). La lluvia es beneficiosa porque existen infinidad de cultivos de secano que gracias a la lluvia podemos tomar como alimento o adornar nuestras casas y jardines con muchas de estas plantas. Por tanto este agua contenida en el aire en forma de vapor, no deja de ser símbolo onírico, y reflejar situaciones que ejemplifican perfectamente algunas circunstancias de personas que entre otras voy a exponer como contenido onírico.

 

Ejemplo

 

Una señora de mediana edad, viuda, cuyos dos hijos ya se han emancipado, vive sola en una casa que tiene un patio. Este patio está bastante recargado de macetas porque a ella le gustan las plantas, sobretodo las flores. Vive en un entorno cuyo clima es templado tirando a tropical y sueña que:

 

<<Todos los días, cuando la tarde está en su ocaso, comienza a llover con tal fuerza que estropea parte de mis magníficas plantas, no pudiendo prácticamente recuperar ninguna de las dañadas. Llueve todas las tardes, en el sueño. Al principio, porque el sueño es repetitivo, cuando me despertaba acudía maquinalmente al patio a ver si las plantas estaban allí y estaban vivas. Naturalmente era un sueño>>

 

Interpretación

 

La interpretación del sueño, que no deja de ser ciertamente dificultosa es, a mi juicio la siguiente: la señora ha perdido a su esposo en un accidente aéreo, hace prácticamente 20 años. Ella en ese momento tenía aproximadamente 30 años, es decir, era muy joven. Sus dos hijos por razones diversas no viven con ella, pero esta emancipación se ha producido hace tiempo, a edad muy joven para ella también, por lo que no ha podido disfrutar de ellos como le hubiera gustado. Se ha producido en su vida un corte brusco, inesperado, sorpresivo, pierde a su pareja definitivamente y pierde también la presencia constante de sus hijos. El primer hecho fue extraordinariamente traumático para ella y el segundo, si no fue traumático tampoco fue agradable. En definitiva, la lluvia torrencial que arrasa sus plantas es la lluvia de acontecimientos que la marcan y que le producen un sentimiento negativo, de frustración, es una etapa de su vida triste que acaba con lo que más quiere, y que simboliza perfectamente esa destrucción que causa el agua que viene del cielo.

 

Ejemplo

 

Una mujer casada relativamente joven nos relata el siguiente sueño:

 

<<Sueño que me baño en el mar. El agua es magnífica, tibia en cuanto a su temperatura, y muy clara. Puedo meterme en cualquier parte, no tengo prácticamente límite, pero cuando salgo observo con estupor que me han picado las medusas y me escuece la piel extraordinariamente, de suerte que debo ir al botiquín más próximo a fin de poder calmar el escozor de mi piel, la cual además se hincha.>>

Interpretación

 

Esta persona, ya he dicho que casada, lleva una doble vida, es decir, tiene un amante, pero no piensa en absoluto separarse de su marido porque a pesar de todo la vida con él es más cómoda, además tiene hijos. Con esta premisa entiendo que la interpretación del sueño es extraordinariamente diáfana. Está ejercitando la práctica de un sentimiento que le causa cierta urticaria moral o de conciencia. El agua es buena pero contiene gérmenes o animalillos que en el fondo le hacen daño.

Ejemplo

Otra señora de mediana edad refiere el siguiente sueño:

 

<<Me baño en agua turbia, tibia, el suelo es cenagoso, me pego en él, me pringo, pero cuando llevo un tiempo me acostumbro e incluso me gusta, lo único que a veces el agua huele mal, pero también me acostumbro a esa circunstancia. Mis hijos me dicen: “pero mamá, no entendemos por qué te bañas ahí, está sucia”. Y yo les digo: “no está tan sucia, a mí me gusta”. Este es un sueño que se repite>>

Interpretación

 

La persona que nos ocupa lleva más de 30 años casada. Sus relaciones conyugales en el momento en el que la señora relata su experiencia onírica, son de absoluta desertización, aridez, sequedad... La señora tiene una depresión encubierta. Su sentimiento amoroso con respecto a su pareja es cuanto menos de gran confusión, se debate consigo misma, no le gusta salir a la calle con él y ha escogido como forma de vida la soledad, voluntaria, aunque en cierto modo es una soledad impuesta por sus acontecimientos psicológicos. Su depresión decimos que es encubierta porque no se exterioriza en absoluto y hasta tal punto es así que ella trabaja y es una persona con cierta brillantez en su cometido laboral, pero le es imposible en el momento actual mantener ningún tipo de relación, ya no amorosa, sino sentimental y afectiva con su cónyuge.

Ejemplo

 

Por último voy a relatar un sueño que refleja la inmensa timidez de un joven de 30 años que cuenta el siguiente sueño:

 

<<Estoy al borde de una piscina. Mis amigos y amigas se están bañando. Yo estoy en bañador pero no me meto en el agua (en mi vida real me baño poco). Una de mis amigas intenta por todos los medios tirarme al agua de la piscina a base de empujones. Tras una encarnizada lucha llama a otras personas del grupo y entre todos me cogen e intentan tirarme al agua. Yo no puedo defenderme, estoy como paralizado y ellos logran su propósito. Cuando caigo al agua comienzo a hundirme y en ese momento me despierto>>

Interpretación

 

He de decir previamente que estas manifestaciones oníricas también se producen en la vigilia y que por lo tanto son reales como la vida misma. La interpretación del sueño en este caso, es que el soñante no ha tenido jamás relación sexual alguna con una mujer, siendo el agua un símbolo que representa nuestros sentimientos profundos y también nuestra libido, es en este caso, algo que suscita miedo cerval al individuo que nos cuenta este relato onírico. Cuando es arrojado al agua, se hunde, se ahoga en su propia incertidumbre y luego en la emoción que experimenta y que le supera, le desborda. Es todo un ejemplo de las personas que tienen una timidez tan grande que llegado el momento no saben cómo superarla.

 

LOS DIENTES

 

Los dientes, que forman parte del aparato digestivo y nos sirven para comer y masticar, desde nuestros ancestros también han representado una defensa. Somos animales y en el momento presente somos lo que somos y hacemos lo que hacemos como consecuencia de nuestra evolución natural. Somos una especie más y por tanto nuestros molares e incisivos, y nuestros dientes en general, cumplen funciones específicas y son una forma de defensa. Son muchas las personas que sueñan con problemas bucodentales relacionados con mil aspectos, pero estos sueños que en muchas ocasiones se refieren a pérdida de defensas o a que éstas  son muy vulnerables, son bajas, a veces también pueden referirse a pérdidas de algo o de alguien íntimamente relacionado con nosotros.

Para una mayor clarificación del símbolo onírico dientes, voy a poner varios ejemplos. Sí diré antes que, curiosamente y hasta donde llega mi experiencia, son más las mujeres que los hombres las que sueñan con problemas de pérdida de dientes. Ello no quiere decir en absoluto que algunos hombres no tengan este tipo de sueño.

 

Ejemplo

 

<<En el ejército un joven soñó una noche que perdía algunos dientes. Éstos se despegaban de las encías y él los expulsaba escupiéndolos. Se despertaba angustiado y se tocaba los dientes con la lengua para ver si los tenía o no, lo que nos habla de la intensidad con la que era vivido el sueño>>

Interpretación

 

Al día siguiente su compañía fue sometida a un reconocimiento médico y pocos días después a él se le diagnostica una tuberculosis ósea. Cuando una persona tiene una infección vírica o bacteriana de esas características, se registra una evidente pérdida de defensas. El inconsciente, que es inteligente y sabio, se manifiesta detectando esa pérdida y avisando con su pérdida de dientes de que está sucediendo algo.

 

Ejemplo

 

El autor de esta obra participaba en un programa radiofónico donde los oyentes efectuaban llamadas para contar sus sueños. Una señora de mediana edad me llamó y me dijo: <<Hace días soñé con que perdía los dientes superiores sin arrojar una gota de sangre. Yo misma los expulsaba de mi boca, y sentía una enorme zozobra interior>>.

 

 

Interpretación

 

Se le preguntó si estaba enferma, a lo que respondió que no tenía ningún problema orgánico ni psíquico, por lo menos hasta donde ella conocía. A continuación se le preguntó si recientemente se había registrado la pérdida de algún familiar o amigo/a, a lo que contestó de manera inmediata: “Sí, la de mamá que falleció hace un mes”. Ésta es la verdadera causa del contenido onírico que nos relata, la pérdida de su madre.

Ejemplo

 

<<Un señor de 45 años sueña de manera repetitiva que se le van cayendo los dientes de su boca por partes. Es decir, cada vez que sueña con este episodio observa que se le caen los molares de la parte derecha. En el siguiente sueño pierde los incisivos o colmillos. Después pierde los dientes delanteros superiores. Y así sucesivamente. Ello coincide con la ruina que progresivamente va experimentando en sus inversiones financieras, tanto en bolsa, como en otras empresas en las que participa. Además pierde en un accidente de automóvil a dos de sus hijas y a su yerno>>

Ejemplo

 

<<Una señora de 70 años sueña de modo repetitivo con que se le caen sus dientes. Ella aparentemente goza de una salud envidiable. Pero la repetición del sueño le obsesiona. En una revisión médica se le descubre un linfoma con metástasis prácticamente en toda la parte superior de su cuerpo y con poca solución>>

Ejemplo

 

Antes de relatar el siguiente ejemplo, tengo que indicar que también es frecuente la caída del pelo cuando se experimenta una pérdida por cualquier concepto, bien sea  merma de defensas, bien esté relacionada con la extinción de alguna causa o con la pérdida de algún familiar o amigo.

 

<<Una pareja sueña casi de manera simultánea que a él se le caen los dientes, pero éstos no llegan a desprenderse de manera total. Mientras ella, en su sueño, pierde parte de su pelo. Una noche él vuelve a soñar con la pérdida de sus dientes pero en este caso la pérdida es total, efectiva, sí se desprenden de sus encías>>

Interpretación

 

Existe una crisis poderosa y profunda en el seno de dicha pareja que por supuesto preocupa a ambos. Esta crisis va haciéndose más honda hasta que se produce la ruptura y justamente, noches después de dicha ruptura, es cuando él sueña que los dientes se desprenden totalmente de sus encías.

 

ESCALERA

 

Sigmund Freud tanto en su psicoanálisis como en la interpretación de los sueños habla de la escalera como un símbolo eminentemente sexual. Para él la escalera puede representar el coito. Esto, que es una posibilidad simbólica onírica evidente, no es, como ningún símbolo, unívoco, pero no cabe duda que sí puede enmarcarse en ese contexto según los casos, claro está.

El tema escalera también da mucho juego. Una escalera puede implicar las dificultades de una vida, según se suba o se baje, significa o puede significar ascenso o descenso profesional, académico, económico, etc. Como siempre y para una mejor comprensión de lo que digo, ilustraré con ejemplos.

 

Ejemplo

 

<<Sueño que estoy en la universidad y cuando voy a clase la escalera que sube al aula está en obras y se haya bloqueada. Las clases no se han suspendido, pero no hay otro acceso, tampoco hay ascensor por lo que el paso está cortado. Me pregunto cómo acceder y lo desconozco. Psicológicamente me descompongo porque me consta que los compañeros sí asisten a clase, pero ¿cómo han llegado hasta allí?>>

 

Este episodio onírico lo ha tenido una joven que estudia medicina. En el momento actual cursa primero de carrera.

 

Interpretación

 

El cambio existente entre los contenidos académicos de bachiller y los universitarios es radical, brusco. Esta persona tiene un historial escolar muy brillante. Se lo ha labrado a base de trabajar. Como vulgarmente se dice, de “hincar los codos”. No es una empollona propiamente dicha pero tengo la impresión de que vive para el estudio. Los contenidos universitarios no los ha asimilado aún bien. El lenguaje, la forma, el marco académico, el sitio, el profesorado, etc. Todo tiene un cariz de novedad que le está resultando muy duro. La noche en que tuvo este sueño era la víspera de dos exámenes parciales que tenía que realizar al día siguiente. Se acostó pensando en la dificultad real –para ella- que ambas pruebas tenían y entendía que no iba bien preparada, porque algunos temas no estaban, a su juicio, lo suficientemente maduros. Ella me confesaba por teléfono, esa tarde, es decir, la tarde anterior al examen, que estaba mental e intelectualmente bloqueada, que no podía estudiar. Justamente sueña con que la escalera que conduce a su aula está cortada, pero el sueño era tan intenso y tan vívido que piensa actualmente, porque aún no tiene las calificaciones de los exámenes, que la han suspendido.

 

Ejemplo

 

<<Estoy subiendo por una escalera que nunca se acaba. No hay tramos entre piso y piso, es decir, descansillo o rellanos, la escalera es continua. La luz de la escalera dura aproximadamente dos o tres minutos teniendo que dar al interruptor de vez en cuando para que dicha luz no se apague. Pero he aquí que no me hace falta dar a ningún interruptor porque la luz está continuamente encendida. De todas formas no llego al final de la escalera y cuando parece que vislumbro dicho final, hay como una cuerda o algo que no sé bien lo que es que me impide alcanzar la cima>>

 

Interpretación

 

El soñante tiene 50 años. Es un directivo de nivel medio de una importante empresa de ámbito estatal, en cuanto a su extensión, no es una empresa gubernamental. Esta entidad se dedica básicamente a las finanzas. Es una persona brillante, con muchísimas oportunidades, e iba a ascender próximamente. Había sido propuesto en una terna que se presentaba al consejo de administración días más tarde para ocupar la dirección de un departamento de primer orden, pero un amigo suyo, que por cierto no estaba en esa terna, resultó elegido. Este amigo ha sufrido una extraordinaria decepción y está al borde de una depresión. Se podría decir que tiene una depresión encubierta y que su sueño es un reflejo claro de la situación por la que está atravesando. La luz que no se apaga representa a la esperanza, a la ilusión, que desafortunadamente no se cumple. Él conoce esta noticia dos días después de haber tenido este sueño.

 

Ejemplo

 

<<Sueño que estoy soñando. Estoy durmiendo en la planta superior de un chalet y me levanto a beber agua, porque estoy sediento. No sé por qué razón no encuentro la luz y tampoco entiendo por qué en vez de beber agua en mi cuarto de baño tengo que bajar a la planta inmediatamente inferior a satisfacer esta necesidad. Como quiera que no encuentro la luz, voy palpando la pared, hasta que ¡zas!, me caigo por las escaleras y en esa caída despierto>>

 

Interpretación

 

He aquí un sueño aparentemente difícil de interpretar. Se hace absolutamente imprescindible conocer a la persona para poder establecer algunas premisas o bases de las que partir porque el sueño en sí mismo entraña gran dificultad. Cuando estos fundamentos se han puesto, entonces todo va sobre la marcha.

 

Nuestro personaje soñante es un arquitecto que en el momento de esta manifestación onírica que acabo de relatar no tiene trabajo, no tiene encargos. Ya es muy gráfico como él mismo define la situación: “Estoy atravesando un momento de sequía profesional, de aridez. Llevo así tanto tiempo que las provisiones se están acabando y ya no sé a qué puerta llamar.” Cuando se tiene un período de corte laboral y profesional, período que puede ser extenso en el tiempo, llega un momento en que la inseguridad domina, y uno no sabe qué hacer, dónde ir, ni cómo calmar esa ansiedad que genera la situación y que en este sueño en particular, aparece tan claramente representada por la sed y las ganas de beber agua. El estado de ceguera en la que nos encontramos, porque cuando una circunstancia aprieta, nos ofuscamos, e intentamos buscar una salida, generalmente se pisa en falso y no se actúa correctamente o ya no correctamente, sino de la manera más acorde para la situación dada. Todo esto se ha cerrado y el único escape resulta ser el vacío: la escalera por donde él baja, y se viene abajo. El sueño es muy gráfico. Ya dijimos que la casa, en este caso el chalet que es su casa, representa el yo, y nuestro personaje generalmente suele tener las ideas muy claras, es un hombre brillante y está acostumbrado a vivir con cierta holgura económica. Su yo es rico e imaginativo y esta circunstancia, ya lo he dicho se refleja oníricamente.

 

Ejemplo

 

Una joven relata el siguiente sueño.

 

<<Estoy en una azotea en la playa que es un solarium. Oigo la extraordinaria algarabía de la gente que se baña, pasea.... Mi pareja no se halla conmigo, quiero decir, no está en la azotea y debía haber regresado porque salió a tomar un baño, pero hace muchas horas que se alejó y no vuelve. De pronto le veo aparecer y me mira pero parece que lo hace sin verme. Yo le hago señas para que suba pero ni me ve ni me oye. Decido entonces bajar. Cuando caminaba escaleras abajo, por los miradores que hay en los rellanos o descansillos, le veía pero cada vez más pequeño y la bajada se me hacía interminable. Cuando por fin llegué abajo, observé con gran sorpresa que ya no estaba allí y se hallaba en la arena de la playa. Había que bajar las escaleras que dan paso a dicha playa y no me apeteció, por lo que inicié de nuevo el ascenso al solarium. En el trayecto me desperté>>

 

Interpretación

 

Para interpretar el sueño es necesario conocer lo siguiente. Se había producido la ruptura de la pareja. Esta ruptura es una consecuencia de la diferencia social e intelectual existente entre ambos. Ella procede de una alta escala social con estudios académicos dentro de la rama técnica y con un puesto de empleo importante. Él es una persona de un estrato social mucho más modesto, con un trabajo también más bien modesto. La azotea representa, como ya dije, el plano intelectual en el que ella se encuentra instalada. La escalera representa la barrera intelectual y de otras índoles que les separan. En este caso no hay oposición familiar por parte de los padres de ninguno de los dos, pero sí existe una diferencia mental, psicológica, social, laboral y económica, que en el caso que nos ocupa, hace inviable una relación normal ya que no existe afinidad entre ambos, a pesar de que ella intenta por todos los medios conciliar posturas y posiciones, mas hay algo que hace imposible el establecer proyectos en común. Ella intenta aproximarse bajando la escalera, en definitiva, descendiendo un escalafón. La playa que está a cierta distancia, representa para la soñante el sentimiento lejano, agostado y casi difuso, porque ella confiesa que le quiere pero no le ama.

 

ASCENSOR

 

El ascensor es un símbolo que en muchos sentidos cumple el mismo cometido simbólico que la escalera, en cuanto que expresa situaciones similares pero no idénticas. De todas formas el inconsciente se manifiesta circunstancialmente con símbolos parecidos e incluso iguales para decir lo mismo, pero hay que tener en cuenta siempre, y no me cansaré de reiterarlo, el contexto del sueño y del soñante. Por ejemplo, una persona que vive en una chabola, en una barraca, en una favela.... es sumamente difícil que en su sueño aparezca el ascensor. Hemos quedado que se sueña como se vive y a este respecto remito al lector al poema de Segismundo de Calderón de la Barca. No obstante, me propongo ejemplificar dentro del símbolo ascensor manifestaciones oníricas parecidas o similares a las de la escalera y manifestaciones oníricas donde el símbolo ascensor cumple una función totalmente distinta. Para ilustrar lo que digo, como se ha venido haciendo hasta ahora pondré algunos ejemplos.

 

Ejemplo

 

Una persona me cuenta su sueño que dice así: <<Subo en un ascensor que no deja de elevarse. No sé a qué planta voy y el ascensor no para. Siento pánico y me despierto con cierto sofoco>>

Interpretación

 

Este sueño es muy común. Hay mucha gente que, o no sabe lo que quiere, o no tiene las ideas claras y no sabe bien dónde va o existe o está inmerso en situaciones que le desbordan, que se le van de las manos y no puede controlar. En el caso de la persona que ha relatado el sueño, se trata de un proyecto que no ha sido correctamente enfocado. Esta persona ha puesto una tienda y está realmente vendiendo pero no controla bien la dirección del negocio, porque no entiende nada del producto o artículos que vende. Está ciertamente desbordada, no porque venda mucho ni poco, sino porque no sabe lo que vende.

Ejemplo

 

<<Tomo el ascensor de la oficina para salir del trabajo, el cual desciende. Va ocupado con más personas. Cuando acabamos el descenso y estamos en la planta de salida, el ascensor no se abre. Nadie hace absolutamente nada por salir, yo por supuesto tampoco. Nadie se extraña del incidente y los que están fuera tampoco hacen nada por abrirnos>>

Interpretación

 

Este sueño pertenece a un directivo que había sido cesado en su cargo de manera fulminante y reciente sin ninguna expectativa de cargo directivo alguno. Con estos antecedentes la interpretación del sueño se simplifica bastante, por lo que es de claridad meridiana que el descenso del ascensor es su propio descenso profesional, y el bloqueo en la planta baja significa que su situación personal no tiene salida por el momento. Va más gente en el ascensor porque el ex directivo es un número más que se confunde y se funde con el colectivo trabajador.

Ejemplo

 

Una persona de mediana edad, varón, con hijos mayores de 20 años, que nada en la abundancia, comienza a tener problemas en sus inversiones y en sus empresas. Problemas que no presagian por el momento una situación grave económico– financiera pero que le preocupan hasta el punto de soñar lo que sigue:

 

<<Tomo el ascensor de mi casa y comienza a subir sin parar a la planta que he marcado y que es en la que yo me tengo que bajar. El ascensor sigue subiendo y de manera inesperada comienza a bajar vertiginosamente. Me da tiempo a pensar de todo, a pensar que me mataré, pero no llego al suelo porque me despierto sudando>>

 

Interpretación

 

El soñante posee una gran fortuna pero las operaciones económicas en ese momento no estaban siendo brillantes, y aunque en ningún caso había motivo alguno para alarmarse, él fue asaltado por su conciencia profunda en el sentido de ¿qué pasaría si lo perdiera todo? Esta reflexión según su propia confesión está hecha en la vigilia y en su despacho. El inconsciente expresa mediante el episodio del ascensor su inmenso temor que le había asaltado despierto.

 

Ejemplo

 

Una persona de 35 años ingeniero sueña que va en un ascensor que no tiene puertas. Al parecer existe una barra horizontal arriba a la que se agarra fuertemente. El ascensor sube y al mismo tiempo se columpia hacia delante y hacia atrás. Él es presa de gran temor. Ve el vacío pero no ve el suelo, al menos no lo distingue y se despierta en esta situación.

 

Interpretación

 

En un principio costó mucho interpretar este sueño porque el soñante no colaboraba ya que las explicaciones que me daba no tenían mucho sentido y un día, inesperadamente, vino a mi consulta con un problema que él consideraba gravísimo y es que no podía acabar un proyecto, no sabía cómo finalizarlo. Como es natural inmediatamente recordé el sueño referido y es que el proyecto, que estaba ciertamente avanzado, no tenía suficientes recursos económicos ni técnicos para su finalización. La deuda que había adquirido era muy elevada porque el proyecto en sí mismo era bastante costoso. Había que buscar una financiación que no llegaba y que a su vez impedía que llegaran los demás recursos necesarios. El proyecto que era consecuencia de un encargo, tenía plazo para su terminación y éste no iba a poder cumplirse de ninguna manera. La abertura del ascensor puede indicar la falta de base o de sustento para la consolidación del fin propuesto y el columpiarse es algo muy gráfico y metafórico de una malísima situación; es quedarse al aire...

 

 

 

SANGRE

 

En los diccionarios de los sueños el término sangre implica sentimientos elevados, violencia, disputas... Y evidentemente los diccionarios, que tienen su importancia, son trabajos útiles por los que a título orientativo podemos conducir en parte nuestras investigaciones, pero los diccionarios sin pretender minusvalorar en absoluto su utilidad, están bastante limitados y será la experiencia y el trabajo y sobretodo los diferentes contextos en los que se desarrollen las secuencias oníricas de que se trate, los que nos señalarán de manera más precisa el verdadero sentido de los símbolos. En este caso el símbolo sangre da mucho juego, tanto que a veces es presagio de sueño premonitorio, hasta tal punto que nuestro primer ejemplo va en tal sentido.

 

Ejemplo

 

<<Un hombre de 32 años sueña de manera repetitiva con sangre. La sangre cae de un grifo, de un agujero, en general de una oquedad. El sueño, que ya he señalado es reiterativo, se va haciendo más preciso en el sentido de que ya es una persona la que sangra. Esta persona sangra por la nariz, otras veces por la boca, y en otras por el ano. Meses después de tener estos sueños cuya interpretación, por cierto, era equívoca, porque pensaba que se trataba de una pérdida energética del soñante, se le comunica a esta persona que su suegro está gravemente enfermo como consecuencia de una úlcera sangrante. La persona en cuestión, vive en una localidad distinta de la de su suegro y se traslada con su esposa al lugar de los hechos. La úlcera tiene unas consecuencias absolutamente críticas y el paciente ha de ser intervenido. Tras este episodio el soñante vuelve a su localidad de residencia y sigue soñando con sangre de una manera más precisa. Una noche sueña que alguien sangra copiosamente por la nariz, es un hombre mayor, pero no se distingue quién es. Durante el sueño suena el teléfono y le comunican desde el hospital en el que se haya internado su suegro que su gravedad es extrema, y que si desean verle con vida deben ponerse en camino inmediatamente. La siguiente noche el paciente fallecía>>

 

La sangre también simboliza o puede simbolizar en las mujeres púberes o adolescentes la menstruación.

 

Ejemplo

 

<<Una niña de 12 años sueña con cierta reiteración que mete su pie en una pequeña oquedad u hoyo y lo saca manchado de sangre. Dice que no puede precisar si va  o no va descalza, pero que su pie se mancha. Un mes después esta niña tiene su primer periodo menstrual>>

 

Pero la sangre tiene también un sentido de pérdida energética como antes apunté, lo que muestro con el siguiente ejemplo.

Ejemplo

 

<<Una señora en la frontera de la madurez a la senectud sueña repetidamente que tiene hemorragias a través de la nariz y también a través de la boca. A veces tiene las manos o el pelo manchado de sangre; en otras sueña con que se le caen los dientes y sangra a través de las encías donde éstos estaban alojados>>

Interpretación

 

La señora tiene una enfermedad renal que hace que sus facultades físicas se estén mermando. Años después tuvo que ser sometida a hemodiálisis.

 

Ejemplo

 

Una persona tiene un pequeño accidente de automóvil, sin graves consecuencias, pero sí tuvo una pelea física con el automovilista con el que tuvo el accidente. Por la noche tuvo el siguiente sueño:

 

<<Soñé que tenía una pelea con alguien y yo daba fuertes puñetazos que no llegaban a su destino. Y por más que quería pegar con violencia no me era posible hacerlo porque algo me paralizaba, hasta que me di cuenta de que me salía sangre por todas partes: los brazos, los hombros, las manos... y cuanta más sangre me salía menos fuerza tenía. Mi impotencia era grande. Y así me desperté ciertamente mal>>

 

Interpretación

 

El accidente de automóvil que tuvo no revistió graves consecuencias pero impidió que el coche pudiera arrancar con lo que el viaje por el momento se vio interrumpido. Como dicho accidente fue en una carretera de muy segundo orden, casi un camino vecinal, tuvo que pasar gran parte de la noche en el lugar del accidente, sin perjuicio o con independencia de la disputa o pelea que tuvo con quien, según él, provocó el accidente. La impotencia o rabia que él relata en su sueño fue la que se desprende de estos hechos, es decir, la de tener que inmovilizarse hasta recibir la ayuda para continuar su viaje. Hay que decir, por otra parte, que la persona que viajaba en el otro automóvil le dejó tirado.

 

Ejemplo

 

A un atleta convaleciente de una neumonía le iba a ser practicado una analítica y la noche anterior soñó lo siguiente:

 

<<Me encontraba en una sala donde había muchas personas a las que no conocía, de distinta edad, condición social y sexo. Estaba esperando algo relacionado con la sangre pero no puedo precisar exactamente qué. De pronto observé que tenía la ropa manchada de sangre, no estaba exactamente mojada sino con pequeñas manchitas pero por todas partes. No sentía ningún malestar y nadie veía las manchas excepto yo, o al menos, nadie me miraba. A medida que transcurría el tiempo de espera las manchas se iban multiplicando y yo estaba realmente avergonzado y absolutamente confuso porque lo que me estaba pasando no tenía ningún sentido ni explicación. Cuando estaba sentado y me llamaron, supongo que para practicarme la analítica, una joven del equipo sanitario me indicó: “rezuma usted sangre por las puntas de su cuero cabelludo, es fantástico.” Yo seguía aturdido. En definitiva, me extrajeron la sangre y cuando salí del edificio observé con gran estupor y sorpresa que todas las manchas habían desaparecido>>

 

Interpretación

 

Este episodio onírico tiene dos partes importantes. Una que corresponde a la más estricta realidad consciente y otra que es un mensaje de fuerza y esperanza como ahora veremos.

-Parte A: El individuo soñante tenía y tiene una analítica perfecta, es una analítica excepcional, como vulgar y metafóricamente se dice, “le sobra fuerza por todas partes” y ello se manifiesta en su hemograma.

 

-Parte B: En la convalecencia comenzó a entrenarse como deportista por prescripción facultativa. Es un levantador de peso, una halterofilia, y en las pruebas preliminares a la competición que tuvo lugar pocos días después de serle practicada la susodicha analítica, estaba en perfecta forma aunque él tenía miedo porque como consecuencia de su reciente enfermedad temía que en el posterior reconocimiento no iba a pasar el chequeo al que estaba siendo sometido.

En su sueño su inconsciente se manifestaba de manera que no dejaba lugar a duda de su fortaleza y de su buena forma física, fisiológica y biológica a través de la sangre que veía por todas partes y que no le mojaba. Confieso la dificultad inicial para poder interpretar el sueño pero creo que la clave fundamental consistía en que él veía su sangre precisamente en el laboratorio y no fuera de él que es donde hacía su vida cotidiana normal.

 

AIRE

 

El aire es fundamental para la vida. La atmósfera envuelve a la tierra y, cuando en las capas de aire que producen el viento se ponen en movimiento, lo hacen para poder limpiar el planeta o una zona del mismo. Por otra parte, cuando respiramos, inhalamos aire en nuestros pulmones y lo exhalamos viciado por el anhídrido carbónico. Cuando vamos en un avión podemos accionar un dispositivo que se haya encima del asiento que pone en movimiento el aire que sirve de ventilador, pero nada más produciendo en muchas personas la sensación de que existe una ventilación real aunque ello no es cierto, porque lo que pasa en realidad es que ese aire se mueve pero no se renueva. El inconsciente que es riquísimo en manifestaciones de nuestra vida vigil, nos dice en nuestra vida nocturna cosas relacionadas con la pequeña relación de hechos que acabo de referir.

Ejemplo

 

<<Voy en un avión cuyas ventanas van abiertas (esto es imposible porque nos asfixiaríamos, pero el sueño es así). El aire es muy agradable y el paisaje es fantástico. De pronto se levanta una gran tormenta, se ven los rayos y se oyen los truenos. El aeroplano sube y baja escalofriantemente. El viento es intenso, pero no me molesta, todo lo contrario. Cuando se calma la tormenta, siento una paz infinita y me despierto con cierta rabia porque me gustaba el sueño>>

 

Interpretación

 

Tras un intenso intercambio de opiniones con el soñante, hombre aparentemente frío y cerebral, descubrí que es un auténtico claustrofóbico. No le gusta volar en avión, aunque como consecuencia de su trabajo ha de hacerlo a menudo. En su sueño concibe un avión de ventanas abiertas, obviamente. Y el aire que le azota es sin duda el que lleva encima de su asiento porque siempre que vuela usa el dispositivo al efecto aunque realmente no le haga falta. Como viaja con bastante frecuencia en avión la tormenta onírica es un hecho real sucedido varias veces. Y como es muy inteligente lleva a su sueño de manera clara el efecto de gran ventisca que acompaña a una tormenta, pero a él obviamente no le molesta, porque como el avión va abierto...

 

He aquí un sueño que no deja de ser una ilusión que se desarrolla en un medio hostil para que el ser humano se mueva, cual es el aire, pero que al mismo tiempo es fundamental para la vida. Su medio de trabajo, o mejor, complemento de su medio de trabajo, es el viajar de manera constante a través del aire mediante el avión, recurso que le comunica con el planeta entero. Obviamente sueña con lo que hace, pero en unas condiciones que inconscientemente considera idóneas. Pero aún hay un contenido más profundo si cabe, que es la esencia del sueño. Hablamos de un escritor, de un guionista de ficción que escribe relatos del aire, y que siente auténtica claustrofobia cuando piensa que le falta.

 

Ejemplo

 

Un hombre de 57 es sometido a una intervención cardiaca, concretamente de coronarias. En la operación, que obviamente se produce bajo el efecto de una anestesia general, no se entera de que es intubado. Sí sabe previamente que va a ser operado con ventilación mecánica. Ello le produce auténtico pavor, pero ciertamente en el acto intrínseco de la intervención no se entera de tal circunstancia porque está anestesiado. No obstante, algún problema o episodio desagradable e irrelevante sí debió suceder durante la operación porque con alguna frecuencia sueña, aunque cada vez menos, con lo siguiente:

 

<<Estoy durmiendo y cada vez respiro con mayor dificultad. Soy consciente de que estoy durmiendo. La dificultad respiratoria se va agravando, de suerte que llega un momento en que me asfixio y se produce un ronquido real que me despierta angustiado y lleno de sudor. Cuando estoy despierto mi respiración es normal>>

 

Interpretación

 

Este sueño tiene dos interpretaciones. Por una parte, el individuo como he dicho, ha sido operado con toda la parafernalia que rodea al acto y que él conocía. Además, en la operación se produjo un derrame pleural y hubo que practicarle una pequeña traqueotomía. A todo esto era ajeno el paciente, que por la anestesia desconocía lo que le estaba sucediendo.

Por otra parte, existe un contenido latente más profundo y la operación es un pretexto y un móvil que él inconsciente aprovecha para ponerlo de manifiesto. En este caso, al tratarse de un soñante ciego, el aire es un elemento de vital importancia para él, en el sentido en que el sonido es propagado por el aire y forma parte indisoluble de su comunicación con los demás y con el entorno en general, a diferencia de los que ven, en cuya comunicación prevalece fundamentalmente lo visual.

 

En este sentido quiero resaltar la profunda significación que en lo literario tiene el viento, que expresan con gran elocuencia los poetas, el viento como mensajero que trae y lleva.

 

Ejemplo

 

<<Una señora sueña que está en una habitación rodeada de mucha gente. No hay ventanas y el techo no es alto. No sabe bien cuál es el motivo de su estancia en dicho recinto. El aire se va enrareciendo y va oliendo mal. La respiración se hace cada vez más difícil, pero a nadie le pasa nada, en el sentido de perder el conocimiento o algo por el estilo, como consecuencia de la falta de oxígeno. Inexplicablemente se hace un silencio y los sonidos se van perdiendo. Se produce una gran confusión entre las personas que se encuentran en la habitación y aunque hay mucha gente junta, nadie puede comunicarse, hasta que alguien abre una puerta y la situación cambia radicalmente. La señora en cuestión se despierta realmente mal>>

 

Interpretación

 

La interpretación del sueño fue dificultosa porque hubo que esperar un tiempo para esclarecer con alguna lógica el significado del mismo. El hecho que provocó este sueño fue que, en la guerra civil española, había familias que se encerraban en sótanos a modo de refugio. Este sótano no tenía ventilación alguna y como quiera que la gente no se movía de allí, el oxígeno se fue consumiendo, hasta llegar a provocar malestar físico e incluso psicológico en la mayoría de las personas que se encontraban allí encerradas. Y una de esas personas fue nuestra soñante. En la realidad no se abrió ninguna puerta sino que alguien del exterior, que echó de menos la ausencia de varias de aquellas personas, bajó al sótano y fue sacando a la gente que allí se encontraba. La señora soñaba de vez en cuando con aquel episodio de la forma que se ha expuesto en el sueño.

 

Y es que el aire, objeto de estos relatos, compuesto por oxígeno y nitrógeno básicamente, cuanto más enrarecido está produce más problemas de todo orden a las personas que lo respiran, pero no olvidemos que en este caso se produce en unas condiciones muy especiales. El aire, componente vital, juega una mala pasada y marca en circunstancias especiales a una persona cuyo inconsciente construye un episodio onírico.

 

Ejemplo

 

Un hombre de mediana edad soñó lo siguiente:

 

<<Estaba en lo alto de una montaña. Corría un viento no excesivamente fuerte pero yo lo calificaría más fuerte que la brisa. Era frío. El paisaje me resultaba ciertamente agradable, pero tenía vértigo si iba al borde del precipicio, porque la montaña no era grande, pero sí alta. Había más gente que yo no conocía, pero no puedo precisar ni su número ni su sexo, si bien creo que había hombres, mujeres, niños... Creo que comíamos bocadillos pero tampoco sé de qué eran. Desconozco si era por la mañana o por la tarde, pero sí era de día. La montaña estaba escarpada y pelada. El día era bueno y limpio y el color del cielo era absolutamente azul. No me apetecía andar porque me daba miedo llegar al precipicio como consecuencia del escaso tamaño de la montaña. El aire empezó a ganar intensidad en su agitación y a mi me daba miedo que me tirase al suelo y así desperté>>

Interpretación

 

El aire frío en este caso significa malestar, inquietud, miedo. Además estamos en una montaña, que es otro símbolo asociado al que nos ocupa, eso quiere decir que se ha llegado a la cima de algo, tal vez de la vida, tal vez del destino, de nuestra profesión laboral..., pero hay inseguridad. No se está a gusto porque el aire es frío, lo cual significa desagrado. Pero además la montaña es pequeña lo que significa, a mi entender, que la cima no es suficiente para nuestra necesidad vital de ese momento o de ese estado. El miedo al precipicio significaría la posibilidad de que todo se viniera abajo y aunque el color azul del cielo significa tranquilidad, paz, serenidad y bienestar, el soñante tiene poca confianza en sí mismo. La agitación progresiva del viento es señal inequívoca de amenaza en la vorágine en la que él se encuentra producida por su trabajo. En fin, es un sueño que como vemos juegan en él varios elementos simbólicos que se asocian entre sí y le dan un contenido propio. Las personas que están allí y que comen junto a él, es la propia sociedad en la que está inmerso y el alimento, como veremos más adelante, es una manifestación de ingestión o absorción de energía o fuerza indispensable para la vida misma.

 

Ejemplo

 

<<Voy en una barca, que está abierta por todas partes. Puede que sea la cubierta de un barco, aunque no lo sé a ciencia cierta. Supongo que vamos por el océano y hace bastante viento, pero el mar está prácticamente en calma. El motor del barco o de la barca no se oye, y no sé si vamos o no a mucha velocidad. Lo que si sé es que la brisa es muy agradable y no tengo ninguna apetencia de llegar pronto a puerto. Me gustaría que el viaje fuese interminable, pero sé que no va a ser así. Me despierto durante la travesía, lo cual me da bastante rabia>>

Interpretación

 

Antes de pasar a su interpretación he de decir dos cosas indispensables para una mejor comprensión de este episodio onírico. La primera cuestión es que la persona que nos confía su sueño no tiene más de 35 años.

La segunda es que ha tenido poco contacto con otros entornos sociales.

Con estas dos premisas más el intercambio previo de impresiones con ella, he de  decir que el significado está muy claro. Ella es una persona extraordinariamente vitalista. Recordemos que el agua es vida y sentimiento. En segundo lugar la barca o barco es también un símbolo de la vida misma. En tercer lugar la brisa es ese aire fresco que ella necesita para descontaminarse, ventilarse, purificarse, cambiar de ambiente. Y permítaseme apelar una vez más a las metáforas populares, es conveniente un poco de aire fresco, refiriéndome a un cambio de cualquier situación. En cuarto lugar, la joven es soltera y nunca tuvo contacto sexual con nadie. Parece una idiotez o algo fuera de lugar este hecho, pero creo que no lo es en absoluto, ya que se está moviendo por el agua, elemento eminentemente sentimental.

 

Ejemplo

 

Una persona mayor de 60 años vive en una gran ciudad. Tiene hijos pero es viudo y vive solo. Tiene el siguiente sueño:

 

<<Es por la noche y estoy solo en mi casa, en la cama, boca arriba, sumido en mis pensamientos. Oigo silbar el viento y me produce gran placer: intento dejar la mente en blanco pero no puedo, porque el viento tiene tal fuerza que abre la ventana de la habitación. Yo la cierro pero se abre una y otra vez. Decido atrancarla pero resulta que se abre también la puerta de la casa, cosa que no tiene explicación porque se halla cerrada con llave. El viento no cesa. En una ocasión se abre la puerta y la ventana simultáneamente y comienzan a caerse objetos de la mesita de noche y de la coqueta al suelo. En ese punto me despierto asustado>>

 

Interpretación

 

He de indicar antes de pasar a su interpretación, que en este caso hay un estímulo externo que despierta al soñante, y es que el viento produce ruido en la ventana porque efectivamente lo hace, pero de ninguna manera llega a abrirla.

 

El ruido, como estímulo externo, es el que oníricamente produce la caída de los objetos externos que se produce en la mesilla y la coqueta. Tengo que reconocer que la interpretación es compleja, pero cuando se habla con él y se comprenden algunos hechos, existe alguna claridad que nos hace comprender el episodio.

 

Este señor se encuentra en el otoño de su vida. Es una persona que ha cubierto perfectamente las distintas etapas vitales, profesionales, etc... e intelectualmente  se haya en perfectas condiciones. Posee una economía holgada pero él, que es una persona intimista y solitaria, no puede disfrutar de su espacio vital porque está invadido constantemente por el vendaval que representan sus hijos y su familia, en general, que lo quieren todo y se aprovechan de todo. Quiero decir que se aprovechan de sus circunstancias económicas, sociales, laborales, etc. Como él dice muy bien: “cuando vienen los chicos, y sobre todo los nietos, a casa, no dejan títere con cabeza, me lo tocan todo, aparte de los favores que me piden los hijos de todo tipo.” “En este caso tengo que reconocer –continúa-, no me puedo quejar de que no nos veamos, ya que lo hacemos excesivamente. Quiero estar solo, quiero mi espacio vital, pero este vendaval que es mi familia me lo impide, porque además cuando vienen a casa llega la destrucción.”

 

EL COLOR

 

El color es un símbolo genérico rico en contenido y denso en extensión. Si tuviera que explicar físicamente el color, diría que no es ni más ni menos que la longitud de onda producida por la absorción de la luz por un cuerpo, de manera que el violeta en el espectro tiene una longitud de onda más corta que la del rojo.

 

El rojo simboliza el fuego, la sangre, la pasión, la energía, la violencia.

Ejemplo, Marte en la mitología griega y romana es el dios de la guerra, es el planeta rojo. El blanco, por ejemplo, simboliza la luz en su más genuina expresión, la nieve, la pureza y la espiritualidad. El violeta es más indefinido, pero su símbolo en este caso está más en consonancia con los diferentes contextos en los que nos movamos, dentro del apartado onírico, diríamos que se refiere a situaciones más pacíficas, suaves y generalmente positivas.  El negro que es la contraposición del blanco, significa opacidad, oscuridad. Pero el negro además, desde un punto de vista esotérico, es un color positivo porque protege de energías nocivas. Además las vestimentas negras dan a quien las lleva prestancia y elegancia. Como hemos venido haciendo hasta ahora vamos a ir desgranando a través de nuestros soñantes los distintos colores que intervienen en los episodios oníricos que han tenido la deferencia de confiarme. Por último, quiero decir como premisa fundamental, que las personas que sueñan en color tienen una imaginación muy rica y en muchos casos la interpretación de sus sueños ofrece gran complejidad, aunque cuando se llega a conclusiones, son sueños extraordinariamente diáfanos e interesantes.

 

Rosa

Ejemplo

 

Una mujer de unos 35 años que vive en Valencia, está tramitando la separación con su cónyuge. No tiene hijos. Estos antecedentes nos ayudarán a comprender simbólicamente el episodio onírico que me cuenta y que a continuación relato.

 

<<Sueño que estoy en un jardín muy frondoso que tiene muchas flores, predominando sobretodo las rosas. Es un jardín muy grande y estoy paseando por él. Observo, y me asusto, cómo un hombre está cortando las rosas. Éste lleva en su mano una bola de cuarzo rosa con la que está aplastando las flores que corta. La bola de cuarzo realmente me pertenece a mí, pero él ha debido sustraérmela en algún momento. Me siento indignada, porque ahora veo que quien corta las flores es mi marido y está arrasando todo, y yo no puedo impedirlo porque tengo las piernas casi paralizadas, no puedo acercarme, mis pasos son muy cortitos. Quiero avanzar pero no puedo. Esto me hace daño, y veo que los dorsos de mis manos se encuentran manchados de sangre, entonces me despierto, pero parece ser que previamente doy un grito, esto ya en la realidad, porque no puedo soportar lo que estoy presenciando>>

 

Interpretación

 

Según refiere la soñante, el tiempo de convivencia de la pareja es de dos años escasos y ella todavía está extraordinariamente enamorada de su marido. Él es bastante celoso y el motivo de la separación se debe precisamente a esta circunstancia. Ella no desea la separación pero la vida en común se ha hecho insoportable. Los trámites se encuentran ya muy avanzados y aunque a ella le gustaría pararlos, su razón le indica que es mejor romper. Sentimentalmente está destrozada. Por otra parte, él, en venganza, está arrasando económicamente con todo. Ella había firmado una serie de documentos confiando en él, y él por su parte, sin su consentimiento, o con este consentimiento desconocido para ella, ha adquirido una serie de bienes y ha vendido otros, aprovechándose de su ingenuidad. Además, él ha revelado secretos íntimos de ella en particular y de la pareja en general a amigos y otros conocidos. Estas circunstancias, así como la tristeza que le produce la separación, son expresadas en el sueño de manera muy clara con el destrozo de las rosas del jardín y sobretodo con la sustracción de la bola de cuarzo rosa –que ella en realidad posee- y que es el símbolo más claro del amor. Es de hacer notar que dos personas pueden separarse tranquilamente sin traumas cuando la amistad, el afecto, los intereses comunes no están presididos por el amor, más cuando el amor vincula, la ruptura produce trauma, en unos casos para ambos y siempre para uno de los dos. En este caso parece más evidente que quien está sufriendo esta ruptura, es ella, y hasta tal punto es así, que en el sueño aparecen manchas de sangre en sus manos, que simbolizan de manera clara, como su corazón, metafóricamente hablando, se rompe como consecuencia del resquebrajamiento de la cimentación amorosa que aparentemente existía entre ambos y que se encuentra representado por el destrozo de las rosas con la bola de cuarzo.

 

Blanco

Ejemplo

 

El sueño que voy a relatar no me lo ha referido la interesada sino sus padres. He de indicar, que la familia tiene convicciones religiosas profundas y firmes, y prácticamente dogmáticas. La soñante es una adolescente de 15 años.

 

<<Su ropa blanca está ligeramente manchada, ella lava las prendas a escondidas pero la ropa se vuelve a manchar y el sueño o la temática se repite>>

 

Interpretación

 

La interpretación está muy clara. La soñante en cuestión se encontraba en estado de gestación, circunstancia desconocida tanto por los padres como por la propia interesada en aquel momento. Sin embargo, y pese a esta circunstancia, el “pecado” ya se había cometido y el estado inmaculado y “virgen” que representa el blanco, estaba manchado, lo que se reflejaba naturalmente en la ropa, que por más que la lavaba, continuaba manchada, incidiendo en el hecho de que lo realizado no podía ser restituido a su estado original.

 

Ejemplo

 

<<Veo en una tienda unas zapatillas blancas. Sólo quedan dos, unas preciosas enteramente blancas, un poco ahuesadas, como de raso, resplandecientes, y otras blancas también pero con tres líneas en los laterales de color azul. Ambas son zapatillas muy ligeras, que no pesan, casi carecen de suela por lo que son muy flexibles y es como si no llevara nada puesto. Están rebajadas aunque no sé el importe todavía. Tengo dudas sobre si comprarlas o no porque el color blanco se mancha mirándolo y sólo me las voy a poder poner una o dos veces. Las que más me gustan son las enteramente blancas, pero sigo dudando sobre si comprarlas o no. Pienso incluso, que si no son muy caras, me podría llevar las dos>>

 

Interpretación

 

Este sueño corresponde a una mujer que en la actualidad ha tomado la decisión de separarse de sus socios empresariales y seguir su camino independiente. Esta decisión le está costando tomarla, por una parte a nivel afectivo y por otra porque existen una serie de deudas y conflictos societarios que se han de cuantificar y negociar y de los que todavía no sabe cómo va a poder afrontarlos.

 

En este caso el sueño presenta el deseo claro de iniciar una nueva andadura, representado por las zapatillas que ve en la tienda. Una andadura más flexible y cómoda, sin el lastre que hasta la fecha venía cargando, y que como expresa en su sueño: “es como si no llevara nada puesto”. Este nuevo comienzo es un borrón y cuenta nueva, es decir, el color blanco inmaculado de las zapatillas, sin mancha, sin conflictos, aunque subsista el temor a que en la andadura las zapatillas se manchen al poco de usarlas. Las rebajas que presentan los artículos y de los que todavía desconoce el importe exacto hacen referencia a la cuantificación de las deudas y al importe que le va costar adquirir esa nueva vida. Sus dudas a la hora de tomar la decisión y apostar por la nueva vida también se muestran en el sueño, aunque todo apunta a que el deseo de comenzar de nuevo y de probar, “aunque sólo sea una vez o dos” parecen que tienen mayor peso. No obstante, el sueño no despeja esa incógnita.

 

Negro

Ejemplo

 

A un niño le asustaban constantemente con el coco, con el demonio y con la negrura de las cosas, de manera que le daba miedo pasar a zonas oscuras, le asustaba la noche y de manera inconsciente esos episodios de susto constante en la niñez, han quedado fijados para siempre. La persona de la que hablo es ya un señor casado y tiene de manera frecuente sueños similares al que voy a relatar.

 

<<Con frecuencia sueño que veo en mi habitación una mano negra que viene hacia mí pero no llega a tocarme. Tengo que reconocer que paso miedo y me tapo la cabeza. Es curioso que en el sueño no veo a mi mujer, que tendría que estar en la cama conmigo, porque lo único que me atormenta y me asusta es la mano negra que flota en el aire y se acerca a mi cara pero no llega a tocarme y cuando parece que lo va a hacer, mi cuerpo da un respingo, éste real, y despierto>>

 

Interpretación

 

La mano negra procede de un movimiento anarquista del siglo XIX, que con el paso del tiempo se ha mitificado y con la que nos asustaban a todos, sobre todo a la generación de la postguerra y a la siguiente, pero su simbología, e incluso la interpretación del sueño, es más extensa y profunda. Ciertamente este sueño es una consecuencia de los sustos que le han dado de pequeño. El sueño tiene una profundidad mayor, tal es así que el soñante piensa que le persigue la mala suerte y que esa mano negra que él ve en su sueño no significa ni más ni menos que su mal agüero, que él es un gafe... y todo ello porque es una persona inteligente pero poco operativa en el terreno práctico puesto que se ha embarcado en distintos negocios y de todos ellos ha tenido que poner pies en polvorosa. Es una persona extraordinariamente pesimista, con poca seguridad en sí mismo y de poca constancia.

 

Ejemplo

 

En este ejemplo vamos a ver cómo también, con el color negro como símbolo, las cosas cambian. Se trata de una profesora de instituto de secundaria que sufre una neurosis de angustia –ya dije en el prólogo de esta obra que no soy médico ni psicólogo, pero como modesto investigador he tenido ocasión de rozar, e incluso penetrar, en muchos casos en el terreno de la psicología como consecuencia de este trabajo de campo e incluso de recibir personas en consulta que son objeto de tratamiento psiquiátrico o psicológico-. En fin, nuestra soñante tiene con frecuencia el siguiente episodio onírico.

 

<<Sueño como que existen dos sociedades distintas y no me encuentro en ninguna de ellas. Estoy metida en un recinto de paredes de cristal de color negro. Fuera hay mucho ruido, como estallidos, truenos o bombas, pero sé que es la pelea entre las dos sociedades. Yo me encuentro protegida porque estoy en otro plano, dentro de un habitáculo del que bajo ningún concepto quiero salir, y veo algo que es indefinible, pero que pienso que no me afecta. No tengo problemas por estar allí dentro. Me llama mi madre e intento no escucharla porque esa situación física en la que estoy me gusta. Cuando despierto me da mucha rabia porque no quiero volver a la realidad>>

 

Interpretación

 

He aquí otra cara de la moneda respecto del color negro como símbolo onírico. La persona que está psíquicamente enferma tiene un concepto deformado de la realidad que la envuelve, y padece un conflicto interno de dimensiones que no puedo calcular, porque en eso no entro, pero sí que existe una importante lucha como consecuencia de una inadaptación por los frecuentes cambios, que según ella sufre en su lugar de trabajo, porque los cursos comportan cambios de niños, de compañeros, de aulas, de planes de trabajo... y ella no lo resiste. No sé cuál es el origen de su enfermedad, pero sí hay una cosa clara y es que sueña con que se encuentra encerrada en una concha y en una burbuja de cristal, cuyas paredes son “negras”, en la cual probablemente se siente así aislada y protegida del mundo exterior que le rodea.

 

Ejemplo

 

Un adolescente quiere a su vecina que es mucho mayor que él, casada y de muy buen aspecto. En realidad la ama en silencio, porque la señora no sabe nada, y ese secreto se manifiesta en su inconsciente en forma onírica. Previamente me explica que tiene un poco de barba y se la está dejando crecer para aparentar más edad, según cree él.

 

<<Me visto de negro para parecer más mayor y me veo con mi vecina por las noches y hacemos el amor. Ella no sabe en realidad quién soy, porque he cambiado mi imagen con el atuendo, pero le gusto. Cuando despierto sufro mucho, porque se acabó lo que me agrada>>

 

Interpretación

 

Creo que la elementalidad de la trama ahorra su explicación y consecuentemente la interpretación del sueño.

 

No es mi propósito hacer una glosa interminable ni del negro ni de ningún color, ni tampoco entrar de manera exhaustiva en el amplio espectro de colores, pero sí me parece de singular importancia detenerme en aquéllos más significativos. Antes de proseguir con el significado de otro color, concluiré con respecto al negro diciendo algo que todo el mundo sabe y es que simboliza el luto, concretamente en países occidentales.

 

Azul

 

El azul es entre otros el color del cielo, es el color de la serenidad, de la calma. Voy a poner dos ejemplos que ilustrarán bien lo que quiero explicar.

 

Ejemplo

 

Una mujer concluye sus trámites del divorcio con su pareja, la cual la ha maltratado a lo largo de su breve historia matrimonial. Cuando se le ha notificado la sentencia de la disolución conyugal tiene el siguiente sueño:

 

<<Tenía que ir a un bautizo y me apetecía ponerme un traje de pantalón de algún color vivo, pero inexplicablemente pasaba algo que no existe en la realidad porque en mi armario toda la ropa que tenía era azul. Después de buscar y rebuscar tuve que usar este color y cuando estuve preparada me miraba en el espejo y no me lo creía porque realmente estaba guapa. Cuando entré en el salón donde se celebraba el banquete me parecía que todas las miradas recaían sobre mí, pero sorprendentemente no me ruboricé por ello sino todo lo contrario. Una amiga me dijo: ¡Qué guapa estás!, aunque no sabía quién era la persona que me lo dijo>>

 

Interpretación

 

La interpretación de este sueño es aparentemente complicada, pero como veremos sólo lo es aparentemente. Aquí hay varios elementos de indudable importancia.

El primero, es que el color azul significa situación despejada, situación en paz;

El segundo elemento, que es el bautizo, simboliza el renacimiento a un nuevo estado;

El tercero, es su hipotética amiga, a la cual no conoce, y que como ya he indicado representa una faceta suya, la nueva situación en la que se encuentra y de la que no se reconoce.

Aún queda una última cuestión, que me contaba al relatarnos su episodio onírico, y es que poseía en la realidad muy poca ropa de color azul.

 

Ejemplo

 

Un hombre de edad media que trabaja en un banco, ha cometido una falta involuntaria leve en el ejercicio de su función profesional. Ineludiblemente ha de repararla en su aspecto material, faltó dinero, y como consecuencia de la misma tuvo el siguiente sueño que nos refiere.

 

<<Soñé que estaba en una habitación espaciosa donde había conmigo más gente. No sé por qué estábamos allí, si era porque se celebraba un acto de carácter público o era otro el motivo. La habitación era acristalada y se veía la calle perfectamente. De pronto el cielo se encapotó y comenzó a tronar y a llover de forma violenta. Se iba haciendo de noche y no dejaba de llover. Yo estaba angustiado porque no podía ir a casa hasta que no despejara, pero la gente, aunque no sé de qué modo, sí que podía salir del recinto. No paró de llover hasta tarde en la noche, las doce o la una, no sé, y cuando escampó, el cielo se puso de un azul nítido. Esto me permitió salir, porque al haberse aclarado me puse contento y me dio confianza>>

Interpretación

 

En este episodio onírico hay varias cuestiones a resolver. La primera es el recinto en el que se encuentra y en el que hay más gente, y que es su lugar de trabajo. La habitación acristalada coincide con el lugar donde está su mesa.

La segunda es la lluvia y los truenos. La lluvia corresponde evidentemente a su sentimiento de pesar que no puede controlar porque efectivamente existe una falta a reparar y si se descubre, aunque el perjuicio no es irreparable, la vergüenza por el error cometido sí. Los truenos, en fin, son la tormenta que simboliza el conflicto existente en su conciencia, porque supone un gran conflicto consigo mismo.

La tercera es la noche, que supone que su pesar se agrava y le impide momentáneamente salir del trance, que es más leve de lo que piensa. Está sumido en un profundo pesar y malestar, y ve las cosas de manera subjetiva.

La cuarta cuestión es la soledad que le invade puesto que la gente se va, pese al mal tiempo, y al mal tiempo de su conciencia y de su malestar.

Una quinta cuestión, incongruente si no fuera un sueño, es que a consecuencia de que ya no llueve, el cielo recobra su tono azul, pese a ser de noche, es decir, si él repara materialmente la falta, todo va a volver a la normalidad y a su cauce, como así fue.

 

Verde

Ejemplo

 

Un joven de 30 años aproximadamente, relata el siguiente sueño:

 

<<Últimamente sueño de manera repetitiva con que todo huele mal. El agua de mi casa tiene un color turbio. Voy al campo y piso la hierba descalzo. Es algo que me encanta. Me revuelco en ella porque huele bien, pero como en el campo no se puede estar siempre, cuando voy me aprovecho y no me sacio. Viene conmigo mi pareja que últimamente viste ropas de color verde, y además tiene los ojos verdes. Yo me siento bien. Es un color que me va. Cuando estamos en el campo y subimos la montaña, a medida que vamos elevándonos me siento más cansado y siento angustia porque la montaña es escarpada y según se va subiendo la vegetación desaparece, por eso le digo a mi pareja que bajemos, que en la hierba es donde se está bien. Cuando me despierto lo paso mal, no por el sueño en sí, que me da mucha satisfacción, sino porque vuelvo a la realidad que no me gusta>>

 

Interpretación

 

La interpretación del sueño, que aparentemente puede ser laberíntica o compleja, es relativamente sencilla cuando obtenemos la información que nos proporciona el soñante.

 

Por una parte esta persona es seropositiva, aún no ha desarrollado la enfermedad, pero conoce bien sus posibilidades. Por otro, el color verde simboliza, entre otras cosas, la esperanza, pero también la vida. Su pareja, no tiene los ojos de color verde. El personaje de nuestra historia es tremendamente urbano. Con este material, ya sí podemos adentrarnos en el significado del sueño que como vemos no es tan difícil. El agua de su casa es turbia porque la enfermedad está presente y está sucia, pero no esa enfermedad, sino cualquier otra enfermedad orgánica que está originada por virus, bacterias... El olor es significativo porque nos está indicando, en este caso, que no la soporta y que le produce asco. El campo es la naturaleza, la vida, la esperanza, el oxígeno, el aire puro. Tanto en sueños, como en la vigilia, pisar la hierba produce placer y es reconfortante. La hierba es verde. Los ojos de su pareja que son negros en la realidad, en el sueño son de ese color porque ella, con una generosidad sin límites, le está ayudando realmente a llevar lo que él considera la cruz que supone su problema, que es potencial ya que aún no está enfermo. Cuando van ascendiendo en la montaña, se cansa y se deprime porque el verdor y la vegetación desaparecen, pero en lo profundo del sueño esa ascensión representa la vida diaria, con sus problemas, dificultades, agobios, etc. Cuando baja de la montaña vuelve a sentir bienestar porque regresa a una situación que él considera ideal, utópica, idílica, y que es el campo. Tengo que indicar, con independencia de la interpretación que acabo de realizar, que esta persona es extraordinariamente sensible, le gusta escribir y tiene una imaginación desbordante. Esto lo sé gracias a que en una ocasión tuvo la deferencia de dejarme leer parte de un diario personal. Es una persona que sueña en color, con independencia del problema que en estos momentos le aqueja, por tanto el sueño que me ha referido y que es frecuente, no es extraño que en el momento actual haga referencia al color verde.

 

 

Existe la creencia generalizada de que siempre soñamos cosas que tienen un sentido o un carácter de negatividad, y ello, como estamos viendo, en absoluto es así. Hasta tal punto a veces tenemos sueños que consideramos pesados o terroríficos y lo que nos están indicando es que existe un complejo o una dificultad que teóricamente nos impide efectuar alguna cosa, que podemos perfectamente ejecutar y que no lo hacemos por miedo, y ese miedo es el que se manifiesta en el sueño.

 

Voy a relatar un sueño a continuación que refleja lo que estoy diciendo.

 

Ejemplo

 

Una mujer joven, médico, nos expone el siguiente sueño:

 

<<Sueño que estoy preparando oposiciones para ejercer como especialista en una determinada rama de la medicina. Cuando me voy a examinar el tribunal está formado por personas de avanzada edad. Una de esas personas me dice: “Ud. se situará en la zona verde”. Yo comienzo a buscar por el aula la zona verde, pero no la encuentro. Voy a la mesa de la presidencia y digo:” ¿Dónde está la zona verde?” El mismo señor, que imagino es el presidente del tribunal, me dice: “Búsquela”, y yo sigo buscando pero no la encuentro. No sé qué voy a hacer porque el examen va a comenzar y no puedo ubicarme, me da vergüenza retornar a la mesa de la presidencia. Por más vueltas que doy no me sitúo, y los minutos pasan y la angustia crece. Cuando por fin me despierto, pienso: “Siempre lo mismo”>>

 

Características de la soñante: edad 32 años; ejerce como médico de guardia un par de días a la semana; es una persona tímida y cómoda; muy inteligente y poco lista, es decir, poco práctica, poco operativa. Con estas características, que ella además reconoce, podemos pasar a la interpretación del sueño que es la siguiente.

 

Interpretación

 

Esta persona desea progresar en su profesión, pero no se mueve, no hace nada por ello. Ella piensa que el tiempo pasa, que su vida avanza, y que no tiene oportunidades o al menos ella, no las ve. Se ha llegado a plantear si realmente le gusta o no la medicina, llegando a la conclusión de que puede que le guste pero no hace nada por progresar y el tiempo para situarse es cada vez más corto. En la realidad quiere preparar oposiciones pero no toma la decisión de comenzar con ello. En definitiva, está perdiendo la esperanza, que es la zona verde. Ella me ha llegado a confesar que tiene algunos complejos y que su actitud es cobarde, lo que evidentemente se refleja en el sueño.

Ejemplo

 

Un joven tiene una profunda crisis con su pareja como consecuencia de muchas, demasiadas discusiones por cuestiones que considero intrascendentes, pero como dice el refrán, “los amores más reñidos son los más queridos”;

El caso es que su pareja, tras una discusión intrascendente pero violenta, aunque no físicamente pero sí desde un punto de vista verbal se ha ido con sus padres y lleva 4 días sin aparecer por su domicilio habitual. Él está ciertamente preocupado y relata el siguiente sueño:

 

<<Estoy en el trabajo y suena el teléfono con insistencia, pero cuando voy a cogerlo, éste se corta. En la oficina, -en la realidad no es así- todo es verde, hasta el teléfono. Pienso que quien me llama es mi pareja.  De nuevo vuelve a sonar el teléfono, y en esta ocasión oigo una voz al otro lado de una señorita que me dice: “¿es Ud. el Sr. X?” “Sí, efectivamente soy yo”. Y me dice: “ El coche que Ud. ha solicitado y que por motivos de tipo  técnico hemos tardado en concedérselo más de la cuenta, se encuentra ya a su disposición, por lo que puede pasar a recogerlo en nuestro concesionario”. La llamada no es la que yo estaba esperando, pero no sé porqué he experimentado una súbita alegría y un extraordinario placer y en el momento de salir de trabajar me he pasado por el concesionario, he visto el coche, de color verde, espléndido. En ese momento me he despertado>>

 

Después me relata que ha ido a trabajar como todos los días y al regresar por la noche a su domicilio se encontró con su pareja.

 

Interpretación

 

Con independencia de que este sueño sea premonitorio, como se ha podido ver a pesar de lo encriptado que está, su interpretación es sencilla. Por supuesto que había solicitado un coche, pero el color verde y el coche, concretamente es un deseo que se ha hecho realidad con el regreso de su pareja. Esta persona es fuerte, no se ha derrumbado en ningún momento y él, esperaba y sabía que la batalla, y hablo metafóricamente, no estaba perdida de ninguna manera. Existía un problema cual es el que no se comunicaba con su pareja desde el día de la partida de ésta y el teléfono, símbolo onírico maravilloso y preciso, es una de las claves de la falta de comunicación y también de la comunicación que oníricamente se produce  a través de la cual tiene conocimiento de la concesión del coche. Es un deseo que se hace realidad y que colma plenamente lo que quiere, que es el regreso de ella. Recordamos también que el color verde es símbolo de la esperanza y aunque no lo he dicho, aprovecho la oportunidad para hacer un inciso que considero interesante. Cada persona tiene su color y este color está expresado por su número, por orden en el espectro del arco iris, es decir, rojo, amarillo, naranja, etc. De manera que al igual que en las notas musicales, el uno suele simbolizar el color rojo, el fuego; el dos el naranja, y así sucesivamente.

 

Amarillo

 

Prosiguiendo con nuestra simbología del color, nos introducimos en el amarillo, color profundamente material, que coincide o suele coincidir con las tipologías y las tendencias de los elementos astrológicos de tierra, los que tienen o les gusta este color suelen ser personas extraordinariamente cerebrales e intelectuales, prácticas, operativas y un poco conservadoras. Es el color del poder personal, del éxito en todos los campos. Se dice que la persona brilla, como lo hace el sol, el cual astrológicamente viene representando a nuestro yo personal. Color del oro. Sabiduría. Conocimiento.

 

Unos cuantos ejemplos darán una idea clara de que lo que simboliza este color.

 

Ejemplo

 

Un pintor me confía el sueño que a continuación relato. Es una persona de mediana edad y sueña:

 

<<Estoy en la exposición de un compañero, en un museo en París. Coincide que yo también voy a exponer pero no sé cómo ni cuándo. En la sala donde se expone hay muy poco público y los motivos que se expresan en los cuadros están reflejados en diversos coloridos, pero no aparece en ninguno el color amarillo. No sé por qué pero me invade un miedo súbito. Hace mucho calor, no hay quien lo aguante y de pronto empiezan a explotar bombillas. La confusión y el pánico se apodera de mí y de la poca gente que allí se encuentra. Tengo la sensación de que existe una mala vibración o energía y me voy de la sala. Cuando llego a casa me entero, no sé por qué medio, que se ha inaugurado mi exposición, lo cual me sume en un mar de confusiones porque nadie me lo había dicho. Me pongo en contacto telefónico con mi agente y me dice: “Amarillo el submarino es” y me lo dice cantando. Yo me despierto completamente aturdido>>

 

Interpretación

 

La interpretación del sueño es la siguiente:

 

Nuestro amigo ha expuesto en Barcelona, pero los preparativos de dicha exposición han sido realmente arduos. Primero porque la sala, según él, no reunía las condiciones que deseaba. Segundo, porque los cuadros han tardado mucho en llegar a su destino por razones ajenas a su voluntad. Tercero, porque él quería exponer individual y no colectivamente. Y cuarto, su nerviosismo era patente a consecuencia de que uno de los cuadros, probablemente el mejor y tal vez el más caro, no llegó hasta 36 horas antes de la inauguración. La exposición que se encontraba contemplando en el sueño es presumiblemente la suya propia, y la clara ausencia del amarillo parecía presagiar ya la falta de éxito del evento. El calor era una consecuencia de su tremendo nerviosismo. Su asfixia angustiosa que desemboca en la explosión de las bombillas, no es ni más ni menos, que el estallar psíquico o psicológico del venirse todo abajo, pero resulta que en la realidad la exposición fue un rotundo éxito y esto en el sueño se refleja en la llamada de su agente artístico, el cual le canta, como los Beatles, que tanto le gustan por cierto, que en realidad el submarino amarillo es. En este sueño, que es algo largo y muy denso juegan como vemos varios elementos. Es el sueño con los componentes típicos como el contenido manifiesto (pintor), latente (deseo de triunfo de la exposición), asociación (Beatles, nerviosismo, problemas previos de montaje), condensación (en un principio el amarillo no existe, sin embargo “amarillo el submarino es”, lo que simboliza y resume el éxito de su exposición).

 

He aquí un sueño tremendamente difícil de interpretar si no se conoce previamente a la persona que lo sueña, sus características, su pensamiento, su entorno social y las circunstancias que motivan y explican el sueño.

 

Ejemplo

 

Una señora de 60 años tiene un episodio matrimonial que concluye con la ruptura con su pareja. Es una familia acomodada económicamente. No hay acuerdo en la disolución de la sociedad conyugal porque, aunque existen bienes separados entre ambos, algunas de las propiedades, así como parte de las cuentas bancarias, las han comprado y las han constituido conjuntamente y no hay acuerdo a la hora de hacer la correspondiente liquidación. Él, aparentemente lleva las de ganar, porque está plenamente integrado en el mundo del negocio jurídico y ella tiene una galería de arte y no tiene mucha idea del mundo del derecho y menos de derecho mercantil. El caso es que tenía miedo de perder la partida, la cual ya se ha resuelto prácticamente, pero en el momento en que se desarrollaba el fragor de la batalla judicial ella soñó lo siguiente:

 

<<Estoy en un desierto con gente a la que no conozco. Vamos en un autobús, pero no se ve el final del destino. No siento ni hambre, ni sed, ni ninguna necesidad fisiológica, sin embargo sí tengo angustia porque tardamos en llegar. ¿A dónde? Realmente no lo sé. Hace calor y yo sudo copiosamente. No puedo definir con precisión si es de día o de noche, pero un señor que viaja en el asiento de al lado me dice: “vamos a llegar a alguna ciudad porque veo luces potentes a lo lejos”. Yo, por más que me esfuerzo, no veo nada y así se lo hago saber. Él me dice: “¿Está Ud. ciega señora? Si nos vamos acercando más y más”. Pero yo sigo sin ver nada. Todo el mundo comienza a ver luces, porque según ellos nos vamos aproximando al destino, mas yo sigo preguntándome a qué destino nos dirigimos. Sumida en mis pensamientos de dónde podíamos estar y hacia dónde íbamos, comencé yo también a ver las luces que eran amarillas y en ese momento me desperté. Tengo que indicar que me desperté en el tren en el que tuve este sueño. Era el tren nocturno Madrid–Barcelona y me desperté en Zaragoza. Ese mismo día recibí una llamada de mi abogado en el que la cuestión pendiente que me agobiaba, como consecuencia de mi separación matrimonial, se había resuelto favorablemente a mi interés>>

 

Interpretación

 

La persona de nuestra historia literalmente se encuentra atravesando un desierto. Es el desierto de sus tribulaciones económicas, jurídicas, etc. La lucha entre ella y su cónyuge es extraordinaria y en el sueño le hace “sudar”. No sabe dónde va, porque su andadura es difícil, incierta y tampoco sabe en qué desembocará. El tren en el sueño es un estímulo externo y la ciudad en la que se despierta también es otro estímulo externo. Las luces de las grandes ciudades son amarillas. Ella en su angustia y desazón no las ve porque está obcecada hasta que prácticamente no las tiene encima. Pero además de las luces, en este caso existe un mensaje que alude a la luz que se hizo, es decir, el que todo empieza a esclarecerse. En todo caso, si ese mismo día el abogado le llama y le dice que todo está resuelto, es porque de alguna manera los elementos para esa resolución estaban más o menos claros, aunque ella conscientemente no los veía hasta que no se lo dijeron de manera precisa, mas inconscientemente sí y por eso lo soñó.

 

No quiero repetir insistentemente lo mismo en todas las interpretaciones de los sueños, pero en el episodio onírico que acabo de relatar e interpretar, también entran en juego varios elementos, y como entiendo que el lector está en condiciones de verlos, lo dejo para que él vaya aventurándose en el fascinante mundo de la interpretación de los sueños.

 

Ejemplo

 

Un señor de edad avanzada tiene una buena posición económica. Es viudo y tiene tres hijos. Es una persona muy dubitativa y ha hecho su testamento varias veces. Creo que su última disposición testamentaria será inamovible, no obstante, él es una persona preocupada en exceso por su aceptable fortuna personal, la cual por razones de absoluta desconfianza e inseguridad consigo mismo teme perder o teme, que por cualquier razón o avatar, se vea disminuida. Si bien, en lo profundo de su yo sabe que eso no es fácil.

 

En el año 1973-1974 se produjo una crisis económica a nivel mundial porque los países árabes y otros intereses económico-financieros provocaron un disparo del precio del petróleo que repercutió profundamente en todos los indicadores económicos y sobretodo en las bolsas de valores mundiales.

 

Nuestro personaje sueña lo siguiente:

 

<<Estoy en mi yate y me hallo en estado de reposo en el camarote. El barco se mueve con gran agitación como consecuencia de una extraordinaria tempestad. Yo me acuerdo de mis hijos porque es lo único que tengo en el mundo y pienso que si vamos a pique no les volveré a ver. Además había quedado con el señor notario para ultimar una firma como consecuencia de las últimas disposiciones testamentarias. Había cenado ligeramente y el estómago me daba vueltas como consecuencia de las ondulaciones del barco. La violencia del agua era tal que lo único que pensaba en ese momento era que el agua se calmara, porque me veía francamente mal. Entonces se produjo algo inesperado. Sonó un gran estampido e iluminó la estancia donde yo me hallaba, y creo que también todo el edificio (se había transformado de barco a edificio). De pronto empezaron a caer por todas partes piezas redondas, de unos dos o tres centímetros de diámetro, de color amarillo, con tal profusión y en tal cantidad, que me sumieron en un profundo desconcierto, de manera que desperté aturdido>>

 

Interpretación

 

De acuerdo con lo que el soñante nos dice, la interpretación de este sueño es sencilla. La tempestad significa la convulsión económico-financiera del momento y que a él le afecta, aunque en una mínima parte. Es un hombre muy aprensivo en todos los sentidos, y ve una catástrofe de gran magnitud, pero tal cosa no existe, al menos en la proporción que él piensa. El siguiente elemento es que sueña que va en su yate y éste navega por el océano de la vida, y más concretamente por un momento preciso de la vida cual es una crisis profesional, económica y financiera que le afecta, pero también en una edad avanzada crítica. Hay que añadir un elemento más y es su soledad psíquica, metafísicamente va un poco sin rumbo. El estruendo es el desenlace de su episodio onírico que es el tope, la meta final de su angustia psicológica y que manifiesta su inconsciente. Pero además el estampido coincide con un estímulo externo, que ya he dicho que en los sueños juegan un papel muy importante como estamos viendo. Ese estímulo que le hace despertar  no es ni más ni menos que la caída de unas carpetas que tiene en el escritorio de su dormitorio que dejó atestado de cosas y que algunas cayeron al suelo. Coincide con la caída de las piezas, cuyo diámetro ya he precisado y de color amarillo, que representa parte de su dinero.

 

Así podría continuar interminablemente con los símbolos de determinados colores, que por cierto son muy polisémicos y hay que analizarlos en su verdadero contexto.

 

 

DINERO Y EXCREMENTOS

 

Vamos a pasar ahora a un apartado que me parece sumamente interesante y es la conexión que popularmente se ha establecido entre los excrementos y el dinero.

 

Popularmente tenemos la concepción de que cuando pisamos un excremento vamos a tener buena suerte, y sin embargo cuando soñamos con dinero, es significado de pérdidas económicas o de otra índole.

 

Respecto al dinero, podemos asociarlo con un refrán que dice: “quien con pan sueña con hambre se levanta”, pero ¿y los excrementos?, ¿por qué están conectados con el dinero? Existe otro dicho, también popular, que antes se decía a los niños: “plata de la que cagó la gata”. De esta forma el pueblo no ha cesado de conectar ambos conceptos, tal vez porque los excrementos son materia orgánica en forma de detritus que sirven de abono, y el dinero, del cual se dice vil metal, se utiliza como forma de intercambio para adquirir y vender bienes de mercadería y de otra índole.  Ya lo apuntaba también Francis Bacon con su expresión “El dinero es como el estiércol, que no sirve si no se esparce”. Esto aparentemente tiene poca conexión, pero yo encuentro una, y es que ambas cosas, dinero y excremento, son materia de la tierra. El excremento es energía que sobra y que se expulsa y el dinero representa de por sí la riqueza. Hay en cierto modo una conexión alquímica en la transformación de ambas materias, la una se transforma en bienes de distinto orden, la otra se transforma, ya lo he dicho, en energía vital porque en definitiva es materia orgánica. Y el pueblo que tiene una sabiduría inconsciente, perteneciente al inconsciente colectivo, que tan bien describe C. G. Jung en una de sus obras cumbre “Arquetipos e inconsciente colectivo”, ha recogido de manera maravillosa ambos conceptos, y como quien no quiere la cosa, los ha unido.

 

Además del símbolo de los excrementos y de su conexión alquímica o como se quiera con el dinero, hay otros símbolos que representa esta materia o detritus y que tiene que ver con nuestro cuerpo. Son algo así como aldabonazos que nos da el inconsciente cuando una enfermedad nos aqueja. Por ejemplo, cuando soñamos que sufrimos una diarrea significa que existe algo en nuestra personalidad que no va bien, que no sólo puede ser una alteración psicológica, como muy bien explica el maestro Salas, sino que puede ser una alteración de tipo orgánico o funcional.

 

Cuando jugamos con los excrementos puede simbolizar que tenemos afición a las artes plásticas: modelado, escultura, etc. Freud indica que el jugar con los excrementos tiene connotaciones sexuales claras. Estimo que esta situación puede darse en las etapas más tempranas del ser humano. No obstante, si se me permite la expresión, y recurriendo de nuevo al inconsciente colectivo que diría C. G. Jung, hay un dicho popular que expresa esta circunstancia de manera extensa y completa: “cagar es un placer”. En todo caso, a través como siempre de ejemplos con los que inmediatamente ilustraré todo esto, considero que quedará bien comprendido.

 

Ejemplo

 

Se cuenta que un árabe hacendado soñó lo siguiente:

 

<<Me perdía en el desierto y se me hizo de noche. Anduve algunos kilómetros y perdí el rumbo de donde iba. Me metí en unas dunas de arena y resulta que esa arena era movediza, hundiéndome hasta la cintura y cual no sería mi sorpresa cuando descubrí que no era arena, sino puro excremento. No sé de quién o qué era el excremento. Me desperté angustiado en mi casa de vacaciones de la costa del sol. Previamente, el día anterior, había vendido una finca cuya operación era muy discutida, porque no llegábamos a un acuerdo, por una cantidad sustanciosa de dinero que me reportó a la larga pingües beneficios>>

 

Interpretación

 

Creo que el sueño se interpreta por sí sólo.

 

Ejemplo

 

Sueño del autor. Trabajaba en una oficina situada en el bien o mal llamado barrio de las letras de Madrid. La calle en la que trabajaba era frecuentada por canes que hacían sus necesidades en plena calzada e incluso en la acera, y el sueño que tuve es el siguiente:

 

<<Iba a trabajar una mañana muy temprano y cuando penetré en la calle donde estaba la oficina comencé a pisar y a aplastar deposiciones de perro con tal profusión, que se me calaron los zapatos y los calcetines. Cuando entré en el despacho me daba mucha vergüenza porque no sabía cómo desasirme de la suciedad que llevaba en encima y me desperté con cierta angustia>>

 

Interpretación

 

La interpretación es sencilla. Cobré atrasos el día anterior y no me acordé de traérmelos a mi domicilio, dejándolos en el cajón de la mesa del despacho, donde por cierto no había ninguna seguridad. La cantidad era ciertamente sustanciosa y tardé bastante tiempo en conciliar el sueño pensando en esta circunstancia, máxime, cuando en ese edificio hay muy poca seguridad.

 

Ejemplo

 

Sueño del autor. Hace ya más de 30 años a mi padre le tocó la lotería, un segundo premio de 50.000 ptas. hoy unos 300 euros, y soñé lo siguiente:

 

<<Me bañaba en un pilón que teníamos en la huerta tan grande como una piscina y el agua tenía una temperatura muy agradable. De pronto, en el suelo del estanque, había suciedad que yo pisaba y esta suciedad no era ni más ni menos que excremento, pero no era en gran cantidad, sino en tramos aislados y esporádicos del estanque. A mí me gustaba pisarlo, entre otras cosas porque no resbalaba y me sentía muy seguro. Cuando desperté me hubiera gustado que el sueño se hubiera prolongado>>

 

Interpretación

 

Ya he apuntado con anterioridad y lo he reflejado en otros sueños, que el agua es un símbolo claro de los sentimientos, en este caso de un sentimiento positivo de alegría y bienestar, la temperatura del agua lo refleja, era agradable y placentera, pero además en el suelo del estanque había excremento, es decir, había dinero, porque cuando tuve este sueño hacía pocos días que nos había tocado un dinero que nos vino muy bien.

 

Antes de pasar al siguiente ejemplo he de decir algo que creo firmemente, y es que, el dinero cuando escasea no se gana fácilmente, pero cuando se tiene, como dice alguien, se pega, porque el dinero atrae dinero. En este sentido, voy a contar un sueño ciertamente extraño.

Ejemplo

 

Me cuentan:

 

<<Soñé que me encontraba molesto y pesado debido a un estreñimiento, que incluso me producía –dentro del propio sueño- sueños molestos e incómodos. Cuando me desplazaba a algún sitio tenía la sensación de que me iba a defecar encima, pero no ocurría así. Cuando llegué a casa, intenté deponer porque tenía el estómago y el vientre muy hinchado, me hice mucho daño, y además no depuse nada. En ese momento desperté>>

 

Interpretación

 

Se dirá que la interpretación de este sueño, es muy rebuscada y retorcida, pero es que es la que es: Una persona tiene exceso de dinero negro y no tiene posibilidad de darle salida. Intenta hacer distintas transacciones pero las otras partes no aceptan las propuestas del soñante y evidentemente se encuentra apurado porque no sabe cómo puede moverlo. Sólo le cabe la posibilidad de comprar premios de lotería, aunque ello suponga una pequeña pérdida, pero él considera que pierde demasiado si estas operaciones tienen lugar. Pienso que ésa es la causa fundamental por la que se hace daño al tratar de deponer. Una de esas operaciones además iba a tener lugar la noche siguiente a la que tuvo este sueño.

 

Ejemplo

 

Una persona con un cargo muy importante es cesada del mismo. Esa misma noche sueña lo siguiente:

 

<<Yo era director de un banco y tenía a mi cargo una serie de personas y oficinas que cubrían prácticamente todo el territorio estatal. Me veía viajando pero no sabía exactamente cuáles eran los motivos de los viajes. Además todo funcionaba bien y apenas tenía problemas. El banco era importante, las operaciones se resolvían con gran facilidad y yo ganaba mucho dinero y me sentía muy a gusto en mi piel. Cuando desperté me vi sumido en una profunda angustia porque la historia onírica había finalizado>>

 

Interpretación

 

Huelga todo comentario, pero para una mejor clarificación echaremos mano de la siguiente expresión: “Quien se acuesta con ilusiones vanas, se levanta con un sabor de boca amargo”. Es decir, soñamos con algo que nos frustra, con algo que se corta porque además los emolumentos de esta persona se ven ostensiblemente mermados, puesto que la pérdida de su cargo conlleva una importante disminución de sus ingresos, haciendo bueno aquello de que cuando se sueña con dinero es porque no se tiene o se ha perdido, al menos en este caso. En cambio, cuando se sueña con algo que encarna el dinero o que simbólicamente lo produce puede ser presagio de algunas ganancias.

 

 

La paradoja como figura simbólica (dentro del dinero)

 

La paradoja, es una figura literaria, filosófica y psicológica que nos ayuda por su amplísimo contenido simbólico y en el mundo onírico se maneja con gran frecuencia. En la vida vigil, obviamente también. Por ejemplo, cuando nos falta algo, soñamos con ello. Podemos soñar, y ya lo hemos visto antes, con que tenemos mucho dinero cuando en realidad carecemos de él. Hemos obtenido premio en un juego de azar y probablemente lo que tengamos es un importante gasto. Dicen que los refranes expresan la sabiduría popular y ello no es siempre verdad. Pero no cabe duda que a veces es así. Voy a ilustrar lo que digo con un ejemplo que me parece gráfico y cuyo sueño no va a ser necesario interpretar por su claridad.

 

 

Ejemplo

 

Una familia compuesta por el matrimonio y tres hijos menores de edad, están en una situación de gran precariedad económica como consecuencia de la quiebra de la empresa donde trabajaba el padre. La madre se dedica a la limpieza doméstica, trabaja por horas. Tienen una hipoteca por la compra de una vivienda que lógicamente les detrae una importante cantidad de dinero mensualmente. El padre, y también la madre, tiene un sueño que se repite con cierta asiduidad: les toca la lotería de manera suficiente como para cubrir completamente sus necesidades. Es un sueño, naturalmente, porque la realidad es muy distinta. Huelga cualquier interpretación, pero sí he de decir una cosa, y es que el deseo, consecuencia de la gran necesidad económica, les hace soñar lo que sueñan. Y es curioso, porque uno de los niños también sueña con que la cartera que lleva al colegio está llena de dinero. La paradoja, en fin, es curiosa cuando hemos visto en los sueños ya relatados, las conexiones entre el excremento y el dinero. Una materia es energía –el excremento-, materia orgánica, y otra materia –el dinero- en cierto modo sirve para comprar energía (alimentos, vestidos, calor...). No debe confundirse la paradoja con la metáfora que es otra figura a la que recurrimos con frecuencia y que la utilizamos para señalar cosas o cuestiones en sentido figurado, por ejemplo: nieve con blanco, negrura con luto, excremento con suciedad, etc.

 

Voy a glosar de manera independiente y sin ninguna conexión, el valor simbólico que por sí mismo, aisladamente, tiene el excremento y el dinero que vengo comentando y ejemplificando. Ya he apuntado anteriormente que el excremento es detritus, residuo, materia orgánica que se elimina y que la sabia naturaleza lo recicla y lo transforma, lo alquimiza, pero también, si no se elimina con la suficiente regularidad, nos causa trastornos, incluso graves, que nuestro inconsciente en su forma onírica recoge y refleja perfectamente.

 

Ejemplo

 

<<Una persona sueña que no puede defecar y se despierta con molestias en su vientre. Él no sabe bien si estas molestias son reales o si por el contrario son propiamente oníricas. El caso es que cuando está despierto ya no las tiene>>

 

El sueño se repite con frecuencia y en un reconocimiento médico que se le practica se le descubre una diverticulosis que le causa, evidentemente, una irregularidad intestinal y de la que tiene que ser operado de manera urgente.

 

Ejemplo

 

<<Un adolescente sueña de manera repetitiva que defeca pero que ésta no es completa. Hace esfuerzos para eliminar lo que él cree y expresa como “todo”. Esta persona sufre con asiduidad, tanto en su vida real como en la onírica, picores en el ano y cuando se despierta siempre tiene deseos de deponer>>

 

Cuando me expuso este relato pensé que existía evidentemente una enfermedad intestinal, pero no podía precisar de qué se trataba, aunque tenía la sospecha de que eran lombrices, por lo que le remití al médico, quien confirmó este diagnóstico.

 

Ejemplo

 

<<Una joven de aproximadamente 30 años sueña reiteradamente con diarreas, pero he aquí que la defecación, no es blanda sino todo lo contrario>>

 

Le indico que me está expresando mal un concepto, el de diarrea, puesto que las heces son normales. Pero ella se empeña en que, por el número de veces que evacúa, existe una enfermedad tipo colitis (irritación del colon). El caso es que sospecho que la joven tiene, o bien una enfermedad física, o bien un problema psicológico importante que oculta, o del que no es consciente, y por eso se manifiesta en sueños. Después de un periodo de análisis e investigación descubrí que la joven es una  cleptómana, es decir, tiene una tendencia enfermiza a sustraer y robar, defecto que nadie sabía. Ésta la tiene desde que era adolescente, estando en el momento actual casada y con dos hijos. La enfermedad es de tal grado que sustrae hasta pequeñas cosas de su propia casa, de su esposo, de sus hijos. Obviamente a ella no le gusta esto pero no puede evitarlo y consecuentemente se manifiesta con una actitud onírica en la que excreta lo que indebidamente sustrae porque no tiene ningún sentido que hurte pequeños objetos incluso de su propiedad.

 

A continuación, vamos a contemplar lo que simboliza el dinero por sí mismo, aisladamente, sin conexión con el excremento. Ya he comentado, cuando hablé de la paradoja como figura relacionada con el dinero, que éste indica en sueños su no posesión, es decir, su carencia. Pero su contenido y su valor simbólico es mucho más rico como veremos a continuación. Diré, antes de relatar nada, que el dinero da apariencia social, proyección, tanto en su aspecto positivo como negativo. El mendigo “no lo tiene” y esta carencia se proyecta ostensiblemente, pero el “no lo tiene”, no significa que siempre sea así, porque con frecuencia somos objeto de engaño en este sentido. Hay mendigos que cuando han fallecido se descubre que poseen caudales en abundancia en su chabola, en su casa, etc. Como ya he dicho, el inconsciente no suele engañar, y esto naturalmente se manifiesta en forma onírica.

Ejemplo

 

<<Un mendigo sueña siempre de manera repetitiva que posee una gran cantidad de objetos valiosos, tales como piezas de joyería, oro, plata, piedras preciosas, etc. Esto se va acumulando, y como su habitáculo es pequeño, decide guardarlo debajo de su colchón. Es curioso porque el despertar de este sueño siempre es angustioso y sudoroso>>

 

Cuando lo relató, he de reconocer mi perplejidad porque no entendía bien cuál era el mensaje, la respuesta. Un día en la vida vigil tiene un accidente de automóvil al cruzar una calle y es hospitalizado porque se encuentra en estado de cierta gravedad. Sus sobrinos descubren, y así nos lo cuentan, que el pequeño habitáculo donde se aloja está lleno de bolsas dinero, de suerte que en monedas hay más de dos millones de las antiguas pesetas. Imaginé que no debía saber muy bien qué hacer con ellas y su obsesión era atesorar sin tino y sin camino.

 

Ejemplo

 

Una persona discapacitada que ha vivido de la caridad pública durante mucho tiempo, a los 40 años de edad obtiene un trabajo con el que, sin demasiado esfuerzo, ha transformado su vida, porque está ganando un jornal como no podía soñar. Y nos relata el siguiente sueño.

 

<<Estoy en una vivienda que debe ser la mía, supongo. Tengo muchos objetos a mi alrededor, aunque estoy prácticamente desnudo. Me he comprado ropa para cubrirme, o me la han comprado. No lo sé. Pero hay tanta que no sé qué ponerme. A mi esposa le pasa lo mismo. Y a los niños tampoco sabemos cómo vestirles. Nuestra confusión es tal que no sabemos cómo salir de casa, porque ignoramos por ejemplo cosas tan simples como qué piezas de vestir combinan entre sí, qué se debe usar por la mañana o por la tarde, etc. El caso que los niños sí van a la escuela pero no puedo decir qué vestimenta llevan. Lo que sí sé es que no conocemos bien qué actitud debemos adoptar en la calle, sobretodo cuando vamos toda la familia junta. Al despertar siento un gran alivio porque en la vigilia la realidad es muy distinta>>

 

Interpretación

 

La realidad no es muy diferente porque no es ni más ni menos que la vida misma. Es una persona y una familia que ha pasado de vivir en la más absoluta indigencia a nadar en la abundancia respecto de su situación anterior, y teniendo en cuenta que su procedencia social además ha sido de un estrato social muy modesto, su actual situación le desborda y la adaptación a su nuevo entorno social supone un contraste psicológico importante que a pesar de todo le cuesta superar.

 

Quisiera hacer la siguiente reflexión. La gente normal, sencilla, humilde comenta con frecuencia, incluso a veces yo mismo, “si me tocase la lotería...”, “si me tocasen tantos millones...”, “haría...”, “dejaría de hacer...”. Reflexionado un poco, si de pronto fuéramos millonarios tendríamos lógicamente que replantearnos todo nuestro quehacer vital. Es sin duda el caso de nuestro amigo que está contento de haber salido de la indigencia pero que la situación general nueva le desborda y no sabe cómo afrontarla. Y como soñamos y nuestro aparato psíquico no para, no puede dejar de manifestarse en este sentido.

 

FUEGO

 

El fuego posee una gran riqueza como contenido simbólico. Por una parte, es un elemento purificador, por otra, es destructor; es un elemento energéticamente vitalista donde también puede manifestarse la libido; y por último, simboliza la creatividad, metafóricamente decimos que es la “chispa”, la intuición. Pero además da luz y calor. Su color generalmente es el rojo. El fuego además, forma posiblemente parte del origen del universo. Decimos posiblemente porque no se conoce con certeza tal origen, pero todas las teorías desde Laplace hasta el Big Bang hablan de inmenso calor al principio de la formación cósmica. El caso es que el fuego nos acompaña a lo largo de nuestra vida. Lo necesitamos para calentarnos, para transformar en parte los alimentos y matar así las posibles impurezas que puedan tener y porque a esta práctica nuestra sociedad ya se ha acostumbrado, porque no siempre sucedió así.

 

El caso es que el fuego es de una extraordinaria utilidad. Cuando se descubre, una de las primeras cuestiones que resuelve, es no sólo el calor necesario para sobrevivir, como consecuencia de las bajísimas temperaturas, sino también la defensa contra los animales salvajes. Por tanto el fuego también es un símbolo de defensa. Cuando se produce una tormenta eléctrica en la atmósfera, el choque de la electricidad positiva con la negativa produce el relámpago, la “chispa” y su fuerza es de tal magnitud que como aureola audible se produce un fuerte sonido que es el trueno. En realidad es un fogonazo, palabra derivada de fuego, porque no deja de serlo. Hay veces que la palabra fogonazo se usa mal porque, por ejemplo, cuando hacemos una fotografía lo que se produce es un efecto óptico por la luz que es muy rápido y a éste también llamamos fogonazo. Aquí evidentemente no hay fuego, por tanto no debemos desviarnos de la cuestión que básicamente nos ocupa y que es el fuego.

 

El fuego aparece en multitud de sueños como contenido simbólico o incluso como contenido asociado a otros contenidos. Como su dimensión es amplísima, da pie para ejemplificar sueños en gran cantidad que tienen como símbolo central o como elemento asociativo a otros al fuego. Muchos de estos sueños nos infunden paradójicamente pavor, pero en multitud de casos es la secuencia vívida o el contenido manifiesto lo que nos produce miedo, hasta que analizado e interpretado el sueño vemos que tiene un sentido positivo o un sentido de enseñanza. Por supuesto que hay veces que efectivamente el fuego es un aldabonazo, un mensaje de aviso, de que pasa algo grave y el sueño nos asusta con razón. Pero como veremos no siempre es así.

 

Uno de los protagonistas de “El nombre de la rosa” de Humberto Eco sueña de manera laberíntica y rara con una serie de episodios en el monasterio donde se desarrolla la trama cuyo elemento central onírico es el fuego, y no deja de ser un sueño premonitorio porque el final de la obra acaba con la quema que arrasa totalmente el convento. Pero como lo premonitorio no se sabe hasta que las cosas no ocurren, y lo que pasa en el monasterio es tremendamente lioso y dramático en un principio, el sueño tiene un carácter de esclarecimiento y limpieza del misterio que envuelve todo el argumento de la obra. No obstante, ejemplificaré de manera concreta, casos no de película ni de novela en los que el fuego bien como símbolo, bien como elemento asociado a otros elementos juega un papel básico en la urdimbre onírica.

 

He dicho, y lo reitero, que el fuego es una energía que toma distintas manifestaciones y transformaciones, puede mover desde una máquina de vapor o significar o simbolizar hasta la chispa creadora, como veremos a continuación.

 

Ejemplo

 

Una mujer de mediana edad ha tenido, ahora no, diversos episodios oníricos en los que el elemento central ha sido el fuego, y éste siempre ha sido símbolo o elemento o contenido latente. Reiteradamente sueña con que su casa se quema.

 

<<Sueño con que hay fuego en casa y nosotros estamos en su interior durmiendo. La sensación es que no podemos salir por ninguna parte y me despierto angustiada>>

 

Interpretación

 

Existe una cuestión que para mí es muy importante y es que el sueño siempre sucede cuando esta señora se encuentra de vacaciones, es decir, ausente de su domicilio. Este sueño parece sencillo a primera vista, dada la escasez de elementos que aparecen, sin embargo no lo es. Esta persona es muy introvertida y no deja resquicio que permita penetrar en su interioridad, además de ser muy insegura. Este último elemento permite, en parte, desenredar en lo que cabe la madeja de su nudo psicológico que está muy apretado. El caso es que la casa que habita le gusta y cuando se ausenta de ésta tiene miedo de que le roben o de que se incendie. Interpretación simple, pero me ha costado bastante llegar a esta simplísima conclusión. Pero como ya he comentado que los sueños son polisémicos, podríamos profundizar un poco más y hallar una interpretación, si cabe más auténtica. Ya dijimos su impenetrabilidad psicológica y su reserva. Considerando que la casa representa el yo, lo que realmente ella teme es la destrucción de parte de su yo, su desnudez, la puesta al descubierto de sus sentimientos o la destrucción de sus ideales, y sin obviar la primera interpretación, donde subyacen elementos manifiestos, no se puede soslayar su contenido latente y profundo que es su coraza íntima que defiende a capa y espada.

 

Antes de comenzar relatando un nuevo ejemplo, quiero indicar que pese a que la presente obra no es autobiográfica, sí he plasmado numerosos sueños y experiencias personales, como el que a continuación expongo, y que el que el autor sea ciego, imprime carácter.

 

Ejemplo

 

<<Cuando era un niño de corta edad, sueño que quiero ver, en lenguaje figurado, la luz. Sé que la luz está en lo alto, materializada por las bombillas, lámparas y demás objetos que cuelgan del techo e iluminan una estancia. En el sueño gateo hasta la mesa, pero no llego a tocar la fuente material de donde procede la luz, porque el calor que proyecta el objeto me asusta y huyo. No obstante, como soy muy testarudo, pruebo a alcanzar el objeto con un palo y éste, al tropezar con el objeto, lo rompe, cae al suelo y me quema. Me despierto con gran angustia>>

 

Interpretación

 

El sueño tiene su origen en la siguiente fuente. El día previo a este sueño le dije a mi padre que quería ver la luz, sumiéndole a éste en una gran confusión y en un sentimiento de impotencia. Ante la insistencia obsesiva de querer ver la luz, mi padre me tomó en brazos y me acercó hasta la bombilla, dejando que la tocara. Como la bombilla estaba encendida, me quemé. Esto me impresionó y al día siguiente tuve el sueño que acabo de relatar. Pero aunque sea un niño quien haya soñado esto, hay una interpretación más profunda y es que el deseo es algo ardiente, y qué mejor símbolo que el fuego que consume y que simboliza el anhelo de ese deseo.

 

Ejemplo

 

<<Un estudiante sueña que en la clase donde está estudiando en equipo se descubre, en un rincón del aula, una pequeña llama. Ésta va creciendo y avivándose pero no infunde pánico, ni hay miedo, y el humo no es desagradable, sino que desprende un buen aroma. No sabe exactamente qué se está quemando. El fuego envuelve el ambiente pero nadie se quema. Y el soñante se despierta>>

Interpretación

 

En principio, no existe ningún elemento que permita interpretar el sueño, pero el hecho real es que la persona, que tiene un examen al día siguiente, obtiene un sobresaliente en la asignatura en la que se examina. Con lo que la incógnita interpretativa se despeja inmediatamente porque la asignatura en cuestión obsesiona a la persona, la cual ha dedicado mucho tiempo a su estudio. Entiendo que el fuego ha sido un elemento importante que ha simbolizado la transmutación de su deseo en una magnífica y esplendorosa realidad. A este respecto no podemos olvidar que el fuego es un elemento alquímico, ya lo comenté. El atanor es un horno en el que los alquimistas trabajan para realizar sus transformaciones, y el alma colectiva, como no, recoge.

 

Ejemplo

 

<<Un mendigo vive en calidad de realquilado en una habitación muy pequeña. Tiene tendencia a recoger todo aquello que suele encontrar en la calle y la habitación en la que vive, que por cierto no le gusta, carece del espacio suficiente y adecuado para vivir dignamente y poder almacenar todo lo que guarda. Una noche sueña que se produce un gran fuego en su habitación. A él no le pasa nada porque sale por la ventana volando y va por el aire como nadando. Desde su plano de altitud contempla con júbilo cómo las llamas destruyen su pieza y despierta con una sensación de insatisfacción porque le hubiese gustado que el sueño se hubiera prolongado>>

Interpretación

 

He aquí dos símbolos claros: el fuego y el vuelo. El fuego tiene un sentido de purificación, de transformación, de limpieza y también de realización de un deseo. Y ese deseo culmina con un remontar la actual situación mediante el vuelo, desde cuyo plano aéreo contempla con satisfacción cómo finaliza el estado anterior, arrasándole metafóricamente hablando, para pasar a un estado nuevo.

 

Vamos a ver la otra cara de la moneda que el fuego nos presenta con su carácter de elemento simbólico destructor.

 

Ejemplo

 

Un ingeniero industrial que trabaja en la electrónica ha elaborado un proyecto que no ha logrado materializar porque en su empresa hay una gran congestión de trabajo. Él y el equipo que dirige, están contentos porque creen en el proyecto y piensan que es bueno. Esta es la realidad que se plasma en el sueño siguiente, y que al no dejar de ser un sueño, se desbarata. El autor y director del proyecto sueña lo siguiente:

 

<<Estoy en el campo merendando con mi familia y algunos compañeros de trabajo y el coche, inesperadamente, comienza a arder. Estamos a más de 200 metros de él, es una hora vespertina, y en principio se ve resplandor en las inmediaciones del coche, pero no sé que es el coche hasta que ese resplandor crece y nos damos cuenta que está afectando al automóvil. Nos aproximamos a ver qué pasa y observamos a medida que avanzamos, que mi coche se está quemando, y es un coche nuevo. No dispongo de nada con que extinguir las llamas y tampoco hay ninguna boca de riego para poder apagar el pavoroso incendio que llega a destruir el vehículo. No queda nada. El coche se ha esfumado. Me despierto absolutamente angustiado y sudoroso>>

 

Interpretación

 

La interpretación, conociendo naturalmente las circunstancias que motivan el sueño es fácil. El proyecto ha sufrido retraso por distintos motivos y circunstancias. Él, sin llegar a estar frustrado, piensa que probablemente no se aplique y en todo caso no sabe cuándo se va a desarrollar y materializar el mismo. Además hay una cuestión de suma importancia, cual es el que el automóvil es nuevo, lo que da bastante claridad a la interpretación de su sueño.

 

El automóvil es destruido por el fuego. Es una herramienta utilitaria de trabajo que no sólo le sirve para ir de su casa a la fábrica, sino para viajar como consecuencia de sus gestiones como director de uno de los departamentos de su empresa. Para él y para su trabajo es algo indispensable. Es algo que acompaña a su proyecto de vida y que se complementa perfectamente con el proyecto que ha dirigido y cuyo desarrollo ve lejos. En fin, que arde, y nunca mejor dicho, en deseos de ver su obra, pero piensa mal, y como las cosas no ocurren por casualidad, descubre, después de haber soñado, lo que ya intuía con anterioridad y es que la puesta en práctica del proyecto no se ha realizado porque alguien, de alguna manera, ha obstaculizado su materialización. Y aunque la obra llega a desarrollarse por fin, ha estado a punto de fracasar. Esta serie de coincidencias aparentes, que no lo son, es lo que los expertos esotéricos y parapsicológicos llaman serendipia.

 

Ejemplo

 

Un niño de 15 años odia el colegio, falta con frecuencia a clase y suspende las asignaturas como consecuencia de su no asistencia. Me cuenta el siguiente sueño:

 

<<Sueño que mis amigos y yo una noche incendiamos con papel, cerillas y gasolina, el edificio del colegio. Aunque es por la noche, están casi todos los profesores dentro, aunque no hay ningún niño. Sobre todo están los que no me gustan. El fuego lo destruye absolutamente todo. Me despierto por el ruido del despertador y por los gritos de mi madre, angustiado, no porque el sueño me produzca nada desagradable, sino porque el hecho de despertar en sí mismo implica que tengo que ir al colegio>>

 

Interpretación

 

Creo que en este caso la interpretación es obvia porque se trata de quemar lo que al sujeto no le gusta.

 

No debemos olvidar el carácter del fuego como elemento purificador. Tan importante es este elemento que siendo energía primigenia (porque previsiblemente del fuego nace el actual universo y el fuego lo destruirá) es algo que borra, limpia, aniquila.

 

Vamos a concluir este símbolo con un último ejemplo.

 

Ejemplo

 

Una señora me cuenta que sus padres han muerto en un accidente de coche y que sueña lo siguiente:

 

<<Tenemos graves problemas con la herencia que nos han dejado porque el testamento no aparece por ningún sitio y mis tres hermanos y yo tenemos un dilema y es que discutimos si alguien tiene más parte en la herencia o si por el contrario nuestros padres han sido equitativos y nos han dejado a los cuatro lo mismo en cuantía igualitaria. El notario nos dice que no encuentra el testamento. Nosotros descubrimos que el testamento se ha quemado, por tanto se plantea la forma de hacer una liquidación que sea distributiva y que contente a todos. Pero no se llega a un acuerdo y resulta que la notaría también se quema. Me despierto angustiada porque en la realidad existen evidentes problemas para determinar cuál es mi herencia y la de mis hermanos>>

 

El que el testamento se hubiera quemado, no significa que en la práctica no haya forma de determinar la herencia, ya que en el ministerio de justicia hay posibilidad, mediante el certificado de últimas voluntades, de saber cuál ha sido esta voluntad si es que realmente ha existido.

Por una parte, los derechohabientes desconocen la cuantía de los bienes a heredar y la soñante, antes de soñar lo relatado, ya pensaba renunciar a su parte, cosa que finalmente acaba realizando. Pero hay además, un elemento muy clarificador y es que el tan comentado problema de la herencia que nos ocupa y origen del sueño, provoca que existan diferencias entre los hermanos que dan lugar a pensiones, pero ¡oh, sorpresa!, el testamento se quema en sueños, y en la realidad el notario descubre que no se puede dar cumplimiento a lo dispuesto en el testamento, porque realmente no hay herencia posible. La herencia está compuesta de deudas y nuestra soñante ya intuía la existencia de algún problema, tema que le induce a renunciar a su parte antes de conocerlo. Como ya dije, el inconsciente es sabio, de modo que ella piensa que borrón y cuenta nueva, y sueña que todo se quema. Después todo vuelve a su cauce.

 

SERPIENTE

 

La serpiente es un reptil muy polisémico simbólicamente hablando porque las diversas culturas le han atribuido ideas que en uno u otro sentido han mitificado con exceso algunas cuestiones como:

 

-         Que representa al diablo en la cultura judeocristiana, puesto que en el Génesis es uno de los elementos que interviene en la expulsión de Adán y Eva del jardín del Edén o paraíso terrenal. Es nada más y nada menos que uno de los componentes que motivan el pecado original. Por tanto en occidente la serpiente es un ser de suma malignidad. Pero Cristo, en el Evangelio dice: “sed prudentes como serpientes”.

-         En otras culturas la serpiente viene a representar la sabiduría.

-         En la cultura yóguica, la energía viene representada por una serpiente llamada Kundalini que yace enroscada en la base de la columna vertebral (chakra Muladhara, centro de energía ubicado en el cuerpo astral de la persona) y que espera ser despertada a través de técnicas específicas, y con la finalidad de ejercer una función benéfica en el cuerpo humano y en los distintos cuerpos sutiles que poseemos.

-         Según Freud e incluso antes que él otros expertos en la antigüedad, la serpiente tiene un significado fálico.

-         El dragón es también una serpiente desfigurada y monstruosa que en muchas mitologías ha sido y es guardián de templos o de lugares o criptas. La palabra cripta significa escondido y de ahí el término moderno encriptado, que significa mensaje cifrado o jeroglífico.

-         Existe otra forma de serpiente desfigurada y extraordinariamente mitificada que es la Hidra, serpiente de varias cabezas.

-         Etc.

 

Así podría seguir enumerando de manera prolija todos y cada uno de los significados que las diferentes culturas han dado a este ser que es uno de los animales más mitológicos de la historia y de la simbología.

Que la serpiente representa entre otras cosas la polaridad, que no los opuestos, es una evidencia. Los extremos paradójicamente se tocan, no se oponen, son complemento el uno del otro y son parte fundamental del equilibrio. Yin, Yang y Tao forman parte del universo, son el universo. El Yin es una parte, el Yang otra y el Tao representa el equilibrio.

 

Por todo lo expuesto, puedo iniciar de la manera más suave posible para no endurecer excesivamente el contenido de la obra y concretamente el de este capítulo, el camino onírico entorno a este símbolo polivalente que representa la serpiente.

 

Son muchos los relatos de sueños con serpientes, y en concordancia con todo lo dicho, hay que tener un exquisito cuidado a la hora de interpretar los sueños en los que aparece este símbolo, de acuerdo siempre con su contenido y en su contexto exacto. Y surge una curiosidad, al menos para el autor, que es la siguiente: el reptil serpiente es un ofidio que no es característico de todos los países. No obstante, hay elementos que oníricamente se representan y manifiestan en el inconsciente de todo el mundo, aunque estos elementos no sean característicos de muchas zonas geográficas y muchos climas concretos. En Europa, que no hay prácticamente serpientes, soñamos con este reptil y también con culebras, porque esta última tiene una gran similitud formal con la serpiente, aunque esencialmente son distintas. Todas estas indicaciones me parecen importantes, como veremos más adelante, porque son básicas a la hora de interpretar nuestras manifestaciones inconscientes en forma onírica.

El inconsciente cuando no tiene a mano lo que quiere expresar, porque probablemente no lo conoce o no lo conoce bien, lo sustituye con lo que más se le parece o con lo que más se le aproxima.

 

Por último quiero concluir, antes de pasar al relato e interpretación de sueños, que tal vez me haya extendido mucho en este concepto como tal símbolo, pero es que prácticamente todo ser humano, ha soñado y sueña frecuentemente con este elemento simbólico.

 

Empiezo a ilustrar todo lo expuesto, de manera cronológica, es decir, en la pubertad y en la adolescencia la inmensa mayoría de los mortales han soñado alguna vez con serpientes o con culebras. En la juventud también pero menos. En la madurez poco y en la vejez, prácticamente nada. Generalizar no es bueno evidentemente, pero partimos de hechos que no son incontrovertibles ni excepcionales, mas sí suelen tener estas características. El autor de este trabajo es sexagenario, ha soñado muchas veces con estos reptiles pero hace algún tiempo, y ahora desde luego, en sus manifestaciones oníricas inconscientes no aparecen prácticamente. Insisto de todas formas que estas manifestaciones no tienen la pretensión de ser axiomas, pero la experiencia demuestra lo que digo.

 

Ejemplo

 

Un joven de 14 años relata el siguiente sueño.

 

<<Estoy en el colegio y cuando abro un libro de texto me aparece, justamente en la página que voy a mirar, una culebra enroscada. Cierro el libro inmediatamente. En el recreo me voy a los lavabos y la tiro por el inodoro. Cuando regresamos a clase voy a abrir el libro y vuelvo a encontrarme a la culebra en la misma página. Vuelvo a hacer lo mismo que antes, la tiro por el water. Cuando llego a mi casa abro de nuevo el libro y vuelvo a encontrar el bicho. En esta ocasión se yergue y se revuelve contra mí plantándome cara, momento en el que me despierto angustiado y sudoroso>>

 

Interpretación

 

El día anterior al sueño el chico había visto una película en la que aparecía un ofidio de grandes proporciones que le impresionó. Éste es el contenido manifiesto del sueño, pero hay una segunda parte, que diría es el lei motiv del mismo. El soñante tiene una compañera de clase a la que adora pasionalmente en silencio, no se atreve a decírselo. Esta chica le suele gastar bromas muy pesadas y él intenta sostener y aguantar el tipo de la mejor forma posible. Sabemos, porque se lo he preguntado, que se masturba poco, pero no porque no tenga deseos de ello sino porque le gustaría, así me lo ha confesado, practicar el coito. Me indica que sus erecciones son frecuentes. Como hay una represión libidinosa evidente, su inconsciente tiene que dar rienda suelta forzosamente a sus querencias, a sus carencias y a sus instintos que le ahogan. Evidentemente ésta es la interpretación que a mi juicio ofrece el sueño que me ha contado. Hay que añadir algo más que avala esta tesis, y es que es un chico muy tímido que se refugia en el estudio para compensar, creo, esas carencias que su timidez le comportan.

 

 

 

Ejemplo

 

Una señora muy joven tiene un chalet de buenas proporciones en la sierra. En su salón tiene una chimenea francesa muy bien construida y muy bien decorada desde el punto de vista estético. Con ese motivo, en principio asociativo, construye la siguiente manifestación onírica.

<<Voy a por leña todas las tardes a última hora a un paraje boscoso que está a unos 200 metros del chalet y que existe en la realidad. Vengo cargada y cuando la voy a meter en la leñera, una serpiente me impide el paso. Suelto la leña a la entrada porque me da miedo meterla en su sitio puesto que el animal no se mueve de ahí. Se lo comento a mi esposo, y éste viene a la leñera conmigo a fin de intentar ayudarme y si es posible, matar al reptil, pero la serpiente se yergue, planta cara y nos impide la entrada, hasta tal punto que se sube a uno de los montones de leña y desde allí se revuelve imposibilitando lo que íbamos a hacer. En ese momento, me despierto con gran angustia dando un chillido>>

 

Interpretación

 

De lo que me ha contado ella, con independencia del sueño, se infiere lo siguiente. Al parecer el matrimonio es amigo de otra pareja. Ella y el otro amigo tienen relaciones íntimas no frecuentes, esporádicas. Son relaciones peligrosas en cuanto que en cualquier momento pueden ser descubiertos. Ella, no obstante, asegura que quiere a su cónyuge. La leña, naturalmente representa la energía libidinosa que le sirve para avivar una llama que previsiblemente no está en su apogeo, pero es que existe un obstáculo con su esposo, que por otro lado ella no deja de alimentar, y que impide que la llama se avive, y no sólo eso, sino que la llama no llega ni a encenderse, puesto que el deseo secreto con y del amigo, lo impide. En realidad la serpiente se opone, es el obstáculo onírico que hace posible la no realización de una relación pasional y efectiva con su esposo. Intenta por todos los medios que éste le ayude, pero el amor-pasión con el otro es de tal magnitud, que no alberga ninguna posibilidad. Ella sabe que su situación es difícil, y esa dificultad se refleja figuradamente en ese amargo despertar.

 

Hay otra última cuestión que no podemos obviar. Ella no tiene descendencia y por el momento constituye una auténtica frustración. Esa descendencia quiera tenerla con su marido, pero la situación ya apuntada es un impedimento más.

 

 

Ejemplo

 

Un antiguo alumno de yoga, hace aproximadamente un año, relató el siguiente sueño, pero es inevitable que antes de pasar a exponerlo diga, porque nos servirá mejor para ilustrar y comprender a la hora de su interpretación, que como alumno, tenía bastantes dificultades.

 

<<Sueño repetitivamente que me visita en la cama frecuentemente una serpiente que se limita a colocarse en los pies del lecho pero no se mueve. Esto ocurre cuando yo practico mis ejercicios de respiración. Contemplo al animal sin miedo ninguno. Un día, cuando estoy profundamente concentrado no me apercibo de su presencia, sino es porque me da con su cola, en la cara y en la frente. Inmediatamente suspendo mis ejercicios y en principio me asusto mucho, pero después me familiarizo extraordinariamente con el animal, momento en que me despierto y que me frustra un poco porque me gustaría que el sueño continuara>>

Interpretación

 

La interpretación es muy sencilla. Todas las personas no tenemos el mismo sentido de intuición, percepción, captación, etc. y éste es el caso que nos ocupa. El individuo en cuestión tiene una gran voluntad, pero ha tenido dificultad en flexibilizar su cuerpo y su mente, en que su kundalini se despierte y se desarrolle, y él ha sido y es perfectamente consciente de esta situación, porque es una persona muy racional, muy intelectual y le ha costado algún trabajo poder entrar en sí mismo, tener ese conocimiento del sí propio como diría Krishnamurti, que nos hace dominadores de nosotros y por tanto un poco de nuestro entorno. La serpiente que le visita cuando ejercita su cuerpo y su mente, no era ni más ni menos que su kundalini que estaba expectante para poder desarrollarse y despertar. Cuando comenzó a concentrarse de verdad y ha acercarse a sí mismo, la serpiente, que en este caso tiene doble sentido, porque representa su kundalini y también simboliza la sabiduría, le rozaba suavemente su cara y su frente, “su frente”. Él se asusta porque ha pasado a un nuevo estado que no se cree, hasta que no se familiariza con ella. Y por lo que me cuenta en el sueño hay que suponer que encuentra al ser. Por mi parte puede ser pretencioso que hable del nirvana o del samadi, porque eso es algo que sólo conoce él, pero tal vez se encontraba cerca o al menos, en camino. Y la serpiente se lo hace saber en sueños.

 

Ejemplo

 

El autor cuando era adolescente tiene el siguiente sueño.

 

<<Me encontraba en una finca acompañado por otros chicos, robando fruta. Estaba subido a un árbol, cogiendo peras o manzanas, no sé exactamente qué tipo de fruta era. De pronto al tocar una rama toqué también algo que se parecía a una goma, pero con anillos, con escamas, algo que se movía y que se ponía en la mano. Era una culebra. Inmediatamente me tiré del árbol y salí corriendo. Creo, y lo creo con cierta vaguedad, que a los demás les pasó igual. Sí recuerdo en el sueño que teníamos cierto temor por si éramos observados y pillados por el guarda de la finca>>

 

Interpretación

 

En la realidad, nos gustaba entrar a las fincas, huertas, viñas, donde hacíamos buen acopio de sabrosa fruta: tengo que confesar que a mí, particularmente, siempre me infundía temor ser sorprendido por el guarda, por el amo o por algún obrero de ellas. Además ese día concreto, es decir, el día del sueño, por la mañana, un tío mío, hermano de mi padre mató una culebra cuando estaba segando alfalfa en nuestra huerta y yo presencié el hecho lo que por supuesto, sirvió como elemento asociativo y como contenido manifiesto para construir el argumento onírico, aunque su interpretación es algo más profunda. Y es que la culebra del árbol refleja mi miedo a realizar un acto, que ya veníamos haciendo con cierta frecuencia, que no estaba bien, y no era correcto, pero que a nosotros como adolescentes que éramos, nos gustaba. El haber tocado el reptil, que me hubiera podido morder, aunque no lo hizo, no dejaba de ser una advertencia clara de ¡cuidado, cuidado!

 

 

Hemos dicho en capítulos anteriores que la sabiduría es un don que se adquiere intuitivamente o a través del trabajo con el sí mismo, con el que Krishnamurti o Ramiro Calle llaman el ser. El ser no es el Yo, sino es esa parte profunda que cuando entramos en él y le conocemos bien obtenemos el dominio del sí propio y llegamos al desapego total. Hemos dicho también en el presente capítulo que entre otros, la serpiente es el símbolo de la sabiduría. Con estas premisas me gustaría aclarar lo apuntado con un par de ejemplos. Ya hemos visto en la Biblia el papel tan primordial que juega la serpiente entre Eva y el árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, que en cierto modo es el árbol de la sabiduría. También acabamos de ilustrar con un ejemplo un sueño en el que la serpiente nos avisa de que no es correcto robar en huertas o fincas, ni en ningún sitio, aunque seamos niños o adolescentes. Vamos a seguir adentrándonos en el símbolo serpiente-sabiduría para ver cómo juega este símbolo de una manera más clara, aunque aparentemente de una manera más encriptada, más escondida. Son muchas las mitologías en las que la serpiente es guardiana de templos o parte de ellos que esconden secretos, tesoros, etc.

Ejemplo

 

Un investigador está trabajando desde hace muchos años en un proyecto de mecánica cuántica con partículas subatómicas. Tanto el científico al que me refiero, como el sueño que voy a relatar, tienen cuerpo y alma reales, es decir, existen. Pero por razones de ética y de deontología profesional omito cualquier dato que pudiera identificar a nadie, aunque la historia es absolutamente cierta. Me dice el sujeto en cuestión: “En ningún momento de mi vida he soñado con serpientes, pero últimamente tengo un sueño que se repite con alguna frecuencia. Antes de pasar al relato tengo que deciros que obviamente voy avanzando en el proyecto que dirijo, si bien no está totalmente desarrollado porque me faltan algunas claves, pero sí hay bastantes datos concretos que me están comenzando a aportar luz. Y paso a contaros mi sueño.”

 

<<Estoy trabajando en el laboratorio con material altamente peligroso que, aunque tiene su riesgo, tenemos cierto dominio en su manipulación. De vez en cuando, en algunos de los recipientes donde se haya este material y que son transparentes, nos ofrecen un efecto óptico, al menos que pudieran ser, y que pensamos que son serpientes. Suelen estar entrelazadas, tapando aquellos objetos que nos interesan y que son propios de nuestra investigación. A mí personalmente no me dan miedo las serpientes, al menos en el sueño, por lo que abro el recipiente, quito el reptil del sitio que obstaculiza mi visión y me encuentro con que tengo que dar marcha atrás porque esos objetos propios de la investigación producen chispas que pueden dar lugar a accidentes desagradables. El reptil intenta morderme la mano porque desea volver a su sitio>>

 

“No puedo, por motivos profesionales, decir de qué objetos se tratan, pero en la realidad, en la vigilia, ciertamente hemos estado a punto de tener en tres ocasiones accidentes bastante importantes, que de haber sucedido hubieran sido muy desagradables. Esto, naturalmente, nos ocurrió antes de haber tenido el sueño que acabo de relatar”, nos comenta.

 

 

Interpretación

 

Pienso que el soñante ya ha interpretado su propio sueño, por tanto huelga cualquier comentario al respecto.

 

Ejemplo

 

Un señor me cuenta lo siguiente.

 

<<Soñé que mi perro, un mastín, mantenía una encarnizada lucha con una serpiente. Yo observaba la pelea a través de los cristales de una de las habitaciones de la planta superior de mi casa, y no deseaba intervenir porque la ferocidad de ambos animales era bien patente. No se mordían exactamente. La serpiente fustigaba al perro, en forma de látigo y éste intentaba clavarle los dientes. La escena de la lucha empezó a agobiarme y producirme angustia, hasta que mordió el reptil al perro en el cuello y prácticamente le mató, puesto que el animal falleció a los pocos minutos”. Hasta aquí el sueño. “Al día siguiente en plena vigilia, me llevé la gran sorpresa de que el perro peleaba con el gato, con el que ciertamente se llevaba muy bien. Con anterioridad al sueño, ya habíamos observado que el perro había hecho algún intento de mordernos al llevarle la comida y en un reconocimiento posterior, el veterinario nos indicó que había que sacrificarlo porque el perro estaba rabioso>>

 

Interpretación

 

Aunque entiendo que existen elementos más que suficientes para interpretar el sueño que acabo de relatar, volvemos una vez más a descubrir cómo el inconsciente nos indica lo que se intuía pero no se atrevía a creer. En el sueño, a través de la pelea encarnizada de ambos animales en la que el perro es derrotado por la serpiente, ésta aparece como elemento que avisa de lo que ya se había observado con anterioridad, es decir, que tenía en su finca y en su casa un perro rabioso, aunque no se atreviera siquiera a sospecharlo.

 

 

La serpiente símbolo de libertad

 

Pienso que la libertad tiene un precio que suele ser, en la mayoría de las ocasiones ciertamente alto y si no que se lo pregunten a Eva con su manzana, que si bien les costó la expulsión del paraíso, no es menos cierto que les dio el conocimiento y por tanto la libertad, tras perder la ceguera de la inocencia en la que hasta entonces se hallaban sumidos.

 

En el sueño que voy a relatar la serpiente juega un triple símbolo: fálico, símbolo de conocimiento y símbolo de libertad.

 

Ejemplo

 

Un púber me cuenta el siguiente sueño:

 

<<Soñé que una culebra, merodeaba por los pies de mi cama. De vez en cuando se erguía y me daba miedo porque también silbaba y siseaba. A veces desaparecía y se metía en una habitación que hay a la izquierda de la mía, que es una especie de estudio donde hay bastantes libros almacenados, hasta el punto de que sirve de biblioteca. En otras ocasiones aparecía en mi dormitorio y deambulaba por la habitación. A mí me daba miedo y así se pasó gran parte del tiempo. Me desperté angustiado.” Hasta aquí el sueño. “Las noches anteriores soñé con chicas y me desperté mojado de líquido seminal. Tengo que confesar que yo ignoraba absolutamente todo, pero mis amigos me dijeron prestamente lo que estaba sucediendo>>

 

 

Interpretación

 

Con estos elementos tenemos materia más que suficiente para interpretar el sueño y deducir que la serpiente representa sus instintos sexuales, en este caso su falo. Además el animal que merodea por parte de la casa va de su habitación a la biblioteca y viceversa. Él me comentó que estaba leyendo de manera clandestina, entre otros libros, uno que lleva por título “Vida conyugal sana”, pero además se entretenía con otros también relacionados con el sexo. Como consecuencia de los sueños eróticos anteriores al de la culebra y después del mismo, el chico comenzó a descubrir lo lógico y lo propio de las personas que atraviesan el periodo de la pubertad, con gran interés por cierto, de lo que para él, claro está, era una novedad. Por eso decía en los prolegómenos del relato del sueño, que el reptil que nos ocupa en este caso concreto, fue para el joven un símbolo fálico, de conocimiento y de libertad.

 

 

 

 

VEHÍCULOS

 

Los vehículos genéricamente simbolizan distintas situaciones de nuestra vida que suelen implicar movimiento, ya que nuestro cuerpo físico, según teorías reencarnacionistas y religiosas, es el vehículo en el que navegamos por el largo camino de la vida hasta que ésta se acaba, es decir, hasta que la máquina en la que circulamos se agota; entonces, en el supuesto de que creamos en la reencarnación, tenemos que adquirir otra y en el supuesto de que creamos en alguna religión animista o solar, pasamos, bien a lo desconocido, bien a otros planos situacionales donde nos espera algo probablemente diferente. En el supuesto de que no seamos creyentes, pensamos que nuestro cuerpo se consume o desaparece como nuestra vida misma. En todo caso esta envoltura, este armazón físico que nos sostiene, está en movimiento constante total o parcialmente, puesto que si está en estado de reposo físico no puede sustraerse de vibrar en armonía con el gran pálpito que es el universo. Me gustaría referir que no dejamos de respirar desde que nacemos hasta que morimos, nuestros fluidos y nuestros humores no cesan de circular, nuestro cerebro necesita glucosa como energía vital para pensar, estudiar, trabajar, etc.

 

Voy a tratar de exponer qué significado tienen en los sueños los vehículos que en ellos aparecen.

 

Barco

 

Si soñamos con barcos, -naturalmente es importante ver el contexto en el que se sueña-, interviene el elemento agua, símbolo sentimental y emocional y por tanto el elemento barco, se mueve en ese plano situacional reflejo de nuestros sentimientos.

 

Ejemplo

 

Relataré primero una experiencia personal real que da paso a la experiencia onírica.

 

“Mi familia y yo hicimos una travesía de ida y vuelta desde Alicante a la isla de Tabarca. Precisamente en el regreso se levantó una pequeña tempestad y el barco se movía cual cáscara de nuez. Como realmente el barco no era muy sólido, en ocasiones había que achicar agua, porque como consecuencia del oleaje, ésta entraba en el bote. Tengo que confesar que pasamos mucho miedo. Mis sobrinos, que eran muy pequeños, tuvieron la suerte de dormirse, pero los demás íbamos tensos porque la situación no era nada agradable. Se hacía entre nosotros un silencio denso, espeso... En las proximidades de Alicante, el mar se estaba calmando, la tranquilidad y la expresión de alivio se hicieron patentes en nuestros rostros.”

 

Esta aventura o experiencia, como se quiera calificar, sirvió al inconsciente para construir la siguiente manifestación onírica:

 

<<Iba en una barca con mi mujer y con personas que no conocía. El interior de la barca se hallaba cubierto de agua que nos mojaba los pies y el asiento. Éste agua era tibia. De vez en cuando la barca se hundía ligeramente y el agua nos cubría hasta el cuello. En otros tramos la barca reflotaba. A medida que navegábamos por el mar, sentía cierta zozobra e incluso respiraba mal porque mi ritmo cardíaco y respiratorio se alteraba. Cuando desperté descubrí que esto último era una realidad. No sé a dónde se dirigía la barca, ni por qué mar u océano navegábamos, pero ciertamente me pareció una travesía llena de vicisitudes, en cuanto que nos hundíamos ligeramente para después emerger. Y así me desperté>>

 

 

 

Interpretación

 

Ya he indicado lo acontecido previamente y que dio lugar a la construcción de este sueño. Lo que subyace en el fondo de la trama relatada, es un problema sentimental importante por el que atravesaba en aquel momento que a mí me resultaba difícil de resolver. Estábamos como vulgarmente se dice, con el agua al cuello, y no en vano el vehículo, o plano situacional de ese momento no era el mejor y por tanto hacía aguas. Lo que realmente me interesaba era mi pareja, única persona a la que yo sí conocía en el sueño. Lo demás, es decir, las otras personas que desconozco quiénes eran, representaban probablemente elementos vitales, la vida misma. En este caso, el mar expresa no sólo el elemento agua, que simboliza los sentimientos, sino también el océano de la vida por el que a veces es difícil transitar. El barco es, en este caso, mi cuerpo, que está expresando una situación de escollo, de obstáculo.

 

 

Ejemplo

 

El sueño que se relata a continuación pertenece a una persona que en ese momento tenía agorafobia, y en esa época se repetía el siguiente sueño.

 

<<Me encontraba en un barco, pero no era tal, porque carecía de camarotes, puertas,  barandillas, etc. Era más bien una amplia plataforma sin límites definidos que navegaba en medio del mar. Sólo tenía un banco muy largo, cuya longitud tampoco puedo definir, en el que me hallaba sentado junto con algunas personas que no conocía. El barco, o lo que fuera, navegaba moviéndose de vez en cuando y yo sentía un gran pánico. Es curioso porque no oía el oleaje, aunque el movimiento de aquella plataforma que flotaba era el efecto de dicho oleaje. Yo sentía verdadero pánico, y me despertaba de este sueño, sudoroso y angustiado>>

 

Interpretación

 

Este sueño corresponde a una persona cuya edad, en el momento de producirse, era aproximadamente de 35 años. También tengo que decir que la agorafobia es una enfermedad psíquica que consiste en que el paciente tiene miedo a sentirse desprotegido o desamparado, y que típicamente ocurre en lugares de los que es difícil escapar o conseguir ayuda. Con este supuesto ya nos podemos mover mejor en el probable significado del sueño. Y es que la plataforma navegante representa una gran superficie lisa por la que él no desea moverse, y por si fuera poco este entarimado va por un océano o mar, que es un espacio inmenso sin protección alguna. En el fondo de esta persona late y subyace un grave problema cual es el que está atravesando una situación psicológica muy difícil que le tiene sumido en una fortísima depresión. La construcción dinámica de la manifestación onírica de su inconsciente está motivada porque el individuo en cuestión realizó un crucero y el sueño que acabo de relatar y que se repitió en otras ocasiones, lo tuvo después de finalizar el viaje, ya instalado en su domicilio.

 

Ejemplo

 

Conozco una persona a la que le gustan mucho los barcos y ha llegado ha tener hasta dos yates a la vez. Esta persona sueña con frecuencia con ellos, pero en situaciones y contextos completamente distintos a los dos sueños anteriores. Es una persona de tierra adentro pero tiene una mansión en la costa mediterránea. Lleva muchos años a caballo entre Madrid y la costa y se ha hecho un experto navegante. Tiene algo más de 50 años y me refiere el siguiente sueño.

 

<<Estoy en un yate que yo mismo piloto y patroneo. Éste es tremendamente ligero, mucho más potente que los que tengo y me permito el lujo de recrearme  navegando con él. Nunca estoy solo en la embarcación, siempre me acompañan algunas féminas. Por supuesto en el sueño, que se repite con cierta frecuencia, jamás aparece mi esposa. No suelo dar fiestas, pero el yate me produce un inmenso placer porque en él lo paso bien en todos los sentidos. Cuando me despierto me da bastante coraje abandonar tan grata situación>>

 

“Los barcos me gustan tanto –me dice- que a veces me embarco en fantasías con ellos soñando despierto.”

 

Interpretación

 

Vamos con la interpretación real del sueño. En este caso y contexto, su yate onírico representa su situación vital y económica. El elemento agua que aparentemente le afecta poco, es muy importante para él porque es una persona tremendamente vitalista. No tiene ningún problema económico y le gustan mucho las mujeres, a las que por cierto, suele conquistar sin ningún tipo de problemas. Va por el océano de la vida a sus anchas y sus motores biológicos están perfectamente porque es una persona que prácticamente nunca ha estado enferma. Hay algo en el sueño que me parece representativo, y es que dice que en sus barcos nunca aparece su esposa, es la vida misma, porque efectivamente las relaciones conyugales son absolutamente rutinarias y ella sospecha que le es infiel. Cuando dice, al referirme el sueño, que navega en un yate más potente que los suyos, está expresando un deseo que quizá tiene que ver más con recuperar unas condiciones físicas más cercanas a la edad juvenil que a la que actualmente posee. Su psicotipo nos indica que es una persona afable, bonachona, simpática, dinámica y extraordinariamente emprendedora. Su biotipo nos está diciendo que es un hombre de estatura media, grueso, de facciones agradables y muy tranquilo. Estas características las expreso porque son fiel reflejo, en este caso, de lo que sueña.

 

 

Avión

 

Si soñamos con aviones, con independencia de lo que nos pase en el aeroplano, nuestro inconsciente está expresando una situación de velocidad, de rapidez, pero también de elevación. Nos comunicamos o nos trasladamos, según los casos, a una mayor velocidad y en este elemento se puede reflejar el miedo al medio, que es el miedo a nosotros en una situación vertiginosa, de velocidad y de escape, etc.

 

Ejemplo

 

<<El autor sueña con un vuelo de Valencia a Madrid. En la travesía nos vimos obligados a aterrizar en el campo, en las inmediaciones del aeropuerto de Madrid. El avión estaba parado con las puertas cerradas y no había pasado absolutamente nada, pero nadie venía a rescatarnos y la gente estaba inmóvil, en actitud de espera>>

 

Interpretación

 

Este sueño es posterior a un viaje en avión en el que tuvimos que tomar tierra sin el tren de aterrizaje. En el sueño hay un elemento de recuerdo que es precisamente éste, y que sería el contenido manifiesto. Pero la verdadera significación es que en el momento de soñar este episodio yo me encontraba en una actitud de espera de un proyecto al cual le faltaban los elementos indispensables para poder ser desarrollado. La parte más vívida del sueño no es el vuelo, sino el que el avión estaba posado en el campo y todos estábamos inmovilizados. Hay también algo que considero significativo y es que yo no tenía ningún miedo.

 

He de decir que el proyecto que dio lugar al sueño, se podía calificar como, y valga la metáfora, un proyecto de altos vuelos, que por cierto nunca pudo llevarse a cabo.

Ejemplo

 

<<Otro sueño del autor: Soñé que viajaba de Canarias a Madrid en avión. Nada más despegar del aeródromo se formó una tormenta impresionante que vapuleaba el aeroplano y hacía que éste subiera y bajara vertiginosamente. El pánico se apoderó de mí y creo que pensaba que podía suceder cualquier catástrofe. Me desperté sudado, angustiado e incluso creo que grité>>

 

Interpretación

 

Tengo que reconocer mi desconfianza al medio aéreo. Al principio de volar sufría de manera indecible porque pensaba que tal vez no finalizaríamos el viaje. Por otra parte, son varias las ocasiones en las que he padecido mucho en aeroplanos por causa de tormentas y turbulencias. El sueño relatado coincide con un momento de mi vida en el que yo zozobraba como consecuencia de distintas incertidumbres y que explicaré someramente. Era el último curso, el curso de fin de carrera y las expectativas de abrirme un hueco en la vida, de situarme no eran nada claras. En mi juventud he tenido grandes crisis de identidad y el miedo al vacío y a lo cerrado ha sido siempre patente. El avión es una especie de caja cerrada que siempre me ha infundido un gran respeto, pero lo que realmente representa el sueño es el miedo al futuro, la crisis profunda de identidad personal, de expectativas, de cuál es el plano en el que yo me voy a desenvolver.

 

Todos los sueños que podamos tener con aviones no tienen por qué significar miedo, terror, pavor..., pero sí simbolizan situaciones que deseamos o queremos remontar, a veces ideales o utópicas.

 

 

Automóvil

 

Si nos movemos con coches o automóviles, lo hacemos a través del elemento tierra y nuestro inconsciente exterioriza, manifiesta y expresa rutas, caminos, canales, vías.

El automóvil es el vehículo que más representa o simboliza nuestro cuerpo en movimiento, pero también sueñan mucho con automóviles aquellas personas a las que les gustan las máquinas y su manipulación.

 

Ejemplo

 

<<Soñé que íbamos de noche en un automóvil por carretera. No sé a dónde íbamos pero sí que era por la noche. Por cierto, el viaje me parecía larguísimo e interminable. De pronto se pinchó una rueda y nos tuvimos que bajar del coche. Tampoco sé cuantas personas iban en él ni quiénes eran los que me acompañaban. Cuando fuimos a cambiar la rueda, nos dimos cuenta de que no había rueda de repuesto y en consecuencia teníamos que esperar a que alguien nos socorriera. Recuerdo perfectamente –en el sueño, claro está- que el silencio era absoluto, no pasaba por la carretera ningún otro vehículo, ni se oían grillos, aves nocturnas... nada de nada. Sí se veía amanecer. Me desperté, no angustiado, pero sí con cierta zozobra>>

 

Interpretación

 

Este sueño coincide con una enfermedad renal que tuve, cuyo diagnóstico fue erróneo y esta confusión me costó 6 meses de reposo absoluto. Cuando tuve este episodio onírico coincidía con que al día siguiente de soñar me daban los resultados de una analítica en la que se diagnosticó mi auténtica enfermedad. En este caso está claro que el coche era mi propio cuerpo; las personas a las que no conocía eran mi entorno y mi familia, incluso los distintos aspectos de mi problema y de mi persona durante la enfermedad; la extensión del viaje se refiere sin duda, al exceso de tiempo que duró mi enfermedad; y el amanecer representa la esperanza que tiene el enfermo, yo en este caso, de finalizar positivamente la crisis.

 

Ejemplo

 

Conozco a una chica joven que es extraordinariamente tímida, pero se transforma cuando conduce. Me cuenta el siguiente sueño:

 

<<Iba en mi coche, no sé dónde, a gran velocidad. Llevaba a dos amigas mías detrás y, es curioso, aunque a mí no me resultara extraño en el sueño, ver cómo cruzábamos ríos, nos metíamos por calles estrechísimas y cuando había algún escollo que ofrecía dificultad el coche se elevaba unos metros y lo saltaba sin ningún problema. Al regresar del viaje, un chico que hacía autostop me salió al paso, paré el coche y subió. Volví a cruzar ríos, pasar por calles estrechas, franquear obstáculos sin fin, etc. El chico que se subió delante conmigo ponía los ojos como platos y decía “¡Pero que bien conduces! ¡Esto es maravilloso!” Al despertar me quedé muy mal porque me hubiera gustado que el sueño hubiera continuado y creo que en cierto modo seguí soñando despierta hasta que tuve plena lucidez de conciencia>>

 

Interpretación

 

La soñante, persona tímida e insegura, se suele refugiar en el trabajo y en las máquinas. Bajo mi punto de vista el sueño puede interpretarse en un doble sentido.

 

A) El automóvil es una máquina que ella domina a la perfección. Lo conoce incluso mecánicamente. Es casi un medio de expresión. Disfruta arreglándolo, conduciéndolo y hay que añadir que lo hace muy bien. Como le gusta mucho manipularlo, idealmente, con él vence todo tipo de obstáculos. Es feliz porque es capaz, lo que no sucede en la vida real, de llevar a más personas.

 

B) En un sentido más profundo, o desde otro punto de vista, el coche es una situación de ella misma. Puede que las dos amigas que la acompañan y que van situadas en la parte trasera, sean aspectos de su personalidad que en ese momento ha soslayado y ha dejado de lado. El autoestopista representa probablemente, bien su parte masculina, bien el ideal que evidentemente no ha encontrado en su vida de manera material. Tiene necesidad de que le adulen, que le digan que hace bien las cosas y por supuesto lo consigue en el sueño. Esto le hace tan feliz que al despertar desea seguir soñando.

 

Ejemplo

 

Antes de pasar a relatar el siguiente sueño, tengo que indicar que mi esposa no ve bien y por supuesto no tiene visión suficiente como para conducir. No obstante, en una época anterior a la actual, yo soñaba repetitivamente, que teníamos un coche y que ella se encargaba de llevarlo. En el sueño me regocijaba porque éramos capaces de ir a todas partes. ¡Qué bien conducía! Yo solía decirle: ¡Parece mentira, qué bien se te da! Es curioso, porque siempre nos trasladábamos por carretera, autovía o autopista, nunca en ciudad, y esto lo pienso después de haberlo soñado. He de decir que al despertar sentía una gran desilusión porque idealizaba en el sueño lo que prácticamente es imposible.

 

Interpretación

 

Nuestra falta de independencia es bastante importante, sobretodo desde el punto de vista de movilidad. Siempre me ha gustado extraordinariamente la conducción, aunque yo no pueda ejercitarla. Cuando vivía en el campo con mis padres, en mi vida real montaba en bicicleta, y ahora cuando navego por internet, son muchas las veces que pienso que hay que estar tan atento cuando se busca algo o se lee un periódico, para ir de enlace a enlace, como cuando se conduce un coche para no pasarse de salida o de sentido. El caso es que el coche es una máquina que permite una gran libertad de movimiento, que a nivel individual y privado no ofrece ningún otro vehículo. Nosotros, que por nuestras circunstancias, nos vemos obligados a usar de manera continua y constante el transporte público, a veces tenemos incluso que darnos grandes caminatas desde el metro o el autobús para realizar una gestión personal o el asunto de que se trate.

La interpretación del sueño está clara: nos habría gustado haber tenido un coche, es más, en condiciones normales así hubiera sido. Como ello no es ni será posible, esta utopía se transforma oníricamente y mi esposa es quien conduce siempre por autovías, autopistas o carreteras. Y aquí tenemos en juego la asociación siguiente, ella ha dicho muchas veces: “creo que yo podría conducir por una carretera, autopista o autovía.” Yo sinceramente pienso que no. El sueño tiene un aspecto más profundo cual es, el que ella es quien físicamente me guía y  transporta, quien me ayuda a caminar, y por si fuera poco, en el momento presente, es mi asistente y mi enfermera y conduce además físicamente muchos de mis asuntos personales.

 

 

Tren

 

Generalmente este tipo de sueños simbolizan oportunidades en nuestra vida y la sabiduría popular tiene expresiones como “no puedo perder la oportunidad de coger este tren” refiriéndose a no dejar pasar una oportunidad para conseguir un logro, un fin o una meta.

 

Cuando hablo de trenes por analogía también me voy a referir a trenes suburbanos, es decir, a lo que se ha llamado metro, que en realidad son metropolitanos porque van por la ciudad o polis, del griego polis, ciudad.

 

Cuando antes hablábamos de la expresión popular oportunidad de coger o perder el tren tengo que indicar que naturalmente es una metáfora, pero no siempre hay que actuar, es decir, no siempre hay que tomar el tren. La sabiduría está en acertar cuándo debemos o no adoptar una decisión y que ésta sea la más conveniente. En este sentido el tren es un símbolo, creo, bastante bueno. El primer ejemplo lo prueba.

 

Ejemplo

 

En la puerta del Sol de Madrid, nos disponíamos a tomar un metro y una vez a bordo del mismo observamos que el tren no arrancaba. Como había un maremagno de público, extraños ajetreos en la estación, un ambiente ciertamente raro y el tren no se movía, tomamos la decisión de apearnos. Pocas horas después nos enteramos que se había producido un fuego en uno de los vagones. Ello dio lugar al siguiente sueño:

 

<<Soñé que iba en el metro y que olía a cable quemado, pero el tren no paraba. Cuando lo hizo, procedí a apearme lo que me costó un gran trabajo porque no funcionó el lema de “antes de entrar, dejen salir”, y tuve que emplear todas mis fuerzas en bajarme. Realmente en el metro o al menos en ese vagón, no se cabía. El olor a cable quemado era ya insoportable, aunque no puedo decir si las cosas acabaron trágicamente o no. Lo que sí sé es que en mi sueño, el tren y la estación, que no sé cuál era, se quemaron, pero yo me libré de la hipotética catástrofe>>

 

Interpretación

 

La interpretación de este sueño es aparentemente muy fácil y extremadamente compleja como ahora veremos. No cabe duda que el episodio real del día anterior sirvió para construir la epopeya onírica, pero es que además nosotros íbamos a comprar un piso a una inmobiliaria que a la mañana siguiente de haber tenido el referido sueño yo, tras una exhaustiva investigación de la sociedad vendedora en cuestión, me enteré de que los terrenos no habían sido adquiridos por la tal inmobiliaria por lo que obviamente no había licencia para edificar ni siquiera petición de préstamos bancarios para afrontar el coste de dicha edificación. Es decir, íbamos a ser objeto de una gran estafa, estafa que por supuesto sufrieron numerosos compradores. Naturalmente nosotros, ni en la realidad ni en el sueño, consumamos el viaje en el tren. He aquí algo sencillo que construye un sueño y que simboliza algo extraordinariamente complicado.

 

Ejemplo

 

<<Íbamos de viaje en un tren y creo que era de noche, aunque no lo sé con exactitud. El caso es que había bastante niebla y aunque pienso que al tren esto no le afecta, a los viajeros que íbamos a bordo sí porque no podíamos ver el paisaje por las ventanillas. Sí era de noche, no se podía ver ninguna luz. El caso es que no dejábamos de entrar y salir en y de túneles. De pronto nos internamos en un gran y largo túnel, el cual se nos hacía interminable por que parecía como si no tuviera salida. Era un túnel que además se deslizaba en una suave pendiente y la situación era tan vívida que los oídos se taponaban. Por suerte llegó un momento en que me quedé prácticamente sordo. De vez en cuando los oídos se destaponaban pero en seguida volvían a taponarse, como consecuencia probablemente del cambio de presión atmosférica. El caso es que no salíamos del túnel. La gente se mostraba impasible, como si nada ocurriera, pero mi mujer y yo éramos presa de una gran angustia. Me desperté muy aliviado por volver a la realidad, aunque a consecuencia del sueño estaba angustiado.

 

Interpretación

 

Su interpretación es sencilla, porque el sueño es mío y es que en ese momento, atravesábamos por una dificilísima situación económica, puesto que teníamos una deuda de más de 30 millones de pesetas, como consecuencia de que nos habíamos juntado con tres viviendas de las que una debía ser vendida para poder afrontar la adquisición de las otras dos. Mi esposa, a la que la seguridad en todos los aspectos le importa muchísimo decía que no podía dormir. Estaba realmente obsesionada porque pensaba la dificultad que entrañaba el pago de la deuda, el hacer frente a estas obligaciones. Yo también era consciente del problema pero tengo que decir que siempre he tenido y tengo confianza en mí y en mis recursos.

Naturalmente los problemas personales de los seres humanos afectan individualmente a ellos mismos y no al resto del colectivo social, razón por la cual las demás personas que iban en el tren permanecían inmutable con respecto a nosotros.

La pendiente del túnel no puede tener un significado más gráfico. Íbamos aparentemente cuesta abajo. El taponamiento de mis oídos obedece a una situación tan sencilla como que intentaba no hacer demasiado caso a la angustia psicológica de mi esposa. Existe una expresión muy vulgar para ello, “hacer oídos sordos”, aunque sepas de la dificultad de una circunstancia. Yo siempre confío en que no hay nada irreversible, si bien la salida del tren del túnel estaba, parece ser, que muy lejos. En este caso y concluyo, tomamos un tren que tal vez no debiéramos haber tomado.

 

 

Bicicleta/Motocicleta

 

También podemos soñar con un vehículo muy simple y primario como es la bicicleta, en que para movernos es preciso realizar un esfuerzo físico importante y que simboliza como veremos, una situación bien distinta. También podemos soñar con la bicicleta mecánica, que es la motocicleta.

 

En este sentido quiero relatar la siguiente anécdota onírica. Un amigo mío tuvo un accidente de coche del que se salvó prácticamente por los pelos y estuvo en coma, creo que inducido, durante un mes aproximadamente. Según me cuenta, durante el tiempo que permaneció en coma, que naturalmente a él le pareció más corto, tenía la idea vaga de que iba constantemente en moto. Pienso que el individuo en cuestión, que estaba en una situación de vida-muerte, se agarraba fuertemente a la vida en un vehículo mucho más simple e inestable que aquel otro en el que tuvo el importante accidente. Es posible que la interpretación sea muy subjetiva, aunque ciertamente no se me ocurre otra. De todas formas es curioso que esta persona no dejara prácticamente de oír en ningún momento el ruido de un motor o algo parecido, al menos esto es lo que él me dijo.

 

La motocicleta es un vehículo de traslación que usa de manera predominante la gente joven, pero también es empleado por bastantes personas de mediana edad. Las motocicletas, por establecer un símil simbólico, podrían equivaler a los caballos o caballeros que empleamos en el tarot. Simbolizan básicamente etapas de la vida aparentemente juveniles, deportivas, no necesariamente inmaduras y consecuentemente tienen cierta inestabilidad porque son vehículos que caminan sobre dos ruedas y las personas que los usan deben guardar bien el equilibrio. Si bien, dicho equilibrio no es difícil de guardar porque cuando el vehículo se pone en marcha las condiciones que le son inherentes al desplazarse y la pericia del conductor/a hacen que esto no sea una dificultad. No obstante, hay una inestabilidad con respecto a los vehículos de cuatro ruedas, pero en honor a la verdad tengo que decir que existen motocicletas más potentes y de mayor cilindrada que muchos automóviles. Antes de relatar un sueño cuyo símbolo básico es la motocicleta, tengo que referir un hecho que concierne a un familiar mío. Dicho familiar que es alguien muy próximo a mí, desde el punto de vista de consanguinidad, ha usado toda su vida, hasta muy avanzada edad, prácticamente hasta que sus facultades físicas se lo han permitido, la moto como herramienta de trabajo y de desplazamiento. Ha intentado repetidamente obtener el carnet de conducción de coches y le han suspendido siempre. Y sin ánimo de molestar a nadie, me pregunto ¿esto simboliza o quiere decir que es un inmaduro? Digo esto porque son muchos los usuarios de motocicleta que tienen carnet de coche también, yo diría que la mayoría. Pero es que la persona a la que me refiero, en la realidad tangible y práctica en la que nos desenvolvemos la mayoría de los seres humanos, él sí es un inmaduro a pesar de su avanzada edad.

 

Podría relatar un sin número de episodios oníricos que le devuelven constantemente al pasado y le recuerdan que ha tenido y tiene multitud de asignaturas pendientes que ya no podrá aprobar. Reitero, ello no quiere decir que los usuarios de motos sean en absoluto inmaduros, pero sí se encuadra o enmarca en esa etapa de la vida en la que “nos comemos el mundo”.

 

Nos cuenta el sujeto en cuestión el siguiente sueño.

 

<<Soñé y sueño con frecuencia con que iba en mi moto a un sitio lejano cuyo destino no puedo precisar. Adelantaba a todos los coches que me encontraba en carretera y aunque la distancia a recorrer era bastante grande, de más de 600 kms., en la ciudad de destino hacía mis gestiones y me daba tiempo a regresar en el día e incluso me daba tiempo a realizar otro recorrido en otra dirección para efectuar otras gestiones y volvía, también en el mismo día, al mismo punto de partida. Quiero decir que hacía en un mismo día cuatro viajes de larga distancia lo cual en la realidad es imposible>>

 

Interpretación

 

Antes de pasar a su interpretación es preciso indicar que el soñante hace muchos años que por su edad y sus facultades físicas no usa la motocicleta. La interpretación del sueño está muy clara y diáfana.

 

El individuo que nos ocupa siempre ha huido y huye hacia delante, y siempre lo hace de sí mismo. La bicicleta y la motocicleta que han sido su gran pasión, son el elemento armazón del sueño, de su contenido manifiesto. No puede olvidar su pasado, que no ha sido excesivamente malo, pero también hay que añadir que tampoco ha sido suficientemente estable, porque no ha tenido ideas físicas sobre las que sustentar su vida.

 

 

ANIMALES

 

Este grupo se puede subdividir desde el punto de vista simbólico onírico en dos grandes subgrupos:

 

a) Mamíferos, que admite a su vez una subdivisión:

         a.1) animales de compañía

         a.2) animales genéricos sin distinción

b) Insectos

 

Antes de ilustrar con ejemplos, tengo que explicar que la división que he efectuado no es caprichosa y sí obedece a los sueños más corrientes que tenemos la inmensa mayoría de los seres humanos. Evidentemente se puede soñar de manera excepcional con peces, moluscos, aves, pero en general, son sueños poco comunes, excepto los de aves, que contemplaremos después.

 

Mamíferos

 

Los de compañía, perros y gatos fundamentalmente, suelen ser animales que en muchos casos nos brindan su protección y su amistad. Tengo que indicar además, que el gato es un animal poderoso desde el punto de vista de inteligencia. Los especialistas en esoterismo piensan que los sueños con felinos de esta especie suelen ser buenos, pero no se puede dogmatizar, porque el gato, es un animal independiente y solitario que a veces, y dependiendo del contexto de que se trate, puede simbolizar la traición.

 

Pero el perro y el gato simbolizan otros momentos, otras fases, otros episodios de nuestra vida vigil y que tiene su manifestación en la vida onírica como ahora veremos. Digamos brevemente que en algunos países de oriente el gato representa a un ser maléfico, por ejemplo el diablo. Esta forma simbólica también ha sido tomada en occidente. El perro, en cambio, cuando soñamos que ataca, suele significar que esos ataques se sufren en el entorno laboral o en el social donde habitualmente nos movamos. Como ya viene siendo norma en este trabajo, unos ejemplos explicarán lo que he expuesto en tal sentido.

 

También tengo que decir que las personas a las que nos gusta investigar y comunicar a los demás los resultados de nuestras investigaciones por escrito, exponemos desde nuestra propia experiencia personal, intentando por todos los medios ser lo menos subjetivos posible, pero imprimiendo obviamente nuestro sello personal sin ninguna pretensión de sentar cátedra. Lo digo porque he expuesto un capítulo sobre cómo se manifiestan oníricamente las personas discapacitadas, por ejemplo. Y con demasiada frecuencia en este trabajo suelo relatar sueños del propio autor. Pido disculpas si hago tal vez excesivo hincapié en algunos aspectos oníricos que pueden ser ciertamente singulares. Después de este gran inciso, pasamos a relatar los dos ejemplos de los que anteriormente hablábamos.

 

 

 

 

Ejemplo

 

Relatado por un niño de 4 ó 5 años aproximadamente: <<sueña que se está bañando en la piscina de casa de sus padres. Sabe nadar perfectamente y en el sueño lo hace sin problema alguno. El perro mastín que tienen, está ladrando desaforadamente alrededor de la piscina y como quiera que el niño continúa nadando en el agua y está sólo, el animal se tira a la piscina y se dirige hacia él con intención, aparente, de devorarle. El niño se despierta aterrorizado, angustiado y gritando>>

 

Interpretación

 

El sueño es premonitorio como vamos a ver. En la realidad el niño y el perro son íntimos amigos, y la piscina, como todas, tiene una depuradora bastante grande, que si se encuentra funcionando y no está debidamente protegida, puede succionar con fuerza. Este episodio onírico pasó a ser realidad al poco tiempo de haber soñado. La diferencia del sueño con lo que realmente ocurrió es que el  animal no se lanzó porque los ladridos alertaron a la familia y amigos que se hallaban a poca distancia.

 

Ejemplo

 

Una persona sexagenaria que vive sola, tiene una gata en su casa conviviendo con ella, y refiere el siguiente sueño que se repite:

 

<<Como soy una persona eminentemente carnívora soñé que tomaba chuletas de cordero y mi gata se lanzaba de manera furiosa al plato y me las quitaba>>

 

Interpretación

 

Aunque el contenido del relato es breve tiene una interpretación muy interesante y diáfana. La señora tiene una insuficiencia renal con rápida evolución, no puede ni debe comer proteínas en exceso, por tanto no debe comer grasa animal, pero en realidad lo hace. En el sueño su gata le avisa impidiéndole incluso dar buena cuenta de las sabrosas chuletas de cordero. En el momento de redactar el presente trabajo, a la señora se le está practicando hemodiálisis.

 

 

Ejemplo

 

Una señora de avanzada edad sueña:

 

<<Estoy en la cama y cuando voy a iniciar el sueño (el dormir), mi gato está ronroneando en mis pies. Cuando pasa algún tiempo me doy cuenta que me falta un trozo de pie, aunque no siento ningún dolor. El trozo que falta es precisamente la parte de la almohadilla del miembro, con pérdida de algunos dedos. Cuando me despierto de este sueño repetitivo, miro mis pies, porque lo que sueño es tan vívido que parece cierto>>

 

Interpretación

 

He de reconocer que fue difícil llegar a conclusiones que permitieran saber cuál era el significado del sueño hasta que descubrí que el gato era un amigo aparentemente leal que tenía en su trabajo, el cual fue el causante de un descenso laboral y posterior desplazamiento del sitio donde habitualmente trabajaba. Y aquí podríamos emplear una expresión popular, que ella misma me dijo al llegar a esta conclusión: “Mi amigo me estaba sacando la piel a tiras”.

 

 

 

Ejemplo

 

<<Soñé que estaba encerrado en una habitación, no sé por qué motivo, con un felino. Éste no sólo no me dejaba salir sino que también me impedía moverme, pues se me lanzaba a la cara. Yo me cubría con las manos y los brazos, pero el animal me arañaba y mordía con furia>>

 

Interpretación

 

Es un sueño que se repitió tres o cuatro veces en el espacio de un mes. Y también fue bastante difícil llegar a una conclusión. Esta persona se encontraba en una situación laboral de desplazamiento jerárquico y físico y realmente el hecho es que nadie quería trabajar con él. De suerte que se vio condenado al más absoluto ostracismo y estuvo muchísimo tiempo sin hacer nada y abandonado a su suerte, aunque cobrando su nómina. El que el gato se le tirase a la cara representaba sin duda, su tormento psicológico que acabó en la más completa desidia, apatía y abulia.

 

Los perros también son vivos ejemplos de lo que nos puede suceder en nuestros distintos entornos: social, laboral, familiar…

 

Ejemplo

 

<<Una joven soñó que cuando iba a traspasar el umbral del chalé en el que vivía, su perro, un gran pastor de buenas dimensiones, que en la vida vigil era su más fiel amigo, le atacaba de manera feroz, de suerte que le impedía el acceso a su casa. Como la casa tenía varias puertas, ella intentaba acceder por la trasera, pero el animal la seguía por el otro lado de la fachada y no había forma de poder franquear ninguna de las dos puertas>>

 

Interpretación

 

La joven era una estudiante de psicología que en este momento ejerce con la especialidad de clínica. Ella misma me condujo de manera directa al significado de su sueño.

 

Vivía y vive con una persona de su mismo sexo en pareja y su familia no lo asumía, aunque ella lo confesó tarde. En el momento de tener este episodio onírico, en su casa nada se sabía, no obstante ella estaba dispuesta a comunicarlo pero no encontraba el momento. La interpretación del sueño tiene un doble sentido. En primer lugar el perro es un símbolo perfecto y claro de su vergüenza social y familiar. Pero considerado el sueño en un sentido profundo, y teniendo en cuenta que la casa representa el YO, la joven estaba viviendo una situación que aceptaba pero no asumía, puesto que las barreras sociales y familiares le impedían reconocer su situación y reconocerse a sí misma. En este caso la barrera estaba representaba por su perro, su amigo fiel, que utilizaba su inconsciente para crearle barreras infranqueables. Hay que decir que en el momento en que ella asumió su situación, dejó de tener este sueño.

 

Ejemplo

 

Una persona de edad madura tenía un sueño que se repetía con frecuencia y que a continuación refiero.

 

<<Iba al trabajo en moto y dos enormes canes intentaban cercarme al llegar al trabajo, de manera que no me permitían apearme de la moto, hasta el punto que tenía que dar numerosas vueltas hasta que el peligro se alejaba y podía entrar. Tuve además un sueño conexo a éste y es que cuando acababa de atender a un paciente, después de quedarme sólo y cerrar la puerta del despacho, salió de debajo de la mesa un enorme perro que intentaba morderme las piernas>>

Interpretación

 

El soñante era y sigue siendo, aunque con más reservas, un gran escéptico de estos temas, porque tiene una perspectiva de los sueños desde un punto de vista neurofisiológico, aunque en el momento presente está más que convencido de que la psique juega un papel importante a lo largo de nuestra vida, incluso durmiendo. El caso es que este buen hombre ocupaba una interinidad y sus superiores deseaban desprenderse de sus servicios porque realmente es una persona, desde un punto de vista profesional, muy brillante. No descubro nada si digo que en los entornos laborales, la envidia es un gran enemigo y muchos de sus compañeros no le veían ni le ven con buenos ojos. Le hacían la vida imposible y estuvieron a punto de despedirle, pero su gran brillantez y su gran celo profesional propiciaron el que ganase oposiciones y pudiera elegir destino. Los perros obviamente, simbolizan los impedimentos y trabas que existían a su alrededor.

 

Hay un mamífero con el que sueñan muchas personas y que por no hacer interminable este apartado, voy a hablar de él someramente. Me refiero a las ratas. ¿Han soñados ustedes alguna vez con ratas?

 

Tengo que indicar que la rata es un animal muy inteligente y desde un punto de vista físico, muy resistente porque se adapta a las situaciones más adversas e insospechadas. Dicen que la rata sería uno de los pocos seres vivos capaz de sobrevivir a una catástrofe nuclear. Y en cuanto a su inteligencia diré que en multitud de ocasiones suelen sortear los cepos y demás trampas que se ponen para cazarlas y matarlas, incluso aunque exista comida que sea su alimento o manjar preferido. Tiene la rata un enemigo mortal de necesidad, que son los ofidios: reptiles, culebras, serpientes…

 

Tan sólo ilustraré con un ejemplo un relato onírico que es elocuente.

 

Ejemplo

 

<<Un niño de 12 ó 13 años aproximadamente soñaba reiteradamente que cuando iba al colegio, que estaba aproximadamente a un kilómetro de su casa y cuyo trayecto solía realizar caminando, en las proximidades del colegio salía a su encuentro una enorme rata. Él la esquivaba pero ésta no le hacía frente sino que le seguía y a veces le mordía los talones, momento en el que se despertaba asustado y sudando>>

 

Interpretación

 

La interpretación de este sueño es extremadamente sencilla aunque a simple vista no lo parezca. El niño de nuestra historia onírica sufría acoso escolar por parte de algunos compañeros. El motivo de este acoso se debía al defecto físico que padecía en sus pies, y además porque era una de las personas más brillantes de su clase y esto no se suele perdonar. La “ratita” que le mordía los talones era un aparente matón, y digo aparente, porque nunca se le enfrentaba pero sí le hacía un evidente daño físico y psicológico.

 

 

Insectos

 

Pienso que somos muchos los que hemos soñado con insectos. Los insectos son uno de los símbolos más polisémicos que nos encontramos en esta gran singladura onírica. Entre otros pueden representar: suciedad, enemigos en el entorno laboral y social, hermanas y hermanos con los que no nos llevamos bien aunque la situación familiar sea aparentemente buena… Además hay muchos insectos que son parásitos como la garrapata o el piojo, amén de los propios seres humanos que a veces nos convertimos en parásitos sociales, familiares, amigables, etc. Dependiendo del contexto de que se trate, los referidos piojos nos pueden representar bien desde el punto de vista onírico. Como ya es habitual ilustraré con algunos ejemplos esta preliminar explicación.

 

Ejemplo

 

Atendí en mi consulta a un joven extranjero, proveniente de un país del tercer mundo pero de familia acomodada y afincado en España como estudiante universitario, que me relató el siguiente sueño:

 

<<Sueño con frecuencia que la casa en la que vivo está extraordinariamente sucia. Hay muchas moscas, chinches, pulgas, etc. Reiteradamente me invade la tristeza y el agobio como consecuencia de esta situación. Mi madre viene desde mi país y limpia mi casa. A veces es tal la suciedad que ella también se agobia. Cuando despierto me alegro infinitamente de que todo sea un sueño>>

 

Interpretación

 

Recordando nuevamente que la casa simboliza el YO, apunto que los insectos son símbolo en este sueño de suciedad. La madre es el recuerdo, que en este caso, representa la lejanía, las raíces, el origen. Tenemos ya los elementos indispensables para proceder a interpretar esta trama. El individuo en cuestión se dedicaba, al menos en aquel momento, a negocios sucios e ilegales con los que de ningún modo estaba familiarizado por la procedencia de su clase social en su país de origen. La suciedad que aquí es símbolo del mal y que a su vez está representada por los insectos, corroe su conciencia, se siente incómodo. Íntimamente sabe que no lo hace bien. Evoca sus raíces en la persona de su madre que oníricamente viene a poner orden en su vida. Naturalmente, entiendo que es un sueño bastante ilustrativo de alguien que a pesar de vivir muy bien materialmente hablando, no está nada tranquilo consigo mismo, y su inconsciente se manifiesta en tal sentido.

 

Ejemplo

 

Una señora de mediana edad que es oficinista me relata el siguiente sueño:

 

<<Estoy sentada en el sillón de mi puesto de trabajo frente a mi ordenador, y observo una especie de hormigueo y posterior picazón de mis nalgas. Como las molestias son importantes me levanto y veo con gran perplejidad que el sillón, en la parte del asiento, está lleno de pequeños bichitos. Procedo a su eliminación y limpieza y las molestias prosiguen. Vuelvo a levantarme, y en esta ocasión, no existen bichos en el asiento. No obstante, las molestias no cesan. Diría que incluso aumentan, de modo que voy al baño, me desnudo y ¡oh, sorpresa! Estoy llena de insectos por todas partes. Insectos que no sé bien qué son, si pulgas, chinches… Cuando me lavo bien las molestias vuelven a ser incesantes, de manera que me despierto angustiada porque el sueño es tan vívido que parece que me está sucediendo realmente>>

 

Interpretación

 

La señora es jefa de negociado. Trabaja con nueve mujeres, todas más jóvenes que ella que le hacen boicot, mas como no pueden con ella, intentan por todos los medios hacerle la vida imposible: unas veces se le avería el ordenador, otras su silla se encuentra sucia, a veces le desparece documentación de su mesa o de sus cajones a pesar de estar estos cerrados… El agua del baño a la que ella recurre oníricamente para quitarse los insectos es un símbolo de los frecuentes cambios de cerradura, de silla, etc. que ha de hacer para reponer sus desperfectos y averías. Por otra parte, sus compañeras, que a su vez son sus  subordinadas laborales, intentan que trabajos que deben salir urgentemente no se realicen de manera puntual. Por eso en su sueño ella se levanta de su silla con frecuencia, porque las molestias que oníricamente sufre son frecuentes. Como el sueño era repetitivo, me lo confió y cuando le indiqué los motivos del mismo, planificó, obviamente, sus estrategias para cambiar el sistema de trabajo y otras cuestiones que le favorecieran más, de manera que las cosas van cambiando imperceptiblemente y ya no lo sueña.

 

Los insectos también hacen referencia a hermanos/as, primos, etc. El siguiente ejemplo ilustra de manera fehaciente lo que acabo de indicar.

 

Ejemplo

 

<<Sueño que en mi casa, indistintamente en la cama o en mi despacho, aparecen con frecuencia chinches y pulgas. Ni a mí, ni a mi familia nos atacan, pero con cierta asiduidad hay que limpiar los colchones o los armarios. Estos bichos no están exactamente en la ropa de vestir cuando invaden los armarios, y por más que limpiamos y desinsectamos no se van. La profusión de insectos de este género es de tal magnitud que la última vez que los vi estaban en el comedor, lo que nos produjo un gran susto y mucho asco, e hizo que me despertara súbitamente>>

 

 

Interpretación

 

Es el propio soñante quien me da la interpretación de esta manera:

 

“Ha fallecido un hermano de mi padre del que hace bastante tiempo no tengo noticias. Yo desconocía esta circunstancia, es decir su óbito. Somos 6 hermanos y muchos primos. Mi tío estaba soltero y tenía una gran posición social y económica. No dejó ningún heredero, por tanto nosotros somos su derechohabientes más directos y creo que los únicos. Ello hace que también seamos sus herederos directos, aunque él no haya dejado testamento. Mi padre falleció con anterioridad, por tanto no hay duda de lo que digo. Sin embargo, mi alejamiento por motivos profesionales y también de residencia de mi tío, me impidió saber que había muerto. Además, mis hermanos y mis primos, que tienen una posición económica bastante inferior a la mía, se han encargado por todos los medios de impedir que yo me enterara del suceso. Y aunque el acto de la sucesión no se podía producir porque faltaba alguien -en este caso yo-, ellos intentaban retrasar y obstaculizar, en definitiva planear algo, de suerte que yo no tuviese acceso a lo que me correspondiera del reparto hereditario. Pero como la vida da muchas vueltas, en un avión me encontré con un amigo de mi tío, el cual me puso al corriente de su muerte. Esta persona también era amiga de mi padre. Cuando intenté ver cómo estaban las cosas, descubrí lo que estaba soñando de manera reiterativa, es decir, los esfuerzos de mi familia para dejarme al margen de la herencia.”

 

La simbología de este sueño, que no detallaré de manera exhaustiva, está clara. La casa suele representar el YO, las pulgas y las chinches son la familia que invaden el inconsciente simbólicamente (la casa), y la conciencia profunda, extra sensorialmente, capta, detecta algo que no se puede explicar con palabras pero que el sueño se encarga de traer de algún modo a la superficie consciente, y la casualidad, que a mi juicio no lo es, hace que el interesado descubra lo que le está pasando. No cabe ninguna duda que nuestro cerebro emite ondas, esto está científicamente probado, puesto que sabemos que el trabajo de nuestro cerebro se mide en ciclos por segundo, pero ¿y si estas ondas el cerebro las proyectara fuera de su ámbito?, ello explicaría éstas y otras cosas, y sabemos que la llamada ciencia oficial lleva ya varios años ocupándose del tema, aunque por el momento sin resultados satisfactorios.

 

 

 

Ejemplo

 

Una señora sueña: <<Cuando traigo la compra a mi casa y coloco los distintos alimentos, observo que en las bolsas hay bichillos que se han comido parte de lo que traigo. Lo que hago es tirar los restos aunque éstos no los hayan tocado. Regreso al supermercado para reponer las provisiones y cuando voy a guardarlas en el frigorífico, vuelvo a observar que están revueltas con bichos y que parte de los alimentos están estropeados. Otras veces sueño que en la fruta que pelo para comer me encuentro picaduras o invasión de bichos>>

 

Interpretación

 

Lo primero que quiero reseñar es que estos sueños con insectos suelen ser bastante cortos, o al menos, las personas que me los confían no me cuentan más de lo que aquí se relata. No obstante, entiendo que son muy densos, aunque aparentemente no lo parezcan. En este caso se trata de que la señora está trabajando en un puesto de muy alta responsabilidad. Los alimentos significan sus grandes méritos laborales y profesionales, que por otra parte, no son gratuitos puesto que la delicadeza y la envergadura de su trabajo, hacen que la persona se gane estos méritos. No obstante, como nos relacionamos con otras personas, es una evidencia que la envidia puede hacer estragos, y en este caso, los insectos que encuentra en los alimentos representan personas que calumnian, difaman y que impiden un ascenso que ella esperaba desde hacía tiempo. Como es una persona de probada lealtad y de reconocida profesionalidad, el ascenso, que por entonces no obtenía aunque tampoco dicho puesto era ocupado por nadie, actualmente sí lo ocupa. Es curioso que cuando las circunstancias del soñante cambian el sueño que generalmente suele repetirse, cesa de manera inmediata, y es que el inconsciente golpea sin cesar avisando de los hechos que en forma de mensaje o de respuesta, según los casos, se producen latente o a veces manifiestamente. No tengo ninguna duda que las personas que logran conocer sus sueños tienen un mejor conocimiento de sí mismas y su actuación interior e incluso exterior, es un poco más segura y acertada. Ello no quiere decir que o sabemos lo que soñamos o nos quedamos atascados en el camino, ni mucho menos pero no cabe duda que como decía Krishnamurti, entre otros, el conocimiento del sí propio es importante, nos da mucha seguridad y mucho dominio de nosotros mismos.

 

 

Aves

 

Las aves en general, son portadoras de noticias, mensajes, buenas nuevas… pero no en todos los casos como veremos.

 

Las águilas por ejemplo, simbolizan:

 

1) Poder

2) Remontar situaciones adversas

3) Cuestiones relacionadas con viajes

 

Existen unas águilas, llamadas águilas culebreras, cuyo nombre es indicativo obviamente de que suelen alimentarse de ofidios, por eso el águila también puede representar la pureza, la mística, lo cual se puede apreciar en muchos escudos y emblemas. Lo digo porque la serpiente, como ya hemos visto, es entre otros, un símbolo fálico, además de otras muchas cosas importantes y positivas, a pesar de que en muchas partes de la Biblia este ofidio es de carácter maléfico y puede representar a Satán.

 

Las cigüeñas también tienen que ver mucho con esta última circunstancia.

 

Las gallinas simbolizan generalmente fecundidad.

 

Los gallos pueden simbolizar pelea.

 

Las palomas simbolizan buenas nuevas. La religión cristiana ha hecho de las palomas, nada más y nada menos, que el símbolo del Espíritu Santo. También éstas simbolizan ser portadoras de mensajes. En este sentido tengo que recordar que después del diluvio universal Noé soltó una paloma, la cual regresó en un principio al arca sin nada, señal de que la tierra seguía inundada y cuando la soltó posteriormente regresó con una ramita de olivo, lo que indicaba que ya se podía salir del arca. Recordemos que antes de la paloma soltó un cuervo, el cual no regresó porque se supone que se quedó comiendo carne muerta, y esto me da pie para indicar que los cuervos y buitres representan aves de mal agüero.

 

Asimismo, las aves de rapiña, por ejemplo la urraca, simbolizan avaricia y también robos.

 

La lechuza, que J. K. Rowling la utiliza en las distintas entregas de Harry Potter como correo, simboliza precisamente un mensajero, pero también a consecuencia de los distintos cuentos y leyendas que circulan popularmente, como se bebe el aceite puede simbolizar succión, aunque en la realidad no es un animal maléfico de ninguna manera.

 

En general, el mundo de las aves es, desde un punto de vista semiótico, extraordinariamente interesante. Hay personas que sueñan con pajarracos, como dicen ellas, o pájaros negros que parecen que traen mala suerte y lo que sí es cierto es que éstos sí suelen simbolizar alguna adversidad o algún escollo.

Una de las aves más simbólicas y más importantes es la mitológica ave fénix, que resurge inesperadamente y con la que sueña muy poca gente, pero últimamente está muy de moda, sobre todo en la literatura infantil (Harry Potter y la Orden del Fénix…). Para J. K. Rowling, no podía ser de otra forma, el ave fénix tiene un sentido positivo. Personalmente conozco un niño, es prácticamente un adolescente, que en uno de sus sueños, que más adelante relataré sí ha visto el ave fénix.

 

Como viene siendo costumbre procedo a ilustrar todo lo que ya he comentado en este apartado con ejemplos oníricos.

 

Ejemplo

 

Una señora que cuida a su madre, la cual se encuentra en un estado avanzado, prácticamente terminal de Alzehimer, sueña con reiteración lo siguiente:

 

<<Sueño que cuando sacudo las alfombras de los diferentes dormitorios, a través de las ventanas o balcones, entra un pajarraco negro que me asusta. Los niños y yo perseguimos al pájaro por toda la casa con la intención de espantarle y si es posible, arrojarle a la calle. El animal que es de grandes dimensiones, intenta picarnos y no se va fácilmente. Tenemos que emplear los palos de las escobas para que el animal salga de la vivienda, pero no hay forma, porque su vuelo es ágil y rápido y no nos es posible. Mi madre se levanta de su cama y es la única capaz de ahuyentarlo>>

 

Interpretación

 

La claridad del episodio onírico creo que hace muy fácil su interpretación. No obstante, diré que el pájaro negro es símbolo de mal agüero, en este caso de la muerte, y es la propia enferma (la madre), quien en realidad no puede moverse, la que en el sueño expulsa al ave fuera de su casa. En un sentido más profundo, es que la enferma resiste la evolución inexorable de su enfermedad luchando con su propia muerte, que por cierto era inminente.

 

Ejemplo

 

Una señora de 90 años me cuenta que en la guerra civil española soñó lo siguiente:

 

<<Soñé que mi novio que estaba en el frente, tenía algún tipo de comunicación telepática conmigo, y yo tenía el presentimiento de que se hallaba en grave peligro. En otra secuencia del sueño, sin poder precisar si era por la tarde o por la mañana, me hallaba en el patio de mi casa haciendo punto y he aquí que veía una bandada de gaviotas que cruzaba a muchos metros de altura el espacio donde yo me encontraba, pero una de ellas se quedaba revoloteando por mi entorno y luego desaparecía>>

 

Interpretación

 

A los pocos días de haber soñado esto, recibí una carta de mi novio en la que me anunciaba que en breve vendría con permiso. En un sentido más profundo o más latente, el sueño es una manifestación del peligro efectivo en el que está el novio de la señora y que ella presiente, y las aves, en este caso las gaviotas, simbolizan un mensaje de esperanza, en el sentido de que el novio está sano y salvo. Este mensaje se reitera de manera clara con la gaviota que queda rezagada de sus compañeras, la cual apartándose del grupo revolotea sobre el entorno de la señora que nos ocupa.

 

Ejemplo

 

Un joven se examina para la obtención del carnet de conducir y un día antes de examinarse tiene el siguiente sueño que nos relata:

 

<< Era al atardecer. Iba en bicicleta recorriendo la distancia entre el lugar de trabajo y mi domicilio, situado en una localidad distinta pero próxima entre sí. De pronto observé con sorpresa, que un águila de gran tamaño sobrevolaba por encima de mí, siguiendo justamente la trayectoria que yo hacía en bicicleta hasta llegar a mi domicilio, momento en el que me desperté con gran rabia por cierto, porque el águila me daba gran tranquilidad y paz y parece como si me sirviera de escolta o algo parecido>>

 

Interpretación

 

Tras intercambiar algunas impresiones con el soñante, la interpretación tiene dos partes perfectamente claras y bien delimitadas.

 

a) La bicicleta es un vehículo de dos ruedas aparentemente inestable. Profundizando un poco en el significado onírico de este caso, este vehículo simboliza la inestabilidad, pero no me refiero a la física, sino a la inestabilidad psicológica, puesto que él se encuentra algo nervioso porque va a someterse a una prueba de aptitud para la obtención del carnet de conducir, y no puede sustraerse a un estado anímico de cierto nerviosismo.

 

b) No obstante, domina la materia objeto del examen y el águila que le acompaña sobrevolando por encima de él, representa el “¡No temas que aprobarás!”, es decir, es un elemento de  protección y seguridad. En la introducción de este apartado he indicado que el águila es un elemento que simboliza poder, pues bien, en este caso, hace referencia al poder personal.

 

Ejemplo

 

Sueño personal del autor, que siendo un niño, mientras se hallaba de vacaciones de verano en el pueblo de su madre, soñó lo siguiente:

 

<<Era por la noche y me encontraba leyendo, creo que algún cuento, en la calle y más concretamente en la puerta de casa de mi abuela. Una lechuza merodeaba cerca de allí, con su sonido característico: shshshshshshs. A mí me daba miedo porque la notaba muy cerca. Podía oír perfectamente el sonido de sus alas al descender y elevarse. Creo que no llegaba a tocar el suelo pero no dejaba de molestarme. Tan pronto se acercaba, tan pronto se alejaba. Tengo que reconocer que cuando se aproximaba mucho sentía pavor. En el sueño, naturalmente, sentí cómo se volcaba algo, así como una cazuela, o un recipiente parecido y di un salto, porque pensaba que era la lechuza, pero resultó ser un perro que debió tirar un cubo, cuyo ruido me despertó>>

 

Interpretación

 

Yo he sido un niño al que mi abuela y mis tíos le han asustado mucho de pequeño y por supuesto eso es algo que deja huella y marca hasta edades bien avanzadas, prácticamente hasta la adolescencia. También he sido un niño tremendamente inquieto y la curiosidad por todo ha sido siempre un estímulo en mi vida. En este caso la lectura, aunque sea desde un punto de vista onírico lo deja bien claro, pero hay estímulos desagradables como es el susto y el miedo y me contaban historias en la que la lechuza se bebía el aceite de las lámparas e incluso podía llevarse a los niños. En este sentido particular, la lechuza representa el que algo o alguien te puede coger. En ese momento yo nunca había visto una lechuza, y en el sueño además se produce un estímulo externo, cual es el que un perro vuelca un cubo cuyo ruido me despierta.

 

Ejemplo

 

Un hombre soltero de 35 años me relata el siguiente sueño:

 

<<Sueño que estoy internado en una cárcel. El tedio y la tristeza me abruman extraordinaria y negativamente. No sé por qué me encuentro en estado de prisión. Aunque curiosamente en el sueño no estoy en ninguna celda ni nada por el estilo, pero sí estoy recluido en un edificio con patios muy grandes y con mucha más gente que yo. Una noche en la que estoy solo paseando por el patio observo que una paloma vuela ininterrumpidamente dando vueltas a mi alrededor. No sé cómo ha entrado ni de dónde procede, porque en la cárcel o donde sea no existen ni palomas ni ave alguna. Cuando subo al dormitorio a acostarme, veo que a través de la ventana la paloma sigue volando por el patio. De pronto me llaman por teléfono y pienso que es de la dirección del establecimiento, aunque no puedo asegurarlo, y me dicen que no hay cargos contra mí y que mañana me pondrán en libertad. La paloma ha desaparecido del patio en el que paseaba y me despierto con cierta angustia>>

 

Interpretación

 

El sujeto de nuestra historia onírica en la realidad se halla internado en un hospital donde se está curando de una tuberculosis pulmonar, por lo que la cárcel es símbolo del hospital y en un sentido más profundo, de su propia enfermedad. Hay un símil entre el símbolo onírico de la cárcel = enfermedad = hospital, con la Torre, figura del Tarot = enfermedad = hospital, aunque esta figura tiene más símbolos. La paloma es un símbolo de esperanza, y desde luego el vuelo de la paloma es el deseo de remontar esa situación. La soledad de la noche y su paseo por el patio es todo un síntoma de reflexión profunda como consecuencia de la enfermedad que le aqueja y de su circunstancia. Y sin duda, no es un mal sueño, porque en el momento de soñar esto su enfermedad está prácticamente curada y él se halla próximo a abandonar el establecimiento en el que está encerrado. En otras palabras, su enfermedad le limita, le postra, le recluye (la cárcel); la paloma es una forma de libertad, de vuelo, de remontar una desagradable situación, es la curación, es la sanación. Es la no limitación. Él sueña con algo que fue y está dejando de ser, prácticamente ha dejado de ser. En este caso el pasado inmediato y reciente se ha manifestado en su inconsciente oníricamente.

 

 

 

Ejemplo

 

Coincidiendo con las fiestas de su pueblo, una joven embarazada nos refiere el siguiente sueño:

 

<<Íbamos a la salve, que es una especie de función religiosa en la que participa todo el mundo. Me hallaba en las primeras filas de la iglesia, y me sentía bastante incómoda porque tenía como ansiedad. Todas las luces estaban encendidas y hacía mucho calor. A la mitad de la ceremonia aproximadamente, apareció en la iglesia una cigüeña volando a baja altura. El animal estaba nervioso y quería elevarse pero no podía lograr su propósito. Después de dar varias vueltas, desapareció saliendo a la calle. Reconozco que me dio miedo, pero la ceremonia siguió sin más. Al finalizar, cuando salimos de la iglesia, me encontré a la misma cigüeña intentando volar, pero no podía. Daba la sensación que estaba herida. Sentía angustia de ver al animal que parecía moribundo. He de indicar que el calor que sentía en la iglesia no me abandonaba. La ansiedad tampoco. Es más, pienso que aumentaba al ver al ave en esas condiciones, y me desperté sudando y angustiada>>

 

Interpretación

 

Este sueño, aunque tiene su interpretación que ahora veremos, fue una auténtica premonición que se cumplió con precisión, pues la joven, a los pocos días abortaba. Hasta ahí la premonición.

 

En la interpretación propiamente dicha, la iglesia constituye un elemento simbólico sexual, es ella misma. Comprenderemos mejor lo que indico diciendo que la joven que nos ocupa tenía un conflicto matrimonial como consecuencia de tener un amante y pensaba separarse y así lo hizo de su cónyuge. El embarazo además era extraordinariamente incómodo y dificultoso. Los disgustos que generó el conflicto fue una dificultad adicional que naturalmente somatizó. La cigüeña que apenas podía volar, es precisamente el símbolo de esa dificultad añadida, que hizo que la gestación no tuviera posibilidad de prosperar. La ceremonia religiosa, coincidente con las fiestas del pueblo, es un elemento manifiesto, es como la tramoya que sirve para montar el sueño. El calor que siente la soñante, no es ni más ni menos que un desperdicio energético derivado del problema en cuestión.

 

Ejemplo

 

Trataremos a continuación otro sueño de cigüeña con signo totalmente distinto. Es de un niño de nueve años que sueña, según me cuenta su padre, lo siguiente:

 

<<Estaba jugando con una pelota en el patio de su casa y vio volar una cigüeña con gran majestuosidad, la cual se paró en el aire, encima de él, a bastante altura. La cigüeña se sostenía en el aire y él estaba maravillado porque consideraba que eso era un hecho insólito. Después la cigüeña tomó más altura y desapareció>>

 

Interpretación

 

El niño era por aquel entonces, hijo único y su madre en ese momento estaba en estado de gestación. Lógicamente se hablaba del futuro y feliz acontecimiento. El niño evidentemente sabía que su hermano no vendría a través de la cigüeña, pero los cuentos en este sentido han dado origen a una serie de episodios fantásticos que se han contado a los niños cuando eran pequeños y por supuesto la cigüeña simboliza en este caso la feliz nueva. La parada del ave encima del patio de su casa es bastante elocuente y el jugar a la pelota forma parte del contenido manifiesto del sueño y es algo típico de su edad. Además, el niño en la vida real es muy aficionado al fútbol.

 

 

 

Ejemplo

 

Este sueño ocurre en un pueblo de la costa sur atlántica y pertenece a un hombre joven.

 

<<Soñé que estaba soñando. Estaba lloviendo toda la noche, circunstancia que era real aunque yo la estaba soñando. Como trabajo en la mar, teníamos que salir de madrugada y en mi sueño, que era por la noche, las gaviotas no dejaban de emitir su sonido, el cual iba aumentando progresivamente, y hacía que me despertara. Cuando realmente lo hice, no se oía nada más que la lluvia y cuando nuevamente concilié el sueño, éste volvió a repetirse, llegando incluso a ser como una pesadilla, hasta que definitivamente desperté para ir a trabajar. Cuando llegué al muelle, el temporal nos había destrozado absolutamente todo, no sólo la barca sino también las artes de pesca, por lo que no hubo posibilidad de hacerse a la mar>>

 

Interpretación

 

Aquí huelga la interpretación porque el sueño no es ni más ni menos que un aldabonazo que el inconsciente nos transmite, porque la lluvia que es un estímulo externo y contenido manifiesto que compone el sueño y que incluso le sirve de armazón al mismo, está avisando en la realidad y también en el sueño de las dificultades que existen para poder cumplir la labor pocas horas después. El ruido de las gaviotas que repiquetea sin cesar, es un símbolo claro de condiciones poco favorables y una asociación indiscutible, a mi juicio, de su profesión con y en la mar. Pero como el inconsciente es sabio, sueña que “sueña” y cuando va a trabajar se encuentra con la dura realidad que precisamente no les permite faenar.

 

Ejemplo

 

Voy a relatar un sueño que tuvo un cazador la víspera de salir de caza y que constituye todo un símbolo y un síntoma de lo que puede pasarles a estas personas. Muchos lo saben, pero para el que no lo sepa tengo que decir que la caza es una afición extraordinariamente dura porque hay que estar físicamente muy en forma ya que entre otras cosas hay que andar mucho. Puede que sea una aventura apasionante como dicen ellos, pero desde luego se realiza en condiciones de extrema dureza.

 

<<Estaba en el campo intentando cazar un jabato. El animal, que tenía una gran ferocidad, al menos aparentemente, era difícil de capturar porque desaparecía inexplicablemente. Y de pronto volvía a aparecer. Cuando desaparecía, surgían bandadas de cuervos o de buitres. Y cuando éstos cruzaban el espacio donde nos encontrábamos, volvía a reaparecer el jabato. En ese momento los perros, salían tras la pieza hasta que el animal objeto de persecución volvía a desparecer, momento en el que resurgían las bandadas de cuervos y buitres. El sueño se repitió dos o tres veces a lo largo de la noche y la última vez, apareció una serpiente rara que tuvo una pelea importante con uno de los perros. Los demás canes rehuyeron la pelea con el reptil y en esa secuencia del sueño, me desperté. Ciertamente el sueño me dio mucho que pensar, pero en definitiva, me pareció algo lógico, teniendo en cuenta dos circunstancias que considero importantes: 1) que al día siguiente íbamos a cazar y 2) que el lugar de la caza era nuevo para nosotros. Por tanto al haberme retirado a descansar pensando en estas circunstancias me pareció de lo más natural haber tenido este sueño, que ya he dicho, se repitió varias veces>>

 

Interpretación

 

Los cuervos y los buitres son aves carroñeras y a la vez son símbolo de muerte. Todo el mundo sabe que dichas aves se alimentan de cadáveres. En principio, parece que se comían a la pieza objeto de caza, pero esto no cuadra porque el animal a cazar no moría sino que desaparecía y tuvo que suceder un hecho real, que aparentemente no tiene que ver con el sueño pero que sí tiene una conexión con este episodio onírico y es que en la persecución que los perros tuvieron, no con uno, sino con varios jabatos, efectivamente uno de ellos fue mordido en la cabeza por una víbora. El animal sufrió una hinchazón en la cabeza, de tal modo que parecía un monstruo y llegó a morir. Huelga volver a explicar los símbolos de los cuervos y los buitres, la aparición de la serpiente en el relato onírico, etc.

 

Ejemplo

 

Anteriormente ya hicimos referencia al ave fantástica y mítica, el ave fénix, y sobre la cual voy a relatar el siguiente sueño que ya anticipo. Aquí se ve cómo la imaginación es capaz de llevar al inconsciente algo que sólo existe en ficción.

 

Un niño de 13 años cuenta:

 

<<Sueño que vamos de excursión con el colegio. Mis amigos y yo, que somos cuatro, nos introducimos en una cueva, que como todas, estaba llena de galerías por las cuales nos perdimos. Resultaba muy angustioso estar dando vueltas y más vueltas sin encontrar la salida. A veces, dentro de la cueva, donde el terreno era muy accidentado, bajábamos a mayor profundidad y a veces subíamos. Y cuando parecía que íbamos a encontrar la salida, había siempre algún impedimento como una pared, un pozo, un gran lago… De pronto, cuando practicábamos dentro de la misma cueva una ascensión del terreno y habíamos perdido toda esperanza, apareció un ave fénix, la cual nos guió hasta la salida, que por cierto, habíamos pasado por allí varias veces pero no nos habíamos dado cuenta de ella porque se encontraba escondida>>

 

Interpretación

 

Este sueño está motivado por una lectura de la que he hecho mención al principio de este apartado, pero en él, subyacen distintas cuestiones.

 

1) Se trata de un niño extraordinariamente inteligente y con una rica imaginación.

2) El sueño está tomado de una lectura, que está muy de moda.

3) El ave fénix no existe en la realidad pero sirve para arreglar un conflicto, y el sueño, por supuesto, lo utiliza.

4) La edad del niño es crucial y está en un momento de preguntas, de muchos “por qué”. Esto implica que: a) es un púber; b) está en un momento de encrucijada intelectual; c) está clarísimo que la cueva es su inconsciente y que los líos, tanto fantásticos como reales, en los que se mete son evidentes. Y como de momento, debido a su edad y todavía a su escasa formación intelectual, no encuentra salida a esos “por qué”, se angustia y busca la escapatoria en algo que ha leído, siendo el ave fénix en este caso la que le saca del atolladero que se refleja y manifiesta en su inconsciente de manera onírica.

 

VESTIDOS Y ROPA EN GENERAL

 

Según nos dice el génesis, cuando Eva comió la manzana del árbol de la ciencia del bien y del mal, es decir, del árbol de la sabiduría, descubrieron que estaban desnudos y parece que les dio vergüenza. Seguro que antes de comer la manzana ya estaban desnudos, pero esta situación entonces no importaba por que se desconocía, eran inocentes e ignorantes. Teniendo en cuenta, a mi modo de ver, que la Biblia tiene mucho de didáctico y pedagógico, la cuestión está clara, cuanto más conocemos, más libres somos, pero la libertad tiene a veces un altísimo precio. Pero la desnudez no sólo implica eso, implica defensa baja, tanto física como psíquica; es pobreza, indigencia, falta de recursos técnicos, intelectuales y por qué no, es un símbolo sexual como veremos. También la desnudez significa verdad. Habremos oído muchas veces hablar en este sentido: “hablemos a calzón quitado”, “voy a desnudarme ante ti”, “le han dejado con el culo al aire”, etc. He aquí pues, unos conceptos como: vestido, ropa, desnudo, en cueros, que simbólica y metafóricamente tienen contenidos muy densos y por tanto dan mucho de sí.

 

Contrariamente, la ropa de vestir tiene un significado de protección, cobertura, valga la redundancia arropamiento, no sólo físico sino psicológico y metafísico. Hablamos de símbolos en su sentido más amplio y profundo. Teniendo en cuenta que obviamente, unos pantalones tienen una consideración distinta a la de un vestido o un traje de chaqueta de señora, enmarcando cada prenda en su contexto y también en su cultura, porque en occidente por ejemplo, las túnicas, kimonos… no se usan, pero su consideración a mi juicio es bastante amplia y genérica, y hablo siempre de consideración simbólica.

 

Hay prendas que tienen una interpretación más restringida y específica, como son la ropa interior, cuyo símbolo es generalmente sexual y las prendas de calzado que significan protección, medio para caminar y el camino en este sentido tiene aquí implicaciones no sólo físicas sino también psicológicas, metafísicas, espirituales, etc. Los zapatos de tacón, bajo mi punto de vista y salvo excepciones muy concretas, tienen una simbolización claramente sexual. Y resulta curioso que las personas que los usan no tienen conciencia de este hecho, pero ya he dicho con reiteración que el inconsciente es sabio.

 

Los trajes masculinos tienen una importancia singular y dan un sentido manifiesto de buena apariencia, incluso de ostentosa representación y de modo latente o profundo pueden significar, o bien riqueza intelectual, espiritual, psicológica, etc. de acuerdo con el contexto en el que nos movamos o de que se trate, o bien fastuosidad, jactancia, petulancia, etc. Lo mismo puede decirse de las vestiduras lujosas femeninas. Los colores, de los que ya hemos hablado anteriormente, en las prendas de vestir juegan obviamente un papel simbólico de preeminente y singular importancia.

 

No pretendo, de ningún modo, extenderme de manera excesiva en los ejemplos que a continuación expondré para una mejor ilustración, para no hacer interminable el apartado y no aburrir excesivamente, por ello, sí me estoy extendiendo en los prolegómenos de dicha sección para explicar convenientemente y con el suficiente detalle, el amplio espectro simbólico de las prendas de vestir y calzar de los sueños en los que éstas aparezcan. No es lo mismo, y por tanto sus significados son distintos, llevar puestas unas zapatillas de deporte que unas botas. En mi trabajo de campo también he podido observar que son muchísimas las personas que nunca sueñan con prendas de vestir. Sólo aquéllas que poseen una imaginación muy rica tienen secuencias oníricas donde el color y las prendas de vestir, entre otras, pueden aparecer y aparecen de manera profusa. Otro objeto que puede utilizarse y se utiliza en los sueños son las gafas o lentes así como prismáticos o gemelos y obviamente, no sólo hacen referencia o simbolizan visión física, sino también captación o detección psicológica, metafísica, espiritual e incluso extrasensorial. Intentaré ejemplificar convenientemente para ilustrar esta preliminar exposición.

 

Por último me gustaría añadir algo que me parece de sumo interés. Ya hemos visto con anterioridad que el agua simboliza el sentimiento, la emoción, incluso la libido y la vida según el contexto en el que nos movamos. Pues bien, los chubasqueros, impermeables, gabardinas, etc. y también los paraguas son claros exponentes simbólicos de situaciones que tienen mucho que ver con este aspecto. Es más, el paraguas tiene también un componente simbólico sexual muy claro porque para situaciones embarazosas o crea escenarios íntimamente relacionados con hechos sentimentales y/o libidinosos.

 

 

 

Ejemplo

 

Un señor de cierta edad me cuenta el siguiente sueño:

 

<<Sueño que me dirijo a presenciar un espectáculo musical, concretamente un concierto de música de cámara. Voy bien vestido, con traje y corbata y como el día es gris porto un paraguas grande. La lluvia es fina y cae ininterrumpidamente. Creo que llego tarde y como el tiempo no favorece, el transporte por la ciudad no es bueno. En la sala donde va a tener lugar el concierto, me esperan otros amigos y voy a conocer a una señora más joven que yo, lo que hace que el llegar tarde me exaspere ciertamente, pero es una situación que no puedo evitar. Cuando me aproximo a la puerta del auditorio, me encuentro con que hay una serie de personas, muchas con sus paraguas abiertos, que impiden el paso, porque nadie es capaz de apartarse o de cerrar el paraguas. Mis amigos o no han llegado aún o están ya dentro. Creo que ya están dentro porque yo he llegado tarde. Estoy un poco nervioso porque la expectativa de conocer a una mujer, y más joven que yo, no deja de excitarme. Intento, no sé por qué, abrirme paso con mi paraguas cerrado, pero no hay forma y en este maremagnum de personas, paraguas y lluvia, me despierto, aunque no del todo, ya que deseo seguir soñando para consumar la acción de conocer a esta persona. Sin embargo, lo más que consigo es oír la música que se está interpretando en el interior del recinto. El portero me impide el paso y me dice: “no puede Ud. entrar hasta que no finalice la obra que se está interpretando”. La rabia y la decepción me invaden y en ese momento sí que me despierto completamente>>

 

Interpretación

 

Este sueño es una especie de red tupida que como la mayoría de los episodios oníricos, si no se conocen los antecedentes y otras cuestiones concernientes al soñante, es difícil de interpretar. Pero quien sueña facilita datos que nos proporcionan claves para poder llegar a conclusiones claras.

 

1) Se trata de un señor de brillante posición socioeconómica, por tanto su atuendo refleja perfectamente esta realidad.

2) Está casado. Es padre de familia numerosa. De profundas convicciones religiosas.

3) Tiene una amante a la que en la vida real hace tiempo que no ve y por tanto no tiene contacto físico con ella.

4) El día en el que previsiblemente podrían verse, da la casualidad que él tiene una reunión de negocios de suma importancia. No obstante, dice a su amante por teléfono que en el momento que finalice la reunión irá a buscarla. La sesión de trabajo se prolonga más de lo debido y hay una imposibilidad real de poder cumplir con la cita.

5) Su excitación, nerviosismo y decepción son evidentes. La lluvia en este caso, simboliza el impedimento en forma de sentimiento negativo, decepcionante y de impotencia. El día es gris, esto lo dice todo.

 

El paraguas es un claro símbolo de sexualidad y también de virilidad. Él intenta abrirse paso pero por unos minutos no llega. Está a punto de verse con la persona con la que ha quedado, pero es infructuoso. La música que se escucha desde fuera del recinto, es una insatisfacción por un deseo no conseguido. El portero es la barrera que representa el tiempo, es decir, la tardanza por las razones ya expuestas que ha hecho imposible la cita. Y a mi modo de ver el sueño no tiene más. Es curioso cómo el inconsciente construye una trama, una urdimbre complicadísima de algo que ha sucedido realmente en la vigilia y que necesita descargar con imperiosa necesidad, porque sólo él y su conciencia, lo saben.

 

 

 

 

 

Ejemplo

 

Una señora que está en la frontera de los cuarenta me relata lo siguiente:

 

<<Sueño con cierta reiteración que pierdo un zapato e incluso ambos zapatos. El último sueño que he tenido en relación con este tema es el siguiente: Estoy en unos grandes y conocidos almacenes y siguiendo las indicaciones de mi masajista, hace tiempo que llevo zapato plano. El caso es que cuando estaba en estos almacenes quería comprarme distintos objetos de ropa de vestir y no me decidía por nada concreto porque me gustaba todo. Curiosamente en mi deambular por el establecimiento observaba con sorpresa y estupefacción que los zapatos me crecían inexplicablemente, es decir, me estaban cada vez más holgados. Yo continuaba buscando lo que quería cuando una dependienta me dijo: “Señora, se hace tarde, tendremos que cerrar”. Yo le dije: “Por favor, déjenme un poco más de tiempo, como ya estoy dentro no importará demasiado” y creo que la señorita no me contestó. De pronto el comercio comenzó a apagarse, sus luces se hicieron más tenues y la dependencia empezó a recoger. Yo ya casi iba arrastrando los pies, porque los zapatos se habían hecho grandísimos. De pronto e inesperadamente, sin saber cómo, me encontré en la calle descalza. Quería pasar a la tienda a buscar mis zapatos pero estaba cerrada y ya no era posible. Tenía que volver a mi casa descalza, no podía concebirlo, y así me desperté, sudando y llena de angustia>>

 

Interpretación

 

He aquí un caso bien patente de inseguridad y de persona despistada, y ese despiste es un producto consecuencia de su inseguridad. Me explico. La señora  es una persona extraordinariamente inteligente, pero nada lista, nada práctica, nada operativa. Es la inconstancia personificada. Le cuesta mucho terminar lo que empieza y como es una gran despistada todo se lo deja en el camino. Por otra parte, como es muy insegura, piensa que todo le viene grande, y realmente es así, pero no porque no pueda manejar las situaciones sino porque piensa que no las puede manejar, que es distinto. Es decir, estamos ante un complejo. Complejo significa complicación y esa complicación la genera ella misma. Los grandes almacenes simbolizan la vida misma. Las compras son sus planes, sus necesidades, sus rumbos vitales, pero ella no sabe bien ni lo que quiere ni dónde va. El tiempo, que es algo que ha inventado el ser humano básicamente para medir, va pasando aunque sea convencionalmente y ella se entretiene demasiado pensando qué camino debe tomar. Sus zapatos son sus medios, sus instrumentos que le sirven para moverse, para evolucionar, y ella no los aprovecha convenientemente, que en definitiva, son sus talentos, sus recursos, hasta el punto de que se les hace grandes y los pierde. Diríamos que no separa el grano de la paja y naturalmente éste se pierde en la paja. No se puede ser, permítaseme la expresión, un burro cargado de conocimientos si esos conocimientos no somos capaces de asimilarlos y de materializarlos, de modo que nos sean útiles y prácticos. Por tanto, hay que pisar bien y no pisar en el vacío; necesitamos no perder los zapatos que nos llevarán por los distintos caminos que la vida nos plantea de acuerdo con las necesidades que cada momento nos demande.

 

Ejemplo

 

Sueño del autor:

 

<<Soñé que estaba fuera de mi casa. Había ido a un congreso de yoga, aunque no sé la localidad exacta en que se celebraba. Sí sé que era en el norte de Europa. Cuando salimos a la calle para tomar un refresco entre sesión y sesión, estaba lloviznando y el suelo tenía un firme muy resbaladizo porque caía como agua-nieve. Iba acompañado de mi sobrina, que no sólo era mi guía sino mi traductora. Después de la sesión matinal, por alguna razón se suspendió el trabajo de tarde, lo que aprovechamos para visitar la ciudad y realizar algunas compras. En realidad las compras las hizo ella, yo no. Por la noche, al llegar a la habitación del hotel comencé a desvestirme y ¡sorpresa!, no acababa de despojarme de todas las prendas porque sobre todo los jerséis nunca se acababan. Al principio pensé que me había abrigado excesivamente pero en realidad no había traído tanta ropa en la maleta. Comencé a agobiarme un poco puesto que ¿cómo era posible que a medida que me iba desnudando seguía teniendo más atuendo? Comencé a ponerme nervioso y pensé que, o me quitaba mal la ropa, cosa que descarté inmediatamente, o que los yoguis del congreso me habían hecho algún embrujo especial. Pero esto era raro porque en el yoga no hay magia, por tanto no era posible. No obstante, los jerséis superpuestos se multiplicaban y parece como si crecieran. Creo que medio me desperté y al volver a conciliar el sueño, la temática onírica se repetía sin cesar, hasta que el despertador puso orden en mi mente ya clara, serena y despejada>>

 

Interpretación

 

Resulta que el sueño que es aparentemente complejo, tiene una interpretación muy sencilla. Existen varios elementos que concurren en el tema onírico y que nos van a ayudar a interpretarlo.

 

1) Asociación, pura asociación. En la realidad yo había acudido a un congreso relacionado con el trabajo en Viena, ciudad centroeuropea, de clima extraordinariamente frío en invierno. Había nevado, estaba lloviendo y el suelo patinaba, por lo que para andar teníamos que ayudarnos de un bastón.

 

2) Desplazamiento. Habíamos estado unos días antes en una ciudad nórdica.

 

3) Asistí días antes también, a un congreso de yoga donde en una de las sesiones, en la parte introductoria a los ejercicios mentales Radja yoga, se nos había hecho hincapié por parte del ponente, en que el desapego era y es esencial para ser un buen iniciado en esta filosofía de vida.

 

Hay dos elementos en el sueño que a mi modo de ver son esenciales. Lo resbaladizo del tema, el apego y su dificultad y por otra parte, la gran coraza que tenemos, arduo de despojarse de ella para afrontar la realidad del ser profundo. Porque ¿qué es la personalidad? A mi entender, es ni más ni menos, el papel que interpretamos en el gran teatro del mundo, donde nos proyectamos, pero nadie conoce nuestra auténtica intimidad, nuestra esencia, nuestro ser, ni tan siquiera nosotros. No olvidemos que persona en griego significa máscara y es que cuando hacemos un viaje a nuestro interior es absolutamente necesario que nos despersonalicemos para encontrar el ser.

 

Ejemplo

 

Una persona joven nos cuenta el siguiente sueño:

 

<<Sueño frecuentemente que voy desnudo o en calzoncillos pero no con intención exhibicionista sino de manera natural. A veces, me doy cuenta y me muero de vergüenza, pero en otras ocasiones me parece natural. De modo que así no puedo ir en un vehículo público, ni sentarme al lado de una señora sin que exista ninguna excitación de tipo sexual, incluso trabajar en la oficina. Es curioso porque cuando salgo de mi casa me hallo totalmente vestido>>

 

Interpretación

 

Es aparentemente difícil poder llegar a una conclusión que permita arrojar alguna luz a la hora de interpretar, por lo que se hace preciso tener una larga conversación con nuestro soñante y de ella se desprende que, en mi opinión no hay ningún componente sexual. Tampoco es una persona enferma desde el punto de vista fisiológico, ello explicaría la temática onírica, pero sí hay un componente psicológico importante y es que esta persona es excesivamente tímida como consecuencia de un complejo de inferioridad, fijación en una etapa temprana de su vida. Es miembro de familia numerosa y los reproches y humillaciones de su padre y de alguno de sus hermanos han hecho mella en él y le han marcado de manera extraordinaria, condicionando, en cierto modo su vida psíquica, ya que no se atreve por ejemplo, a formular sus juicios y opiniones en presencia de dos o más personas. En el trabajo se limita a ser un autómata. No tiene ninguna iniciativa, no se realiza. En cambio sí ha sabido formar una familia dentro de unos elementos y componentes muy armónicos y es su auténtico refugio, por ello cuando llega a su casa su desnudez desaparece. Es decir, que su desnudez está motivada por su complejo de inferioridad al que antes me he referido, que hace que sus defensas psicológicas, y por supuesto su autoestima, estén alarmantemente bajas. Concluiré diciendo que es una persona muy inteligente y por tanto, este problema le atormenta.

 

Ejemplo

 

Relato a continuación un sueño que es de signo diferente, en el que la desnudez juega un papel importante también. Se trata de un varón joven con una gran actividad sexual.

 

<<Este hombre soñaba con la desnudez como temática obsesiva, pero cuando se veía en tal situación le daba mucha vergüenza y a veces tenía erecciones e incluso eyaculaciones. Por cierto cuando se producía una eyaculación, se despertaba. Ésta era real. Su desnudez podía manifestarse en cualquier parte, pero de manera preeminente o básica, se hallaba desnudo o en medios de transporte colectivo o en la playa. Por supuesto que en su trabajo también. El tema llegó a ser tan intenso que decidió ir a un psiquiatra el cual le prescribió tratamiento psicológico>>

 

Interpretación

 

En este caso el sueño presenta poca dificultad para su interpretación. Se trata de una persona de actividad sexual intensa pero solitaria, con poco o ningún contacto con otras personas, también muy tímido y con un complejo de castración muy importante que es consecuencia de una enfermedad que contrajo en su infancia-adolescencia y que afectó gravemente su vida produciéndole una fijación, que por supuesto no ha superado, por lo que aquí su desnudez tiene un doble sentido:

 

a) Fuerte actividad sexual solitaria y por tanto sin ninguna proyección y sin realización “plena”.

 

b) Secuela de su enfermedad que le crea el ya referido complejo de castración y su posterior fijación.

 

Ejemplo

 

Una señora cuya edad oscila entre 50 y 60 años, de estado civil viuda, nos relata el siguiente sueño:

 

<<Estoy en una cafetería con mis amigas y cuando nos despedimos observo que hay algo que no sé definir bien y que  echo de menos, pero no sé exactamente qué es. El caso es que en el trayecto que media entre la cafetería y mi domicilio no dejo de pensar que hay algo que no encaja, pero no sé de qué se trata. Cuando llego a casa me doy cuenta de que me he dejado el abrigo pero afortunadamente en los bolsillos de dicha prenda no hay nada. De todas formas el abrigo es muy caro porque es de piel de visón. Regreso en un taxi al establecimiento donde hemos estado y observo con gran pesar que la prenda en cuestión ha desaparecido, nadie la ha visto. Me invade una gran rabia y una gran tristeza porque es una de mis mejores y más queridas prendas de vestir, pero debo darla por perdida porque nadie sabe nada. Me dirijo a unos grandes almacenes para adquirir otro aunque siento un gran vacío porque hace muchos años que ya lo poseía, y cual fue mi sorpresa, que en estos almacenes está expuesto justamente el mismo abrigo que perdí en la cafetería en la que estuve con mis amigas. Yo no decía nada, pero mis ojos fueron directamente al abrigo y el dependiente decía: “mire qué bien huele, señora, mire qué bien huele”. Naturalmente olía a mi perfume y a mi personalidad del que estaba impregnado. No obstante el dependiente me pedía una cantidad, cuya cifra no recuerdo, pero muy superior a la que yo podía pagar. Yo le decía “pero si éste es mi abrigo”, y él respondía “¿cómo que es su abrigo?”. Yo no iba a decirle las circunstancias en que lo había perdido, ni cómo había podido llegar hasta allí, pero no tenía ninguna duda de que era el mío. Y encima sin poder rescatarlo. Yo seguía insistiendo en que era mi abrigo, y él decía “ya sé señora que es el que le viene mejor, pero vale lo que vale. Si Ud. tiene tarjeta de crédito…” y en ese momento me desperté>>

 

Interpretación

 

La señora de nuestro sueño, cuando vivía su esposo, tenía un gran nivel de vida, con gran actividad social que proyectaba a los cuatro vientos y con unas magníficas relaciones sociales a todos los niveles. Al fallecer su marido realizó un acto de ostentación, a mi juicio, cual es el que le amortajó con sus mejores ropas y con sus mejores joyas. Naturalmente es una mujer aparentemente de buena clase social y buen estilo, pero su nivel de vida ha descendido espectacularmente y sus relaciones sociales están disminuyendo de manera extraordinaria. El símbolo de su anterior estatus social, está representado por uno de sus espléndidos abrigos de piel, porque tiene varios. Evidentemente tiene secuelas personales, sociales y de estilo de lo que fue y representó y que en este momento es irrepetible, es decir, lo que fue no puede volver y tratar de conseguir de nuevo lo que se poseía, en todos las órdenes, cuesta mucho dinero, como bien aparece representado en el sueño. El dependiente es su voz interior que le dice que puede adquirirlo con su tarjeta de crédito, es decir, con un crédito personal, financiero y social que ya no posee. Y su despertar es su desilusión, el regreso a su realidad presente. El olor de la prenda en cuestión es la secuela de lo que fue, su reminiscencia, pero nada más.

 

Ejemplo

 

Un varón soltero, cuya edad es algo superior a los 40 años cuenta el siguiente sueño:

 

<<Como trabajo cerca de un río cuando salgo de trabajar, si tengo turno de mañana, suelo ir a pescar. A veces me interno en el agua para realizar mejor mis faenas y justamente con este propósito adquirí unas botas de agua bastante altas pues casi me llegaban a las rodillas. Entendía que podía adentrarme casi hasta la mitad del cauce del río ya que éste no es excesivamente caudaloso y además en aquel momento llevaba poco agua, pues coincidía con un periodo de sequía. Con mis botas puestas intentaba adentrarme en el lecho del río y primero, no pescaba nada,  segundo, en la otra orilla había una chica que me miraba y que conocía bien y tercero, había algo que me desconcertaba profundamente, y es que yo no había calculado con la suficiente precisión la profundidad del agua del río porque a medida que me adentraba, me iba hundiendo, de manera que tenía que retroceder sobre mis pasos. Por tanto decidí vadear el río a ver cuál era la parte más segura. Pero siempre sucedía lo mismo, me hundía en seguida. Por otra parte, en cualquier zona en la que me hallase, siempre estaba la misma chica mirándome al otro lado. Además, el agua que parecía cristalina, cuando se removía a consecuencia de mis pasos, se volvía negra o turbia. Sentí miedo y el mismo miedo, me imagino, hizo que me despertara>>

 

 

Interpretación

 

Se trata de una persona soltera, muy tímida. El río, en este caso significa la libido y el sentimiento, por tanto el sueño tiene un componente sexual y sentimental evidente. La timidez es tan fuerte que se convierte en miedo, pánico a la hora de cruzar la frontera de sus sentimientos y de su sexualidad. Sus botas, que debieran protegerle, no le sirven, y se hunde en el agua y en la arena, porque no consuma el acto que quiere realizar, que es el de tener relación con la fémina que en realidad le espera en la otra orilla. Efectivamente no pesca nada, no realiza su deseo y se hunde en su propio sentimiento, el agua, y en definitiva en la arena, en nada. La arena en este caso es el desierto de su vida sentimental y sexual, pero es que él está tan encogido psicológicamente que no es capaz de nada. La chica que le mira y a la cual en la realidad también conoce, es obviamente el objeto de su deseo. Y aquí la palabra objeto no tiene un ánimo peyorativo, porque quiero decir que es el fin que persigue y que no logra porque él mismo tiene una barrera psicológica de tal magnitud -en este caso también es el río- que deberá quitar o despejar de alguna manera. La negrura y turbiedad de las aguas es parte de esa barrera. Lo ve de color negro, y nunca mejor dicho.

 

 

Ejemplo

 

Una joven nos relata el siguiente sueño:

 

<<Sueño que viajo a una ciudad no conocida. En esa ciudad me encuentro con gente que conozco, gente que habitualmente forma parte de mi entorno social, como mis primos, algunos compañeros de trabajo, etc. Me los encuentro porque voy de compras y aparecen en los distintos comercios que visito, a pesar de que la ciudad no es la mía. El día es gris, desapacible, y tengo frío. Debo comprar una prenda de abrigo que me proteja del destempladísimo clima; mas no lo encuentro porque en unos casos la prenda que busco no existe, y en otros, no hay tallas para mí, o son más pequeñas o son más grandes. Me cruzo con bastante gente y me dicen que cómo es posible que yendo tan abrigada tenga que necesitar más abrigo, pero lo cierto es que tengo mucho frío. Los comercios están cerrando sus puertas, el día finaliza y yo no encuentro lo que iba buscando, que por cierto, no sé si es un chaquetón, un abrigo, una gabardina… Está anocheciendo y comienza a lloviznar. Me siento desprotegida desde el punto de vista de ropa que cubra la necesidad que tengo, por tanto me voy a mi hotel, o al menos quiero ir a él porque en ese momento me despierto, es decir, no llego>>

 

Interpretación

 

Ya lo he dicho con anterioridad, la tarea de interpretar sueños es ciertamente compleja. La joven en cuestión tiene dos problemas básicos que son: una necesidad económica consecuencia de su falta de empleo (hacía un mes que había dejado de percibir el subsidio de paro) y un problema sentimental, ya que ama en silencio a una persona amiga que material y moralmente la está ayudando pero con la que anhela una proximidad más íntima. De todas formas su rumbo en ese sentido, por lo que me ha relatado, es confuso y erróneo, nunca va a conseguir el amor de pareja de la persona amiga y esa equivocación de su rumbo la coloca en un plano, en una ciudad que no es la suya y obviamente no se puede encontrar por más que busque un ajuste de su vida y de su situación, porque su senda, su camino no es el correcto puesto que el sentimiento del otro está lejos del suyo, no hay correspondencia, no hay reciprocidad. De ahí la ciudad indefinida que es una situación equívoca. La ropa que quiere comprar es el abrigo que tanto busca para resolver su situación económica y laboral como sentimental. Prueba de ello es que el día es desapacible, o sea su panorama es oscuro; el comercio cierra, es decir, no encuentra salida a lo que busca; y hay algo que me parece, desde un punto de vista simbólico, extremadamente significativo, como es la llovizna que comienza a producirse al anochecer y que coincide con el cierre del comercio, es decir, el sentimiento de tristeza cuya lluvia y cuyo anochecer le indican de manera clara y manifiesta que tiene que revitalizarse psicológicamente e intentar buscar o examinar otros horizontes, o al menos, refugiarse en su propio yo, o en su propia conciencia que en este caso es el hotel al cual se dirige y que no llega porque se despierta, y en la profundidad de su ser poner en orden sus ideas.

 

 

 

 

 

 

ALIMENTOS

 

El componente alimentos o comida como símbolo, da mucho juego con respecto a la interpretación, y como siempre, depende del contexto del sueño, del escenario, de que el soñante esté o no enfermo orgánica o funcionalmente, incluso desde un punto de vista psíquico o psicológico, por supuesto que es muy importante su situación económica, laboral, social…

 

Hasta tal punto el contenido alimentos es importante, que podría escribir muchísimas páginas explicando e ilustrando con multitud de ejemplos el papel que los alimentos juegan, pero no es éste el propósito porque ya he hecho una síntesis de cómo pueden influir los alimentos con los que se sueña de acuerdo con el estado del que los sueña y lo que importa aquí y ahora es dar algunas pinceladas para una mejor comprensión de lo que ya se ha expuesto.

 

Queda por decir, que el alimento va a definir la situación concreta del soñante, siempre que éste sea sincero y no trate de fabular, y naturalmente, y esto es lo más importante, que se acuerde bien, o al menos, lo mejor posible del sueño en cuestión.

 

Los refranes son verdades a medias y muchas veces no tienen por qué cumplirse. Por ejemplo, el dicho popular de “con quien pan sueña con hambre se levanta” no es siempre verdad.

 

He dicho en la introducción que no soy médico, ni psicólogo, pero que he trabajado el tema con amplitud y profundidad intensiva y exhaustiva como para poder emitir una opinión, que no pretende sentar cátedra, pero que intenta transmitir y divulgar mi propia experiencia personal. Y la persona que sueña que tiene hambre o que está comiendo un plato con apetito o con voracidad puede tratarse, entre otras enfermedades, de un diabético por ejemplo. Ello no significa en absoluto que sea una persona hambrienta y esa actitud o ese estado le haga soñar con comida, con el pan del refrán. Es evidente que el sueño también puede hacer referencia a una persona que tenga un parásito como la tenia o solitaria que es una gran lombriz que existe en el intestino de algunas personas y que se alimenta de manera constante de lo que la persona ingiere, aunque este animal está erradicado en las zonas desarrolladas por la calidad de vida que ha cambiado sustancialmente, pero me consta que todavía se dan casos en el que este parásito molesta.

 

Por último, una persona puede soñar que come mucho porque efectivamente no come. Se ha indicado con anterioridad que los sueños, generalmente obedecen a deseos.

 

Hay que decir también que cuando alguien sueña que la comida que tiene delante presenta un aspecto desagradable, huele mal o quien la va a comer presenta náuseas, estamos generalmente ante alguien que está funcional, orgánica o psíquicamente enfermo.

 

Hay personas que sueñan que comen insectos o reptiles, naturalmente me estoy refiriendo a aquéllas que viven en entornos sociales y culturales donde esta práctica no existe, generalmente suelen tener cierta desazón psíquica y pueden estar al borde de una depresión o pueden sufrirla en el momento de soñarlo.

 

Como ya venimos haciendo, unos cuantos ejemplos clarificarán mejor la exposición de este apartado. Podría echar mano de bibliografía, de diccionarios oníricos, con lo que me ahorraría explicaciones, pero lamentándolo mucho no estoy de acuerdo con las interpretaciones totalmente genéricas de algunos autores, en cuanto a que si hay más o menos prosperidad, existe pobreza, etc. según el sueño de que se trate o el alimento que se coma o se rechace. Por tanto expondré ejemplos y trataré de interpretarlos de acuerdo con mi propia experiencia.

 

Ejemplo

 

<<Un niño que está en la frontera de la adolescencia sueña repetidamente con que come frecuentemente manzanas, mas no todas las que él quisiera porque a veces las ve pero no puede comerlas por alguna razón, como por ejemplo que el árbol donde está es muy alto y no las alcanza, que son transportadas en un camión o sencillamente que las ve en una frutería pero no lleva dinero para comprar una>>

 

Interpretación

 

Hablando con el chaval en cuestión de manera detenida, deduje que el sueño tiene un fuerte componente sexual porque desea vorazmente el cuerpo de una compañera de clase, pero no sabe ni se dan los elementos indispensables para poder copular. Las manzanas podrían simbolizar, a mi juicio, los senos de la niña que además es algo mayor que él.

 

Ejemplo

 

<<Un hombre mayor de 50 años sueña con harta frecuencia que come fuera de casa. No sabe dónde, aunque obviamente es en restaurantes. Lo que ingiere son verdaderos manjares con los que se deleita con placer. Tampoco recuerda quién le acompaña y el número de personas que están con él>>

 

Es curioso porque cuando se despierta de este sueño el hambre o la necesidad de comer continúa.

 

Interpretación

 

La interpretación es extremadamente sencilla y elemental. Esta persona tiene a su juicio, distintas asignaturas pendientes en su vida que evidentemente no va a recuperar de ninguna manera, por lo que no conoce a las personas que le acompañan ya que son aspectos profundos de él mismo. Es por otra parte un señor que por razones laborales, de manera habitual, ha comido fuera de su casa y esto es un contenido manifiesto del sueño así como una asociación. Pero además, el señor que nos ocupa tiene una diabetes mellitus. Creo que el lector sabe que los diabéticos si eliminan bien su azúcar a través de distintas secreciones a veces la eliminan de tal manera que tienen hipoglucemia o déficit de glucosa y se compensa comiendo. Él de todas formas es un gran comedor. Pero evidentemente la enfermedad juega aquí un papel bien preeminente.

Hasta ahora y a lo largo del presente trabajo hemos venido ilustrando la obra con sueños que han estado más o menos codificados o encriptados y donde los símbolos han sido de capital importancia para poder descifrarlos e interpretarlos, y en concreto con los alimentos, que es el apartado que estamos tratando, voy a relatar un sueño donde los símbolos se alternan con la realidad de hechos sucedidos inmediatamente anteriores al episodio onírico en cuestión. Además tiene un ligero condimento de premonición, como vamos a ver.

 

Ejemplo

 

<<Una señora de 35 años aproximadamente sueña que va en un avión a América. Como quiera que el viaje dura más de 12 horas, sirven tres comidas a bordo. La señora, que en realidad come muy poco, en el sueño devora la comida que le dan y además ingiere parte de la comida de uno de sus hijos, los cuales le acompañan en el viaje. El vuelo es bastante accidentado puesto que las turbulencias alternan con las tormentas y no se puede dormir, pero resulta que en el sueño aparece un cuarto servicio de comida a bordo. Ella vuelve a tomar la comida con auténtico apetito. (Es frecuente en los aviones que cuando existe movimiento en el aparato no se sirva comida). Pero en este caso la señora me relata que continúa comiendo y comiendo. Cuando van a alcanzar su destino, el comandante les indica que como consecuencia de una emergencia imprevista, ya que no se sabe si es a bordo o en el aeropuerto de destino, deberán aterrizar antes del final del trayecto por lo que es necesario el desvío. Cuando están descendiendo ella se despierta con pavor porque no se ve la pista del aeropuerto y parece que no van a aterrizar sino a amerizar, por lo que el despertar no puede ser más angustioso>>

 

Interpretación

 

Este episodio onírico tiene tal viveza, tal intensidad, que es la señora quien prácticamente lo interpreta. El sueño tiene lugar dos días antes de un viaje que efectivamente se realiza a un país de Latinoamérica. La señora es de muy poco comer, como ya he dicho, porque padece una hernia de hiato. En el viaje que se celebraría posteriormente, le acompañan en la realidad sus dos hijos. Es una persona a la que el vuelo le infunde pánico. En este caso la comida sí que constituye un símbolo cual es la auténtica ansiedad que le produce viajar en avión, y que compensa con la ingesta de alimentos, aunque previsiblemente, no hubiera cuatro servicios de catering por las condiciones atmosféricas, que éstas, sí tuvieron lugar en el viaje real. Las turbulencias que fueron de menor intensidad que las que se reflejaban en el sueño, pueden ser una mezcolanza de realidad (premonición) y ansiedad y ciertamente, el avión tuvo que desviarse -en la realidad parece que ello se debió a una cuestión de tipo meteorológico y aterrizaron en las Bahamas-. Cuando descendían ella pensaba que iban a amerizar porque el lado del avión que ella ocupaba no le permitía ver bien la pista. Esto sí que fue una realidad por lo que he aquí un rasgo más de la premonición dentro del sueño. Si nos fijamos bien, sólo hay un elemento simbólico, que no es ni más ni menos que el alimento, que ya he dicho que representa la ansiedad de la persona que nos ocupa.

 

Ejemplo

 

Una persona preadolescente, que era bastante golosa, tuvo en la realidad un gran empacho consecuencia de un atracón de dulces. He aquí como su inconsciente lo escribe oníricamente.

 

<<Soñé que comía pasteles y que no me cansaba nunca. Hubo un momento que en que vomitaba, pero yo seguía comiendo. Como no paraba de comer me empezó a doler la tripa y tuve una fuerte colitis. Me desperté con un gran empacho y me dolía la tripa>>

 

Interpretación

 

Ciertamente hay poco que interpretar aquí porque el sueño se produce como consecuencia de algo que se hizo con exceso y rebotó contra la persona, en este caso un niño. ¿Por qué lo recojo? Porque como consecuencia de todo lo expuesto, el niño en cuestión aborrece los pasteles y todo lo relacionado con el dulce.

 

En el preámbulo de este apartado, echaba mano de un refrán que dice “con quien pan sueña, con hambre se levante”, he aquí un ejemplo claro del aserto.

 

 

Ejemplo

 

<<Un indigente me contó que estaba comiendo con alguien que no conocía y la mesa estaba repleta de manjares. Soñaba que ingería angulas, bogavante, centollo, un gran entrecot y como postre una gran tarta. Este sueño se repetía con frecuencia>>

 

 

 

 

Interpretación

 

Obviamente interpreto que la persona en cuestión sueña con algo que como consecuencia de su estado y circunstancias personales no puede alcanzar, pero he aquí que providencialmente averigüé que esta persona, que en el actual momento atraviesa una situación ciertamente depravada y deprimente, tuvo en su momento una gran posición social y económica, más la tragedia familiar, que no es del caso exponer, le ha llevado a las circunstancias por las que atraviesa y en las que se halla. Por tanto, digamos que esta persona, en un momento de su vida, evidentemente debió comer lo que le apetecía y su inconsciente se encarga de recordárselo a través de un sueño reiterativo.

 

Ejemplo

 

Supongo que todo el mundo sabe lo que son las grosellas. En algunas zonas de Madrid, esta fruta se conoce también con el nombre de majoletas. Lo cierto es que yo soñaba que comía grosellas sin saber realmente lo que comía por que el sabor que tenía, al menos en el sueño, se parecía a algo parecido entre la fresa y la frambuesa, y es que en realidad yo había oído el nombre de grosellas como fruta, pero nunca las había comido. Esto es lo que a mí me parecía.

 

Interpretación

 

Cuando de verdad comí las grosellas me llevé una gran sorpresa porque resulta que cuando yo era un niño sí que había comido esa fruta. No obstante, mi imaginación me hizo soñar con algo que pienso no existe.

 

Ejemplo

 

Una persona que tenía una tuberculosis pulmonar nos refiere el siguiente sueño.

 

<<Fui invitado a un acontecimiento que no puedo definir bien de qué se trata, lo cierto es que la comida era exquisita. La mesa estaba repleta de viandas que iban y venían y que hacía tiempo que no ingería. Mariscos, pescados, carnes, y fíjese bien que no lo digo en singular, porque allí había de todo, caza, vacuno, cerdo, etc. Los postres eran deliciosos, algo así como una extraordinaria degustación. Se podía repetir sin límite. Cuando desperté (palabras textuales) me dio rabia que el sueño acabara tan pronto y sobre todo que no fuera una realidad>>

 

Interpretación

 

El soñante se hallaba internado en un sanatorio como consecuencia de su enfermedad y estaba muy lejos de paladear esos manjares, pero ese día sucedió para él algo memorable, y es que le dieron el alta porque se había restablecido de  su enfermedad, que por cierto, hubo en ella momentos que tal vez rallaron en la tragedia o la desesperación. Sabía de su mejoría pero no podía imaginar que le iban a dar de alta precisamente momentos después de su sueño.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

9.- CONCLUSIÓN

 

 

Según la obra de Calderón de la Barca, “La vida es sueño”, y más concretamente el pequeño poema-monólogo de Segismundo, que transcribiré íntegramente al final de la obra, todos soñamos lo que somos, lo que vivimos y cómo vivimos. La etnia, el medio ambiente cultural, la geografía, el sexo, el nivel socio-económico, nuestro trabajo, nuestras relaciones interpersonales, nuestras creencias y en definitiva, nuestras circunstancias, condicionan de manera sustancial nuestros sueños.

 

Por ejemplo, es difícil que sueñe con un ascensor alguien que vive en una chabola, en una fabela o en una choza. El ámbito onírico está condicionado por el límite espacial, social y/o económico que tiene el soñante.

 

Como muestra de lo que digo, quiero exponer el trabajo que realicé con dos personas de raza negra, de ambiente y formación cultural distinta entre sí, de origen colombiano ambos, que me aportaron elementos de conocimiento que considero muy interesantes. La de mayor formación cultural es una mujer casada de 40 años, con carrera universitaria de grado superior, de ciencias, y  con estancia y residencia en España desde hace un año en el momento de redactar el presente trabajo. La otra persona es un varón de 32 años, soltero, de profesión mecánico pero que actualmente trabaja en la construcción, y que reside en España desde hace 5 años.

 

Desde el punto de vista onírico, ambos sueñan igual que todos, pero existen matices que están en consonancia con su origen y con su medio ambiente anterior y actual. El anterior, porque los temas que se manifiestan en su vida inconsciente en forma de sueños, tienen que ver con su medio geográfico y su medio cultural. En la actualidad, sus sueños tienen una relación directa con el gheto en el que en el momento presente están insertos. Hay que decir, antes de pasar a los correspondientes relatos, que a ella le gusta la música y se defiende bastante bien tocando el piano. En España trabaja como empleada de hogar. A él le gusta el deporte, preferentemente el fútbol. Ella es de una ciudad de Cafetales, ciudad que se encuentra en una zona donde se cultiva café; él es de Bogotá. Por razones obvias omitiré sus nombres.

 

Sueño 1 de la mujer de una ciudad de Cafetales

 

<<Voy de excursión con los niños a un cafetal que está a más de 40 km., de la ciudad donde vivo y trabajo. El viaje se hace interminable, nunca llegamos, pero cuando llevamos aproximadamente 15 km. de andadura, huelo a café. Se lo digo a los niños, pero éstos dicen que no perciben lo mismo que yo. En la mitad del camino el bus se malogra y todos tenemos que bajar para esperar a que se repare. Hace un calor insoportable. Los niños comienzan a marearse y a sufrir diversos trastornos. El bus se pone en marcha y los niños han desaparecido, de manera que prosigo el viaje yo sola. El olor a café es cada vez más penetrante. El bus hace un ruido ensordecedor y cuando voy a llegar a mi destino, me despierto. En realidad me despierta un molinillo, como dicen Uds. por acá, que está moliendo café en mi propia casa>>

 

 

En relación a este sueño hay que aclarar algunas cosas. Esta mujer en su país trabajaba como profesora en un colegio privado, con alumnos adolescentes de 14 a 16 años. Allí, tal y como me comentaba ella, el racismo no existe, pero obviamente su etnia y su raza les marca, y por supuesto, sin ningún decoro o menoscabo. Hay que señalar también que a los tres meses de haber tenido este sueño, viajó a España.

 

Interpretación

 

Después de darme las claves pertinentes, la interpretación de su sueño es la que sigue:

 

Esta mujer tiene un hijo cuya edad es aproximadamente de 15 años, el cual vino con anterioridad a España acompañado de su padre.

 

Esta señora ha estado muy pocas veces en cafetales aunque por supuesto los conoce. El viaje lo hace para encontrarse con su marido y su hijo, pero no sale bien, hay dificultades por problemas de tipo burocrático: pasaporte, visado, etc. por eso el autobús se avería. Hace calor porque tres meses antes de venir a España, en Colombia era verano. El autobús después de haber desaparecido los niños, -los cuales forman parte del material diurno de su trabajo, y que sirven para construir el sueño-, se vuelve a poner en marcha. El ruido es ensordecedor y ella despierta. El ruido del motor es el del molinillo que tenía en casa de sus padres que es donde ella habitaba antes de venir a España.

 

 

Sueño 2 de la mujer de una ciudad de Cafetales

 

<<Me encuentro en el metro. Éste va abarrotado de gente, pero las personas que se desplazan en este medio de locomoción conmigo son personas de mi país, predominantemente de raza negra, y aunque estamos en España, el metro no es subterráneo, sino que es un tren que camina por la superficie. El paisaje es de Colombia, pero a las personas que viajan conmigo en el metro no las conozco. Tienen mal aspecto y su clase social parece de un estrato inferior al mío. El viaje es corto y cuando salgo en la estación de destino no sé bien dónde ir, ni dónde estoy, pero sí sé que me hallo en un campo inmenso donde no existe ningún punto de referencia que me pueda orientar. En ese momento me despierto>>

Antes de descifrar o interpretar el siguiente sueño he de decir lo siguiente que nos dará pistas importantes:

 

1) Ella se haya ya en España pero las personas con las que se relaciona en su vida cotidiana, excepto en el trabajo, son todas de su país o de países del entorno.

2) Es una morena alta, grácil y bien parecida.

3) Tiene un semblante muy triste, melancólico.

4) Se acuerda de su país y de sus padres. Esto es casi una constante.

 

Interpretación

 

Esta persona, momentáneamente al menos, ha perdido su oficio, su trabajo. Va sin rumbo entre gente que desconoce y que pueden ser perfectamente aspectos de ella misma que hasta ahora no conocía. El metro, en este caso, es el material diurno que el sueño construye para indicar que esta mujer se mueve bastante aturdida, por eso dice que el vehículo va abarrotado, por las muchas ideas que pasan por su mente y que llega a un destino que en realidad no es destino definitivo. No sabe dónde está, ni tampoco sabe qué hacer. Las personas que dice ser de su país son ella misma en su propio país, donde mentalmente viaja, aunque físicamente está en otra parte.

 

Tengo que indicar, para que el lector emplee su imaginación y su lógica como desee, que el esposo de esta señora tiene un trabajo de cierta cualificación profesional y que su hijo pasa prácticamente todo el tiempo en el colegio.

 

 

Antes de relatar el segundo sueño, tengo que indicar que la persona es de un estamento socio-cultural inferior al de la mujer de referencia. Esto lo indico a título de información, porque como se podrá advertir, se refleja en el contexto de sus contenidos oníricos, así mismo, se puede observar que este hombre tiene un poder de adaptación mayor que el del caso anterior, si bien no puede olvidar sus raíces étnicas.

 

SUEÑO 1 (soñado en Colombia)

 

<<Soñé que estaba trabajando en un taller de mi país. Inflaba la rueda de un automóvil pero no con una máquina sino con una bomba manual. La rueda nunca se inflaba a pesar de no tener ningún problema que lo impidiera. Yo no sabía qué hacer. Me puse nervioso y rompí la bomba en la cabeza de alguien de color negro como yo. En ese momento me desperté>>

 

Interpretación

 

Este sueño tiene dos líneas de interpretación que convergen. Esta persona en su país trabaja en un taller de automóviles, material para la elaboración del sueño. Se separa de su pareja, que es también un hombre, según él por causas ajenas a su propia voluntad. Intenta por todos los medios posibles subsanar el conflicto motivo de la separación o ruptura pero no hay posibilidad humana de ello y espiritual y psicológicamente sucumbe.

 

Pero hay otra línea que es un motivo más profundo. En el sueño se reflejan sus relaciones sexuales que últimamente no son satisfactorias sobre todo para su pareja. Éste es el móvil real de la ruptura entre ambos.

 

SUEÑO 2 (soñado en España)

 

<<Estaba en España trabajando encima de un andamio. Había un ruido ensordecedor. El día estaba nublado y comenzó a caer una lluvia muy fina. Resbalé pero no llegué al suelo porque alguien a quien yo no conocía y cuyo sexo no puedo distinguir me tomó en sus brazos, subiéndome de nuevo al andamio donde proseguí trabajando. Un compañero español, sin saber por qué, al cual sí conozco, me lanzó un martillo pesado, que se estrelló contra el suelo produciendo un ruido estrepitoso que me despertó>>

 

Interpretación

 

Con respecto a este sueño tengo que decir que el soñante es una persona segura, con gran autoestima, muy trabajadora, con fácil capacidad de maniobra, muy práctico y de gran operatividad. Esto se refleja en este sueño. Para tener una comprensión exacta de sus contenidos oníricos he de añadir que además posee una gran imaginación y sus sentimientos están siempre a flor de piel. Es un cáncer regido por la luna.

 

Siempre los lugares frecuentados en la vigilia, como se puede observar a lo largo de esta obra, suelen ser materiales que toma el inconsciente para estructurar sus contenidos oníricos.

 

Está subido en un andamio que forma parte de su trabajo real y además le gustan las alturas, las alturas de miras, las grandes metas. Ya he dicho que sus sentimientos están a flor de piel y por eso llueve. Ligeramente, porque no le gusta expresar dichos sentimientos.

 

Probablemente pisa en falso como consecuencia de atreverse o meterse en situaciones complicadas pero no llega a caer porque tiene una gran capacidad de recuperación y se revuelve consigo mismo para salir de los atolladeros o escollos. En la vida real o consciente, es efectivamente envidiado por uno de sus compañeros de trabajo, que por cierto es un compatriota suyo y el cual en sueños, por supuesto, le lanza un pesado martillo, no con buenos propósitos evidentemente. Al caer al suelo, se despierta. Aquí vuelve a funcionar el estímulo externo, porque lo que en realidad le despierta es un objeto que cae de su mesilla de noche.

 

En el sueño hay una circunstancia que no deseo pasar por alto, y es que el día está nublado. Parece que según confiesa debe tomar una opción y no sabe bien qué hacer porque en parte desconoce en profundidad la idea o el proyecto que le han propuesto. No lo tiene claro.